Cartas a Rebelión
Cartas de la 1 a la 10 de un total de 1158 cartas.


08/12/2017

Odiología

Cassi todo lo que nos  constituye como seres humanos lo debemos a la conciencia de nuestra finitud. Somos los únicos seres vivos que morimos;  los demás solo dejan de existir. La persona humana transciende a su muerte en multitud de formas distintas, y las  huellas de su paso por la vida son tan diferentes como su existencia. El artista deja su obra, el pensador su pensamiento, el obrero su trabajo y el campesino  los árboles que plantó. Pero lo que sí es común en toda muerte, es el dolor de las personas que amaron al que se va, y el respeto de todos los que quedan vivos. Sabemos que vamos a morir pero no pensamos en ello porque sería insoportable, por eso cuando le toca a uno de los nuestros, despertamos sobresaltados frente a la única e incuestionable verdad que nos atraviesa la existencia; la posibilidad que está presente en todas las demás; la muerte. Conmocionados por su presencia cuestionamos las formas en las que gastamos la vida y nos preguntamos para qué tantos afanes. “Tan verdad como que nos tenemos que morir", decimos cuando estamos completamente seguro de algo, y empujados por esa certeza, el hombre ha construido todo un universo cultural como respuesta a la pregunta por el ser y la necesidad de instituir una continuidad existencial alegórica, carente de ente cosificable, pero que se manifiesta a través de multitud de símbolos, de rituales y de los recuerdos  incrustados y sumado a la existencia de aquellos con los que gastó su vida.

El respeto a los muertos es algo consustancial con nuestra condición humana y la ofensa a su memoria o la irreverencia ante ellos, nos duele más que los insultos a los vivos. Posiblemente no exista una norma cívica más consagrada y observada que esa en todos los tiempos y en todas las culturas. Por eso nos cuesta tanto trabajo aceptar que en esta guerra por el poder en la que se ha convertido la política en nuestro tiempo, haya bandos en cierne que no solo consideren que sus adversarios vivos no tienen derechos de vivos, sino que también le nieguen  a los adversarios muertos sus derechos de muertos. Ocurrió con Rita Barberá cuando murió de pena y humillación, según los suyos, cosa que no es incompatible con ser culpable de delitos, y ha vuelto a ocurrir con el Fiscal José Manuel Maza, un hombre bueno, según los que le conocieron, que murió ejerciendo la tarea para la que le pagábamos, y al que debemos agradecer intentar construir lo que la devastación política está destruyendo; la convivencia y la democracia.

La libertad de expresión no tiene nada que ver con lo que está pasando en España. Los insultos, las amenazas y la mentira sistemática,  forman parte de una estrategia inspirada en el principio goebbeliano de la ideología del odio para deshumanizar al enemigo, cosificarlo y desproveerle de toda dignidad. No importa si vive o está muerto.


Agustín Vega Cortés
06/15/2017

Mientras nos bombardean diariamente con noticias de Venezuela, muchas de ellas carentes de interés periodístico, las elecciones presidenciales en Honduras parece que han cogido con el pie cambiado a los gobiernos y medios occidentales habitualmente tan preocupados por su "democracia" en el mundo.

Primero, fue la sorpresa de que iba ganando claramente la oposición. Después, vino el bloqueo del recuento de votos, las sospechas de fraude por parte del gobierno, heredero del golpe contra Zelaya, y finalmente el decreto de estado de sitio y la represión contra el pueblo en la calle con un balance provisional de siete muertos y decenas de heridos.

¿Dónde está la voz de la ONU, de la UE y de la OEA, ésta siempre en primera línea contra los gobiernos progresistas de América? ¿Por qué callan ahora Rajoy, Merkel, Trump, Macron, Santos, Macri y Peña Nieto, "guías de Occidente y del neoliberalismo"?

¿Y dónde están los corresponsales y enviados especiales de los medios americanos y europeos tan defensores de la democracia? ¡Qué poco valen sus peroratas sobre la democracia cuando se trata de defender el triunfo de una oposición que rechaza la dictadura proyanqui en Honduras!


Andrés Martínez Lorca
05/12/2017

¿Y si se expande Bogotá hacia el norte?

Bogotá por estos días vive un enrarecido ambiente: protestas masivas, ante recortes de derechos sociales fundamentales, por un lado, y un proceso revocatorio en curso, por el otro. Uno de los temas transversales de la discusión gira en torno a la disyuntiva entre densificación urbana y un proceso de extensión territorial desconcentrado. La segunda opción es la que el alcalde Enrique Peñalosa impulsa desde el palacio Liévano. 

Agrupar la oferta futura de vivienda en la periferia, y en municipios aledaños como Mosquera, Tocancipá, Funza y Facatativá, hace parte de un plan urbanístico que satisface los intereses económicos de múltiples constructoras que, paradójicamente, financiaron la campaña de Peñalosa, entre ellas Luque Ospina, Amarillo, y la Organización Mazuera, por mencionar algunas.

El “florero de Llorente”, entre modelo de ciudad concentrado y desconcentrado, son los proyectos urbanísticos que la administración distrital intenta sacar adelante en el nororiente de la ciudad. Denominados Ciudad Paz Norte y Lagos de Torca, éstos albergarían cerca de 1.5 millones de nuevos habitantes en una superficie de 6.000 hectáreas.

Para la ciudad-región, y en especial para Cundinamarca y Boyacá, esto significaría prolongar el área metropolitana de Bogotá hasta la mismísima Tunja, ciudad que en la actualidad experimenta un boom inmobiliario sin precedentes. Dicha extensión tendría como nodo al municipio de Tocancipá, el cual ha absorbido parte de las industrias que se han ido de la capital gracias a sus ventajas tributarias.

Este proceso implicaría para Tocancipá y Tunja problemas no experimentados en la actualidad: inseguridad, decrecimiento de la calidad de vida, contaminación del aire y una urbanización desregulada que desbordaría su ordenamiento territorial. La ejecución de Ciudad Paz Norte convertiría a ambas en lo que actualmente son Chía y Soacha: municipios anexos a la dinámica voraz de Bogotá.

Felipe Pineda Ruiz
29-11-2017
Estimado Editor/a
Ahora que se ha descubierto un nuevo caso de la enfermedad de las vacas locas en España, ¿acaso no es el momento de concentrarnos en enfermedades mortíferas como ésta, antes de que sea demasiado tarde? Las enfermedades se propagan desenfrenadamente en las granjas industriales, donde las vacas son obligadas a vivir hacinadas en cobertizos inmundos. Como lo dijo Hans-Gerhard Wagner, un alto funcionario de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO por sus siglas en inglés), la ganadería industrial intensiva es una "oportunidad para las enfermedades emergentes". La manera de prevenir futuros brotes de la enfermedad de las vacas locas, la gripe porcina, la gripe aviar, el SRAG y otras enfermedades transmitidas por los animales es dejar de criar a miles de millones de animales para carne, huevos y "productos" lácteos. Debemos asumir la responsabilidad de nuestras acciones, las cuales no solo afectan a los animales, sino también a los humanos, y todos podemos ser parte de la solución eligiendo la única decisión racional: dejar a los animales fuera de nuestros platos.
Atentamente

Sascha Camilli - PETA Foundation
27/11/2017
Algunos concesionarios de Alicante no informan de coches ecológicos a gas

Es increíble pero cierto: he ido a varios concesionarios de Alicante, Alcoy, etc., con idea de comprar un coche a gas GLP (el que dispone de muchas gasolineras para repostar) y coches a gas CNC (con pocas gasolineras para repostar) y me ha pasado lo siguiente:

En varios concesionarios me han dicho que ese tipo de coches no existen. Les he tenido que mostrar fotos de que los fabrican con depósito a gas y  a gasolina en el mismo vehículo y, tras mucho esfuerzo,  me han reconocido que se pueden adquirir.

¿Con lo importante que es que la gente sepa que existen; solo contaminan lo que con butano si te duchas con calentador a gas; o sea, sin humo, ni partículas cancerígenas y no informan de ese tipo de coches?

Por favor, señores de los concesionarios de coches de Alicante y provincia, poneos las pilas y ofrecer coches a gas que contaminan muchísimo menos que los de gasoil;  el combustible a gas es bastante más barato que el gasoil y son muy superiores ecológicamente a los de gasolina y gasoil. 

Raimundo Montero es Presidente de ADHIF
Raimundo Montero
27/11/2017

La socialización del poder y la emancipación popular

El control absoluto del Estado no garantiza el éxito y la trascendencia (o dimensión) histórica de una revolución. De ello da cuenta una variedad de experiencias suscitadas en el transcurso de la historia humana, olvidando, en muchos casos, lo que determinara el Che Guevara respecto a que “para la Revolución se necesita pasión y audacia en gran dosis”. Pasión y audacia que contribuyan, cuando están guiadas por ideales firmemente establecidos, en hacer realidad la evolución y la consolidación -en gran medida, de manera sostenida- de los propósitos democráticos e igualitarios enarbolados.

Ambos elementos son, por tanto, harto necesarios para que tenga lugar una transformación estructural real del Estado, en un primer y decisivo momento, y posteriormente, el establecimiento de unos nuevos paradigmas sociales y políticos que den nacimiento, a su vez, a una conciencia y a una conducta que resulten efectivamente revolucionarias y nuevas. Ello no sucederá producto del voluntarismo y del pragmatismo, como alguna gente aún lo sigue creyendo, confiando en que esto será suficiente para la conformación de un bloque histórico, integrado básicamente por los sectores populares y que tenga por objetivo, en consecuencia, el reemplazo radical del modelo civilizatorio imperante. Se obvia -por interés o simple ignorancia- la cotidianidad creada entre las clases subordinadas por siglos de alienación, aculturación y dependencia inducida, la cual configura, por así decirlo, el primer elemento conspirativo contra todo cambio revolucionario que se pretenda al responder a la ideología de los sectores dominantes tradicionales.

Por consiguiente, la socialización del poder político entraña conquistar también la democracia en el orden económico. Sin ella, sería trunca la emancipación de los sectores populares. Mientras se viva esta transición entre el viejo modelo de Estado y de sociedad y aquel que lo reemplazará de forma definitiva, será preciso combinar la coacción y el consenso a favor de los intereses, las aspiraciones y las necesidades de las grandes mayorías, sin que esto suponga el aniquilamiento o la restricción de las libertades individuales, ya que instituiría la negación del carácter emancipatorio de cualquier proceso de transformación realmente democrático. De esta forma, la influencia y los intereses populares prevalecerán tanto en lo que atañe al funcionamiento estricto de las diferentes instituciones del Estado que surjan (o se reformen) como en lo que atañe al régimen de propiedad y de producción capitalista se refiere. Algo que no se puede, ni se debe, acometer por separado, del mismo modo como ocurre en la actualidad bajo la hegemonía de los sectores oligárquicos. Es, pues, lógico e inevitable que toda transformación estructural (o radical, como algunos lo prefieren) deba manifestarse en el orden político y en lo económico, sin dejar de lado lo social y lo cultural, alterando -en este último caso- su vigencia, dada su función (o efectos) de disciplinamiento y adoctrinamiento colectivos que se expresa, generalmente, a favor de las clases dominantes.

Como lo resume Javier Biardeau en su escrito “Democracia socialista o socialismo burocrático”, publicado en 2010, “pensar la revolución implica revolucionar el pensamiento desde nuevas hipótesis estratégicas, apertura a lo intempestivo en el pensamiento, desorden instituyente contra las falsas seguridades, en fin ruptura de dogmas sacrosantos, de creencias ciegamente establecidas. Se trata de ideas revolucionarias, no de creencias revolucionarias. La revolución no avanza desde un marxismo religioso sino desde la demolición de viejas estructuras y construcción de nuevos espacios de liberación.” Semejante ruptura no debe ser condicionada ni acomodada por una minoría, aun cuando ella se muestre como representante del pueblo.

En momentos en que las demandas sociales exceden la capacidad de respuestas por parte del Estado, el esfuerzo creativo, instituyente y constituyente (o soberano) de las personas (colectiva e individualmente) deben orientarse a la búsqueda de caminos propios en materia de organización política y de eficacia social. Tiene que recurrirse, por ejemplo, a lo predicado durante más de diez años en Venezuela en relación con el papel determinante que debe cumplir el poder popular organizado para profundizar el ejercicio de la democracia participativa y producir, en consecuencia, los cambios revolucionarios todavía pendientes; cuestión que exige, además, adjudicarse el compromiso con un proyecto creíble de país y una claridad política para llegar a comprender que se impone la obligación de trascender cuanto antes, gústenos o no, el marco de civilización predominante.-



Homar Garcés
22/11/217
Un gobierno inaguantable

Cuando se enfrentan dialécticamente a mí personas muy respetables y sesudas sobre el asunto catalán, me niego a en­marcar la controversia con mis interlocutores en claves políti­cas, pues yo analizo este galimatías a través de otra pers­pectiva en la que están presentes por en­cima de todo lo demás los valores éticos, morales y humanistas que el go­bierno, sus socios y palafreneros y quienes lo han facilitado el poder desprecian por motivos varios, que van desde la in­dolencia hasta los electoralis­tas. Me refiero al contraste en­tre la manera de ejercer la política un gobierno de rasgos proba­damente involucio­nistas en una España donde hay 58.000 mi­llonarios más en un año al lado de 2,2 millones de parados a la espera de una renta mínima, y el modo univer­sal de en­tender el espíritu de la Carta de las Naciones Uni­das, de los princi­pios estatutarios de la Unión Europea, del derecho de ex­presión y autodeterminación de los pueblos y de la Decla­ración de los Derechos Humanos...

En resumidas cuentas, me desespera explicar lo obvio por­que es lo más difícil de explicar... Y lo obvio en este caso es que tenemos un gobierno insoportable.

1- Porque para mí y para millones de personas éste es un go­bierno que cuyos miembros proceden de un partido polí­tico donde abundan los ladrones, los trapaceros, los mentiro­sos, los necios y los maquinadores. Al final, los in­de­seables.

2- Porque se trata de un gobierno que obstaculiza a me­nudo la labor de la justicia influyendo sobre la fiscalía y so­bre ciertos jueces de órganos judiciales (o los depura y aparta), para propiciar la medio impunidad o la impuni­dad completa de miembros de la monarquía y de tantos del par­tido incriminados por delitos gravísimos que han empobre­cido al país y han situado al borde de la miseria o en la pro­pia miseria a millones de personas...

3- Porque, para una gran parte de la población espa­ñola, el desamparo institucional es un sentimiento hondo muy ex­ten­dido. Y lo es, porque ni el gobierno, ni su par­tido, ni la Fis­calía, ni algunos jueces, ni el Tribunal Consti­tucional tie­nen credibilidad alguna aunque mu­chos les votaran quizá porque ignorasen el alcance de sus fechorías.

4- Porque el avatar de Catalunya ha sido un cúmulo de pro­vocaciones y despropósitos de este gobierno y de los órga­nos institucionales cómplices. Primero porque el Tri­bu­nal Constitucional reprimió prácticamente el Estatut apro­bado por el Parlament, constituyendo por sí mismo este hecho una afrenta contra el pueblo catalán. Segundo, por­que esa afrenta no tuvo inconveniente en agravarla el go­bierno al prohibir una simple consulta sobre la indepen­den­cia que no era vinculante y además iba prece­dida de en­cuestas y son­deos desfavorables, y los ca­talanes lo sabían. Y tercero, por­que al impedir un referén­dum pacífico y orde­nado que era un mero ejerci­cio democrático, demostró la tur­bia pero pa­tente mala fe de estar deseando aplicar el 155, sólo justificado si des­pués se hubiese producido la Declara­ción de independen­cia fuese cual fuese el resultado de la con­sulta.

5- Porque la forma violenta de actuar o intervenir sus po­lic­ías en la intentona de referéndum, y la aplicación mi­sera­ble posterior del art. 155 (con una interpretación muy cer­cana al rigor que en tiempos del colonialismo los países apli­caban a situaciones semejantes en sus colonias díscolas) se añaden, tanto a la índole de bandidaje organi­zado del par­tido, así de­clarado en instancias judi­ciales, como al carác­ter totalitario del gobierno.

En resumen, yo acostumbro (pues eso es lo razonable si de­seamos el rigor intelectivo) argumentar desde la Lógica for­mal, Y desde ella sabemos que si la premisa mayor es falsa o está vi­ciada, el resto de la argumentación y la conclu­sión son falsos o están in­vali­dados. Así es que si el go­bierno es prácticamente un oportu­nista y la Cons­titución de 1978 es una compo­nenda de los poderes fácticos de enton­ces para que siguie­ran prevale­ciendo los apellidos pri­vilegiados, el re­sto de las deliberacio­nes carecen del in­terés que podrían tener si tanto el gobierno como la Constitu­ción no fuesen dos colosales im­posturas. Y como lo son, todo esfuerzo de las fuerzas polí­ticas que representan de hecho a casi tres cuartos de la población debiera ir diri­gido a derrocar al uno y abolir la otra, sin perderse por las ramas en cues­tiones de coyun­tura...

Jaime Richart, Antropólogo y jurista
Jaime Richart
13-11-2017
Sobre los ataques sónicos
No hace falta ser neurólogo, ni graduado de audiología, ni experto en acústica, para comprender que el cuento de ciencia ficción inventado por el Gobierno de EE.UU. Sobre los ataques sónicos a su personal diplomático en Cuba. Para comprender esto solo basta con tener sentido común y algo de memoria histórica.
Veamos: Cuba no ha dado muestra de querer dañar las relaciones con USA, No le conviene, los intereses de Cuba están en crear un clima de distensión para lograr que, primero mediante órdenes ejecutivas, se alivie el Bloqueo, económico comercial y financiero que como un dogal asfixia su economía y obstaculiza su desarrollo. En cambio la extrema derecha que gobierna el imperio, rencorosa, que no perdona el ejemplo de este país y aspira a destruir la Revolución. Como se sabe, desde la Reunión de Trump en el Teatro Manuel Artime, en Miami, donde se reunió con una fauna de terroristas, mercenarios y representaste de la mafia anticubana, pudo conjeturarse que algo se tramaba y se cocinaba, para dañar las relaciones entre ambos países. Recordemos lo que escribió José Martí, en 1891, "En política lo real es lo que no se ve", pero nadie podía imaginar el delirante pretexto que utilizarían. EE.UU. País que a lo largo de su historia ha fabricado pretextos, para justifica ante la opinión pública sus agresiones, fundamentalmente para buscar el apoyo de su pueblo. La voladura del Maine, Las armas de destrucción masiva en Irak, Los recientes documentos desclasificados, así lo prueban, tomemos como ejemplo: La Operación Northwoods, donde se propone llevar acabo acciones en territorio de su propio país causando muertos y heridos. Para culpar a Cuba, ello pensar que fueron los autores del atentado a las Torres Gemelas, como sostienen algunos. Las mentiras y la fabricación de pretextos, siempre ha sido y es , parte de la política del imperio, así ha sucedido muchas veces. Si consideramos estos elementos podemos concluir que lo de ahora solo se trata de un pretexto más. Los hechos y evidencia histórica así lo demuestran.
Miguel Pacios
31-10-2017

El primero de noviembre es el Día Mundial del Veganismo, y este año más gente que nunca estará celebrando. El interés por el estilo de vida vegano se está multiplicando, HappyCow reporta que España ya tiene 1105 restaurantes veganos, y cada vez más y más gente se une cada día. Tú puedes salvar muchas vidas de vacas, gallinas, cerdos, peces y otros animales que se encuentran sufriendo y en dolor con tan solo ser vegano, ¡y también estarías ayudando a animales silvestres! Al volver lo que alguna vez fueron campos de pastoreo en hábitats naturales, probablemente regresarían los búfalos, lobos y otros animales que fueron desplazados o fueron asesinados para que los granjeros pudieran criar ganado.

Al pasar de alimentos derivados de animales a los derivados de plantas, no solo se benefician los animales, sino también el medio ambiente y tu salud. Estudios muestran que puedes disminuir tu huella de carbono hasta en un 60% con tan solo ser vegano. Además, comiendo alimentos nutritivos basados en plantas también reduces tu riesgo de padecer enfermedades cardíacas, diabetes, cáncer y otros malestares relacionados con hábitos alimenticios. Con cada vez más restaurantes que nunca ofreciendo opciones veganas deliciosas en su menú, ¡comer fuera de casa es facilísimo!

Por los animales, por el planeta o por tu salud, intenta comer vegano este noviembre. Si lo haces, te apuesto que desearás haberlo hecho antes.

Atentamente
Sascha Camilli. PETA Foundation
30/10/2017

Cultivar cultura

Las primeras acepciones de cultura se refieren al cultivo de los campos. ¿Qué hemos cultivado los seres humanos durante nuestra existencia en el planeta? Para Krishnamurti, “el hombre ha vivido en esta Tierra durante un millón de años, más o menos, y psicológicamente somos tan primitivos como lo éramos antes. Básicamente, no hemos cambiado mucho. Nos matamos unos a otros, buscando el poder, la posición. Estamos psicológicamente corruptos en todo cuanto hacemos hoy en el mundo”.

Seguimos sembrando las mismas semillas de odio que nuestros antepasados, seguimos cultivando en tierras erosionadas por la ira, desérticas por falta de empatía; nuestras cosechas están contaminadas, alimentamos a nuestros hijos con los frutos de la envidia y la venganza, los cuerpos se enferman, nuestras mentes se distorsionan, nuestros actos se enajenan.

Somos los únicos responsables de esta catástrofe, somos los únicos creadores de culturas y contra-culturas que no han permitido el cambio psicológico necesario que nos libere de las guerras, de la competencia por el poder, de las masacres y hambrunas. La educación debe ser redirigida hacia el interior de las personas, y en este auto-descubrimiento, germinar las semillas que favorezcan un cultivo silencioso pero determinante que nos ayude a crear nuevas culturas o a mejorar las que ya tenemos.

Claudio González
más cartas...
Mensaje para cartas a Rebelión