Cartas a Rebelión
Cartas de la 1 a la 10 de un total de 924 cartas.


Más que indignados

Los pueblos originarios de Guatemala no estamos solo indignados por lo que está pasando en Guatemala, sino encabronados. Después de observar las manifestaciones de las clases medias urbanas en la ciudad capital y en otras cabeceras departamentales del país, por el desmantelamiento del grupo criminal La Línea y pidiendo la renuncia del presidente y de la vicepresidenta del país, nosotros también esperamos que ahora sí nos comprendan.

Nosotros, durante muchos años, hemos estado en las calles, pidiendo y exigiendo justicia y defendiendo nuestra tierra y territorio; sin embargo, las clases medias capitalinas siempre nos han acusado de ser violadores de los derechos humanos.

Desde la marcha de los mineros de Ixtahuacán, en pleno conflicto armado, hasta las últimas manifestaciones en contra del modelo de desarrollo extractivista, como la marcha indígena y campesina, la movilización de San Juan Sacatepéquez y las resistencias en Barillas, la Puya, San Mateo, en la región ixil, Monte Olivo y Sierra de las Minas, en Alta y Baja Verapaz, encuentro Campesino en Lívingston, etcétera, nosotros, los pueblos, siempre hemos manifestado que esta democracia y este Estado es de corte burgués-oligárquico-militar y criminal, y cuando los pueblos nos expresamos así, siempre hemos sufrido rechazo e incluso se nos ha tratado de ignorantes y que no queremos el desarrollo, y así sentimos el racismo de la clase media.

Ahora, vemos con entusiasmo y mucho optimismo que las clases medias, y algunos de las clases altas, se hayan dado cuenta de cómo la clase política y empresarios han hecho de este país una piñata.

Se han dado cuenta de cómo han defraudado y robado al país, sin importarles que la gran mayoría se muera de hambre o no tenga acceso a la educación, a la salud o a un buen trabajo con salario digno. Esa gran cantidad de gente que salió el 25 de abril a pedir la renuncia del presidente y de la vice, creemos que se dieron cuenta de que sus impuestos también han sido robados y con eso se han enriquecido funcionarios, empresarios, militares y posiblemente muchas personas religiosas.

Estas manifestaciones las han llamado pacíficas, como si las nuestras no hayan sido pacíficas, por quienes las han hecho violentadas, son las acciones del Estado cuando envían a sus agentes criminales a lanzarnos bombas lacrimógenas o cuando persiguen o capturan a nuestros líderes.

Queremos decirles que tengan mucho cuidado, porque muchos (empresarios, académicos, religiosos, etcétera) que ahora están pidiendo la renuncia de Pérez y Baldetti, también han sido culpables de la situación que vive el país.

Estos son un equipo de empresarios, académicos, líderes políticos, instituciones, que siempre han estado en contra de nuestras demandas, pero ahora sí se interesan por el país, porque saben que si se sigue la investigación ellos también tendrían que ir a la cárcel, porque La Línea es mucho más larga de lo que pensamos.
Kajkoj Máximo Ba Tiul

LA MASACRE OLVIDADA DE OBREROS Y COMUNISTAS EN EL PALACIO DE LOS TRABAJADORES DE ODESSA EL 2 DE MAYO DEL 2014

Hace exactamente 366 días que asistimos perplejos, pero pasivamente  sentados en nuestros cómodos sillones, ante los noticieros televisivos de la noche que mostraban lo que quizás es una de las masacres más horrendas del presente siglo…el incendio del Palacio de los Trabajadores de Odessa en Crimea y la consiguiente muerte de casi 50 ciudadanos que clamaban desde las ventanas ardiendo por sus vidas ante la pasividad y complicidad circundante.

El 2 de mayo del año 2014 pudimos apreciar el cómo miles de ciudadanos de la Odessa ucraniana protestaban por la represión de la policía y el gobierno de Kiev que pretendía imponer por la fuerza a todos los ciudadanos de Crimea las directrices que emanaban del gobierno pro yanqui de los golpistas de la Plaza Maidan. Varios cientos de los protestantes se refugiaron, para salvarse de la represión tanto de policías como de bandas fascistas, en el Palacio de los Trabajadores de Odessa. Con el correr de las horas aumentó la furia y odio de los que asediaban y rodeaban el edificio. Pronto comenzaron a caer las bombas incendiarias y las balas sobre las ventanas en donde se agolpaban los que allí buscaron refugio contra la represión. La policía y bomberos de la ciudad tenían órdenes superiores de no asistir a los atrapados en las llamas y así pudimos asistir a la hoguera inquisidora más grande y siniestra de los últimos tiempos de nuestra historia humana, solo comparable con las masacres y hogueras de cuerpos ardiendo y gritando durante la ocupación nazi de la misma ciudad en tiempos de la Segunda Guerra Mundial.

Así como la policía ucraniana y los bomberos no asistieron a las víctimas que ardían vivos en el interior del Palacio de los Trabajadores de Odessa y ni siquiera detenían a los criminales que lanzaban bombas incendiarias o disparaban a los atrapados que desesperadamente trataban de escapar desde los pisos en llamas, así fue como la prensa occidental, toda, ignoró o morigeró el crimen…total, nos dice esa prensa obsecuente y arrodillada, tanto en Suecia como en USA o Chile, esos eran solo parias, eran comunistas, eran poetas, eran obreros que se quedaron en el pasado ideológicamente, eran pro rusos…no eran de los “comunistas” actuales que prefieren al imperio yanqui ante de defender a los pueblos agredidos por ese mismo imperio, no eran de los “comunistas”  actuales, de esos que pululan en los salones del poder o que aparecen alabados en las páginas de la prensa burguesa  y que forman parte de gobiernos neoliberales y que además  marchan defendiendo y justificando reformas laborales que favorecen a los patronos, no eran de esos “comunistas” actuales que hacen alianzas espurias con sus antiguos represores…no, las víctimas del Palacio de los Trabajadores de Odessa del 2014 eran cientos de comunistas y antifascistas muy parecidos a esos que lucharon contra el fascismo en los campos de España o en las estepas rusas, ucranianas, polacas o alemanas hace decenios. Las víctimas de Odessa  eran de aquellos soñadores sempiternos que hoy luchan en Europa y el mundo contra las imposiciones del neoliberalismo, eran de esos que saben cuando les quieren pasar gato por liebre y que mantienen la consecuencia de clase como bandera  y saben identificar al enemigo aunque este se disfrace de progresista o “amigo”.

Mil disculpas a esos consecuentes que ardieron ante nuestra pasividad y horror ya que este último Primero de Mayo, Día de los Trabajadores, fueron muy pocos los discursos que los nombraron y muy pocos los carteles y lienzos que recordaron su sacrificio…vaya esta nota y recuerdo como homenaje doloroso y de mucha vergüenza militante para con ellos.

https://www.youtube.com/watch?v=H4dJRnI-X8Q


Ilich Galdámez
Obama no leyó a Henry Miller
 
Entre Selma y Baltimore hay 1389 kilómetros, vidas más vidas menos cincuenta años de distancia.
 
¿Recorrió Obama alguna vez ese camino, ese tiempo?¿Supo de esas vidas, de esas muertes?¿Intuyó el asesinato en el aire,sentado en los jardines de la Casa Blanca? ¿Sintió los ojos de sus hermanos todo el tiempo sobre él, detrás de las puertas, detrás de los árboles, como Henry Miller? ¿Le quemó la sangre y la dignidad de aquel de pelo cano que se quitó el sobrero ante un blanco? ¿Se sacó el sombrero ante un blanco o ante sí mismo, con el dolor de Selma en la memoria y el fuego de Baltimore?
 
Obama no leyó a Henry Miller, solo mira la televisión y se esconde, pero los ojos están detrás de él…

Kintto Lucas
Ocultar datos de la realidad a los ciudadanos no es democrático. Es darse a sí mismo el derecho de determinar qué debe saber y qué no el pueblo. Utilizar para llevar en una dirección prefijada. Arrear. 

Y sucede. En los medos escritos mediante la censura de informaciones y artículos. Durante las charlas, los conversatorios, dejando hechos como si no existirán.

En una reunión ante pocas personas un doctor muy conocido y respetado comprometido con la política de izquierda mostró la falta. Amigo de la revolución cubana se refirió a los peligros sobre los proyectos de Ecuador, Bolivia; a los intentos desestabilizadores en Brasil, Argentina. Para el caso venezolano incluso hizo propuestas de cómo superar la aguda crisis. 

Nada dijo sobre Cuba donde Estados Unidos demanda un embajador con libertad para circular por el país, pide y ofrece la entrada masiva de la web y los medios de información hegemónicos occidentales, propone dar financiamiento a pequeños y medianos empresarios privados.

Ni una palabra. 

Se le dijo que era muy preocupante esa segunda vía de control de Washington. Fracasado el bloqueo el método inteligente para destruir el socialismo. Solo entonces se apuntó sobre la firme ideología antiimperialista, genética, de los isleños. Aunque nunca llegó a decir que había una amenaza preocupante para el sistema cubano.

Es cierto que se puede esperar mucho del compromiso popular con la obra de la Revolución, pero no es correcto silenciar que existe un peligro real. Menos cuando es seguro que el expositor lo sabe perfectamente bien.

Resultado, una desilusión quizás de más de uno de los presentes sobre el intelectual. Una pérdida de confianza algo irreparable.

La izquierda con frecuencia denuncia la censura del poder empresarial. Lo tendencioso de sus contenidos. Poco se lee sobre la propia. 

No es fácil ser veraz en la lucha ideológica. Está el temor a que algunos se alejen o debiliten. A que se forme una confusión política paralizante.

Sin embargo hay que hacerlo constructivamente. Darse el trabajo de integrar todo, incluso lo negativo, sin tapar nada.

Crear una ancha perspectiva de lucha con transparencia.

Por un Movimiento para una civilización sustentable-solidaria
Rómulo Pardo Silva
El discurso de Goytisolo nos llena de esperanza a todos

Pienso que la actitud digna y crítica del escritor Juan Goytisolo, tan pareja a la de José Manuel Caballero Bonald en varios aspectos, en el acto de recepción del Premio Cervantes llena a toda nuestra sociedad de esperanza para seguir en el camino del avance democrático y de la solución de los gravísimos problemas por los que nos fuerzan a atravesar. A sus 82 años ha dado una gran lección de conciencia social, de ética solidaria con el norte de África, de denuncia de la intolerancia, de recuerdo y homenaje a todos los intelectuales que tuvieron que exiliarse tras el golpe militar de 1936, de conocimiento preciso del rechazo que las autoridades mostraron en su momento a Miguel de Cervantes… Goytisolo, crítico, libre, sin tapujos, seguro de los valores humanos que Cervantes defendió, incluyó en su breve discurso -ya más claro era imposible expresarse- lo que todos pensamos: “Según las estadísticas que tengo a mano más del 20% de los niños de nuestra marca España vive hoy bajo el umbral de la pobreza, una cifra con todo inferior a la del nivel del paro. Las razones para indignarse son múltiples y el escritor no puede ignorarlas sin traicionarse a sí mismo”.

A mí esta nada dócil intervención me recuerda el camino que debemos seguir quienes trabajamos en el ámbito de la Cultura, a saber, favorecer el mantenimiento de la conciencia crítica en la ciudadanía, fomentar la autoconciencia de las personas en la dirección del avance moral y material de todos y de todas, mantenerse decididos ante quienes, encasquillados en los mecanismos del poder, apuestan por la mirada hacia el pasado y los fundamentos miedosos y poco creativos de una nostalgia de autoridad y orden social a la vieja usanza.

Goytisolo, valiente, claro, parafraseando en todo momento el espíritu y la letra de los textos de Cervantes, nos ha recordado, y de algún modo nos ha exigido a todos, que no sucumbamos al rancio programa social, cultural, ético, económico y político que algunos gobernantes y muchos altos financieros se ocupan en imponernos con crudeza. 

La octogenaria y suave voz de Goytisolo ha vuelto a abrir en este país un rayo de esperanza que no cesa: “Digamos bien alto que podemos. Los contaminados por nuestro primer escritor no nos resignamos a la injusticia”.

Cristóbal Orellana González
Paradojas de Albert Rivera


Albert Rivera ha propuesto la legalización de la prostitución, manifestando su solidaridad con estas personas "que parece que no existen" pero que "están ahí y tienen sus derechos sociales". Sin embargo, el propio Albert Rivera se ha expresado también a favor de la retirada de la tarjeta sanitaria a los inmigrantes sin papeles. Y se da la circunstancia de que la mayoría de las mujeres prostituidas son inmigrantes, y muchas, sin papeles.

Pero en lugar de examinarse a sí mismo por esta lamentable esquizofrenia moral, se atreve a imputar la causa del problema, en las mismas declaraciones, a "una especie de doble moral colectiva". De los demás, se entiende, no de la suya. ¿Hay por donde cogerlo? Pues sí, sólo hay que afinar un poco más el oído: "Por otra parte -continúa Rivera- hay una vertiente económica. En plena crisis, hay cálculos que dicen que la tercera actividad económica de Europa podría ser esta".

Vaya. Al final, se conoce que el entusiasmo melancólico de Rivera no alcanza sólo al Naranjito, sino también a la delirante e incomparable Bruja Avería. ¿Os acordáis? "¡Viva el mal! ¡Viva el capital!".

David Hernández Castro

Jorge Mario y su llamado irresponsable e inmoral a una Guerra santa

Hace un par de días, Jorge Mario, el líder de la religión católica ha incitado a los afiliados a su organización, la iglesia católica, a “no permanecer pasivos” ante la aparente situación de “perseguidos” de algunos católicos en varias partes del mundo. Este llamado se ha escuchado a nivel mundial.

La masacre en Garissa, Kenia, es uno de los últimos sucesos en los cuales, aparentemente, la religión de las victimas ha sido factor determinante para su exterminio. Sinceramente siento mucho que se cometan este tipo de asesinatos sea donde sea. Mis condolencias a todas las familias dolientes en Kenia.

Garissa es una población localizada en las afueras de Nairobi, que como todo Kenia, es una región multicultural. Yo he estado en Garissa, no quedaba muy lejos de Thika donde estuve trabajando por un tiempo implementando un sistema avanzado de informática hace unos años.

Kenia es un país, que como muchos paises de Africa, se caracteriza por sus múltiples etnias y tribalismo. Las personas se indentifican totalmente con su tribu: se casan dentro de su tribu, y el gobierno es regido de forma tribal. La tribu dominante en Kenia son los Kikuyus. El área de la costa de Kenia es predominantemente musulmana.

Realmente no existe excusa alguna para asesinar a nadie, mucho menos sus creencias religiosas. El masacrar a personas indefensas es un acto cobarde. Durante la Guerra, en El Salvador se cometieron por parte del gobierno de turno tremendos crímenes cobardes de lesa humanidad, de los cuales toditos permanecen en la total impunidad debido a la maldita ley de amnistía auto recetada por Alfredo Cristiani y sus gandúles en 1993 (masacre del Mozote, Río Sumpul, La UCA, etc etc).

Pero el llamar a una “Guerra santa” por un líder religioso es un acto totalmente irresponsable e inmoral. Aún cuando leo en “el Corriere de La Sera” y otros periódicos locales (estoy en estos momentos en Italia) que tratan de excusar el llamado de Jorge Mario y ponerlo como que no es realmente un llamado a una Guerra santa, el contenido y sentido de sus palabras si lo es.

Sabemos claramente que las personas religiosas son fáciles de manipular, además al persona religiosa es de por sí fanática y está dispuesta a hacer lo que sea por sus absurdas creencias.

Así que no me extrañaría que el llamado de Jorge Mario haga eco en fanáticos extremistas católicos y se empiece una cacería de brujas (tal como le ha gustado siempre a la iglesia católica) acá en Europa. Espero que no pase.

Por esto y por muchísimas razones más, es tiempo de que TODAS (énfasis en TODAS) las religiones desaparezcan del mundo de una vez por todas.

En el peor de los casos, hay que creer en uno mismo, no en tarugadas que otros se inventen…

Recuerden: Creer no es saber.


José Luis Preza
15-04-2015
A OBAMA LE FUE MAL EN LA CUMBRE DE PANAMÁ

Los tiempos han cambiado. A Obama le fue mal, diría que muy mal en la Cumbre de Panamá. Tuvo que tragarse la brutalidad del errático y surrealista decreto. Tanto él como la jefa de la diplomacia para América Latina y el Caribe tuvieron que declarar que Venezuela no es una amenaza para USA, y que USA está abierto al diálogo con el gobierno al que el decreto acusa de “amenaza”. En su intervención, Obama apareció humilde, autocrítico y conciliador; cambió su papel de acusador por el de un acusado que se defiende.  Tuvo que soportar el largo y brillante discurso de Raúl Castro, una pieza maestra de oratoria política y una lección sobre la historia de dominación imperial en Nuestra América. Cuando le tocó el turno a Maduro en el uso de la palabra, Obama salió corriendo de la sala, aunque después se vio obligado a conversar en privado con el presidente venezolano. En este tipo de cumbres, nunca USA se mostró tan aislado, ni siquiera en la cumbre de Mar del Plata, cuando Chávez, Kirchner y Lula desmontaron el proyecto ALCA. Ningún gobierno, ni Canadá ni los del grupito de vasallos implacables (con Costa Rica a la cabeza), se atrevió a defender el patético decreto. Y además del discurso de Raúl, las embestidas de Correa, Cristina y Evo fueron  arrolladoras.

Sin embargo, no creo que Obama sea capaz de digerir su tamal podrido, y más tarde o temprano lo va a vomitar. La ofensiva para recuperar el “patio trasero” tendrá que hacer ajustes, pero no se detiene.

Amaru Barahona

La Cumbre de las Américas, Venezuela y El Salvador

Las cumbres de mandatarios suelen ser actos protocolarios; solamente son coloridos si hay algún encontronazo interesante, como aquel en el que el ex mandatario salvadoreño, Francisco Flores, ahora célebre por sus actos de corrupción quiso lucirse con Fidel Castro y le salió el tiro por la culata. La Cumbre de las Américas que se celebrará en Panamá este fin de semana augura ser interesante, por todo lo que está en juego ahí. Estados Unidos tratará de aislar políticamente a Venezuela, dado que se encuentra en plena campaña contra el país sudamericano. Este será un nuevo capítulo de dicha campaña, capítulo que empalma con el del decreto ejecutivo que declaró a Venezuela una “amenaza inusual y extraordinaria”, como antesala para la guerra abierta.

Para ello, Estados Unidos intentará usar a Cuba para tratar de aislar a la revolución bolivariana. No solamente a Cuba, pero especialmente a Cuba, pues el anuncio del deshielo en las relaciones entre La Habana y Washington, que es positivo, podría emplearse para tratar de ganarse a la isla a la causa antibolivariana. Cálculo mal hecho, por supuesto, pero que demuestra a lo que puede estar dispuesto Washington para generar un bloqueo político contra Venezuela. Pero esto tiene pocos y muy malos augurios. El intento de crear un vacío alrededor del país sudamericano no ha mostrado mayores adhesiones entre los gobiernos del continente, y no solo entre los gobiernos progresistas o de izquierda.

Una de las piezas de ese bloqueo que se busca crear en la Cumbre es el foro de la “sociedad civil”, a la cual todos son invitados, pero sólo unos cuantos los admitidos. Los organizadores de dicho foro, es decir, la OEA, han dejado fuera a distintas organizaciones feministas, ambientalistas, laborales y un largo etcétera, las cuales han organizado una cumbre paralela, la de los pueblos. Con la misma mano que se le cierra las puertas a estas organizaciones que podrían aportar pensamiento crítico, con esa misma mano se deja entrar a la oposición antivenezolana y anticubana (camuflada de “sociedad civil”) para que copen los medios de comunicación y creen un clima de predisposición en contra del gobierno de Maduro.

Pecaríamos de cortedad de miras si pensamos que todo lo anterior tiene solamente que ver con Venezuela y que deberíamos estar enfrascados en nuestros problemas internos. Una cosa que debemos tener presente en El Salvador es que los ahora incipientes cambios en la sociedad salvadoreña hechos desde el gobierno, que pueden ser insuficientes, criticables, etc., pero son cambios, están amenazados si tiene éxito lo que se pretende hacer contra Venezuela. A estas alturas, es probable que el globo de la “amenaza inusual y extraordinaria” esté desinflado, pero no así los intentos por bloquear experiencias alternativas al modelo hegemónico, tales como las de Argentina y Brasil, que podrán tener sus bemoles, como cualquier otra experiencia, pero que se desmarcan de lo que usualmente hemos tenido en nuestros países que no ha sido nada bueno. Así las cosas, la solidaridad hacia los otros es, también, un acto de solidaridad hacia nosotros mismos, de conservación de la vida. Eso es lo que está en juego en estos momentos y es importante no perderlo de vista.


Luis Alvarenga
Elecciones en Francia

Los resultados publicados por los medios, al no informar sobre  el número de votos y el porcentaje de cada partido y sólo el número de departamentos ganados por cada bloque de partidos, no reflejan para nada  las preferencias del electorado. La  realidad es que entre votos en blanco y abstenciones suman más del 50% y que –del 49% que no se abstuvo o votó en blanco- el Frente Nacional de extrema derecha, allí donde estuvo presente, tuvo el 40% de los votos. Fracaso total del PS y  amplia ventaja para la derecha  de Sarkozy.

Conclusión: el sistema actual no es representativo y  la mitad del electorado que todavía vota lo hace alternativamente una vez por la socialdemocracia  y otra por la derecha. Dos calamidades al servicio del sistema dominante. Mientras una parte de los electores (sobre todo en los sectores populares y obreros) se inclina cada vez más por la extrema derecha, otra calamidad también al servicio del sistema.

Otro dato: en el Parlamento francés sólo el 2% de los diputados son de origen obrero y entre los diputados “socialistas” el 1%.
Alejandro Teitelbaum
más cartas...
Mensaje para cartas a Rebelión