Cartas a Rebelión
Cartas de la 1 a la 10 de un total de 825 cartas.


Una hegemonía lunática que amenaza la sobrevivencia de nuestro planeta 

La democracia norteamericana, que aniquiló a la población nativoamericana casi en su totalidad; la democracia norteamericana, que mantiene en sus cárceles a cerca de 1 millón de afroamericanos, cuando el total de prisioneros a nivel nacional es de 2.3 millones; la democracia norteamericana, que usa a los inmigrantes, en su mayoría latinoamericanos (mayoritariamente mexicanos) como mano de obra barata, que los exprime y los deporta a su antojo y conveniencia; la democracia norteamericana, que tiene reservado para los indocumentados los ‘konzentrationslager’ (centros de concentración), mejor conocidos como “centros de detención”; la democracia norteamericana, que cuenta con un alto nivel de desempleo, con los índices más altos en desigualdad y pobreza, con las cargas de trabajo más pesadas y más largas y algunos de los peores beneficios y programas de apoyo para las mayorías no privilegiadas, “esa gran democracia que es la democracia norteamericana, donde apenas el treinta y tantos por ciento de la gente vota” (frase de Fidel Castro Ruz), esa gran democracia anhela convertirse en gerente del mundo y convertir a los demás países en sus simples clientes. 

Antes de la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos de Norteamérica (EEUU) ya eran la economía más abundante de todas, sin embargo, aún no contaban con un plan para “administrar” al mundo. Al concluir la guerra, EEUU salió ganando más que ningún otro país y controlaba la economía y mayoría de territorios. El plan que se puso en marcha desde ese entonces, para organizar un nuevo orden mundial, consistía en subordinar, controlar, económica y políticamente al resto del mundo. 

No es una casualidad, pues, ver a los pueblos alrededor del mundo optar por el camino de la resistencia, en contra de la hegemonía lunática yanqui. Los movimientos de resistencia luchan por un mundo donde prevalezca el derecho a elegir entre el sistema político, económico, social, cultural que más le convenga a cada pueblo, sin imposiciones de imperio alguno. 

Cabe destacar que aquellos quienes resisten contra la hegemonía estadounidense no es por resentimiento hacia su pueblo o hacia su democracia representativa o hacia sus libertades, sino lo que se rechaza son su doble moral, su política exterior intervencionista, sus atrocidades cometidas a nombre de la “democracia”, sus crímenes contra la humanidad, sus políticas impuestas a los más débiles que, en vez de servir a las necesidades de las mayorías, responden a los dictados e intereses de Washington y sirven a las minorías de oligarcas rapaces en los llamados países en desarrollo. 

Es por ello que los nacionalismos de izquierda, como todos aquellos gobiernos con un sentido de independencia, son un peligro para la supremacía estadounidense. Cuba, por ejemplo, una prueba de que “una idea justa desde el fondo de una cueva puede más que un ejército”, ha desafiado al imperio norteamericano por más de medio siglo, dando así un ejemplo a Latinoamérica y al mundo de que no hay fuerza suficientemente poderosa capaz de doblegar a un pueblo que ha decidido resistir a la locura imperialista.  

José Carlos Mariátegui predecía, “la antorcha de la estatua de la Libertad será la última luz de la civilización capitalista, de la civilización de los rascacielos, de las usinas, de los trusts, de los bancos, de los cabarets y del jazz band”. Sólo una América Latina unida, organizada, con la frente en alto, podría poner freno a la hegemonía lunática yanqui.

 


Marco I. Dávila

En Gaza, hubo maldad y crueldad con ensañamientos

Las guerras son horribles, sin embargo cuando se producen crímenes, ensañamientos y extrema virulencia contra los civiles, con el único propósito de producir el máximo daño y terror, esto simplemente obedece a acciones de mentes enfermas y malvadas.

La última agresión a Gaza, confirmó una vez más, que Israel actúa con una maldad y crueldad indescriptibles, como si quisieran saciar una sed de venganza, odio y sangre de los sionistas y en especial de la ultraderecha que hoy gobierna Israel.

El actual canciller israelí Avigdor Lieberman, planteó en lanzar “bomba atómica” sobre Gaza. En la práctica, esto es lo que sucedió. Como era muy escandaloso e inaceptable el uso de este tipo de armas, se procedió a bombardear en forma tan brutal e indiscriminada, de tal manera que se genere el máximo de daño, tal vez, similar a los efectos y estragos de la bomba atómica sugerida por Lieberman.

Esta maldad con alevosía, es agravada por la impunidad que Israel goza. Desde ya los países europeos y en especial Estados Unidos, (autocalificados como demócratas y libres), están haciendo todo lo posible para evitar que los tribunales internacionales juzgaran a los criminales. Es decir, generar un blindaje para que los crímenes queden sin castigo, dando luz verde para que este tipo de violaciones se repita en el futuro. (Diario británico The Guardian – 18-agosto-2014,

http://www.theguardian.com/law/2014/aug/18/hague-court-western-pressure-gaza-inquiry?CMP=twt_gu, En español: "The Guardian": La Haya, presionada por EE.UU. para no investigar crímenes de guerra israelíes)

Definitivamente, el doble estándar de Europa y Estados Unidos, es la mejor garantía para los criminales. Los tribunales internacionales, están hechos para Serbia, países africanos y aquellos que no son amigos de Estados Unidos.

¡Israel tiene licencia para asesinar y cometer crímenes lesa humanidad!

¿Alguien puede explicar lo inexplicable?;

¿Alguien puede entender o explicar porque destruyen plantas de agua potable?;

¿Por qué devastan plantas de tratamiento de aguas servidas, sabiendo que estas aguas vertidas, contaminarán los acuíferos las fuentes hídricas subterráneas, a su vez, la destrucción de las redes de alcantarillado generará inundación de aguas negras, enfermedades y contaminación?;

¿Por qué destruyen las plantas de generación eléctrica?;

¿Por qué destruyen las redes de comunicación e Internet?;

¿Por qué destruyen los depósitos de combustibles?;

¿Por qué atacan a todos los hospitales y centros asistenciales?;

¿Por qué atacan ambulancias y vehículos claramente marcados como de asistencia médica?;

¿Por qué destruyen el único laboratorio médico y farmacéutico de Gaza?; 

¿Por qué atacan las emisoras y los medios, asesinando a 19 periodistas, a pesar de estar en vehículos y recintos claramente marcados como TV o PRESS?;

¿Por qué atacan viviendas repletas de gente, de niños, ancianos, mujeres?. Son más de 2.000 muertos y a lo menos unos 11.000 heridos, en su gran mayoría civiles;

¿Por qué insisten en exterminar a familias completas?. Muchísimas de familias han perdido decenas de sus miembros al bombardear el edificio o casa familiar;

¿Por qué asesinan a niños jugando en la playa?;

¿Porque asesinan a un grupo de pescadores que observaba por TV un partido del Mundial de Futbol?;

¿Por qué destruyen escuelas (146 escuelas destruidas), universidades y centros culturales?;

¿Por qué destruyen recintos arqueológicos milenarios, antiguas mezquitas e Iglesias de la época de los bizantinos?;

¿Por qué atacan centros culturales y artísticos con obras de arte incluidas?;

¿Por qué bombardean escuelas de la ONU (UNRWA), llena de refugiados, a pesar de las reiteradas advertencias de la ONU para que no bombardeen estos recintos?;

¿Por qué arrasan con las tierras agrícolas y destruyen las cosechas?;

¿Por qué atacan los pescadores y destruyen sus botes e instalaciones?;

¿Por qué han destruido todas las fábricas de Gaza?;

¿Por qué atacan las panaderías y pequeños almacenes?;

¿Por qué todas las noches los aviones militares israelíes vuelan a baja altura sobre Gaza,  haciendo simulacros de ataque y bombardeos para impedir el sueño de la gente y generar estados de pánico y terror entre los civiles y los niños?;

Hay miles de “porqués”, si respuesta razonable, o por lo menos mentes normales y civilizadas no pueden aceptar.

Tal vez la única respuesta posible corresponde a que esto solo se debe a una  “infinita maldad” por parte de los atacantes.



Christaki Masad
Está siendo un verano atípico en Fuenlabrada. Los que antes eran unos meses sin mucho revuelo político, y sin apenas movilizaciones sociales, se han convertido este año en meses claves para medir la capacidad de movilización y unidad que tiene el pueblo fuenlabreño.

Dos meses llevan encerrados en el Colegio Público Arcipreste de Hita padres y madres de 19 niños y niñas que se han quedado sin su aula y que la Comunidad de Madrid intenta “colocar” (ese es el término que utilizan) en otros colegios escudándose en la falta de recursos o en el comodín de la estabilidad presupuestaria. Lo curioso del caso es que este colegio está rodeado de concertados (privados que pagamos todos) a los que año tras año se les asigna más presupuesto público. Cabe subrayar que el aula costaría prácticamente 0 euros, ya que existe el material, existe el aula y existe el profesor que se encargaría de dicho aula.

Contra todo su pronóstico (a lo mejor es que no son tan hábiles políticamente) este encierro se ha convertido en un terremoto que está enturbiando las vacaciones de sus excelentísimos. El pueblo de Fuenlabrada en general, con la honrosa excepción del Partido Popular, se ha volcado con el encierro hasta el punto de que el colegio es ya todo un símbolo de resistencia frente a los indignos. El encierro desde sus primeros días está teniendo un apoyo vecinal indiscutible; se organizan los turnos para dormir (ya no sólo hacen noche padres y madres) en el colegio; está sirviendo de punto de encuentro entre multitud de luchas y colectivos; se organizan charlas, asambleas, conciertos, torneos deportivos…

Digamos que el Arcipreste de Hita está sirviendo para afianzar una unidad popular de la que hay que sentirse orgullosos tras las movilizaciones del 22 de marzo. Está sirviendo también para conectar luchas no sólo locales o estatales, si no para organizar la solidaridad con otros pueblos: así, en ese aspecto, el colegio se ha convertido en un punto central para organizar las recogidas de medicamentos que se están enviando a Palestina en medio del genocidio que está cometiendo allí el gobierno israelí.

Clave parece ser el comienzo de septiembre, con la vuelta de vacaciones y los tiempos que aprietan, pero si algo se está demostrando a lo largo del verano es que hay fuerzas, y el encierro no concluirá hasta que ese aula para niños y niñas de 3 años se abra con todas las garantías.

La lucha por el aula ya no sólo es una lucha parcial, simboliza toda una lucha por la transformación social, fortalece la unidad de la gente, crea en nuestro imaginario la posibilidad de ganar (¿ganar la ciudad también?) y alimenta esa ilusión. Se lo apunte Figar. Se lo apunten todos.
Alejandro de los Santos

Tierra, matriz productiva y acuerdo comercial movilizan a las organizaciones

En el Ecuador somos más de cuatrocientas mil familias de pequeños y medianos productores agropecuarios, incluidos los que formamos parte de la Coordinadora Nacional Campesina Eloy Alfaro, que como fruto de nuestro cotidiano trabajo, ponemos a diaria disposición de la población ecuatoriana toda clase de alimentos, especialmente arroz, papa, maíz, leche, granos, hortalizas, frutas y otros, que se cultivan y se obtienen en nuestras parcelas y con nuestro sudor.

Reconocemos los esfuerzos que el gobierno del compañero economista Rafael Correa Delgado, viene desarrollando a través del MAGAP por mejorar las condiciones de vida y de trabajo en el campo.

Pero también alertamos que ciertos mandos medios no están obedeciendo las ordenes emanadas del compañero presidente; es por esto que el dia miércoles 13 de agosto de 2014, varias organizaciones de base de la Coordinadora Nacional Campesina “Eloy Alfaro", nos movilizaremos a Quito.

En efecto, delegaciones de organizaciones de base de la Coordinadora Nacional Campesina “Eloy Alfaro” llegarán a Quito para pedir de forma pacifica al compañero Javier Ponce, Ministro de Agricultura, que ordene a ciertos funcionarios, entreguen la tierra a las organizaciones campesinas como la Asociacion Emprendedores El Porvenir, Asociación de Trabajadores hacienda “Las Mercedes”, Asociación de Indígenas Trabajadores Residentes en Quito y demás organizaciones que están pendientes de la entrega de tierra.

Al mismo tiempo, se empiece en el país un amplio proceso de debate sobre:

·         El cambio de matriz productiva del gobierno versus la agroecología.

·         El Decreto No. 016.

·         El acuerdo Comercial Ecuador con al Union Europea.

·         La ley de tierras entregada por inicativa popular normativa.

·         Redistribuciom de tierras.


Coordinadora Nacional Campesina “Eloy Alfaro”
La exigencia de una reflexión revolucionaria menos simplista

El hecho que se pueda ampliar y consolidar eventualmente la participación democrática de las grandes mayorías (aquellas que invariablemente son excluidas sistemáticamente por los sectores dominantes de la sociedad) tendría que abarcar la posibilidad cierta que éstas accedan a un mayor nivel de igualdad social y de igualdad económica. Algo que, siendo utilizado como señuelo en muchos casos para atraer a las masas populares, le ha permitido -en primer lugar- a tales sectores revestirse de legitimidad, incluso con el tácito asentimiento de quienes, en algún momento, les han adversado desde un punto de vista clasista e ideológico; es decir, revolucionario. Para lograrlo, dichos sectores han contado siempre con recursos de adoctrinamiento (algunos subliminales y otros más abiertos) mediante los cuales buscan inculcar permanentemente en la gente una visión ahistórica, estática y desmemoriada. De este modo, se aseguran de sustraerle la conciencia histórica sobre lo que han sido a través del tiempo las luchas de resistencia y la conquista de sus derechos civiles y de sus más sentidas reivindicaciones. Algo que, indudablemente, exige de mayores análisis y proyecciones por parte de los sectores revolucionarios, contrariando así la idea -en algunos ingenua o indolente- en relación con la supuesta ausencia de propuestas realizables que tengan por norte la emancipación integral de la humanidad.

Más aún, ello exige descubrir y difundir todas las trampas ideológicas que encubren el mismo modelo de dominación, pero que ahora busca reajustarse bajo unos ropajes aparentemente más democráticos, incluso, revolucionarios y progresistas. A esto habría que agregar, por otra parte, la necesidad de una reflexión menos simplista respecto a lo que representa actualmente el imperialismo gringo en el mundo (ahora en su fase globalizada y más guerrerista), como asimismo la lucha de clases (minimizada y hasta ignorada adrede por aquellos que gobernarían en nombre de la revolución socialista, en lo que constituye un vacío ideológico que terminaría por favorecer, indudablemente, los intereses de quienes debieran ser completamente desplazados por las luchas populares en curso); especialmente en el contexto caribeño y latinoamericano. Es importante que se comprenda el momento histórico que nos está tocando vivir, no sólo en cuanto a lo local o nacional sino en el ámbito internacional, puesto que nuestras luchas particulares deben englobarse en una sola contra los grandes centros de poder imperialista que tratan de cercenar nuestras soberanías y derechos.

Ahora, dicha reflexión tiene que contribuir efectivamente a un rearme ideológico de nuestros pueblos en lucha, de manera que éstos dispongan de las herramientas básicas que les permitan emprender, evaluar y conquistar el destino de emancipación integral que tanto anhelan y tanto merecen. Esto pasa, ineludiblemente, por plantearse la sustitución (gradual o inmediata) de toda la armazón estructural y supra-estructural del tipo de civilización en que nos desenvolvemos en vez de creer que el mismo sólo requeriría de algunas reformas puntuales y de la buena voluntad de los sectores dominantes para hacerlo menos depredador de la naturaleza, menos excluyente y menos injusto de lo que es y ha sido éste siempre.
Homar Garcés
“El fin justifica los medios”, ese parece ser el dogma de fe de la política de Washington, donde su injerencia e invasiones no tienen limites. Con la caída de la URSS, el Presidente Reagan por parte de los EEUU y Gorbachov, de la URSS, sellaron un pacto de no agresión y no extender la OTAN a los países del Este como fundamento del equilibrio mundial entre dos potencias, pero este pacto duró hasta que entró en escena el nuevo Presidente de la URSS, Boris Yeltsin, (el borracho) que además de destrozar su país se plegó a los dictados de Washington extendiendo la OTAN por todos los países del Este. El acuerdo había sido incumplido por parte de Washington y en 1997 se extendió la OTAN por todo el Este-Europeo para finalizar en el 2004 con otros nuevos socios de la era soviética hasta rodear a Rusia.

No conforme con todo esto, Washington, con la complicidad de la Unión Europea, diseña la estrategia de cambiar a su antojo regímenes políticos mediante golpes de Estados como los casos de Libia, Siria, Venezuela, Honduras y por ultimo Ucrania, este ultimo con un golpe de Estado con la ayuda de fuerzas nazis a un gobierno legitimo y poniendo un gobierno de facto ultra-nacionalista de corte nazi con el único propósito de robar los recursos energéticos y acorralar a la Federación Rusa, provocando un genocidio en los países del este de Kiev que no quieren someterse. Más de un millar de victimas han causado las fuerzas militares ucranianas con el apoyo estratégico de la OTAN y franco-tiradores mercenarios de otros países que actuaron en la plaza del Maidán donde también se produjo centenares de victimas mortales. El ultimo acontecimiento fue el derribo del avión de pasajeros de la línea Malasya Airlines con 298 pasajeros que el Presidente Obama quiere atribuirle a Rusia y a los rebeldes que él sabe de antemano que no tuvieron nada que ver, pero se trata, con la ayuda de medios de comunicación occidentales empotrados en los centros de poder, de crear una opinión internacional desfavorable a la Federación Rusa.

Los EEUU con esta vieja excusa desempolva sus verdaderos planes de la Guerra Fría con lo pretende que el mundo viva en permanente estado de guerra. La vieja Europa se convierte en cómplice de la tragedia del vuelo malasio y de la guerra civil Ucraniana.

"La Unión Europea es la culpable de haber desatado una guerra civil en Ucrania, de la muerte de los 298 pasajeros del avión de Malaysia Airlines; es el criminal responsable de las muertes de civiles y militares que se han producido ya y de miles de otras muertes que todavía están por producirse en el mismo corazón del continente", en junio pasado Bruselas provocó una guerra civil entre ciudadanos de habla ucraniana y rusa que convivían en un mismo Estado.

La Europa de imperialismo pretende imponer su visión del mundo sobre otros. Los países europeos, no quisieron respetar la voluntad de la parte ruso-hablante de Ucrania, algo que la indujo al separatismo e inclinarse hacia la "patria verdadera, Rusia".

Por tanto la Unión Europea es responsable-criminal de la tragedia del vuelo malasio MH17 y de la guerra civil ucraniana. Los escándalos centrados en los orígenes del conflicto ucraniano y que la Baronesa Catherine Asthon ha proporcionado por su inapropiado comportamiento como alta Representante de la Política exterior de la Unión Europea en una llamada telefónica entre la su so dicha Señora y el ministro exteriores de Estonia interceptada por los servicios de inteligencia Rusos en que Catherine Ashton revela que la oposición ucraniana contrató francotiradores para matar policías y manifestantes.

La flagrante intromisión de Washington en toda Europa y su ultima injerencia en Ucrania, provocando una guerra, tendrá algún día consecuencias desastrosas, su infame individualismo siempre ha estado manchado de sangre inocente. La vieja-Europa fiel perrito faldero a las políticas del imperio puede causar un daño a su débil economía cuyas consecuencias están por determinar.

Si tenemos en cuenta las mentiras de los medios de comunicación occidentales y el bombardeo masivo sobre Ucrania intentando demonizar al Presidente de Rusia y la descarada Victoria Nuland portavoz del Departamento de Estado y responsable de asuntos europeos-euroasiáticos donde en una conversación con el Embajador de EEUU en Ucrania, Geoffrey Pyatt donde insulta a la Unión Europea como consecuencia de intentar involucrar a Naciones Unidas para consolidar al gobierno ilegitimo de Kiev, con esta groseras palabras: …que se joda la UE. Esta Señora fue elegida por Obama y Kerry para preparar el golpe de Estado en Kiev apoyando y financiando al partido nazi.

De todas formas esto ya ha pasado a parte de la opinión-publica mundial el gendarme mundial está acusado de crímenes de guerra, el premio Novel de la paz concedido al Sr. Obama es un insulto a la inteligencia.

Otro conflicto donde también está involucrado es el genocidio de Palestina por parte del Estado de Israel proporcionándoles armas y financiamiento con más de 1400 victimas mortales incluyendo niños y mujeres.

Por la paz mundial.

http://lacomunidad.elpais.com/hansgar59/2014/7/31/la-complicidad-los-imperialismos


Juan García Calero
Franja de Gaza: ¿Un caso de “Irresponsabilidad de Proteger”?

En los últimos días, los ataques israelíes a la Franja de Gaza arrasaron con la vida más de 1300 personas, de las cuales un gran número fueron niños. Muchos de los ataques fueron realizados contra escuelas –una de ellas gestionada por Naciones Unidas- hospitales, mercados, establecimientos en donde se encontraban personas refugiadas e incluso a la única central de energía de Gaza, dejando a la población que ya se encontraba en una situación muy grave debido a la falta de alimentos y medicamentos, ahora también desprovista de luz y agua potable. Estos ataques fueron perpetrados violando numerosas normas del Derecho Internacional y del Derecho Humanitario que, entre otras exigencias, obligan a distinguir la población civil de los combatientes como así también a los objetivos militares de los bienes civiles, prohibiendo los ataques a la población y bienes civiles en casos de conflictos armados.

Numerosos países han tenido reacciones de rechazo ante el accionar de Israel: algunos a través de declaraciones públicas y llamando a consultas a los embajadores de Israel. Otros, como Bolivia, han tomado la medida de exigir visado a los ciudadanos israelíes que quieran ingresar a su país aún en el caso de hacerlo como turistas. En el caso del Mercosur,  el rechazo ha sido expresado a través de un comunicado. Sin embargo, ninguna de estas medidas ha sido suficiente para detener los ataques que se siguen consumando minuto a minuto. Llama la atención – o quizás no- que países como Estados Unidos, que suelen ser los primeros en reaccionar y promover la necesidad de intervenir militarmente con la finalidad de proteger los Derechos Humanos tal como lo hicieron en el caso de Libia, en este caso se hayan pronunciado a favor de la intervención armada fundada en la legítima defensa.

Aun suponiendo que los ataques israelíes hubiesen estado justificados en un comienzo como un caso de legítima defensa -cuestión que no parece ser cierta-, el modo en que tal defensa se llevó a cabo vulnera uno de los principales requisitos cual es la proporcionalidad de los medios empleados para defenderse. El principio de proporcionalidad impide que los daños que se generen por las acciones militares exceda la ventaja militar específica que pueda obtenerse, añadido a que la defensa tampoco autoriza la violación de normas del Derecho Humanitario. Sobre esto, resulta paradójico también que aunque el gobierno de Estados Unidos haya rechazado el ataque a la escuela gestionada por Naciones Unidas, siga proveyendo a Israel de Armamentos.

En los últimos años, una doctrina de no unánime aceptación ha sido utilizada para intervenir militarmente a numerosos países a los fines de garantizar la protección de los derechos humanos o prevenir violaciones masivas de los mismos. Esa doctrina es la de la Responsabilidad de Proteger que tuvo su origen en Informe del Milenio efectuado por la Comisión Internacional sobre Intervención y Soberanía de los Estados de Naciones Unidas. En dicho informe se estableció que la soberanía no solamente daba al Estado el derecho de “controlar” sus asuntos, sino que también confería al Estado la “responsabilidad” primaria de proteger a la población dentro de sus fronteras y se propuso que cuando un Estado no protegiera a su población, ya fuera por falta de capacidad o de voluntad, la responsabilidad incumbía a la comunidad internacional en su conjunto. Como consecuencia, la interpretación del Capítulo VII de la Carta de Naciones Unidas se vio extendida, autorizando al Consejo de Seguridad a realizar intervenciones humanitarias y establecer sanciones diplomáticas o económicas en situaciones que exceden sus competencias establecidas en la Carta. Esto es, ampliando su campo a situaciones de graves violaciones dentro del territorio de un solo Estado y no solo ante la existencia de “amenazas a la paz, quebrantamientos a la paz o acto de agresión” con la finalidad de “mantener o restablecer la paz y la seguridad internacionales”, según lo establece su art. 39. Dicho de otro modo, la doctrina estaría actuando como una excepción al principio de no intervención en los asuntos internos de un Estado -de unánime aceptación en el Derecho Internacional- ante situaciones de graves violaciones de Derechos Humanos tanto a nivel doméstico de un solo Estado como a nivel internacional, en los casos en que se exceden las fronteras un Estado.

Considero que existen razones suficientes para que el Consejo de Seguridad tome medidas con respecto al accionar de Israel y que los actos que llevó a cabo pueden ser incluidos dentro del concepto de “amenazas a la paz, quebrantamientos a la paz o acto de agresión” que establece la  Carta de Naciones Unidas. Sin embargo, de no actuarse bajo ese nombre, esta sería una buena ocasión para que la doctrina de la Responsabilidad de Proteger deje de ser empleada para alcanzar objetivos encubiertos de carácter militar o económico por parte de las grandes potencias y darle el uso para el cual fue creada: la protección de los Derechos Humanos. Es indudable la necesidad de que como primera medida se establezcan sanciones diplomáticas y económicas sobre el Estado de Israel, con la esperanza de que se terminen los ataques armados y el conflicto llegue a una solución sin cobrarse más vidas. Un  último anhelo para que no mueran más niños, mujeres, ni hombres palestinos. Una última esperanza de que exista PAZ PARA PALESTINA!

Ab. Ercilia Irene Adén. Becaria Doctoral de Conicet. Miembro del Programa de Ética y Teoría Política. Adscripta de las Cátedras de Ética y Derecho Internacional Público de la Facultad de Derecho y Cs. Sociales (UNC).
Ercilia Irene Adén
Tras leer las palabras de una joven artista y periodista palestina, que cuando desconsoladamente lloraba por la muerte de su tío en Gaza fue increpada por su padre, quien le dijo: “¿No eras vos quién decía que cada uno de nosotros debía pagar un precio por la libertad?” e inmediatamente dejó de llorar, comprendí que el pueblo palestino es invencible; es inderrotable.

Comprendí que los palestinos, cada uno de ellos, viven sus días con un intenso frío que camina sus espaldas, con una helada tremulante que recorre sus nervios, con un témpano que hiela sus cuerpos, sabiendo en cada noche que se acuestan que tal vez no despierten al otro día y serán hallados rígidos, y con sus cuerpos destrozados; o sabiendo cada mañana al despertar que puede ser ese el último de sus días; o que cuando salga a la calle encontrará un vecino que perdió su casa en el mejor de los casos, o a su hija, a su hijo, a su hermano o a su madre, y que no los llorará porque es el precio que debe pagar cada uno por la libertad. O que lo llorará, pero no como nosotros, cualquier otro ser del planeta, porque sabe que él o ella ya es un mártir. Es un mártir que será redimido en ese futuro que ya han decidido, colectivamente, como pueblo, alcanzar: un futuro de libertad, un futuro en el que puedan volver a ser los dueños de sus tierras expropiadas, arrancadas a sangre y fuego. Es un pueblo que ha decidido ser libre sin importar lo que cueste, sin ahorrar sacrificio, porque es un pueblo heroico. Es un pueblo que ha decidido vencer o morir.

Y contra eso, no hay misil, ni bomba, ni arma, ni ejército en el mundo que pueda. No hay fuerza militar, económica, de ningún tipo que pueda arrodillar al sufrido pero heroico pueblo palestino que ya ha decidido el destino de sus días. No hay nakba que lo pueda, ya han escrito su futuro. Decidieron ser libres.


Mariano Del Pópolo
Los que nos llamamos cristianos, como muy bien ha dicho Francisco, sabemos que tenemos unos hermanos mayores en la fe, los judíos. El pueblo hebreo es la cuna de la tradición que sostiene la fe de los que seguimos a Jesús, es la cuna del propio Jesús. Ahora bien, no es el pueblo hebreo actual, sino la larga y hermosa tradición de más de tres milenios en la que este pueblo, elegido, ha pasado por toda clase de persecuciones, pogromos, marginación y exclusión; un pueblo que se ha forjado en el sufrimiento de la persecución y el intento de aniquilación. Esa es la tradición de la que nos sentimos herederos los seguidores de Jesús, por eso creemos que fue el pueblo elegido por Dios para mostrar un modo de vida basado en la misericordia y la justicia, no en el poder y la opresión. Un grupo de origen étnico variado que habitaba las ricas orillas del Nilo, fue puesto bajo esclavitud en uno de los primeros imperios de la historia. Ahí es donde Dios mismo se manifiesta tomando partido por los oprimidos y contra los opresores, sacando a aquellos hombres y mujeres y convirtiéndolos en un pueblo de hermanos bajo la égida de la justicia.

Desde que se constituyó el Estado de Israel, aquel pueblo elegido por Dios se ha convertido por la fuerza de los hechos, en un pueblo que sostiene a uno de los Estados que más crímenes ha cometido en su corta historia. El pueblo elegido da cobijo al sionismo, una traición al pueblo hebreo, y permite que bajo la bandera de David se masacre a las gentes que habitan aquellas tierras desde tiempo inmemorial. Con armas sofisticadas descuartizan niños, destruyen casas, bombardean calles y torturan a seres humanos sin ningún tipo de respeto por los más elementales derechos humanos. Lo hacen, dicen, en defensa propia, pero aplican leyes que su mismo pueblo ayudó a superar. Si al menos aplicaran la ley del Talión no veríamos cómo destrozan y mutilan infantes que juegan en la playa o montan en bici, pero aplican la ley de la venganza que reza que por cada judío muerto deben morir 1000 palestinos, esa es la diferencia del valor de las vidas para el Estado de Israel.

Dicen perseguir a terroristas, pero sólo consiguen que nazcan futuros terroristas de las ruinas de las bombas y del sufrimiento inocente. Precisamente eso es lo que pretende Israel, los que gobiernan Israel: conservar la excusa para mantener el muro de la vergüenza, para robar las tierras de los palestinos, para no permitir un Estado libre palestino. Con esta operación militar, como con las anteriores, el Estado de Israel se asegura una década más de guerra, de muros, de violencia, de odio y de miedo, un miedo que sostiene a los señores de la guerra en el gobierno de Israel y que impide que el pueblo elegido vuelva a darnos una enseñanza de paz, amor y misericordia, como hicieron durante tantos siglos.

El pueblo elegido por Dios siempre fue un pueblo oprimido, un pueblo perseguido, un pueblo pobre, el pueblo elegido por Dios hoy no es el pueblo hebreo, es el pueblo palestino.

Bernardo Pérez
Ya no tienen miedo
 
Ya hace más de un año que visité Palestina, Cisjordania en concreto, pero recuerdo muy bien una de las primeras impresiones que tuve nada más llegar allí: la resignación de los palestinos frente a su presente y su futuro inmediato. Después de meses preparando intensamente el viaje con lecturas, documentales y todo el material que caía en mis manos sobre el conflicto palestino-israelí me quedé desolado al comprobar lo sencillo que era todo en realidad. Solo había que responder a una pregunta: ¿Por qué Israel no acaba con los palestinos de una vez por todas en lugar de ir poco a poco?

Nada de lo que ocurre en los territorios palestinos es ajeno al ojo omnipresente de Israel. El estado sionista juega con las vidas y la dignidad de los palestinos. La pobreza, la inanición, el aburrimiento, la dejadez, las muertes… todo allí es fruto de lo que Israel concede o requisa. Entonces, ¿por qué prolongar ese sufrimiento a la población palestina si puede conseguir lo que quiere en un par de horas –apurando mucho-?

Después de cada conversación o entrevista que tuve en ciudades como Ramalla, Hebrón, Nablus… siempre intentaba contestar esa pregunta: ¿Por qué Israel no acaba con todo de una vez? Las respuestas siempre eran las mismas y no me sorprendían dada su lógica: Israel lo hace de poco en poco por temor a una respuesta internacional.

Esa respuesta “lógica” me sirvió durante un año, pero hoy las cosas han cambiado. Del 2013 al 2014 ha ocurrido algo importante al tiempo que acontecía otra de forma global. La crisis económica o civilizatoria o como se la quiera llamar ha dado paso a algo muy importante: nuestro silencio. Y eso, desde mi punto de vista, es fundamental para explicar lo que sucede en Gaza hoy en día.

Es probable que el asalto democrático al que estamos asistiendo en países como Grecia, España o Portugal por parte de las élites financieras y políticas se haya visto espoleado ante la falta de respuesta por parte de nosotros los ciudadanos. Esas élites son como niños que han perdido el miedo al agua, a la bicicleta o a los gatos ante la falta de riesgo una vez controlado el factor disonante. Si nadie les pone límites irán hasta lo más profundo que puedan, lo más lejos que puedan y harán rabiar al gato siempre que este no les arañe. No tienen miedo a lo que tienen delante: no nos tienen miedo. Al menos, no a la sociedad que somos ahora.

EEUU, ni ningún otro país, ya no puede erigirse como policía mundial e Israel lo sabe. Israel también ha perdido el miedo. La respuesta que me daban los palestinos sobre la razón porque no acababa con Palestina de una vez ya no es válida. Existirán otros motivos, pero ya no es el miedo el que contiene a Israel.

Afortunadamente Gaza, y el pueblo palestino tampoco tiene miedo. O el miedo que sienten no le paraliza. Otra de las cosas que comprobé en mis semanas en Cisjordania fue que a pesar de estar poseídos por una fuerte resignación, los palestinos nunca iban a dejar de luchar. Hasta que les quede un soplo de aliento nacerán dos niños por cada uno que sea asesinado y edificarán sus casas el doble de alto por cada piso que derriben. O esa es mi impresión. Tienen la libertad de saber que su futuro, si nadie les ayuda, ya está escrito. Pero me pregunto, ¿cómo de improvisado será el nuestro si no nos ayudamos mutuamente?

Kike Gómez
más cartas...
Mensaje para cartas a Rebelión