Cartas a Rebelión
Cartas de la 11 a la 20 de un total de 874 cartas.


Chris Morris (corresponsal en Europa para BBC -vive en Bruselas) está como enviado especial en Kiev al cumplirse un año de los acontecimientos en la kievita Plaza Maidán. Comenta que sigue la lucha por las reformas. El futuro es imprevisible. Bogdana Babych, activista en dicha plaza, le dice que el gobierno no ha hecho nada. Continúa diciendo que el sistema está bajo el control de los oligarcas. El futuro es impresivible. Ella dice que es optimista porque "el pueblo ha despertado". Jan Techau, responsable para Europa de la Fundacion Carnegie para la Paz Internacional (CEIP) dice que a Ucrania le llevará 10-15 años volver a la senda.

Igor Saboliev, de la Rada kievita, comenta que son momentos difíciles. Es ahora o nunca. Han escrutado a un millón de funcionarios por las conexiones con el régimen. Hay medidas anticorrupción. Necesitan la ayuda del FMI, UE.

Quiero recordar que la directora gerente del Fondo Monetario había dicho que se iban a dar 1000 millones de $ a dicho país; pero esta oferta se había hecho sin que Crimea o las autoproclamadas repúblicas del Donbás, Donetsk y Lugansk, fueran independientes. Con el estatus quo cambiado ¿qué pasa ahora? El Informe Financiero Mundial (WBR) de BBC TV ha dicho hace unos días que la economía ucraniana se estanca el 10% este año. Y que necesita 19 billones de $ el próximo.

Dos raperos africanos residentes en Moscú han compuesto una canción para Putin. Llegaron allí hace 14 años. Comenta que el presidente ruso se ocupa del interior del país. Según ellos, al líder ruso se le podría comparar con Robert Mugabe. Siguen diciendo que en este estado había racismo desde el 2000, había cabezas rapadas pero que, a partir del 2010, hay tranquilidad.
David Diéguez
No queremos políticos

No necesitamos políticos ni militares ni tecnócratas ni leguleyos ni economistas de la Escuela de Chicago en el gobierno, sino economistas que comparten las ideas de Joseph Stiglitz y Paul Krugman. Tanta corrupción política, tanto privilegio y tanta impunidad en un país vitalista e inquieto como éste, son más nocivos para la colectividad que la corrupción en otro atrasado resignado a su perra suerte. De todos modos la corrupción no está sólo en la política; también está en la justicia, en la realeza, en el ejército, en la Iglesia, en el periodismo oficial. Y todo, dentro de un sistema penal lamentable en el que el mismo delito es robar un panecillo tanto para el pobre como para el rico, y en el que la malversación, la apropiación indebida y el saqueo en definitiva del dinero público no van unidos a la confiscación del dinero y de los bienes obtenidos con lo desvalijado. Razón por la cual bien valen unos meses o un par de años aunque sean cumplidos, si al salir de la cárcel el político o el empresario ladrón conservan el dinero y el fruto de su rapiña...
 
De todos modos, después de la dictadura, sucesivas mesnadas de políticos han estado practicando y encubriendo la corrupción, haciendo de la política una impostura crónica y fatal para este pueblo. Desde que empezaron a aparecer en esta pantomima democrática, los políticos de las cúpulas se han ido revelando como unos farsantes que aburren, como gente incapaz de entender, de sentir e incluso de pensar con rectitud. Carentes de otra inteligencia que no sea la necesaria para medrar, para descollar, para mentir, para enriquecerse y para acrecentar poder, dan la impresión de que sus títulos académicos y demás méritos los han adquirido asimismo de manera corrupta, pues esas políticas y medidas que vienen desde hace años llevando a España a la ruina y provocando por distintas causas la muerte anticipada de miles o quizá centenares de miles de personas sin disparar un solo tiro, es imposible que procedan de gente con rectitud de conciencia que haya estudiado en universidades de prestigio.
 
Porque, además, aburren o fatigan. Ved en qué tono se dirigen al pueblo o a sus adversarios; ved cómo leen lo que les han escrito otros que están detrás, pues carecen de aptitudes oratorias. Observadles, fijaos en esos títeres ridículos manejados por ideólogos que muñen la realidad informativa desde otros despachos y por los que fabrican la realidad material que son los verdaderos titiriteros: financieros,  banqueros, lobbys y chusma por las consecuencias para millones de personas. Por eso es preciso aislar a los ladrones, a los oportunistas, a los ventajistas, a los codiciosos, a los filisteos y a los necios que plagan las instituciones.
 
Necesitamos idealistas. Precisamos filósofos, pedagogos y maestros que, aun con debilidades de poca monta propios de todo ser humano corriente, sean espejo donde la ciudadanía se pueda mirar. Sabios, no eruditos y habilidosos para su interés y los suyos, que comprendan mejor que nadie a sus semejantes y gobiernen para todos. Necesitamos a hombres y mujeres buenos que se remonten por encima de las miserias de la condición humana, potenciadas por siglos de sofisticación que en este país han acentuado escandalosamente a lo largo de treinta y cinco años las desigualdades naturales en lugar de aminorarlas.

 Necesitamos que sean otros los que se pongan al frente, que recobren para el pueblo capacidades olvidadas; que nos devuelvan la ilusión y nos transporten a la magia de la palabra y a los hechos benefactores que vienen de la generosidad, de la filantropía, del amor a los demás; que nos traigan, en fin, la visión y el sentir de una vida colectiva superior. No superior por consumir más, ni por trabajar más, ni por ganar más, ni por ser socialmente más, sino por que nos ahuyente el miedo a vivir en una jungla, amenazados por los depredadores, es decir, escoria social que abiertamente o en la sombra nos manejan a su antojo respaldada por las policías y por los ejércitos y pagados de distintas formas por bancos, financieros, grandes fortunas y las grandes empresas, empezando por las energéticas y las telefónicas privatizadas.

Jaime Richart
En un programa de televisión de máxima audiencia, hace pocos días, todo un filósofo, pensador, escritor y Catedrático de Ética, como Fernando Savater, manifestaba una opinión bastante controvertida, asegurando además vehementemente que los que opinábamos lo contrario éramos unos tremendos ignorantes. La opinión en concreto iba en el sentido de declarar solemnemente que los pueblos no existen, y que lo único que existe es el conjunto de individuos que forman nuestra sociedad, y el Estado de Derecho que los administra. Sorprendente teoría, que renuncia por tanto a la propia Historia (que no es posible contar sin hacer referencia a los pueblos), y a todas las características que definen el contexto cultural donde se insertan dichos individuos. Señor Savater, creo que es usted el ignorante.

Creo que el señor Savater, de entrada, confunde churras con merinas, y en este caso, confunde el sujeto político activo, esto es, donde descansa la capacidad política y ejecutiva de elección y participación (el individuo), con el sujeto político soberano, esto es, la parte de una sociedad que se considera y se erige en soberana para decidir su destino (el pueblo). Más bien parece, da la impresión, y quizá así sea, que el señor Savater es digno hijo del pensamiento neoliberal más puro y duro, para más señas del pensamiento de Margaret Thatcher, que afirmaba en su momento que "no existe la sociedad, sólo existen los individuos". Porque claro, querer reducir toda la complejidad histórica, social, política y cultural de las actuales sociedades recurriendo sólo a los individuos que las forman, sin otras consideraciones, nos parece no sólo bastante simplista, sino profundamente equivocado, y producto de una ideología subyacente interesada en dicha simplificación.

Señor Savater, no sólo es que los pueblos existen, han existido siempre, y seguramente seguirán existiendo, sino que además forman la unidad humana y el colectivo antropológico y social por excelencia, porque el pueblo hace referencia al conjunto de personas, de individuos, que forman durante la Historia, debido a la confluencia de una serie de factores que ahora comentaremos, una peculiar evolución de la Humanidad. Y en los pueblos radica y descansa el hecho único, diferencial, que se puede manifestar de distintas formas, en el arte, en el sentimiento, en los patrones éticos y estéticos, en la interpretación propia de determinados acontecimientos, en resumidas cuentas, en una filosofía propia del ser y del sentir, en última instancia, del existir. Y luego, es la política la que agrupa a dichos pueblos en otro tipo de organizaciones, llámense países, naciones, nacionalidades, Estados, y éstos a su vez se administran en determinadas formas de gobierno, que también van evolucionando con el tiempo. Más los pueblos continúan representando, más allá de todo ello, la propia esencia de la evolución humana, el mínimo común múltiplo de la expresión colectiva de dichos individuos.

Los pueblos forman y delimitan, mejor que ningún otro concepto político o sociológico, una colectividad común de personas que comparten una historia, una cultura, una idiosincrasia y un destino comunes, que lo hacen distinto a los demás pueblos. Y todo ello no se da por casualidad, sino porque confluyen históricamente en su configuración un conjunto de elementos y características espacio-temporales que lo determinan, tales como el paisaje, la climatología, las costumbres, el folklore, la gastronomía, y todo el patrimonio cultural y artístico que le son propios. Todo ello hace que los pueblos hayan sido, y continuarán siendo, los auténticos protagonistas de la Historia de la Humanidad. Reflejan la auténtica materia prima de la Historia, y explican su devenir cronológico. Negar todo esto, negar a los pueblos, señor Savater, nos parece de una ignorancia supina, y una afirmación indigna para una persona como usted, que se precia y es estimado como una persona culta, incluso un referente cultural de la actualidad.
 

Rafael Silva
21-11-2014

¿Y la ciencia del saber…?

Una “alianza” amable entre el principio de Arquímedes y las leyes de Newton hizo posible el reflotamiento del Costa Concordia en 2.013. Una alianza entre necedad y tecnología al grito de: “¡Es nuestro!. El Sistema Solar pertenece a la Humanidad. Esta misión es el primer paso para conquistarlo”…..ha hecho posible “incrustar” un robot mecánico sobre el elemento de Vida primigenia por excelencia, en su carrera hacia el astro Dios….violando su pudor e intimidad.

Alimentan su vanidad a costa de mantener el rumbo que imponen a una humanidad cada vez mas hambrienta de justicia, a favor del acceso igual a los bienes del planeta.

Nacimos con el propósito de ayudarnos a que nunca dejemos de ser, aunque la necedad de unos haga de una porción de esa eternidad un sufrimiento hasta la muerte en vida de sus semejantes, sin reparar en que el hombre no muere cuando deja de vivir sino cuando deja de amar.

Hoy en el mundo de los desheredados, mas de 1.000 millones de personas no tiene acceso al agua potable, siendo extremadamente vulnerables a enfermedades contagiosas en particular l@s niñ@s.

Mi amigo Pierre llegó aquí en patera, y allí, en la choza de su abuelo leyendo las estrellas, aprendió a comunicarse desde el silencio. De él supo que cuando de la cola del cometa envolvente del núcleo madre tierra, brotó toda esta naturaleza que hoy nos alimenta, las primeras criaturas que caminaban sobre el planeta eran los humanos y animales mansos; la selva no existía y el mono aún no estaba… Los franceses en Senegal colonizaron hasta la ciencia del saber, y hoy en sus escuelas el conocimiento de Darwin ha sustituido a la sabiduría de sus abuel@s.... como aquí la tecnología ha colonizado a la Ciencia.

Sobra tecnología (oleoductos, viaductos, gaseoductos) para trasvasar bienes para consumo y derroche desde países que se “desangran” hasta los que se desbordan. Con solo lo que derramamos en ese trasvase, se podrían montar equipos de bombeo (energía solar sobra en África) para extraer el agua potable que tienen bajo sus pies y tejer una red de acueductos como arterias vitales para ese mundo abandonado, aún esquilmado y nunca reparado, por parte de quienes manteniendo las mismas ansias de conquista, hoy orientan su rumbo ciego…. hacia los mundos de Dios.


Julen Lizaso Aldalur
No "Podemos" caer en la vieja política
Carta a Pablo Iglesias

Estimado Pablo:

Desde que te descubrí en La Tuerka me gustó de ti tu forma clara y directa de explicar los acontecimientos políticos y sociales y la capacidad de análisis que siempre has demostrado, sobre todo esa fuerza explicativa para sacar los problemas de falsos planteamientos y situarlos donde corresponde, como única manera de hacer frente a la realidad y no a la ideología que se nos impone. Es esa misma capacidad para recolocar los debates en su punto de realidad la que ha dado a Podemos su fuerza social. Tienes claro, y así se ve en Podemos, que no merece la pena discutir sobre monarquía o república, que lo verdaderamente importante es saber cómo decidimos al jefe del Estado. De esta manera no nos atrapamos en falsos debates del pasado, de la vieja política, y somos capaces de sumar a mucha más gente; gente que le es indiferente si la forma del Estado es una república o una monarquía parlamentaría, no queda indiferente ante la radical cuestión de si son mayores de edad para decidir. Por eso mismo, todas las encuestas muestran que la inmensa mayoría de los simpatizantes de Podemos provienen de estratos sociales con estudios superiores y trabajos cualificados, porque no son indiferentes a las cuestiones bien planteadas.

De la misma manera has, habéis, planteado correctamente el falso debate izquierda-derecha en el real debate élite-noélite. Dices, decís, muy bien que la división real actual en la sociedad no es entre los que son o se llaman de izquierdas y los de derechas, ese es un falso debate que pretende mantener prietas las filas entre los votantes de la casta. El verdadero debate está en diferenciar entre los que se aprovechan de un sistema económico y social organizado para enriquecer a unos pocos y a sus amigos y, apenas el 10 o 15% de la población, y el restante 85% que se ve directa o indirectamente perjudicado por él. Es un logro enorme por tú, vuestra, parte haber conseguido sacar el discurso de ahí porque mucha gente que nunca votaría a la izquierda es capaz de votar a Podemos. Se trata, como tú mismo has dicho en alguna ocasión, ser mayoría para cambiar el país.

Sin embargo, hay un ámbito en el que no has, no habéis sido capaces de cambiar las reglas de la vieja política y te has dejado arrastrar al barro del viejo debate. Se trata del tema religioso y especialmente en la educación en colegios concertados. Es un tema muy grave, pues una inmensa mayoría de españoles nos declaramos católicos y una parte nada desdeñable escolarizan a sus hijos en colegios concertados de titularidad católica, sobre el 30% de los niños de este país. Esto quiere decir que para ser mayoría social hay que integrar a este colectivo en el programa de Podemos y hacerlo como se ha hecho en otros ámbitos, rompiendo el molde discursivo de la vieja política y plantear un campo distinto de debate. En tu entrevista con Ana Pastor cometiste un error muy grave al poner el ámbito de debate en el viejo plano de Escuela Pública y Laica vs. Escuela Católica Concertada. Ahí te quieren ver tus enemigos porque ahí son fuertes ante los suyos. Es la reproducción del viejo discurso izquierda-derecha que tan bien has, habéis, superado, pero que en el ámbito de la religión y la educación te has dejado arrastrar a un terreno donde sólo puedes perder.

Creo que deberías, deberíais, modificar este discurso y plantearlo en otros términos, tanto a nivel estratégico como a nivel de la realidad. No es cierto, como dijiste, que con dinero público se financie a la Conferencia Episcopal Española al mantener los Conciertos educativos. La realidad es muy diferente. Una buena parte de los colegios concertados son de titularidad católica, la mayoría de ellos de órdenes religiosas que llevan mucho tiempo dedicados a la educación, algunas incluso desde cuando el Estado no se ocupaba de ella y hacían un servicio a la sociedad que debe ser reconocido. Por tanto, se trata de diferenciar entre quienes hacen un servicio a la sociedad y quienes se sirven de la sociedad. En los últimos años han llegado empresas privadas que han abierto colegios que luego se les ha concertado, o bien han nacido empresas que se quedan con colegios concertados de órdenes religiosas que no pueden atenderlos. Son empresas que llevan a cabo una educación elitista y que aprovechan el concierto para sufragar los gastos educativos de la clase media alta y alta. Entre esas empresas las hay que se autoidentifican como católicas, pero que su único sentido es obtener un beneficio empresarial. Estas son las escuelas a las que hay que quitar el concierto educativo.

Creo que es justo no establecer nuevos conciertos e intentar reducir al máximo los existentes, pero hay que hacerlo con criterios justos y objetivos. Aquellos colegios concertados que demuestran realizar un servicio a la sociedad deben seguir contando con ayudas públicas, por supuesto en condiciones de igualdad con los centros públicos, como es que no puedan hacer distinción entre los alumnos y no puedan segregar a los alumnos por ninguna circunstancia. Se trata de establecer el debate en un campo diferente en el que sí podemos estar de acuerdo la mayoría social. A modo de lema podemos decir que la Educación es un servicio a la sociedad desde la misma sociedad. Ese servicio lo puede ofrecer una entidad privada, sin ánimo de lucro, y en condiciones de igualdad y no discriminación, pero dando prioridad a la oferta educativa pública.

Muchos católicos creemos que Podemos es una oportunidad de transformación social, es más, es la última oportunidad de una reforma sin ruptura en este país, así lo hemos dicho y lo seguiremos haciendo, pero también creemos que en el debate en temas religiosos hay que ser tan inteligente como en el debate en temas políticos y económicos. Pablo, no te dejes arrastrar a falsos debates que impiden a una mayoría de católicos ver la realidad renovadora de Podemos y se quedan atrapados en las garras de la falacia que el poder utiliza a modo de trampa moral.

Te, os, deseo mucha suerte y un buen análisis de la realidad.

Nos vemos en los medios.


Bernardo Pérez

Respuesta de Koldo Campos a Jon Darpón,  Consejero de Salud del Gobierno Vasco

Si sorprendido he quedado yo por merecer su respuesta, la misma que no ha tenido su gobierno para documentadas denuncias de profesionales de la salud, más sorprendidos andan en el hospital de Zumárraga médicos, enfermeras, auxiliares y personal de limpieza con su alegato a mi breve columna de Gara. Y es que saben, porque lo viven, que sí se están cerrando salas buscando recortar gastos, sobre todo, en la contratación de personal sanitario y de limpieza. Me consta la sorpresa de estos profesionales que, en algunos casos, hasta me atrevería a calificar de indignación, porque ahora mismo estoy ingresado de nuevo en el hospital de Zumárraga, hablo con ellos, y estas consideraciones las escribo desde la 119 de… Medicina Interna. No, tranquilícese, esta vez no me han ingresado en Tocoginecología.  

Decía usted que en el hospital de Zumárraga ha habido y sigue habiendo 126 camas. Yo, que ni siquiera las he contado, no dudo de que esa suma sea correcta. Creo en su palabra. El problema consiste en que con independencia del número de camas, quirófanos y otros recursos con que cuente un hospital, si no se mantienen abiertos y operativos es como si no estuvieran, su existencia sólo es “administrativa”, algo así como virtual. Nada que ver con una realidad que afecta a muchos hospitales vascos y que se refleja en todo el sistema de salud. Al margen de esa insistencia con que las autoridades de Salud niegan las evidencias o los eufemismos con que disimulan sus intenciones (“optimización de recursos” es el más perverso) hace años que se vienen recortando los valores del sistema de salud vasco para que proyectos tan ruinosos como el TAV u otros semejantes puedan seguir enajenando presupuestos y multiplicando comisiones. Los grandes damnificados, además de los pacientes, son los profesionales de Osakidetza, forzados a trabajar en peores condiciones, durante más horas y con más pacientes, y todo ello deprime el servicio de salud, lo descompone.  

Para que vea lo crédulo que ando, además del número de camas también le creo lo de las inversiones que desarrolla su departamento y que no sé si tendrán que ver con las ambulancias traídas de Guadalajara, dotaciones incluidas, en una de las cuales me trasladaron a Zumárraga y cuyo dueño, confidencias de ambulancia, es un congresista o alto cargo del Partido Popular. Donde ya no se invierte porque está en manos privadas es en la calidad y coste que tiene para pacientes y familiares el negocio con las televisiones que se ha montado en exclusiva desde hace más de diez años la empresa ISERN en los hospitales de Euskadi. Televisores, los de Zumárraga, viejos y pequeños, casi diminutos, a un precio carísimo, colocados en lo más alto de la pared, casi en el techo, y cuyo uso, porque además es común, ocasiona a veces inconvenientes a los pacientes que no siempre se ponen de acuerdo en la sintonía y el volumen. En el hospital Donosti, la empresa tiene hasta 5 máquinas para que los pacientes puedan comprar tarjetas pero ninguna para que cuando te vas del hospital te devuelvan el dinero que te sobra. La empresa, eso sí, te hace saber que si tienes la suerte de volver a ingresar en el plazo de 2 años, puedes seguir usando la tarjeta. Casi dan ganas de romperse la cabeza para aprovechar los tres euros pendientes.  

Siguiendo con su nota, señor Darpón, le acepto que en el periodo estival disminuye la demanda pero mi ingreso en tocoginecología fue a mediados de octubre, y a no ser que además de la hora también se hayan atrasado las estaciones, octubre ya es otoño. En cualquier caso no tiene porqué disculparse conmigo porque me ingresaran en Tocoginecología y Pediatría. Puesto a disculparse mejor sería que lo hiciera con ellas, con esas madres cuya atención pediátrica usted tanto valora, por quedar expuestas al contagio de infecciones respiratorias. A mí, francamente, me es indiferente donde se me ingrese, y en Tocoginecología estuve tan encantado como en Medicina Interna. Mientras no se me pegue por un error administrativo la paternidad de algún bebé de la planta, yo le disculpo lo que quiera.  

Y a propósito de errores, usted también calificaba como un “inexcusable error” mi ingreso en tocoginecología. Y ahí ya no me salen las cuentas. Error hubiera sido que el médico en urgencias equivocara en la orden de ingreso el destino de la camilla, o que el celador se confundiera de planta. Tres minutos más tarde el error habría sido corregido sin llegar a consumarse. Lo habría advertido una enfermera, una auxiliar, la de la limpieza… o el celador se habría dado cuenta al encontrarse de frente con otra camilla transportando a una señora embarazada.  

Si como usted dice fue un error mi ingreso, también debió serlo el de José Mari, mi compañero de habitación, un simpático azpeitiarra de 70 años del que me cuesta creer tuviera problemas menstruales. Y ya tenemos dos errores, y si los multiplicamos por cada día de ingreso de los dos pacientes hasta que ambos errores fueron dados de alta seis días más tarde sin que nadie los advirtiera o reparase en ellos, sumamos 6 para José Mari y otros 6 a mi cuenta… ¡12 errores! Y ocurre que en otra habitación próxima a la nuestra, o dos abuelos no lograban identificar las contracciones o no estaban en ello… y ya son: ¡24 errores!

Sabiendo, los dos lo sabemos, que los errores son muchos más y que vienen de atrás y que van para largo, mejor no seguir buscando errores. Luego de comprobar lo mal que se le dan las cuentas no voy a tener más remedio que contar yo las camas del hospital.  

Y bien, no lo distraigo más. Sólo darle las gracias por sus deseos de que me recupere cuanto antes, deseos que conocí en mi casa a través de la prensa y que, casualidades de la vida, se los vengo a agradecer, por el mismo medio, ingresado de nuevo en el hospital. Pero ando bien, recuperándome y en un par de días espero estar de vuelta en casa y en el trabajo… a la espera de una sencilla operación de próstata (me apunto a todas) que ya tiene siete meses de espera y que por lo que parece tampoco será en diciembre. En enero cumpliré los nueve meses de esta prostática espera, lejos de esos tres meses de promedio que usted celebra para Euskadi, pero que si los comparo con los de Burkina Faso pues igual hasta encuentro motivos para alegrarme. Y la espera, la verdad, así sea dentro de un año la operación, ya no me preocupa lo más mínimo porque mi próstata ha superado 3 biopsias y 2 tactos rectales y sigue sin tumores y pequeña. Mi problema, sobre todo, era la sonda pero ya salió de mi vida. Cuando estuve ingresado en abril por un problema pulmonar, una retención de orina fue premiada con una sonda con la que compartir mi vida hasta que me operasen, y no fue una buena noticia. A los cuatro meses de cargar sonda y bolsa, ya desesperado, entendí que había que devolverle la visibilidad a la bolsa escondida bajo el pantalón y sacarla a la luz, sí, hacerla transparente, y pintarla de colores y dibujarle flores y pajaritos, y buscar a otros pacientes en mi estado con sus correspondientes sondas en lista de espera, y hablar y organizarnos y salir a la calle con nuestras bolsas a la vista, en bandolera, por sombrero, e ir a los teatros, entrar en las iglesias y en las cafeterías, no perdernos ninguno de los actos públicos de Osakidetza donde su consejero de salud proclame que son 3 meses de espera los que en el País Vasco se acostumbra, y agitar nuestras bolsas al viento como bufandas de fútbol sobre las gradas.

Un amigo médico de Azkoitia intervino en el caso y ahí sigo yo, ya sin la bolsa, orinando a mi cuenta y a la espera de mi feliz resección transuretral. Pena de análisis preoperatorios y consulta con la anestesista del hospital, allá por julio, porque cuando venga a ser la operación tal vez ya hayamos caducado los tres. A seguir bien.
Koldo Campos
Notas petroleras

Los expertos petroleros de la oposición son tremendamente incongruentes. Critican que se le venda petróleo a China en detrimento del que se le vende a Estados Unidos. Permanentemente señalan como un hecho negativo que menos barriles del petróleo que exportamos vayan dirigidos al mercado del Norte.

Por otra parte, sin ocultar el alborozo que les produce, anuncian que Estados Unidos no sólo está cubriendo su demanda interna de hidrocarburos, sino que está próximo a convertirse en un exportador, ya que en poco tiempo estaría produciendo 20 millones de barriles diarios, razón por la cual nuestro país no tendría la misma significación de otros tiempos como proveedor de energía.

En efecto, se registra que Estados Unidos ha logrado aumentar su producción petrolera a partir de la explotación de yacimientos no convencionales, es decir, aquellos que se extraen de la lutita. Sobre esta materia, por cierto, existe un gran debate, no sólo por las derivaciones hacia el medio ambiente sino, también, sobre los porcentajes de recuperación que se tienen en dichos yacimientos y su tiempo de agotamiento.

Pero, es indudable que la explotación del petróleo de esquisto es una realidad, como también lo es su impacto en la realidad del mercado mundial de hidrocarburos.

Siendo así, la captura de una parte del mercado chino es, a todas luces, una política correcta. Sólo una visión muy colorizada puede ver defectos en una cuestión claramente ventajosa para el país.

Si hoy no estuviéramos vendiendo cerca de un millón de barriles de petróleo a China, estaríamos metidos en tremendo embrollo pues sería muy difícil colocar nuestra producción. Y, lo que es peor, hacia el futuro inmediato estaríamos trancados para aumentarla ya que no habría mercados. Todo ello, por supuesto, si la gente que sabe de petróleo tuviera razón.

Afortunadamente son muy erráticos. La soberbia no les permite reconocer que se equivocaron cuando tiraron el resto en el paro petrolero con el fin de tumbar al gobierno. No reconocen que esa acción subversiva que buscaba poner de rodillas al gobierno fue el origen de los despidos que luego se produjeron.

Igualmente continúan anunciando el quiebra de PDVSA, asunto en el que ya llevan más de diez años. Sin embargo, lejos de caer, PDVSA ha podido recuperarse del duro golpe que significó el paro petrolero. Allí ha estado durante todo estos años pese a la campaña en la cual participan unos resentidos que se equivocaron y hoy quisieran ver ampliadas sus premoniciones negativas con lo que demuestran de qué material están hechos ya que la destrucción de la petrolera es también del país.


Iván Gutiérrez

Noviembre 2014

Una batalla de ideas que no explica el estado general del sistema capitalista pierde parte de su fuerza

www.malpublicados.blogspot.com

Cuando los hechos que muestran las debilidades del capitalismo se ocultan sistemáticamente por los medias todo análisis crítico es un aporte valioso. Pero lo óptimo políticamente es enmarcar además explícitamente cada crisis particular en la visión objetiva de su carácter sistémico. 

En Santiago de Chile David Harvey dio una charla a la que concurrió un número de personas, mayoritariamente jóvenes, tan alto que sorprendió a los organizadores.

Harvey a partir de Marx y los conceptos de valor de uso y valor de cambio explicó el negocio de los empresarios de la construcción dirigido a lucrar con mansiones casi siempre deshabitadas sin atender a millones de personas necesitadas de vivienda.

Su invitación fue oponerse al capitalismo.

Pero ese llamado pudo haber sido más radical.  

Con una introducción de diez o quince minutos de las dos horas de exposición habría podido ubicar el tema del negocio de la construcción en el contexto del agotamiento de recursos naturales, el cambio climático, la falta de agua, la destrucción de la flora y fauna, la debilidad del dólar, el precio de los títulos de bolsa por sobre su valor real, la deuda impagable de Estados Unidos, el regreso de la guerra fría…

“La escasez de agua potable puede provocar en un futuro próximo nuevos conflictos armados que serán más intensos que los desatados para controlar los recursos energéticos, creen los expertos.

Hoy en día, alrededor de 700 millones de personas en 43 países sufren las consecuencias de la escasez de agua. En 2025, debido al cambio climático global y al crecimiento de la población en todo el planeta, esta cifra superará los 3.000 millones.” [RT]

El jefe de defensa de Rusia indicó hoy que su realizará patrullajes de entrenamiento de bombarderos de largo alcance en los océanos Ártico, Pacífico y Atlántico para asegurar su presencia militar en esos lugares en respuesta a la complicada situación geopolítica.” [Xinhua]

"En la situación actual debemos mantener nuestra presencia militar en la parte occidental del Atlántico y el este del Pacífico, en el Caribe y el golfo de México", dijo el ministro (Serguéi Shoigú), citado por la agencia RIA Novosti.” [RT]

En ese marco real los empresarios optan por levantar mansiones vacías.

La cuestión a conversar es cuál es la forma más efectiva y veraz para hacer llegar a los pueblos el mensaje político socialista.

Lo común es optar por lo particular. Hay reticencias en presentar lo micro en el marco de lo general.  

La batalla de ideas es una guerra que puede hacerse con tácticas buenas o menos buenas…  

Gracias a Harvey cientos de jóvenes recibieron un estímulo para pensar que viven en un mundo que hay que cambiar. Un impulso que no pasó hasta advertirles que está en una etapa final. El colapso inevitable del sistema de producción y consumo actual.   

 Por un Movimiento para una civilización sustentable-solidaria 

Contacto  romulo.pardo@gmail.com  


Rómulo Pardo Silva

Con Sentido

Sumidos en un Estado ilegal corrupto que lo salpica todo, instituciones políticas, Judiciales, Corona, poderes privados y al mismo Presidente del Gobierno de España; cuando nosotros los ciudadanos españoles padecemos toda clases de atropellos, vemos pisoteados nuestros derechos sociales, económicos y nuestras libertades; cuando padecemos en nuestras carnes toda clase de sacrificios y vemos desfilar simples ladrones de cuello blanco tantos políticos como chusma privada que se han forrado a costa de dinero publico, cubriendo verdaderos gastos suntuosos fuera de un contexto de austeridad que nos impone esos mismos políticos que amparados en una impunidad asombrosa, siguen intactos, dictando leyes regresivas; cuando salimos a la calle protestar en manifestaciones sobre la situación en que nos encontramos y nos reprimen con brutalidad policial por los mismos agentes del antiguo régimen; cuando se nos detienen arbitrariamente por defender nuestros derechos y libertades, mientras los verdaderos delincuentes están libres en la calle intentando robar aun más; cuando los periódicos y periodistas manipulan la información blasfemando a personas decentes y se amparan también en la impunidad. ¿a que estamos esperando para explotar?

En casi dos legislatura este bipartidismo indecente ha desmantelado lo poco que había del estado de bienestar, “como lo llaman” aumentado la desigualdad y pobreza entre los españoles, una reforma-laboral que se ha convertido en una fabrica de destrucción de puestos de trabajos y de empleos precarios, una economía sumergida del 35% donde los trabajador@s se convierte en carne de cañón y el empresario en un mafioso fuera de todo referente moral.

Intentando seguir una lucha desde la misma intimidad, por una conciencia colectiva que destruya este régimen parido de la transición española por un proceso constituyente que participe el pueblo soberano español.

http://juan-rojo1917.blogspot.com.es


Juan García Calero
La "ruptura" de España vista desde Alhaurin.

No es que esté entre mis temas de interés prioritarios, en este momento. El tema me pilla lejos y no solo geográficamente. Pero prefiero dedicar esta columna a modo de reflexión y así contestar a la pregunta que en persona o a través de la cosa virtual me están haciendo bastantes veces estos días, Unos por conocer lo que opino, tal vez desde el sano ejercicio de completar su propia opinión con la de los demás, otros para buscar otra nueva excusa de putear o llamarme ETA. 

Ya digo que me pilla lejos, pero tengo claro que lo ocurrido ayer en Cataluña, es algo que, desde fuera debemos ver con, al menos, respeto.

El que mas de 2 millones de personas se movilicen un domingo para decir lo que desean hacer con sus instituciones, es mucho mas que un histórico y multitudinario acto de desobediencia contra el TC, que prohibió la consulta a instancias del Gobierno. Es llevar a cabo uno de los pilares de la democracia, la consulta a través de las urnas. Los que niegan ese derecho son como mínimo, demócratas de pacotilla. Y los peores, los que están de acuerdo con que palestinos, saharauis o escoceces sobre su forma de organizarse como pueblo y se rasgan las vestiduras por que muchos catalanes quieran expresar su voluntad. 

Ayer el presidente del gobierno, el sr Rajoy puso en su twitter "Mientras yo sea presidente del Gobierno la Constitución se cumplirá, la soberanía nacional está a salvo y nadie romperá la unidad de España". La mejor respuesta la obtuvo desde la cuenta de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, que le respondió recordando que el derecho a la vivienda está también en la constitución, junto a tantos otros que no defiende con tanta determinación. 
La PAH dió en la clave.

El "problema" catalan, no es un "problema" para la mayoria de españoles, tal vez ambas partes estén usando este ridículo enfrentamiento para ocultar sus propias miserias, su incompetencia como gestores de lo publico, los numerosos casos de corrupción entre sus filas.

Pero independientemente de eso, una sociedad moderna que quiera llamarse democrática, no debe temer ni poner obstáculos a que la gente exprese en un referéndum su opinión. 
A los que me preguntáis que me parece lo del referendum, mi respuesta es que hacen falta mas referendums, en cataluña y en el resto de España, a todos los niveles. La expresión de la voluntad popular a través de consultas y la participación ciudadana en la toma de decisiones son la esencia de la democracia.

A los que me preguntáis que opino de que Cataluña se separe de España, creo que tendrá cosas buenas y no tan buenas, para los catalanes y para el resto de españoles, pero sin duda los mas beneficiados de esa "ruptura" serían los aragoneses. Si Cataluña se "separa" de la península, Zaragoza, Huesca y Teruel pasarían a tener playa, eso si que estaría bien verlo.


Juan Manuel Mancebo Fuertes
Los distintos ‘Ganemos’ nacen para ganar, superando el pesimismo de que todo es lo mismo y para ello es preciso articular una mayoría social y electoral que establezca un nuevo horizonte y el primer paso es ganar nuestros municipios para ganarlo todo.

En 1998, ante XIV Cumbre de Presidentes del Mercosur, Nelson Mandela expuso la idea de democracia social con una frase que se ha hecho célebre:

"Si no hay comida cuando se tiene hambre, si no hay medicamentos cuando se está enfermo, si hay ignorancia y no se respetan los derechos elementales de las personas, la democracia es una cáscara vacía, aunque los ciudadanos voten y tengan Parlamento".

Ha llegado la hora de establecer unos nuevos valores en la política española.

Es el momento de una nueva política más cercana a los verdaderos intereses y necesidades de la ciudadanía.
Para ello necesitamos de unos ciudadanos/as organizados, orientados, responsables e informados.
Ciudadanos/as que seamos capaces de detectar los problemas reales de nuestra sociedad y buscar las soluciones reales, pero para ello somos los ciudadanos/as los que debemos hacer frente a los grandes partidos que han hecho de la política una bandera para defender a ultranza los intereses del mercado y de paso para consolidar sus puestos de trabajos en un comportamiento endogámico.

Lo que define a Ganemos es  la lucha contra la corrupción y el tráfico de influencias y la convicción en crear una democracia participativa.

Debemos todos/as tomar las riendas de nuestro futuro, interesándonos, comprometiéndonos con los problemas que nos afectan no aquellos que le interesan a los profesionales de la política sino los que afectan a los mas débiles y desfavorecidos, los parados, los ancianos, las mujeres, los marginados. Ha llegado la hora de que ganemos nuestro futuro.


Pedro José Narváez Benítez

La educación y la humanidad

“Bajo una famosa frase célebre " Educad a los niños y no hará falta castigar a los hombres” (Pitágoras), comienzan a crecer las palabras como si de un árbol se tratara que extiende sus raíces llegando a todos los rincones, las hojas es el resultado de un proceso de maduración que perdurará generaciones tras generaciones. La vida misma es en resumidas cuentas ese árbol. La sociedad con sus permanentes cambios, las transformaciones de las culturas, la separación de las tradiciones, el impacto de las tecnologías, el consumismo y otros factores, se han convertido en la base de una pirámide en el que todos estamos envueltos.

La educación como elemento fundamental de esa base en forma de pirámide es lo que más preocupa a los psicólogos/as, educadores/as, trabajadores/as sociales, u otros agentes socializadores, que se ocupan de alguna manera u otra de reforzar a aquellas personas que no aceptan o vulneran las condiciones de convivencias sociales que nosotros mismo hemos implantado a través de un sistema de vida social. La familia como primer agente socializador ha ido perdiendo equilibrio con lo que respecta al primer escalón de nuestro desarrollo evolutivo. Hemos perdido la unión familiar y la hemos sustituido por una convivencia nada altruista, donde los roles se han visto alterados y asaltados en muchos núcleos familiares. El papel de la educación, y no sólo hago referencia al nivel de preparación cultural que encontramos cada vez con más dificultad en las escuelas y otras instituciones de enseñanza universitarias, si no a la afectividad de como personas humanas que estamos interaccionadas entre sí, pues sin la cooperación de nuestros semejantes nuestra especie se extinguiría y con ello el fin del homo sapiens sapiens.

No es suficiente nacer para ser humanos, pues para ser humanos necesitamos humanidad. Comparo y hago una reflexión nostálgica sobre unos sentimientos que le surgió a un gran amigo mío cuando me contaba que se encontraba de brazos cruzados ante un mundo y frente a sus dudas. Decía: “Es como llegar al final de una orilla donde el mar marca la única frontera y el hombre clava sus rodillas porque ya no puede seguir caminando más. Entonces llegan las interrogantes respuestas a todas las preguntas que durante mucho tiempo nos habíamos preguntado. Yo, ante un mundo con posibilidades limitadas y donde las indiferencias entre el bien y el mal no lo marca nadie, sino una cultura distinta a otras y así extendida y definida como la sociedad". Una sociedad influenciada por el ritmo acelerado del nuevo estilo de vida, como primer factor impactante de estos cambios tan radicales de los que nos hemos convertido en esclavos de lujos. Somos capaces hasta de vender a nuestros semejantes (los animales no lo harían, ellos son libres y siguen la ley de la naturaleza), de creernos superiores a otros, por no nos importa esclavizar a otros semejantes para obtener un beneficio artificial que nos haga sentir felices, al menos por un rato. Una sociedad desbordada por fenómenos escalofriantes y que forman parte de este desastre circo del mundo, -e incluso de estas letras que yo mismo escribo-. El nuevo orden social de este mundo forma parte de nuestros sueños, y con ello de nuestros objetivos para adquirir una vida más placentera a costa de otras personas, donde las circunstancias no les brindan la posibilidad de romper esa cadena e incorporarse a una sociedad más igualitaria y donde la educación ocupe un papel esencial como la propia naturaleza, y se extienda como las raíces de un árbol sin límites a cualquier lugar de este mundo.

La educación debería un proceso incondicionante, en el que dos semejantes y no semejantes se crucen y sean iguales. Es decir, que sea un respeto mutuo donde la dignidad del más débil no sea la pólvora de cañón del más privilegiado socialmente.

Andrés López Pérez –Licenciado en Antropología Social y Cultural-


Andrés López Pérez
Los atropellos de la ocupación

Se han producido enésimamente nuevos ataques israelíes. Amplían nuevamente la ocupación a más áreas de Cisjordanía y se expulsa y "judeiza" a la ocupada Jerusalén.

Mientras, los rectores europeos y los del Cuarteto insisten en que las "partes" deben negociar y evitan cualquier sanción o reclamar lo destruido por Israel fruto de sus donaciones. Lo llevan diciendo desde, por lo menos, 1991, en la Conferencia de Madrid, sin otra política efectiva. Y la expansión de colonias se reproducen, la violencia de la ocupación, los refugiados, los presos crecen. Los muertos y la complicidad, también.

Último episodio de la ocupación israelí sobre Jerusalén, la Explanada de las Mezquitas. Y ahí un detalle que las cancillerías  deben destacar: Netanyahu, el Primer ministro de la potencia ocupante, llama al... Rey de Jordania.

No reconoce a los palestinos como actores de su propio destino, ni a la "Autoridad Palestina", ni a la OLP. Por menos, ha sido sancionado el gobierno democrático palestino que salío en las urnas en 2006. Y Hamás.

¿Entonces,...?. Las cancillerías siguen diciendo que negocien, que no vamos a hacer otra cosa. La ocupación sigue avanzando  ante los ojos de esos cancilleres. Y después se asombran de que haya estallidos de violencia de los palestinos. De la violencia cotidiana de la ocupación son cómplices.

Santiago González Vallejo, Comité de Solidaridad con la Causa Árabe

Santiago González Vallejo
¿Qué pasa en México?

Cae el telon del teatro de la política

Es probable que se esté generando el preambulo de una revolución social con sus características y circunstancias mexicanas, que podrían llevar a Mexico lejos de los Estados Unidos, que lo empujaría a entrar en el posneoliberalismo en el que ya se encuentran la mayoría de los países latinoamericanos, escenario reafirmado en las ultimas tres elecciones de este año (Bolivia Brasil y Uruguay) y así debilitar la Alianza del Pacifico y su lógica imperial.

La parálisis institucional que vive Mexico es el fruto de décadas de gobiernos neoliberales corruptos, que por un lado fortalecieron el estado nación mexicano, pero para ser capaces de disciplinar su debilidad, es la paradoja del minimalismo estatal neoliberal que todavía impera en ese país.

Se trata de un mecanismo funcional al sistema de acumulación. El estado-nacion neoliberal no tiene que desaparecer al privatizar sus funciones (en el ámbito del desmantelamiento del estado-nacional post-consenso de Washington), solo eclipsa estratégicamente algunos segmentos de su estructura, su aparataje jurídico-institucional es necesario para mantener en equilibrio el status quo y su sistema de acumulación.

Los grupos de poder domésticos (los gobiernos peleles), deben garantizar el funcionamiento de esos aparatos politico-burocráticos, como base territorial de su negocio y del negocio de las transnacionales amigas del gobierno de turno. Por esto es indispensable que estos grupos de poder nacionales, mantengan su presencia en los partidos tradicionales, financiándolos y maniobrando los equilibrios de la política, escenificando lo que de otro ángulo se observa como “conflictos en las democracias modernas nacionales”. Se trata de un moderno teatro político, en el que las mayorías tienen un peso nulo. John Dewey afirma, que “la política, es hoy la sombra que los grupos de poder proyectan sobre la sociedad”.

Por otro lado y parte esencial de este paradigma de gobierno es la impunidad, la fractura entre estado de derecho y política, que funciona como un salvoconducto para que empresarios legales, autoridades políticas, y más allá donde los reflectores de la legalidad se apagan, organizaciones criminales y una compleja red para-estatal se mezclen en negocios, mientras los sistemas jurídicos paralizados convierten en aséptico, el todo. Este tipo de impunidad es el punto de flexión que permite a las redes criminales aumentar su poder de infiltración en la economía, en la política y en la policía arrebatando el monopolio de la violencia y del derecho al estado-nacion, que ha pasado progresivamente a manos de los actores fácticos, (sujetos sin poder formal pero con grandes influencias de hecho) que utilizan la para-política como lenguaje y el para-militarismo como brazo armado.

Cuando este mecanismo deja de funcionar, por el empobrecimiento masivo de las mayorías y la parálisis institucional y un evento como el de la desaparición de los 43 normalistas que lo pone en evidencia, las condiciones objetivas se unen a las subjetivas y se crean los escenarios para las transformaciones revolucionarias por mucho tiempo postergadas, en este gran país, con un gran pasado y poca memoria.


José Carlos Bonino Jasaui

Derrotar el neoliberalismo

El estado de bienestar resultado del miedo al peligro “comunista”, está siendo desmantelado con la colaboración de los partidos socialdemócratas, demostrándose que no fue un logro de esos partidos. En cuanto desapareció el bloque comunista del este de Europa, el neoliberalismo se lanzó a finiquitar llamados los logros de la izquierda. El llamado estado de bienestar.

Las vías de las reformas se han abandonado y se ha claudicado definitivamente ante los postulados del capitalismo, y así ha sucedió que la socialdemocracia, se ha convertido de facto en el mejor aliado del capital para someter a la clase trabajadora en nombre en nombre de la eficacia. No hay más que observar las políticas aplicadas por los supuestos partidos socialdemócratas en Europa en el momento histórico presente. El dominio de la derecha es absoluto y más que evidente. Si bien parece estar empezando a fraguarse un nuevo resurgimiento del pueblo. Hay ciertos síntomas de este renacer, pero todavía queda mucho para que realmente pueblo tenga cierta iniciativa. Porque, la izquierda está desaparecida en combate.

Lo dicho por Lenin en 1913 en su artículo Marxismo y reformismo lo hemos podido comprobar plenamente en la práctica, lo estamos comprobando también actualmente:

El reformismo es una manera que la burguesía tiene de engañar a los obreros, que seguirán siendo esclavos asalariados, pese a algunas mejoras aisladas, mientras subsista el dominio del capital.

Cuando la burguesía liberal concede reformas con una mano, siempre las retira con la otra, las reduce a la nada o las utiliza para subyugar a los obreros, para dividirlos en grupos, para eternizar la esclavitud asalariada de los trabajadores.

Por eso el reformismo, incluso cuando es totalmente sincero, se transforma de hecho en un instrumento de la burguesía para corromper a los obreros y reducirlos a la impotencia. La experiencia de todos los países muestra que los obreros han salido burlados siempre que se han confiado a los reformistas.          

El único sistema capaz de garantizar de que la gobernanza de los pueblos, se realice con visión de interés general, es la democracia, llevada hasta sus últimas consecuencias.

Deberemos abandonar los sectarismos, los dogmatismos. Deberemos renunciar a la dicotomía izquierda derecha. Hay que desarrollar un proceso que termine en un gran acuerdo, de configuración de la participación ciudadana en la gobernanza, de influencia y decisión, en las políticas públicas. Debemos conseguir la implicación de todos los actores sociales. Solo así conseguiremos triunfar en la batalla contra el neoliberalismo.


Eulogio González Hernández
A pesar de que se abre nuevos espacios de libertad para la comunicación e informaciones alternativas con participación ciudadana, las grandes corporaciones mediáticas occidentales prevalentes siguen manteniendo el curso de los acontecimientos fuera de la realidad objetiva e incluso se permiten el lujo de dar datos falsos sobre la economía, empotrados en los centros de poder: políticos y económicos, tergiversan cifras macro-económicas de un plumazo, poniendo en evidencia la poca responsabilidad periodística-democrática, incluso el estado de derecho a informar verazmente con arreglo a los cánones oficiales.

De los acontecimientos surgidos en diferentes países como Venezuela, Ucrania, Libia, Siria, Irak, Israel y un largo etc. como consecuencia de la intervención de Washington en los asuntos internos de estos países soberanos y su famosa “guerra contra el terrorismo” que ha practicado durante toda su historia desde su nacimiento, estos medios vienen manipulando la información de forma torticera, fiel al poder imperial con la intención de crear opiniones favorables a estos gobiernos occidentales.

La poderosa cadena CNN, al servicio totalmente de los poderes de Washington, quizás sea el referente más llamativo y la guía práctica a seguir por otros medios audiovisuales. Encuadrar esta cadena por su comportamiento criminal a la hora de informar sobre los hechos acaecidos y el intento de ignorar la responsabilidad que conlleva el ocultar la realidad y manipularla con arreglo a los intereses norteamericanos para provocar comportamientos fuera de lo común, el mostrar archivos de acontecimientos pasados de diferentes lugares que nada tiene que ver con los sucesos desarrollados en determinados lugares, no es nada ético y en su momento podrá ser el fin de la cadena en cuestión.

Por poner unos ejemplos más claros y determinantes: provocar un conflicto en Venezuela, financiarlo con la ayuda de la CIA y emitir imágenes sobre protestas estudiantiles que ocurrieron en Chile, apoyar a grupos de ultraderecha y asesinos narcos a sueldo que quieren sembrar el caos y ejecutar un golpe de Estado en Venezuela, ¿cómo podríamos calificarlo? Si nos situamos ahora en Ucrania y emiten por la cadena protestas pacificas y no recogen la actuación de unos francotiradores que se dedican a disparar contra los manifestantes en Maidán causando más de un centenar de muertos y todo esto pagado por el Departamento de Estados Unidos y la colaboración especial de la vieja Europa, responsables de la carnicería practicadas por los neonazis y que se ha cobrado más de 4.000 victimas mortales y aumentan cada día. Suma y sigue… la guerra ilegal emprendida por los EEUU y una coalición antinatura contra Irak, basándose en supuestas pruebas falsas con un campo de tortura situado fuera de justicia norteamericana en un limbo ilegal; ahora se emprende otra guerra contra el estado islámico que ellos financiaron para derrocar al gobierno de Siria…y la guerra cibernética con drones que causan victimas civiles, estos medios de comunicación se han convertido en responsables del abuso criminal de los imperios EEUU, Canadá y UE. Otro conflicto callado por estos medios, que lleva más de medio siglo encallado, es el conflicto palestino Israelí donde la ultima ofensiva de Israel se ha cobrado más de 2000 muertos de civiles entre ellos niños y mujeres, una verdadera política de terror genocida, fuera de todo ámbito legal del que EEUU es el máximo responsable por el apoyo dado al Estado Sionista.

Mientras unos medios alteran la realidad, otros se dedican a demonizar a grupos políticos; el caso más concreto es el de España con “Podemos”, una critica destructiva que intenta introducir miedo a los españoles, calificándolos de demonios comunistas, incluso fascistas, participan en debates, donde constantemente son interrumpidos para que no se pueda exponer la programática del grupo en cuestión, de la critica al insulto es lo que va, todo en nombre de la sagrada democracia que nunca ha existido.


Juan Garcia Calero

¡Aviso a manifestantes!

Si los poderes políticos en España tenían el problema de los sindicatos, en poco tiempo conseguirán sus objetivos. Y es que cada vez son menos los movimientos sociales que se desencadenan en los espacios públicos, y no es precisamente porque los ciudadanos/as no necesiten salir a la calle a desahogarse después de los problemas sociales que afectan al conjunto de la población. Ahora el panorama ha cambiado, y lo que se solía llamar democracia está siendo una dictadura o toque de queda encubierta, porque las normas del juego han cambiado, y salir a la calle a exigir una serie de derechos que recoge la Constitución Española puede salir muy caro a los desobedientes, a aquellos que se atrevan a acogerse al derechos a la manifestación o a la huelga. Pues salir a la calle sin autorización puede suponer algo parecido a una hipoteca, pero en vez de comprar un pisito, sería como si de comprarse un chalet en La Moraleja se tratara. Ejemplo de ello sería congregarse en los espacios públicos tras una masacre que haya tenido lugar, como pudo ser el 11-M, que pueden oscilar hasta 600.000 €. También se acabaron las concentraciones cerca de edificios como el Congreso, porque la cuantía puede ser hasta 30.000 €. De manera que ahora salir a la calle se está convirtiendo en una encrucijada para los ciudadanos/as que estén indignados; lo mejor es no indignarse y dejarse llevar como los esclavos egipcios, trabajar y conformarte con lo que hay.

También a los sindicatos se le acabaron las huelgas generales, las concentraciones, los paros, etc. Porque recordarle a los “poderosos políticos” que existen derechos laborales puede ser motivo de pena privativa de libertad. Sin embargo, y está más que comprobado, que no merece la pena salir a la calle a exigir los derechos, ya sean laborales, sociales, sanitarios, etc. Lo mejor es pertenecer a una formación política, que te den una tarjeta a fondo perdido y te pegues todo el tiempo que puedas “quemando tarjeta”.

Lo que todavía me resulta más curioso es que los pobres desahuciados, los desempleados, los que no llegan a fin de mes, los que buscan en los cubos de la basura, los que ven en cada esquina las consecuencias de recortes y la austeridad, quienes ven el tiempo pasar por delante de sus vidas marcada por una crisis que no han tenido ninguna culpa. Y ante esa desesperación, indignación, prepotencia, etc., sólo tienen el derecho a ver, oír y callar, pues utilizar los espacios públicos para mostrar democráticamente sus lamentos puede ser muy perjudicial. Ante eso, muchos ciudadanos/as que ya no pueden más, deciden ridiculizarse y venderse por un precio lamentable al mejor postor, incluso muchos terminan por quitarse la vida ante la desesperante situación o cautiverio en el que viven. Deciden poner punto y fin de cita a la vergüenza, a no poder soportar las condiciones indignas ante el panorama social. Sin embargo, me resulta curioso cómo tras estos últimos escándalos de las tarjetas invisibles que tenían algunos señores tan calladito, éstos que exigían más mano de obra y dureza a la clase obrera (como si ellos no fueran de este mundo) y se permitían el beneplácito de salir en los medios de comunicación con aires de grandeza, no padecen tener crisis de ansiedad, ni vejación y vergüenza pública, tampoco ninguno de estos señores les dan por cometer el atroz acto que muchos pobres ciudadanos/as hicieron en su día de la forma más terrible, dejando atrás familiares, amigos, etc., porque no supieron aguantar más la situación de decepción con un sistema que les ha arrancado la vida tajantemente, por encontrarse entre la espada y la pared y no atinar con la ayuda necesaria, o porque nunca imaginaron que la vida pudiera ser tan cruel.

A todos/as ellos que ya no están con nosotros, les diremos que la justicia también les llegara a quienes formaron parte de esa soga.

Andrés López Pérez –Licenciado en Antropología Social y Cultural-


Andrés López Pérez

Galdós y los moscardones

Galdós describe así la situación de España en 1873 en el advenimiento de la primera república.

Año 1873, año de sarampión agudísimo del que salimos por la intensa vitalidad de esta vejancona robusta que llamamos España. La historia de aquel año es, como he dicho, selva o manigua tan enmarañada que es difícil abrir caminos en su densa vegetación. Es en parte luminosa, en parte siniestra y obscura, entretejida de malezas con las cuales lucha difícilmente el hacha del leñador. En lo alto, bandadas de cotorras y otras aves parleras aturden con su charla retórica; abajo, alimañas saltonas o reptantes, antropoides que suben y bajan por las ramas hostigándose unos a otros, sin que ninguno logre someter a los demás; millonadas de espléndidas mariposas, millonadas de zánganos zumbantes y molestos; rayos de sol que iluminan la fronda espesa, negros vapores que la sumergen en temerosa penumbra.

Esa es la misma situación que Podemos se encuentra actualmente. Entramos en una selva. Las cotorras no son un problema. Las gentes consentido común las rechaza y los que carecen de él no merecen el esfuerzo de convencerles.

Las alimañas, las experiencias históricas nos demuestran que siguen existiendo. Chile, Argentina... Pero no solo las de la violencia física, sino también la económica. Pero entiendo que aun siendo un enemigo poderosísimo la experiencia, y la torpeza de sus planteamientos facilitan la posibilidad de derrotarlos.

Me preocupan los moscardones. Esos que lo critican todo, pero nunca les veras empujando el carro. Ponen pegas a todo. Esto no ha sido suficientemente debatido, ante todo el consenso (que lo racional es intentarlo), esto tiene fallos.., aquel lo haría mejor. Criticaran quien y porque el carro ha caído al bache. Pero no empujaran para sacarlo. Individuos que tienden a agruparse, a trepar. Individuos con vocación de molestar. Unos de mala fe, otros por dogmatismo.

Hace falta democracia participación de todos, pero también eficacia. Si no puede que el barco se hunda, mientras estamos discutiendo si bajamos las lanchas, que quien las va a pilotar.

Localicemos a los moscardones y apartémoslos de nosotros, son tanto o más peligrosos que las alimañas.
Eilogio Gonzalez Hernandez

MURO DE LAMENTOS- TESTIGO DEL DOLOR

Cuando lo ví por primera vez, su estructura arquitectónica cumplió conmigo, la finalidad de quien lo diseño. Hacer que el hombre se sienta poco, o casi nada frente a sus lisas y altas paredes. Hacer que el sujeto transite por sus entrañas como en el laberinto kafkiano, sin saber por dónde salir, al punto que con el tiempo hubo que colocar señaladores que indican como ganar la calle en caso de una urgencia, porque si eso no ocurre y te extravías, eso es parte de lo deseado por quienes  así lo pensaron.

Pero ocurre que el edificio está en la historia, y como tal, sus paredes no solo oprimen por su volumen y altura, sino también, porque muy a pesar de pintores, y limpieza, dicen por sus poros el dolor y sufrimiento de quienes en la impotencia acuden dialécticamente a su dimensión para dejar plasmados en ella, una síntesis  popular y verdadera, de cuanto nos duelen los sucesos de este tiempo y lo poco que hemos aprehendido, a pesar de lo vivido.

Hoy lunes, mientras los folletos al interior  del edificio, con imprenta clara y colores al tono anuncian Wi Fi para todos, dentro del “palacio”, la calle Balcarce reza “LO SABIA A FRANCO CASCO LO MATO LA POLICIA”. Y se me  dio por recordar, que también esas paredes pidieron por las víctimas de la calle Salta, por los pibes de Villa Moreno, por la víctima de un linchamiento, por los caídos en diciembre de 2001 ¿alguien se acuerda de ellos, podría recitar sus nombres? También Sandra Cabrera, hizo puso su nombre en esa consigna popular que atraviesa los tiempos y que espantosamente y con recurrencia asume vigencia: LA MATO LA POLICIA.

En todos esos episodios siempre salieron por las escalinatas del palacio  voces pidiendo lo que el palacio ofrece pero en verdad no da: JUSTICIA.  Y es que mientras la policía “militarizada” educada en la dictadura y sostenida en democracia , siga regulando nuestras vidas con su siniestra presencia de perros dogos al acecho, nada podrá arrimarnos a la esencia de ese valor, que  da sentido a nuestras relaciones,  y nos quedaremos inertes frente a un edificio-dios con pie de barro que simbólicamente nos oprime y materialmente nos remite a la esencia de un número , modificable con un simple signo menos que se coloca por delante de nuestra existencia, por vía de una 9 mm de fabricación militar.

FRANCO CASCO, fuiste hombre para los demás por vía del alto costo de tu muerte. Hasta allí, un simple número en un contingente de olvidados de la tierra, por el que no vale ni siquiera un informe en tiempo de un funcionario que para ser tal, debió haber recitado la constitución, pero nunca entendido lo que significa un hombre.  Es tiempo de ganar la vida no con la muerte sino conquistando dignidad, reclamando derechos y creando un orden nuevo, sin explotados ni oprimidos, sin privilegiados y marginados, sin asesinos con uniforme ni indiferentes con diploma universitario, que jugo de tomate frio, en las venas deben tener.


Daniel Papalardo

¿Por qué sigue siendo nuestro país, un terreno abonado a la corrupción?

Porque existe poderosos intereses económicos que permiten que dichos políticos sigan en el poder, grandes empresas que se benefician de sus políticas, empresarios sin escrúpulos y ciudadanos que no somos capaces de defender lo nuestro, si ellos supiesen que solo les votaremos si limpian sus listas e impulsan medidas contundentes contra la corrupción, podríamos forzarles a combatir esta plaga y sus desastrosos efectos sobre la vida pública, la economía y el medio ambiente.

Hasta ahora, se han aprovechados del bipartidismo, estaban seguro de nuestros votos porque a no votar a uno de ellos estábamos potenciando al otro.

La dificultad para recuperar el dinero robado por las tramas de corrupción es de todo conocido y ha llevado a muchas familias a la ruina económica.

La limitación de medios a disposición de las fuerzas de seguridad, de los tribunales y de las autoridades anticorrupción, fruto de las políticas de los dos grandes partidos unida a la creación de nuevos instrumentos opacos para ocultar las ganancias ilícitas al calor de la globalización económica han hecho hasta ahora muy difícil recuperar el dinero robado.

Las investigaciones acaban diluyéndose, y los tribunales poco pueden hacer ante un condenado insolvente, tomemos como ejemplo, al cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa, cuya única propiedad es una motocicleta.

Podemos discurrir las leyes anticorrupción que queramos, que luego los diputados vendidos las vaciarán de contenido en el parlamento.

Por eso toda la campaña actual de lucha contra la corrupción no deja de ser mera propaganda, palabrería hueca.

Todo será en vano, mientras el verdadero poder no resida en el pueblo y por eso os animo a todos/as que ganemos nuestro futuro, apostando por otras formas de hacer y estar en política, apoyando a aquellos que den participación, voz y capacidad de decisión a los ciudadanos y condenen a todos los sinvergüenzas que han desangrado a una nación rica como la nuestra, unos con sus actuaciones y otros con sus interesados silencios.


Pedro José Narváez Benítez
más cartas...
Mensaje para cartas a Rebelión