Cartas a Rebelión
Cartas de la 1 a la 10 de un total de 845 cartas.


¿Por qué sigue siendo nuestro país, un terreno abonado a la corrupción?

Porque existe poderosos intereses económicos que permiten que dichos políticos sigan en el poder, grandes empresas que se benefician de sus políticas, empresarios sin escrúpulos y ciudadanos que no somos capaces de defender lo nuestro, si ellos supiesen que solo les votaremos si limpian sus listas e impulsan medidas contundentes contra la corrupción, podríamos forzarles a combatir esta plaga y sus desastrosos efectos sobre la vida pública, la economía y el medio ambiente.

Hasta ahora, se han aprovechados del bipartidismo, estaban seguro de nuestros votos porque a no votar a uno de ellos estábamos potenciando al otro.

La dificultad para recuperar el dinero robado por las tramas de corrupción es de todo conocido y ha llevado a muchas familias a la ruina económica.

La limitación de medios a disposición de las fuerzas de seguridad, de los tribunales y de las autoridades anticorrupción, fruto de las políticas de los dos grandes partidos unida a la creación de nuevos instrumentos opacos para ocultar las ganancias ilícitas al calor de la globalización económica han hecho hasta ahora muy difícil recuperar el dinero robado.

Las investigaciones acaban diluyéndose, y los tribunales poco pueden hacer ante un condenado insolvente, tomemos como ejemplo, al cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa, cuya única propiedad es una motocicleta.

Podemos discurrir las leyes anticorrupción que queramos, que luego los diputados vendidos las vaciarán de contenido en el parlamento.

Por eso toda la campaña actual de lucha contra la corrupción no deja de ser mera propaganda, palabrería hueca.

Todo será en vano, mientras el verdadero poder no resida en el pueblo y por eso os animo a todos/as que ganemos nuestro futuro, apostando por otras formas de hacer y estar en política, apoyando a aquellos que den participación, voz y capacidad de decisión a los ciudadanos y condenen a todos los sinvergüenzas que han desangrado a una nación rica como la nuestra, unos con sus actuaciones y otros con sus interesados silencios.


Pedro José Narváez Benítez
¡Ay democracia!

¿Recuerdan ustedes aquella canción de Javier Krahe que empezaba diciendo “Me gustas democracia porque estás como ausente”? Sería por ser el mejor análisis político con música…¡hey…chachachá! de una democracia secuestrada.

La constitución de 1978 blindaba la vida política a los partidos, excluyendo del poder legislativo al ciudadano, al pueblo, que es el único soberano.

Aquél pacto constitucional firmado sobre una caja de pino, ruido de sables y una ronda de café para todos y todas, sentaba las bases de lo que treinta y seis años después son unas castas políticas en descomposición.

La Segunda Transición Borbónica que estamos viviendo se ha llevado por delante al Jefe del Estado y, sin duda alguna, también se llevará a sus cortesanos y cortesanas. Las castas Juancarlistas, virreyes en las empresas multinacionales que ellos mismos privatizaron, son percibidas por la ciudadanía como los responsables de la crisis, la corrupción y la injusticia social.

El régimen Juancarlista ha cambiando a lo largo de los años aquel lema de los cuarteles de “¡TODO POR LA PATRIA!” por el de “¡TODO POR LA PASTA!”. Los mercados mandan, y no hay soberanía que se les resista si la población de los estados son meros consumidores de productos manufacturados y papeletas electorales.

Felipe VI rey de España, Jefe del Estado y del mando supremo de las Fuerzas Armadas, podría pasar a la historia con el sobrenombre de “Felipe el Breve” si su reinado lo tienen que legitimar unas castas políticas y económicas que le niegan a sectores muy importante de la población temas tan fundamentales para la vida como la vivienda, el pan, el techo, la sanidad, y convierten la educación de calidad en un producto de lujo para los hijos e hijas de las élites. Sin olvidar que a las pequeñas y medianas empresas se les niega el pan y la sal de su desarrollo.

En este proceso histórico de amores, desengaños y traiciones, nos han quitado tanto que nos han quitado hasta el miedo. Por eso los ciudadanos y las ciudadanas han decidido no esperar, y han optado por una Revolución Democrática. Esa Regeneración Democrática la tiene que parir la ciudadanía, y el municipalismo es un buen terreno de juego para jugar esta partida. Después seguro que vendrán otros retos.

El peligro fundamental del proceso de democratización de nuestra sociedad, es posible que venga, más que desde las resistencias de los viejos actores políticos, de los sectores emergentes políticamente a los que el pragmatismo puede engullir. Y aquí entraría aquella otra canción de Krahe “Cuervo ingenuo”. (¡KRAHE PRESIDENTE, KRAHE PRESIDENTE!)

Pero esos miedos que son reales y objetivos, no pueden paralizar los procesos de convergencia social que están en marcha, que dicho sea de paso, no deben tener como objetivo estratégico la presentación de candidaturas electorales. No olvidemos que no queremos nuevas castas, sino el EMPODERAMIENTO DE LOS Y LAS CIUDADANAS. Ese debe ser el objetivo principal de los movimientos sociales y de la ciudadanía.

Un saludo desde Puerto Bayyana, al levante de Andalucía.


Marcos González Sedano
Autorizados para robar sin miramiento


Siempre hubo gente con clase y clases de gente, y mientras muchos ciudadanos/as se desesperan ante un país en decadencia sin ver la luz del final de túnel, otros “ciudadanos/as” que se dedican al mundo de la política nos hacen creer que todo está controlado y que el fin de la pesadilla de otros mandatarios está por llegar a su fin, como si de una sesión de psicoanálisis se tratara, que empeñados en hacernos creer una mentira tras otra con la única intención de adoctrinarnos un efecto placebo y manipularnos una vez más el cerebro. Pero los ciudadanos/as estamos cada vez más convencidos de que seguimos inmersos bajo unos pilares deteriorados y podridos, políticamente hablando. Incluso sería recomendable hacer un estudio exhaustivo de la sociedad, partiendo de una base investigadora que analice los porqués del panorama que nuestros mandatarios nos han llevado hasta la desolada situación política democrática española.

De manera que había pensado en recopilar todos los documentos que reflejan la corrupción política y con ello crear una nueva asignatura universitaria, la que podría llamarse "antropología de la corrupción". Ejemplos y materiales no iban a faltar, y mucho menos estudios de casos recientes, que a diferencia de otros estudios antropológicos donde había que remontarse a hechos acaecidos en un momento de la historia, sin embargo, con la nueva asignatura de la antropología de la corrupción podríamos empezar a diseñar nuevos paradigmas que analizaran al ser humano como ser entramado en la sociedad con funciones encomendadas hacia la organización del conjunto de la humanidad. Igualmente, podríamos aplicar un programa pionero de diagnóstico orientado hacia reeducación social en los centros penitenciarios para aquellos que han cumplido el sueño de enriquecerse por encima de sus posibilidades y a costa de todos los contribuyentes, porque hasta ahora existen programas reeducativos para quienes trafican, para quienes matan, o en definitiva, para quienes infringen la Ley, ya que los tratamientos penitenciarios tienen una especial relevancia en el que las medidas privativas de libertad están orientadas hacia la reeducación y reinserción del reo (art. 25 CE). Estos programas consisten en concienciar al individuo a que comprenda el conjunto de normas que regulan la vida de los seres humanos, a descubrir en la parte más moral, humanamente hablando, la de mantener una vida insertada en las oportunidades que la sociedad española ofrece libremente, y en definitiva, a comportarse debidamente dentro de las pautas sociales. Pero, ¿para cuándo un tratamiento para corruptos económicos? ¿Cómo se puede desviar tales cifras económicas públicas a paraísos fiscales a sabiendas que necesitarían tres vidas para gastar ese dinero? ¿O es que acaso estos cuantos políticos corruptos, banqueros, asesores, etc., están autorizados para robar? Todo apunta a que con este lío de las tarjetas "opacas" nadie sabía para que caso utilizarlas, aunque bien si que sabían utilizarla, y no como esa madre que encontró una tarjeta y gastó 500€ miserables en productos de necesidad para su bebé, y que fue inmediatamente condenada penal y socialmente: claro que ella no estaba autorizada para robar. Todos los cicateros justifican sus meteduras de patas porque saben que en su día estuvieron autorizados para tenerlas y autorizados para robar.

Y por mucho que quiera seguir avanzando, me sigo preguntando, ¿cómo sería la reeducación de un tipo que sabe que estará en la cárcel cuatro o cinco años y que cuando salga no tendrá que trabajar nunca más en su vida, porque en algún lugar de la tierra le aguardará la cantidad de dinero suficiente para vivir él y su familia? ¿Es que existen programas para reinsertar a los conocidos magantes de cuello blanco? ¿En qué consistirían esos mecanismos para que mostrasen arrepentimiento? ¿Sería posible aplicar este tipo de terapia con avariciosos y codiciosos que sin haber matado se han reído de todos los españoles? ¿Cómo ven esos políticos a la sociedad, a su clase de trabajadora que no llega a final de mes y que nunca suelen darse el mínimo placer de irse a un hotel de algo menos de 100 km por el módico precio de algo menos de 1000€? ¿Cómo se puede ir con la cabeza alta cuando sabes que vives por encima de las posibilidades de la media de los españoles de clase baja o media? 

Lo curioso de todo esto, es que la dignidad del pobre se ve reflejada cuando las cuentas lo aprietan y él aprieta la soga. La presión de no ver por ninguna parte una tenue luz de esperanza le hace abrir la puerta del fatídico suicidio. En cambio, los políticos que han disfrutado de todos los placeres a costa de los ciudadanos/as y están pringados en actos de corrupción no se suicidan, ni siquiera tienen la capacidad moral de la que el pueblo anhela para que clamen arrepentimiento y pidan disculpas. Pero cuando esto no sucede, lo que se podría llegar a pensar es que les importan un bledo lo que piensen los ciudadanos/as, que el talante que demuestran de educación, que tan bien saben representar cuando salen ante los medios de comunicación, y que incluso muchos son capaces de dar ejemplo a la clase trabajadora de que el país se levanta trabajando, con más fuerza de mano de obra, con menos derechos laborales, con sacrificio y tesón, y que para colmo digan que ser mujer y madre es un estorbo para el mundo laboral; lo más irónicos hablan de discriminación sin ataduras. Y sin embargo, ninguno de este gremio dimite voluntariamente, porque cuando lo hacen, es por petición de una formación política que quiere limpiar su cara de un caso encubierto, y descubierto por casualidad por todos los españoles.


Andrés López Pérez -Licenciado en Antropología Social y Cultural-
Andrés López Pérez

Blesa, Rato y los 40 ladrones

Cada día en España, nos levantamos con nuevos escándalos de corrupción, si ya el mismo Estado está cubierto por una masa de corrupción sin límites que abarca todos los poderes e instituciones, ahora le ha tocado a los poderes semi-privados o privados como: caja Madrid, donde repartieron unas tarjetas negras de dudosa financiación a los consejeros delegados entre los destacados: Blesa y Rato donde sacaron de los cajeros cantidades importantes de dinero, pagando con ellas incluso facturas de difícil  justificación y no tributando por ello a la Hacienda-Pública, tenemos que añadir a estos otros consejeros de partidos políticos y centrales sindicales que también utilizaron la tarjeta para usos personales y cuya cuantía sobre-pasa 15 millones de euros, todo un lujo para estos tiempos de sacrificios y de austeridad como manda el impresentable gobierno del Sr. Rajoy.

Para reventar de indignación y furia es lo que se antoja en estos precisos momentos, descargar todo lo que lleva acumulado durante tanto tiempo y no permitir que este gobierno nos confisquen la libertad y nos lleva a la misma ruina, ¿no? intolerable que las fuerzas de seguridad del Estado, protejan a estos míseros delincuentes y repriman al pueblo con violencia desmedida.

Merece no una protesta de miles de personas, si no de millones de personas y provocar la caída de este gobierno que vienen financiándose ilegalmente durante décadas que no tiene el más mínimo  pudor y ética por las medidas económicas que recomiendan a los ciudadanos y ciudadanas, que pretenden sumir a millones de personas a una pobreza crónica y al desahucios de sus viviendas. Mientras unos pocos se benefician de este panorama infernal, (la luchas de clases sigue presentes en nuestras vidas).

Si por volcar esta situación tuviéramos que presentar batalla, habría que hacerlo con una plataforma unitaria de lucha provocando una paralización de la economía con una verdadera huelga-general.

Es inasumible que halla caído un juez por imputar a un señor que lleva robando durante mucho tiempo, ese es el caso del Sr. Blesa que se ha chupado todo el dinero de los preferentista y pensiones privadas de jubilación, todo un record mafioso que merecería estar enjaulado, no puede estar gozando de una libertad consentida, cuando el descaro por el desglose de sus gastos de la tarjeta-b supone un insulto a la integridad de personas que han visto reducido su poder adquisitivo, desahuciado y echado a la calle.

¿Dónde estaba el Banco de España? ¿y la agencia tributaria cuando pasaban estas irregularidades? De brazos cruzados supongo porque para permitir que se rescate a estas instituciones económicas con dinero publico que pagamos todos es de chiste, donde los consejeros han gastado dinero a diestro y siniestro en divertirse como si estuvieran en un casino o en putas, las partidas de dinero lo demuestran así.

Si España reposara en una verdadera democracia, estos personajes no existirían  o serían privados de toda libertad.

http://juan-rojo1917.blogspot.com.es/
Juan García Calero
¿Quién gana en Brasil?

Deseo y creo que lo hará Dilma Rousseff. En las chiquitas dos elementos van a pesar a su favor. La presencia activa de Lula, confrontado con el expresidente Cardozo. Éste realizó unas declaraciones donde dejó ver las costuras. Fue una declaración que expresó discriminación social, además, de apuntar hacia un modelo que quebraría los avances en el campo social alcanzados por los gobiernos del PT. A ellas se han sumado una serie de agresiones contra personas de alguna connotación pública que se han pronunciado a favor de Dilma. Artistas que han sido agredidos, caceroleados en restaurantes y conminados a ir a comer donde lo hacen los pobres.

La misma reacción que acá se ha tenido frente al chavismo y a quienes, perteneciendo al mundo artístico o cultural, se han atrevido a dar su apoyo público al gobierno. Allá, como acá, artista que se pronuncie a favor de Dilma es sometido a un cerco social.

Como acá, esa reacción clasista, discriminatoria, expresión de una concepción de la vida de por sí excluyente, genera reacciones en los más humildes, que allá en Brasil son muchos. Ellos inclinan la balanza a favor de Dilma, aún cuando su participación pueda no ser aluvional. Pero esto es una duda, ya que si es cierto lo que decimos respecto a los efectos que tendrían la discriminación, un final de fotografía pudiera convertirse en una ventaja amplia.

El otro elemento, vistos en conjunto, es el gobierno y el PT. Tanto el gobierno de Lula como el de Dilma, han alcanzado logros importantes que presentar. Existe una gestión exitosa, potenciada en campaña electoral y que no ha podido ser desvirtuada con acusaciones de corrupción o con la manipulación de variables económicas.

Si una parte de quienes salieron de la pobreza no están votando por Dilma es muy malo, pero no podrán ocultar el logro: millones y millones de brasileños han salido de la pobreza a partir de una serie de políticas implementadas por los gobiernos del PT.

Y es cierto que gobernar desgasta, pero también que agrega condiciones favorables dentro de una contienda democrática. Ello es un contrapeso al poder y la influencia que se ejerce desde los medios de comunicación convertidos en la verdadera fuerza opositora al PT, temerosos como están que un nuevo gobierno los atienda como es debido.

Luego, está el Partido de los Trabajadores mismo que aún reblandecido por el ejercicio del poder ha sido colocado ante un reto definitorio: las constantes agresiones de la que son objeto de parte de un sector de la sociedad que se piensa y cree poseedora de todos los derechos, pone en cuestión sus posibilidades de existencia política. De allí que sus dirigentes y militantes sepan lo que se está jugando en estas elecciones.


Iván Gutiérrez

Blesa, Rato y los ladrones

Cada día en España, nos levantamos con nuevos escándalos de corrupción, si ya el mismo Estado está cubierto por una masa de corrupción sin límites que abarca todos los poderes e instituciones, ahora le ha tocado a los poderes semi-privados o privados como: caja Madrid, donde repartieron unas tarjetas negras de dudosa financiación a los consejeros delegados entre los destacados: Blesa y Rato donde sacaron de los cajeros cantidades importantes de dinero, pagando con ellas incluso facturas de difícil  justificación y no tributando por ello a la Hacienda-Pública, tenemos que añadir a estos otros consejeros de partidos políticos y centrales sindicales que también utilizaron la tarjeta para usos personales y cuya cuantía sobre-pasa 15 millones de euros, todo un lujo para estos tiempos de sacrificios y de austeridad como manda el impresentable gobierno del Sr. Rajoy.

Para reventar de indignación y furia es lo que se antoja en estos precisos momentos, descargar todo lo que lleva acumulado durante tanto tiempo y no permitir que este gobierno nos confisquen la libertad y nos lleva a la misma ruina, ¿no? intolerable que las fuerzas de seguridad del Estado, protejan a estos míseros delincuentes y repriman al pueblo con violencia desmedida.

Merece no una protesta de miles de personas, si no de millones de personas y provocar la caída de este gobierno que vienen financiándose ilegalmente durante décadas que no tiene el más mínimo  pudor y ética por las medidas económicas que recomiendan a los ciudadanos y ciudadanas, que pretenden sumir a millones de personas a una pobreza crónica y al desahucios de sus viviendas. Mientras unos pocos se benefician de este panorama infernal, (la luchas de clases sigue presentes en nuestras vidas).

Si por volcar esta situación tuviéramos que presentar batalla, habría que hacerlo con una plataforma unitaria de lucha provocando una paralización de la economía con una verdadera huelga-general.

Es inasumible que halla caído un juez por imputar a un señor que lleva robando durante mucho tiempo, ese es el caso del Sr. Blesa que se ha chupado todo el dinero de los preferentista y pensiones privadas de jubilación, todo un record mafioso que merecería estar enjaulado, no puede estar gozando de una libertad consentida, cuando el descaro por el desglose de sus gastos de la tarjeta-b supone un insulto a la integridad de personas que han visto reducido su poder adquisitivo, desahuciado y echado a la calle.

¿Dónde estaba el Banco de España? ¿y la agencia tributaria cuando pasaban estas irregularidades? De brazos cruzados supongo porque para permitir que se rescate a estas instituciones económicas con dinero publico que pagamos todos es de chiste, donde los consejeros han gastado dinero a diestro y siniestro en divertirse como si estuvieran en un casino o en putas, las partidas de dinero lo demuestran así.

Si España reposara en una verdadera democracia, estos personajes no existirían  o serían privados de toda libertad.

http://juan-rojo1917.blogspot.com.es/


Juan Garcia Calero
El derecho a decidir

Es indiscutible el derecho de cualquier individuo a expresar y elegir con quien y como compartir su vida. Pero eso no excluye la responsabilidad individual y colectiva, de un análisis más que superficial de las causas de esa elección, si está basada en la razón, si no está siendo manipulada, y en fin si es más un deseo como individuo y no como masa.

El materialismo dialéctico define cuatro tipos de conciencia, entre ellas dos que son las que en mi opinión afectan en esta situación:

La conciencia de clase, que es por la que accedemos al conocimiento de los intereses del grupo social al que pertenecemos.

La conciencia social, que se forma en las sociedades humanas como una especie de trasfondo ideológico, por la que asumimos creencias y costumbres al margen de toda consideración critica.

Las organizaciones de izquierda es indiscutible que tienen la obligación de defender el derecho de los catalanes a decidir sobre su futuro. Pero también la tiene la de analizar y expresar públicamente esa análisis.

Todas han renunciado a realizarlo, quizás por intereses electoralistas, pero es una renuncia que traiciona sus raíces ideológicas.

            -En cual conciencia está basada este deseo, para mí en la conciencia social y sin ninguna consideración critica.

            -Esta decisión tiene en cuenta los intereses de clase, “obrera”.

            -A quién beneficia esta decisión, a la burguesía catalana o a la clase obrera.

            -Qué intereses defiende la oligarquía española en la defensa de la negación de ese derecho, el de decidir.

No es mi intención extenderme sobre las preguntas a realizar, pero es indiscutible la obligación de realizarlas. Lo contrario es traicionarse, y traicionar a la clase obrera catalana y española.


Eulogio González Hernández
Atrapados en las miserias humanas

Cuba acaba de enviar a más de 400 profesionales de la salud para África Occidental a fin de atender la epidemia de ébola que azota a esa zona. Allí también están pequeños grupos de voluntarios que, a motus propio, emplean sus conocimientos y disposición para atender a las víctimas de la epidemia.

Cuba es un país muy pobre, alegan quienes rechazan y adversan al régimen que domina en ella. Allí se pasa hambre pareja. Bien, por propaganda, según algunos, por creencias, según otros, lo cierto es que han sido los únicos que oficialmente deciden enviar gente a la zona aquejada por el ébola.

El gobierno venezolano donó 5 millones de dólares para un fondo que se dedicará a atacar la enfermedad. Bastó y sobró para que las miserias en las cuales muchos se arropan, afloraran cosas como: ¿Qué cómo se iba a donar ese dinero cuando acá estamos afectados por varias enfermedades que no atacamos? Pregunta infeliz. Al gobierno se le debe reclamar su ineficiencia en el manejo de la salud pública. No es falta de dinero, ya que en salud se gasta un realero, si no falta de eficiencia y competencia en la dirección del sistema. Allí sobran las razones para darle palo al gobierno, no porque haga una buena acción, porque la donación es una buena acción. Nosotros no podemos enviar médicos venezolanos al África Occidental porque ni siquiera podemos enviarlos a nuestras propias zonas remotas. ¿La razón? El ejercicio de la medicina se ha convertido en un  acto mercantil en buena medida.

Los que se ocupan hoy de la salud están fracasando, como también fracasaron Rafael Orihuela y los ministros que lo antecedieron y los que lo siguieron. Salvo aquellos hombres de gran vocación que en los años 40’ y 50’ hicieron un apostolado del ejercicio de la medicina nos pueden hacer sentir orgullosos, pero no podemos seguir recostados de lo que ellos hicieron.

Hay tanto por donde hacer oposición para quien quiera hacerlo que, aferrarse a algo como la donación de unos pocos dólares para un país que despilfarra miles de millones, es una necedad ¿Por qué no recortamos los dólares de viajeros y los dedicamos al combate del dengue y la chiquinguya?

Luego está lo del aviso en el New York Times. En seguida surge la pregunta necia de cuánto habrá costado. Lo mismo que el diputado ocioso que sólo se ocupa de averiguar cuánto cuestan los interiores que se pone Maduro y si le brinda o regala algo a su esposa.

Venezuela va a tener que hacer una campaña internacional y eso va a costar dinero, mucho menos del que gastan quienes han montado la campaña contra el país, secundada por los venezolanos que viajan al exterior con dólares regulados y llegan quejándose porque acá no se puede vivir.


Iván Gutiérrez
El Nuevo Secretario del PSOE y el Populismo de Frasco

Pedro Sánchez, el nuevo Secretario General del PSOE, sigue anclado en las políticas liberales de Zapatero y Rubalcaba, más de lo mismo, la renovación ideológica no se ha llevado a cabo, imprescindible según la demanda de la ciudadanía. Ha perdido un tiempo que ya no podrá recuperar, la reflexión no ha sido su fuerte, ha creído que abandonando el ideal de izquierda podría alimentarse electoralmente de votos de derechas, la misma operación que hizo el partido socialista francés, su imagen camaleónica ya no asombra a nadie, pero si crea una abultada abstención-electoral.

El nuevo Secretario-general lleno de entusiasmo y rodeado de un populismo televisivo decadente, participa en programas-bodrios de mal gusto, hechos para un público ignorante, pero sin presentar batalla a la perdida total de democracia y al desahuciado Estado de bienestar con que nos vienen agasajando el partido en el gobierno del  PP.

La critica hacia “Podemos” se convierte en tema prioritario con el argumentarlo tosco y poco relevante con que se presenta este personaje que sigue apostando por no hacer un compromiso-social hacia alternativas diferentes y más participativas que provoquen un cambio radical en las políticas neoliberales que se vienen practicando con la perdida total de la soberanía-española, como también una apuesta por un nuevo proceso constituyente, en vista a la ruptura del consenso del 78 y que la nueva sociedad no acepta como referente de una transición continuista con el régimen anterior.

El aceptar la corona como animal de compañía de la democracia y no someterla a referéndum como demanda la sociedad española y miembros de su partido, después de estar preñada de corrupción hasta la cejas, no es una forma democrática de participación del pueblo-soberano. Por tanto el nuevo Secretario no aporta nada nuevo a los dirigentes anteriores y enquistan al partido a un retroceso-histórico.

http://juan-rojo1917blogspot.con.es/


Juan García Calero
Ante el Llamado contra el calentamiento Global 

Las minorías mezquinas que en su acelerado camino de obtener máximas ganancias, tras al menos cinco siglos de expoliación de la tierra, han logrado poner en peligro de extinción a la misma especie humana.

Cordones de miseria en los países dominados y saqueados, pobreza en aumento en los llamados del primer mundo y desarrollado. Montañas de desechos que inclusive ya forman grandes islas en los océanos. Millones de toneladas de alimentos desperdiciados día tras día, mientras millones de niños y niñas mueren como consecuencia de la desnutrición y la insalubridad.

Agresiones militares y amenazas de guerras por doquier, bajo oscuros y miserables propósitos. Destrucción de tierras y culturas de pueblos invadidos. Masacres impunes de gente humilde que se repiten en cualquier rincón del planeta, bajo cualquier pretexto y con avasalladoras maquinarias de guerra y muerte.

Arrasamiento de inmensas extensiones, donde por miles de años la naturaleza había sido exuberante y generosa con sus habitantes originarios. Aniquilamiento de la diversidad biológica que dio sustento a culturas milenarias.Transformación forzada de paisajes para ponerlos al servicio de la extracción de sus riquezas.

La contaminación visible, como las grandes chimeneas de fábricas enclavadas estratégicamente para una mayor rentabilidad de los capitales. La saturación del paisaje urbano con avisos que nos invitan a un mayor consumo. El ruido que no te permite escuchar a tu vecino. Segregación social, racial y cultural en guetos esparcidos por las entrañas de las urbes. Tecnología nuclear con sabor a muerte. Mega-minería que avanza de manera aniquiladora. Y para rematar, el desarrollo tecnológico que te acerca con el resto del mundo pero que te puede aislar de tu entorno familiar y afectivo.

Ríos convertidos en basureros, mares enfermos, polos que se derriten y vierten sus bloques de agua a océanos que se calientan,  bosques y selvas desaparecidas, especies que no volverán y otras que seguirán su camino, desiertos verdes, monocultivos y transgénicos, nuevas y amenazantes epidemias, millones de seres sin un futuro digno, mientras otros se encuentran sumidos en un crecimiento desaforado y desperdiciador, rechazo a la diferencia, indolencia, odio, y todo aquello que quieran agregar.

Lo anterior y mucho más, suman las condiciones que la humanidad sumisa ante el modelo vendido por los señores del gran capital y promotores de la guerra, hace que la vida misma en nuestro planeta se pueda volver un día no lejano, imposible para nuestra propia Especie.

Iniciativas como las que hoy nos convoca, esparcidas por los rincones de la tierra, con timidez se alzan ante la agresión destructiva del poderoso y cada día se fortalecen en medio de los temores pero jalonados por los deseos de ver realizados los sueños más sublimes de los pueblos y de los seres de buena voluntad que laboran y luchan por la construcción de una sociedad justa, diversa, incluyente, democrática y en armonía con la naturaleza, en últimas una sociedad más humanizada.


John Elvis Vera S.
más cartas...
Mensaje para cartas a Rebelión