Cartas a Rebelión
Cartas de la 11 a la 20 de un total de 814 cartas.


“Dilma, ¿Viste a alguien en el estadium con cara de pobre? No había nadie, ningún moreno. Era la parte bonita de la sociedad, que comió toda la vida y llegó al estadium para demostrar que la educación viene de la cuna”.

Con estas palabras el ex-presidente Ignacio “Lula” Da Silva, entró al ruedo del debate político en Brasil; un debate que sectores mediáticos y de la clase media alta han colocado en el plano de la grosería y de las ofensas contra la presidenta Dilma Rousseff.

En Brasil, como en otros países del continente, los sectores sociales y políticos que habían detentado el poder por muchos años están reaccionando de manera virulenta y clasista ante la inminencia del proceso electoral.

Desde diversos ámbitos se persigue ensuciarle el rostro a la gestión del PT al frente del gobierno. En el campo internacional han comenzado a resaltarse todos los defectos que Brasil puede tener. Ello desde una campaña mediática perfectamente orquestada desde los centros mundiales de comunicación controlados por intereses de los Estados Unidos.

¿Qué se pretende? Rebajar la percepción que de Brasil viene teniendo la opinión pública mundial ¿Con qué fin? Para reducir su presencia en el mundo y disminuir la importancia que ha tomado como país emergente.

También para golpear por lo bajo su condición de nación capaz de liderar en América del Sur un proceso de democracias avanzadas socialmente, todo lo cual resta capacidad estratégica al liderazgo de los Estados Unidos.

En realidad Brasil viene siendo portavoz de una posición que desplaza a los Estados Unidos, pero que no se dirige en su contra. No alienta posiciones hostiles contra la política del norte, pero sí gestiona posiciones de independencia frente a ella y su hegemonía.

Esto ha quedado en evidencia al momento en que ocurrió el golpe de estado contra Chávez, frente al cual el gobierno de Brasil mantuvo una posición de rechazo, apoyando los esfuerzos del gobierno venezolano por reestablecer la normalidad. Lo mismo ocurrió frente a los intentos por derrocar a Evo Morales en Bolivia y a Correa en Ecuador, así como la reacción ante el golpe contra Zelaya en Honduras.

La clase media alta en Brasil y los sectores propietarios de los medios de comunicación han decidido apostar fuerte en sus esfuerzos por derrotar al PT. Para ello están realizando claras manifestaciones clasistas que, probablemente, recibirán respuestas en el mismo sentido, tal y como ha venido ocurriendo en Venezuela y en Bolivia, sólo por poner dos ejemplos.

Lula ha lanzado una advertencia; el PT no se quedará de brazos cruzados ante una campaña de infamia.


Iván Gutiérrez

Si “Podemos” apoderarnos de una nueva Democracia representativa

Aspectos fundamentales de la jura de los nuevos Euro-Diputados en el Congreso de los Diputados, según las cánones Oficiales de épocas anteriores con una pequeña variación el nuevo grupo con más de un millón de votos en España, surgido del movimiento 15-M, “PODEMOS” con cinco Euro-Diputados por la formula y forma de hacer juramento, parece no gustarles a sus Señorías y simplemente dijo: "Sí, prometo acatar esta Constitución hasta que los ciudadanos de mi país la cambien para recuperar la soberanía y los derechos sociales", ha declarado Iglesias, que ha sido el eurodiputado que se ha llevado hoy la mayor atención mediática en el Congreso. 

Intentaré hacer un análisis objetivo sin caer en enfrentamientos ni demonizando a Pablo Iglesias, pregunto: ¿a que Constitución se refiere? ¿A la del 78? Porque si es afirmativo esa ya se la han cargado los mismos que la diseñaron a su antojo, por tanto considero más eficaz no jurar y resaltar la ausencia de la misma, incluso con los artículos modificados para adecuarse al neo-liberalismo salvaje que se está practicando en toda Europa con el perjuicio que causa en los países periféricos como en la misma España donde el desmantelamiento se ha efectuado de forma criminal.

Se supone que con esta postura que indico no hubiera tomado posesión del cargo de Eurodiputado, no lo hubieran permitido, pero hubiera provocado una protesta quizás a nivel Europeo, causando un precedente cuyas consecuencias son impredecibles, pudiendo alterar la norma-europea y desarrollo de un movimiento-revolucionario, pero bueno eso son suposiciones mías.

De todas formas bien-venido sea “PODEMOS” podemos cambiar este sistema de mierda y corrupción que se apoderado de la política y de los poderes del Estado-Español y que el Sr. Rajoy pretende cambiar todo para beneficiar a los poderes económicos, socorrer los bancos con dinero-publico de los ciudadanos y mercantilizar todo hasta la misma salud con lo último que se pretende privatizar RENFE, en vez de aflojar tuercas después del batacazo-electoral pretender seguir apretando las tuercas hasta que reviente y se lleve por delante al partido del gobierno (PP).

La alta abstención puede alimentar una rebelión-popular y esta misma una revolución y un Proceso Constituyente.

¡Poder popular, ya!


Juan Garcia Calero
Leyes a medida

Como respuesta a la crisis económica los gobiernos tanto del PP como del PSOE han aprobado leyes a medida de los mercados, representados por la Troika, para atraer de nuevo su atención. ¿Quién no es receptivo a una ley a medida? Cuando el presidente de Mercadona alabó la capacidad de sacrificio de los trabajadores chinos, obviando las condiciones de explotación, no estaba pidiendo sino una ley laboral a medida del empresario.

El caso es que “la democracia española” siempre se ha mostrado diligente cuando ha sido necesario elaborar leyes a medida de la clase empresarial, financiera y política surgida de la transición (y/o heredera del franquismo). 

Al hablar de una ley hecha a medida hay que hablar a su vez de la desigualdad que produce. Solo basta mirar a la calle para darse cuenta de las leyes hechas a medida del empresariado o la troika han producido un empobrecimiento de la población, ya sea por la vía del despido y los recortes a las familias necesitadas o la vía del trabajo precario y las consecuentes alarmas de impago de la hipoteca.

En el caso del estado español, a la desigualdad económica habría que añadir la desigualdad política. Si ya la ley que sanciona las injurias a la corona fue hecha a medida de los monarcas para blindarlos de la crítica y la curiosidad, la ley de abdicación que acaba de ser aprobada es una ley hecha a medida de la dinastía borbónica. Así, la desigualdad política se manifiesta desde el momento en que el poder y el estatus político se hereda, volviéndolo inaccesible al resto, curiosamente por segunda vez consecutiva. El Rey corona al nuevo Rey.

Queda claro que cuando hablamos de leyes a medida hay partes que gozan de impunidad en el trato con otras partes. La ley de desahucios es un buen ejemplo de ello. La ley es la ley y la policía llama a la puerta para devolverle el piso al banco, armados. Otro buen ejemplo no solo sería la ley de abdicación, hecha a medida de la dinastía (de una sola familia), sino la que va a regular la condición de Juan Carlos una vez deje de ser Rey.

Con la abdicación, y bajo el prisma de un vacío legal, Juan Carlos pasa de ser Rey y sin responsabilidad a ser una persona jurídicamente normal, igual ante la ley, por lo que podría estar sometido a querellas por vía ordinaria. En este sentido, se podría decir que la venidera ley “de aforamiento”, en la que ya están trabajando gobierno y principal partido de la oposición coge a una persona, la aparta del resto y la hace especial, por arte de magia: y esa persona es Juan Carlos. Será una ley con carácter unipersonal y exclusivo, sea cual sea la formula que tome.

De este modo, si entramos en el debate de si monarquía o republica con una ley unipersonal bajo el brazo y lo enfocamos bajo el principio de igualdad ante la ley propio de la democracia, hay evidente una distorsión en la monarquía española.

O si entramos en el debate de la historia, no se puede pasar por alto que lo que antes calificábamos como una curiosidad, es decir, el hecho de que la jefatura de estado se hereda por segunda vez de manera consecutiva en los últimos ciento doce años (el primero en dar el paso fue el caudillo, claro está, también especialista en leyes a medida), pasa a ser un hecho significativo. Tres generaciones se van a traspasar la jefatura de estado sin intervención del pueblo, lo cual, desde el punto de vista de los estándares democráticos resulta sospechoso.

¿Franquismo, juancarlismo y felipesextismo como comandante del próximo régimen? ¿Realmente debemos asumir un nuevo régimen cuando el devenir de los regímenes ha hecho escandalosas las desigualdades sociales, políticas y jurídicas?
Juan José Colomer Grau
El laberinto del candidato

La reciente participación del gobernador bonaerense, Daniel Scioli, en el Ciclo "Democracia y Desarrollo" convocada por el Grupo Clarín en el Malba, que contará con la presencia del mismísimo Héctor Magnetto, puso en tensión las fibras sensibles del FPV.

Resulta que la temática convocante no puede subsumir ni ocultar la dimensión simbólica que representó el hecho de que  Scioli se haga presente en medio de una fuerte presencia de la dirigencia empresaria y política opositora.

Podría sostenerse que la aceptación al convite de la jornada sobre “El nuevo agro argentino", insiste en querer reafirmar el peso político que contiene ser ungido por el CEO de Clarín. Toda una interpretación a contra pelo de la historicidad de la batalla cultural que atraviesa Argentina en su última década.

Legitimar ese entramado surgido del fraude y asentado con sangre, habilita la crítica y el reproche, para con quienes sostienen representar la continuidad del modelo nacional y popular. Indudablemente el pueblo no se hizo presente en el conclave del Malba, pese a que el eje articulador era la democracia. Tiene sentido, atento que las representaciones políticas allí reunidas sostiene un concepto de  democracia formal, desprovisto del ojo atento del pueblo, un sentido republicano que puede ser encolumnado en las corrientes del neoliberalismo.

Sin embargo, el reproche cede el escenario a un vocablo que condensa la suficiente energía como para intentar pensarlo: confusión. Confunde la presencia y abrazo de Scioli con Magnetto; confunde la carga legitimante que derramó su presencia; confunde el hecho de que su presencia no incomodara a todo el arco opositor; confunde la construcción de un discurso que gira en torno al diálogo con los adversarios, pero que jamás ejecuta una acción política coherente con el espacio al que dice pertenecer que lo enfrente con el poder real de Argentina. Un diálogo desde la tibieza contiene el gen de la resignación o la piel de cordero de un lobo liberal.

Por último deseo remarcar que el pragmatismo exhibido colisiona contra la búsqueda de consolidación de un Estado Social e instala la duda sobre si la usina desde la cual nacen estas acciones esta en la corriente ideológica que agasajó a los 90`s.


Mariano Massaro
Aparte de que lo que pueda contener de realidad el acontecimiento "narrado" en el artículo de El País, del 9 de junio, titulado “Las bases de Podemos se enfrentan a sus fundadores para exigir democracia interna”, que no desmiento completamente, ya que es cierto que se ha despertado cierto mal estar entre los Círculos Podemos de todo el estado, por la idea de las listas cerradas para elegir un grupo de 25 (ayer mismo por la noche lo hablamos en nuestra asamblea de Alava), opino lo siguiente:

Conocemos el estilo de El País, y de sobra sabemos de qué pie cojea, pues hemos leído mucho tiempo sus "noticias" de, por ejemplo, los países del ALBA, u otros poco tolerados por este medio. Casi siempre se basa en acontecimientos de menor relevancia (pues son los más abundantes, y su ansia no les permite esperar a un acontecimiento o problema realmente importante) a los cuales está esperando, agazapado, para disparar su politiquería barata previamente diseñada, para intentar conseguir cierto efecto.

De la misma manera, el artículo de referencia está claramente preparado, esperando a las más mínima oportunidad que pueda justificar su disparo. Es decir, no importa el hecho, puede ser cualquiera, para engancharlo.

Pero su efecto es menor, pues la credibilidad de este medio se encuentra muy erosionada entre la población a la que se suponía debería llegar. Lo que diga El País, y como lo diga, nos hace muy poco daño.

Creo que ahora el medio peligroso se puede llamar Público.

Cuando empiecen a aparecer noticias como ésta explicadas de esta forma, en este otro medio, entonces... empezaremos a sufrir bajas. Por eso debemos estar moralmente preparados, ...porque podrán llegar.

En cuanto al caso que nos atañe de los 25 de Podemos, es cierto que se está dando este problema... pero así es el camino.

Desde mi punto se podría haber evitado organizando el "circulo con los 25" directamente, con la justificación legítima de preparar el congreso que tendremos en octubre. Como suele ser habitual, lo perfecto conspira contra lo bueno.

David.

Circulo Podemos - Ahal Dugu Araba, Euskadi.
David Rodríguez
Baba real


Baba. Sólo hay baba. Mires a donde mires…baba; no importa lo que leas…baba; con independencia de a qué  medio te asomes…baba; que programa conectes…baba; qué periódico compres…baba.

Baba borbónica que rezuma adhesiones de generosa baba al monarca que abdica y al príncipe dispuesto a coronar su reinado de baba. Homenaje de baba empalagosa que procura surtidas majestades, aluviones de baba. Ley Sálica que apenas se menciona mientras se ensalza el virtuoso modernismo de la regia baba homologada.

Baba cuartelera, en uniforme de gala; baba de salón y escaparate, de mantilla y tricornio, de pasodoble y peineta. Derecho de la baba bastarda que reclama se acepte su apellido. Baba de la nobleza, baba “republicana” y de “hondas raíces” asegura un súbdito baboso a la par que declara la urgencia de investir la nueva y soberana baba. Baba de una transición congestionada de miedos y amenazas.

Baba en diferido, baba “unida y diversa” que pregona la baba que renuncia un siglo más tarde, como ya revelara “mosaico de colores” quien le precediera y designara rey de oro, de copas, de bastos  y de baba. Baba en blanco y en negro, cuentos y cuentas de baba, baba prevenida, baba improvisada, comisiones de baba, baba inmune e inviolable, baba reservada, baba retrospectiva, baba almibarada, baba torera, safari de baba, baba cardenalicia, verbenera baba, baba a cinco columnas, baba en el Cuatro, baba en el Cinco, baba en la Sexta, baba en todos los canales y tertulias, baba olímpica, baba española, baba por todas partes… ¡Mundial de baba! Baba Popular, Baba del Santander… BBaVA
Koldo Campos
El rapto fascista de Europa 

Comprobando el ascenso de la extrema derecha en Europa, una pregunta es obligada: ¿han vivido todos esos países en los que el ascenso es exponencial en una auténtica democracia? O, en otras palabras, ¿puede una auténtica democracia generar fascismos?, ¿pueden ciudadanos educados en formas y contenidos, prácticas, inequívocamente democráticas, interesarse siquiera por modos y maneras fascistas, insolidarias, xenófobas, homofóbicas, misóginas...etc.? La respuesta, creo, ha de ser que no, que de ninguna manera. Y, si así es, cómo podríamos calificar a los sistemas que, en buena parte de esta Europa decadente, nos han aproximado, una vez más, a la bestia parda.

No sé si podríamos ponerles nombre, lo que sí sé es que no puede ser demócrata quien contempla en el fascismo una salida, una solución de convivencia. El problema no es la mano que deposita ese voto en la urna, esa mano no es sino la consecuencia de una educación, de una familia, una escuela y una atmósfera creadas por una sociedad que alimenta nuestros más bajos instintos y que, en situaciones límite, extrae de nosotros lo peor que en nosotros ella misma ha depositado.

Por todo ello, nada bueno puede esperarse de sociedades que se dan todavía la monarquía como forma de Estado, que adoran imágenes o que son incapaces de desprenderse de la pulsión colonial. No hemos sido capaces de asimilar lo que la ciencia nos ha contado, no ya que no existen diferencias entre nosotros, sino que tampoco existen apenas entre nosotros y buena parte del resto del mundo animal. Incapaces de darnos cuenta de que hemos descarrilado, de que nos hemos salido del único lugar que nos acoge y nos hemos vuelto, además, contra él, caminamos hacia un desastre anunciado y sólo se nos educa en seguir caminando. No es democrática una sociedad que decide prescindir de todo aquello que pueda protegerla, no lo es tampoco ese culto a la muerte tan característico de cualquier fascismo.

Democracia es hoy pues el espacio revolucionario que nos toca conquistar. Hubo momentos en Europa que nos aproximaban a ese espacio, teorías que nos indicaban caminos a seguir, pero el precio que otros pagaron por esos experimentos, el precio que otros y otras, en otros lugares del planeta, tuvieron que pagar por nuestros logros fue, decididamente, inasumible y cruel.

La democracia no se cimenta sobre el crimen y mientras no entendamos eso no habremos entendido nada. Por todo ello, el emerger de los fascismos en Europa nos recuerda que muchos de nosotros y de nosotras aún creen, están plenamente convencidos de que su bienestar sólo es posible en el sufrimiento del otro, y de que no hay salida, en esta vieja tierra, al abrazo estéril del amo y del esclavo.


Juan Montero Gómez

El aniversario y la farsa

El 70 aniversario del desembarco de Normandía se celebró el día 6 de Junio, asistieron todos lo lideres políticos de Europa, Rusia y Estados Unidos, el presidente francés Hollande ejerció de anfitrión y recibió a los diferentes líderes mundiales en la playa de Riva-Bella unos de los principales puntos de la operación, para la ceremonia internacional y acto final de la jornada.

Entramos en una verdadera contradicción y en un olvido de la memoria histórica durante la 2ª guerra mundial y un total desprecio por las victimas que sucumbieron en manos de los nazis-alemanes, mezclados con italianos y españoles fieles a Hitler-Mussolini-Franco.

La contradicción principal es que se celebre este acto y se ayude a perpetrar un golpe de Estado en Kiev por nacionalistas nazis símbolo de la lucha en la 2ª guerra mundial contra la resistencia y las tropas de la URSS y que ahora están en el poder en Ucrania con el visto bueno de Europa y Estados Unidos además de su financiación, mientras este escenario de conmemoración se celebraba como un riguroso esperpento, las fuerzas del sector derecho con mercenarios y la OTAN estaban practicando un genocidio en toda regla contra las poblaciones rebeldes pro-rusas.

El rey del chocolate Petró Poroshenko, recién elegido presidente de Ucrania en unas elecciones ilegales por haber sido sustituido un presidente elegido democráticamente y que atenta contra la Constitución Ucraniana. De todas formas este acto de celebración es una farsa más de otras tantas, cuando se sabe que antes de la contienda se financió al partido Hitleriano por parte de EEUU y Reino Unido para después luchar contra ellos. Estos lideres mundiales que han permitido que se introduzca en parte de Europa el fascismo son escoria, la falta de ética y su criminal actuación requieren una respuesta contundente por parte de la ciudadanía.

¿Qué esperamos de unos lideres que se comportan así? ¿es que no vemos lo que está pasando en Europa? ¿dónde nos conducirá estos lideres de paja? ¿qué Europa quieren construir?

Todos los caminos nos conducen a los mismos infiernos, ya hemos recorrido parte de ellos, no podemos seguir aguantando, tenemos que reaccionar y cambiar las cosas desde las bases con reflexión y mucha unidad y sobre todo afrontar con valentía la lucha, si no nos llevarán al Matadero para ser sacrificados.

Parece ser que el diseño de las políticas que regirán el sistema-mundo propicia un fascismo que de hecho ya está instalado en la UE y EEUU y piensa continuar aboliendo todo atisbo de democracia; el mas interesado es el poder económico mundial para tener la preeminencia de épocas y tiempos anteriores con fin de doblegar a las clases trabajadoras, convirtiéndolas en los esclavos del siglo XXI, para así llevar el neo-liberalismo a cualquier rincón del planeta, esto con la complicidad de los partidos políticos sea de una tendencia o de otra, la iglesia católica-española juega un papel importante en el diseño de estas políticas, lo mismo que jugó en la guerra civil “el nacional catolicismo”. Nos hemos introducido en el fundamentalismo de los mercados y ellos dictaran la reglas a seguir.

Si no lo impedimos con la lucha revolucionaria todo seguirá a peor con a una posible 3ª guerra mundial que destruya todo lo que nos rodea incluido el planeta, ya de hecho casi la mitad de los ecosistemas están dañados, la Antártida ha sufrido un deshielo de dimensiones apreciable gracias al cambio climático. Bueno, es hora de terminar… seguiré en otra ocasión.

Por la unidad de lucha, por la clase trabajadora y por la revolución obrera!


Juan García Calero
EL REY PREABDICADOR
O sea, ¿qué clase de abdicación es ésta? El Rey resulta que abdica, pero, como el de la canción, sigue siendo el Rey, hasta que se proclame Rey al nuevo Felipe –¡con el felipismo que llevamos ya padecido en este país!–. Así pues, que yo me entere, ¿el Rey ha abdicado o ha preabdicado y sigue ahí? A ver si va a resultar que nuestro Rey es un preabdicador.
Porque, a ver, si el Rey hubiera muerto, ¿qué habría pasado? La Constitución dice que la Corona de España es “hereditaria”, y, aunque no lo expresa, se adquiere desde el fallecimiento del causante… En tal caso no hay previsto ningún período sin rey («¡el Rey sin espada, la tierra sin rey!», exclamaba Lanzarote en Excalibur...). Otra cosa es el rito de la coronación, o de la proclamación, como dice la Constitución. Pero ¿una tierra sin rey?, ¡jamás! ¿Cómo íbamos a vivir, dios mío, cómo? ¿Es acaso posible? Dicen que hay otros países menos afortunados que carecen de rey, pero apenas puedo imaginar sus indecibles penurias y sufrimientos, sobre todo en términos de anormalidad democrática y de inestabilidad institucional.
Porque, profundicemos un poco, no es posible premorir (en términos sucesorios el “premuerto” podría ser el Príncipe, no el Rey causante): o se muere o no se muere. Por tanto, tampoco se puede preabdicar. Se abdica o no, y punto. Porque, ¿ahora qué pasa? ¿Tenemos o no tenemos rey, eh, tenemos o no tenemos, que esto es un sinvivir? Yo creo que la cosa debería ser más clara: si abdicas, te quedas sin trono. ¡Ah, se siente! Y si no querías, pues no haberte precipitado. Haber esperado a que proclamaran a Felipe, ¿no? Por ejemplo, haber mandado que lo fueran preparando todo, y cuando ya estuviera la mesa puesta y el champán a punto, pues hala, a decir unas palabritas y a soltar la abdicación ésa. Y a encasquetarle la corona al Príncipe allí mismo, de sopetón. Así sí. Eso sí es abdicar como dios manda. Pero, hombre, eso de preabdicar está feo…
Sí, ya sé, ya sé. Se trataba de darle un tiempecito para ir haciéndose a la idea, que reinar no debe ser cosa fácil. Ahí todo el día reinando y eso. Pero hombre, él ya está entrenado, que lleva mucho tiempo principiando duramente. Y no deja de ser curioso que cuando deje de principiar se convertirá en un rey principiante… Si es que todo esto es un lío. Ya se dice por ahí que esto de ser monarca es de lo más difícil y que no todo el mundo vale. Casualmente solo vale el que ya sea príncipe de antes, lo que significa que lo difícil debe ser eso de llegar a príncipe. Si antes no eres príncipe es que no estás preparado. Y es que, en efecto, pre parado, el Príncipe, sí estaba. Nunca ha llegado a parado a secas, aunque prácticamente se dedicaba a lo mismo…
Me está quedando esto con demasiados "pre". Pero aún cabe otro: ¿es ahora el Príncipe un pre Rey por la preabdicación de su padre?

Juan Terol
Si fuera española votaría "Podemos"

Desde que observé con cuidado la reacción en estos últimos años de los españoles respecto a su estructura política en crisis, en seguida me di cuenta que –a mi percepción- son electores que protestan, reclaman y se indignan en redes sociales o en pequeños círculos sociales, pero que al final de la jornada, su voz no logra acallar ni al vecino de al lado.

Con tanto índice de desempleo, con 6.000.000 de parados, era imprescindible que un movimiento se levante y empiece a despertar conciencias inmóviles inactivas y contemplativas, ése movimiento que está logrando con poco tiempo -y eso ya demuestra la urgente necesidad de cambio que tienen la mayoría de los ibéricos- entrar a las más escépticas conciencias y plantearse que es vital un despertar a la realidad y a lograr construir un cambio medular en la percepción política de España.

Ahí como mago de cuentos, aparece esta agrupación que, aunque la frase suene un poco prefabricada, le da frescura, juventud y esperanza a la realidad política actual española; y es que PODEMOS en su arte, está adoptando a esos ciudadanos que andaban como almas en pena, esperando una redención que jamás llega; y esta adopción tiene más conquista en la sociedad joven, esta sociedad que decide apriorísticamente desconocer lo dicho o hecho por aquella casta que no hace más que plantear estructuras políticas circenses, desviando con su acción a la más incómoda indiferencia.

Esta sociedad joven ávida de oportunidades, de medios medianamente dignos para sus aspiraciones, está tomando nota de la nueva agrupación política, que, -a mi humilde juicio- ha logrado despertar conciencias y una nueva esperanza, con sentido social, metiéndose a cuestiones irrefutables, como la permanencia en el seno político, en los salarios de los parlamentarios, en los dineros del gasto público, en el derecho de decidir democráticamente de catalanes y vascos, cuestionar la monarquía, logrando remover asuntos que hoy por hoy se tienen por premisas incuestionables e inamovibles.

Ahora bien, dejando de lado los apasionamientos, está claro que a PODEMOS le espera una larga caminata, y que conforme sea su compromiso, más duro será su viaje, que habrán más perros ladrando que laureles; pero que es innegable que a día de hoy, lo verdaderamente aplaudible es que PODEMOS ha dado a España una tangible posibilidad de cambio positivo, sólido y permanente, que ya venía necesitándolo.



Fabiola Vásquez Doria Medina

REPUBLICA Y PROCESO CONSTITUYENTE

¿Republica o Monarquía? La España monárquica durante la transición lleva haciendo aguas desde sus inicios, pretender imponernos desde el Poder Central la sucesión de la corona sin contar con la ciudadanía suena a poco democrático, habrá que plantearse si la verdadera democracia ha existido en este país desde que cayó el dictador o si existe realmente a nivel mundial.

Pero de todas formas el debate-político está servido en España entre varios sectores: los Monárquicos, los enajenados que temen un cambio y los republicanos que somos una mayoría que se sentía y se sienten traicionados con la transición-española donde los partidos socialistas-comunistas y los otros decidieron imponer la corona y una Constitución hecha a la medida de los poderosos y olvidando la memoria-histórica. Una Constitución que no se cumple en la mayoría del articulado y que por la puesta falsa se han modificado artículos por conveniencias sin contar con consenso de los ciudadanos y ciudadanas de este país, una Constitución que se la han cargado los mismos que la diseñaron, el equilibrio que tenía antes, ahora ya no lo tiene ni se puede recuperar, está finiquitada.

Este es el momento adecuado para abrir un proceso Constituyente que haga participe al pueblo-soberano, protagonista de los cambios-sociales-económicos-políticos que deben regir los destinos de la mayoría social de España.

POR LA III REPUBLICA, PODER POPULAR.


Juan García Calero
Sobre el heredero de Franco dimitido 

Ante tanto debate no debemos olvidar que en la Constitución de 1978 no se nos permitió decidir sobre monarquía o república, la única opción que tuvimos es la de abstenernos.

Franco no nombró al descendiente borbónico D. Juan, que no era de su confianza, rompió la cadena dinástica, nombró a su hijo que ya le había amaestrado en los principios del movimiento, lo hemos podido ver en TV cuando juraba defenderlos al ser nombrado sucesor de Franco.

No fue una transición democrática, fue la transición de la forma de dominio dictatorial franquista a la dictatorial monárquica capitalista, donde el pueblo alienado delega su responsabilidad política en la llamada clase política, que como sabemos está subvencionada por la gran oligarquía financiera y monopolista. Juan Carlos se beneficiará mientras viva de alguna especial puerta giratoria. La primera transición y esta segunda son transiciones controladas por la clase social en el poder, pero de hecho son dictaduras para la mayoría social trabajadora y clase media que se ve abocada al cierre de sus pequeños negocios. Hoy, salvo Podemos, admiten que vivimos en un Estado de Derecho, aunque alguno como IU apueste por la república que no adjetiva si debe ser popular o capitalista.

Conviene recordar que en aquellos tiempos la organización que tenía más fuerza en los sectores populares era el PCE (CC.OO, Movimiento Vecinal, Estudiantil, Intelectual, etc.). La propia “Espe”, en TV, reconoce que el traidor Santiago Carrillo fue un hombre clave en el proceso de transición. De Carnicero de Paracuellos pasó a ser abrazado por el rey dimitido.


Malime

LA MILITANCIA REPUBLICANA DEL PSOE

Ha llegado el momento idóneo para que el PSOE recupere su identidad.

La configuración de un Estado Español republicano, federal y laico vuelve a estar en la vanguardia de las reivindicaciones de la ciudadanía, los militantes del PSOE exigen a sus diputados que el Partido Socialista recupere su naturaleza de partido republicano, pues sin la premisa de la elección libre y democrática de todos y cada uno de los cargos representativos del Estado, además de contradecir el ideal de igualdad, nunca podrá desarrollarse plenamente el sistema democrático, y por tanto, quedará incompleta la soberanía popular.

Es el momento de cambiar España y dar voz a la ciudadanía para conseguir un cambio constitucional que construya un nuevo futuro, pero para ello tanto es preciso que el PSOE vote en contra de la Ley Orgánica en el Congreso de los Diputados.

No basta con hablar de primarias, ni congresos, es preciso que los diputados/as del PSOE demuestre su respeto hacia el pueblo español y no pueden ni deben perder esta gran oportunidad, en caso negativo recibirán un golpe en las urnas que dinamitaran el partido y que lo dejaran en una situación meramente testimonial.

La Jefatura del Estado debe ser elegida libremente y en democracia por todos los, para que todos los españoles, aprovechando esta ocasión histórica, para que puedan optar entre el actual modelo de monarquía parlamentaría o por la república, convocándose a todos los españoles/as a un referéndum.

El Partido Socialista Obrero Español si realmente quiere recuperar la confianza de la ciudadanía debe colaborar con los partidos políticos de izquierdas y con las asociaciones y plataformas que buscan dichos objetivos.

La plena ciudadanía española exige aplicar el derecho a decidir la forma de Estado bajo el que queremos vivir. El déficit democrático que se arrastra desde la transición en los que no se convocó ese necesario referéndum ha de ser superado en la actualidad.


Pedro José Narváez Benítez

Referéndum y República: la clave está en la calle


El poder se ha enrocado en España para defender mejor sus privilegios y pasar al ataque directamente. La figura simbólica de Juan Carlos de Borbón ya no servía para cortar la hemorragia de votos de la menguante coalición sistémica representada por las fuerzas conjuntas del PP y el PSOE. 

La transición encarnada en la persona del rey salido del franquismo se ha venido abajo, lo cual no quiere decir que la tercera república esté en marcha por el horizonte inmediato. La decisión real de retirarse ha sido meditada con tino para provocar una sucesión rápida que sortee la crisis institucional con un nuevo rostro mediático con el que se pretende tapar el ruido de fondo de las movilizaciones crecientes y el malestar político y social del pueblo llano.

La repentina abdicación es la solución de imagen que han urdido el PP y el PSOE al dictado de las elites empresariales y multinacionales para salvar la cara y remontar la crisis del modo más eficaz posible. No había otras salidas. Los recortes neoliberales aún no han terminado y el sufrimiento social aún no ha alcanzado su cota de elevación máxima.

Algo había que hacer para revertir la situación descrita, máxime después de una pérdida tan colosal de 5 millones de sufragios que han volado democráticamente de las alforjas del bipartidismo. Hoy, PP y PSOE solo representan al 25 por ciento del censo electoral y la monarquía suspende en todas las encuestas.

Todo está sucediendo en la calle y debiera seguir aconteciendo en ella de forma masiva y pacífica. La salida en tromba en los medios de comunicación de todos los políticos eméritos y en activo de PP y PSOE para loar y cantar alabanzas de la monarquía viene a indicar bien a las claras que la situación política es verdaderamente crítica para ellos. El sistema zozobra y sus prebendas millonarias están en entredicho. Tienen que defender sus posiciones elitistas como sea.

La nota dominante del esfuerzo propagandístico de las elites roza la memez e imbecilidad supina para que los iconos públicos del monarca cesante y de su cachorro aspirante al trono salgan reforzados en este crucial momento histórico. Pero todo está calculado y bien pensado con antelación. Han de inundar el ruedo público de mensajes fáciles de digerir para contrarrestar la capacidad crítica de las gentes del pueblo. Mensajes sencillos laudatorios y machaconamente repetidos: ahí radica el secreto de la publicidad masiva.

Se enrocan en la Constitución porque saben que un referéndum limpio, claro y conciso podría clausurar la monarquía emanada de los designios del dictador Franco. Un plebiscito mayoritario a favor del modelo republicano restauraría la legitimidad interrumpida por el golpe de Estado fascista y la guerra civil y daría cauce a una reestructuración a fondo de los aparatos estatales y públicos.

Ni PP ni PSOE darán su brazo a torcer en la cuestión del referéndum. En juego está su propio poder y supervivencia, aunque el PSOE tal vez saldría más dañado de este proceso actual al tener unas bases históricas de evidente raíz republicana que han tenido que tragar carros y carretas ideológicas desde Suresnes hasta hoy mismo.

El PSOE puede quebrarse el espinazo en esta sucesión monárquica y quedar relegado a un plano secundario en el plano político. El PP arrostra menos riesgos ya que sigue siendo el referente casi único de la toda la derecha.

La monarquía es el límite que impuso la oligarquía para restaurar la democracia en España. Si ese tótem cae, se precipitará también una forma de hacer y entender la política.

Los argumentos de los monárquicos son de una estulticia aplastante. El rey es dios y ha estado en todas partes alentando la democracia en España. La monarquía da estabilidad, sobre todo a los empresarios y a las clases propietarias. Y la corona ya se votó en la vigente Constitución como modelo de Estado. Todas ellas son falacias fácilmente desmontables con sólidos argumentos racionales, pero el ambiente emocional en el que se vocean con insistencia no dejará lugar a un debate sereno y razonado. Eso es lo que pretenden el PP, el PSOE y el poder financiero que les da cobertura.

Solo queda a calle. Hacer que la opinión pública se exprese de forma contundente y continuada para intentar oponerse a las directrices del poder establecido.

En los próximos días asistiremos a una carrera vertiginosa de relevos institucionales para asentar la sucesión como un hecho irrefutable, legítimo e irreversible. Con los hechos consumados se quiere poner sordina a las manifestaciones favorables a un referéndum consultivo en el que se opte democráticamente por un sistema monárquico o por un modelo republicano. Todo el proceso ya ha sido consensuado de espaldas al pueblo por el PP y el PSOE. Lo que ahora se pretende es acortar los tiempos a la mínima expresión y que el clamor popular se venga abajo paulatinamente.

No sería extraño tampoco, si ello fuera necesario, que se oyeran tímidos y estratégicos ruidos de sable para poner la gota de miedo suficiente que paralizara muchas iniciativas ciudadanas pro-República. La iglesia católica es otro bastión ideológico que puede pronunciarse en cualquier momento. Sus llamamientos y homilías siguen calando hondo en parte muy significativa de la gente común.

De momento se han posicionado por la convocatoria de un referéndum IU, Podemos, Equo, las izquierdas autóctonas de las comunidades autónomas y la mayoría de formaciones nacionalistas tradicionales. Y CC.OO., no lo olvidemos tampoco. Bajo todas esas siglas o nomenclaturas políticas y sindicales hay millones de ciudadanos y trabajadores.

Con todo lo dicho, el referéndum y la instauración de una hipotética tercera república se ganará en la calle o nadie lo verá a corto plazo. Este fin de semana será vital para conocer si el empuje ciudadano es capaz de aunar voluntades mayoritarias públicamente. Unir fuerzas por una manifestación multitudinaria debería ser el objetivo prioritario ahora mismo.
Armando B. Ginés
El Mundial de Fútbol es una cloaca neoliberal. Apoyarlo es ser cómplice de la corrupción 

Tras la pantalla del Mundial y del falso deporte se esconde un modelo social que reúne élites, discriminación, consumismo, poder económico y machismo.

La prostitución, por ejemplo forma parte necesaria de este Mundial 2014 colmado de inmundo mercantilismo. Comprar y vender cuerpos, de eso se trata. Traficar jugadores, disfrazados de deportistas, es una buena ocasión también para la oferta y la demanda de sexo: cuerpos de mujeres y varones como mercancía de alta atracción y consumo garantizado.

Brasil, país anfitrión, es la excusa mediante la cual la banda mafiosa de la FIFA, una vez más, trata de legitimar su inmensa actividad criminal. Durante unos días, las monedas que genere la prostitución, servirán para que estas miserables víctimas del desalmado neo liberalismo, vivan la ilusión de algún cambio.

Habrá unos pocos días de carnaval de excepción, de falsas y estúpidas gargantas nacionalistas, de jugadores tan millonarios como semianalfabetos y caprichosos, de medios de comunicación escondiendo a diario la basura; en fin, unos pocos días de rapiñadores, de lavadores de dinero, de dirigentes serviles y corruptos, de narcotraficantes, todos ellos apoltronados en ubicaciones de 800 dólares durante el día que manosearán niñas y niños durante la noche.

Pasada la fiesta, antes que se disipen los vahos de toda esta inmundicia, todo será casi como antes. Casi, porque ahora, los pobres y excluidos de Brasil, deberán hacerse cargo de pagar con dolor y muerte, 12 mil millones de dólares más... Mientras esos ridículos monstruos de cemento, construidos sobre miles de cadáveres, esos modernos coliseos romanos, comienzan a resquebrajarse..



Jorge Tobías Colombo
Les preocupa la gente que quema contenedores y no las personas que buscan comida en ellos. ¿Acaso eso no es violencia?
No solo se trata de acabar con el bipartidismo como mucha gente piensa, sin duda eso es lo menos preocupante, hay que ir mucho más allá, lo primero debería ser desmantelar el teatro que tenemos por gobierno, acabar con un partido que más que popular tiene ideales fascistas y desenmascarar un partido socialista que hace cualquier cosa menos practicar el socialismo. Un gobierno que está ahí gra cias a nosotros y para el que no somos un prioridad sino algo secundario, un gobierno del que solo obtenemos indiferencia ante las desigualdades, y golpes por manifestarnos ante las injusticias. Y el problema no es solo en este país, ni mucho menos, sino prácticamente a nivel mundial. Pero ahora no os quejéis, aunque al fin y al cabo solo sabemos hacer eso, quejarnos sin más; todos y cada uno de nosotros tenemos la culpa, y es que a la hora de la verdad evitamos la reconstrucción de una sociedad en la que todo tiene un precio económico.
Crearon una economía basada en una deuda que tan solo nos convierte en esclavos del sistema. Convirtieron los países más débiles en vertederos, se hicieron partidarios de la explotación de trabajadores con el único fin de mantener con vida el capitalismo que asfixia este jodido planeta. Inventaron mil formas de acabar con todo aquel que se atrevió a remover en las conciencias y movilizar a las masas, de terminar con cualquier amenaza al poder, y acabaron con todo el que les escupió en la cara más verdades de la cuenta. Crearon un sistema penitenciario en el que los ricos podía inmunizarse, el dinero es Dios, si pagas eres libre. Se autoregalaron nuestro futuro mientras nosotros... qué hacíamos nosotros? GASTÁBAMOS, qué vamos a hacer si no; y es que giramos en torno al valor que le damos nosotros mismos a las cosas, le pusimos un precio a todo, se encargaron de que estuviésemos ocupados en comprar y a eso lo llamaron progreso, QUÉ PROGRESO? Eso a lo que llamamos progreso nos ha dejado en la indigencia. Debemos acabar con ese sentimiento capitalista que nos lleva de cabeza a comprar con dinero una felicidad que ya de por sí es una utopía, y que además viene jodida de fábrica. Debemos acabar de una puta vez con el pensamiento hipócrita de que se puede salir miseria a la que nos dirigimos sin llevar a cabo una movilización masiva para lograr el cambio radical que necesitamos. Pero al parecer hoy en día se han perdido los valores, el respeto, la unión, la condición de igualdad de todos los seres humanos, y es que por triste que suene nuestros corazones están tan podridos que "no nos importa la mierda mientras no nos salpique"; ¿dónde han quedado esos ideales socialistas de solidaridad? ¿aún queda alguien que se ofrezca a ayudar al prójimo sin esperar nada a cambio?
Hemos olvidado los sueños y mientras tanto la codicia ha contaminado nuestras almas. Hemos convertido la libertad en una resignación y el desastre en rutina, y así nos va, sometiéndonos y esclavizando a las generaciones que vienen, sin ninguna esperanza de cambio ante un futuro tan negro como impredecible.
Este barco se nos hunde, y mientras lo hace nosotros seguiremos sin rumbo, a la deriva, hasta que comprendamos de una vez por todas de que ese cambio que en el fondo todos anhelamos se encuentra únicamente en cada uno de nosotros, unidos por un motivo, acabar con la condición de marionetas que se nos ha impuesto, esos hilos invisibles que nos atan desde arriba, y quitarnos esa venda que nos pusieron en los ojos. Hasta entonces estamos perdidos.
Esteban Mira Puebla
Alrededor del folleto Los desafíos de una transición histórica
La transición automática

Los comentarios que se hacen en el artículo de Daniel Cadabón Sobre el concepto de transición en el “Partido Obrero”, publicado en Rebelión el 31.5.14, tienen un grado de abstracción muy pronunciado. Es difícil entender su significado concreto para alguien que no conozca la fraseología del Partido Obrero, e incluso resulta dificultosa su comprensión para los verdaderos socialistas. Hacia el final del texto se percibe que, por lo menos en parte, se refiere críticamente al concepto de “etapa” del stalinismo, en este caso el PC argentino, aunque apenas lo nombra específicamente. Obviamente se refiere a la posición en Rusia, originalmente menchevique, de que en 1917 se transcurría por una etapa de revolución burguesa y por lo tanto la revolución proletaria debería esperar a que esa etapa culminara. Posteriormente esta ideología “etapista”¨fue adoptada por el stanilismo internacional. Trotsky, por ejemplo, critica esta política etapista en su libro Stalin, el gran organizador de derrotas, refiriéndose a la traición del stalinismo a la revolución china de la década del `20. Pero esta política stalinista se ha aplicado y se sigue aplicando en todo el planeta como fue, entre muchos otros, el caso de la revolución española que culminó con la guerra civil de 1936-39.

En el artículo se acusa a todos aquellos que, en más o en menos, se quedan en esta etapa burguesa y no ven que se está produciendo una transición. A esto parece referirse cuando reduce apenas su nivel de abstracción y dice: para que estudien la transición política, considerada desde el punto de vista metodológico como opuesta a la ‘reafirmación de la constancia’ sostenida por otros partidos de la izquierda y la centro izquierda. Este polémico concepto de “reafirmación de la constancia” debe ser entendido como el sentimiento intelectual que, ganado por la inercia de los hechos y la repetición de las etapas, sostiene el carácter permanente de lo dado (inmutabilidad de la situación) y no como sinónimo de fortaleza de principios o firmeza en las convicciones.”

Más allá de esta crítica al “etapismo”, lo que interesa observar en este artículo, es que plantea que existe una transición política, caracterización que ya de por sí habilita un pormenorizado análisis acerca de qué se entiende por transición política. Pero además, implícitamente, describe esta transición como algo automático, algo que sucede ante los ojos de los militantes del PO y de los militantes de otras organizaciones de izquierda; a estos últimos critica diciendo que se niegan a percibirla y apreciarla en todo su contenido dialéctico. En ningún momento se afirma que esta transición es producto de la lucha de clases, o el rol que ha tenido el Partido Obrero en su desarrollo sino, simplemente, aparece como algo que sucede y que hay que analizar dialécticamente. Lo único que se puede citar que dice sobre este rol es: Aplicar con rigor el método marxista a la investigación de las transiciones en sus diferentes aspectos (subjetivos y objetivos) tiene la función de potenciar todos los fundamentos estratégicos de la acción de un partido obrero que, en definitiva, interviene cotidianamente para que el proceso que emerge se desenvuelva en un sentido revolucionario.” Pero no dice en qué ha consistido y consiste esa “acción” que supuestamente estimula el desarrollo del “sentido” revolucionario de este proceso.

Todo se reduce a una mezcla incongruente de hechos reales y supuestos y de conceptos mal fundamentados, al decir que “Los K, menemistas devenidos en montoneros nacionales y populares, hoy deambulan por el mundo entregando el petróleo a Chevrón, negociando con el FMI, el Club de París y entregando la soberanía de la negociación de la deuda con los fondos buitres a la Corte suprema de EEUU.” Y más adelante remata: [el peronismo] “…marca su degradación completa como representante de la aspiraciones de las masas.”

Frente a esto menciona que: “Altamira insiste en que los trabajadores deben “saltar el cerco” desde el movimiento “peronismo nacional y popular” a la izquierda.” Izquierda que más adelante define como “revolucionaria”: “Es en la intersección de todos estos elementos donde la izquierda revolucionaria debe hablar “desde la claridad”.

Resumiendo: los trabajadores deben “saltar el cerco” del kirchnerismo a la izquierda (“revolucionaria”). Según este artículo fracasa[1] el kirchnerismo y la izquierda “revolucionaria” (fundamentalmente el PO) está ahí esperando “el salto” hacia su organización. El sólo hecho de que (supuestamente) el PO sea “revolucionario socialista” es suficiente para que los trabajadores “salten” hacia él al “fracasar” el kirchnerismo. Todo vestigio de marxismo ha desaparecido para siempre. Parafraseando el final de La casa Usher de E. A. Poe: “desapareció para siempre en el pantano”.

La política, si puede llamarse así[2], del PO, se reduce a la lucha sindical, a la participación en las elecciones integrando el FIT y a la actividad parlamentaria resultante, en la que se ha limitado a prometer continuar el impulso de reivindicaciones sindicales; por lo tanto las actividades parlamentaria y extraparlamentaria no pueden considerarse propiamente políticas en el sentido revolucionario, sino política reformista, “economista” en los términos del Qué hacer de Lenin, dado que la lucha sindical por sí sola no puede elevarse a lucha revolucionaria porque “el marco es demasiado estrecho”, en palabras de Lenin.

Un partido verdaderamente socialista debe dar todos los días la lucha política. ¿Cuál es la lucha política que realiza el PO?

La elevación de la conciencia revolucionaria del proletariado no parece ser una tarea del PO, salvo que a esta  conciencia se la pudiera desarrollar solamente en base a la lucha económica, sindical, y al “fracaso” del kirchnerismo. El PO no realiza ninguna tarea para elevar esa conciencia (y de hecho, sí para confundirla y retrasarla), no explica adecuadamente la crisis mundial ni sus consecuencias locales, no analiza la disputa entre los distintos sectores burgueses, ignora la acción destituyente del capital concentrado, no dice por qué razón si el kirchnerismo es defensor de este capital concentrado, a su vez sufre su ofensiva destituyente, no menciona en ningún momento qué acuerdos de lucha hay que hacer con los sectores de la pequeña burguesía e incluso de la burguesía, coyunturales y episódicos, pero imprescindibles para “que el proceso que emerge se desenvuelva en un sentido revolucionario”, etc., etc.

Todo se da sin lucha interburguesa, sin lucha de clases (excepto la sindical y la sindical-parlamentaria), debido al “fracaso” del kirchnerismo los trabajadores deben “saltar el cerco” hacia el PO. Y deben hacerlo sin la “ayuda desde afuera” que Lenin afirmaba como imprescindible en el Qué hacer. Obviamente, Lenin nunca habría planteado que el PO es un partido revolucionario socialista dado que éste es de un reformismo históricamente consolidado.

A confesión de parte relevo de pruebas, dado que en el artículo se visualiza la “transición” como un proceso automático, sin que tenga nada que ver la política de un partido (supuestamente) revolucionario socialista, suponiendo que con su sola existencia genera un imán al cual deben “saltar los trabajadores”, queda claro que el PO no lleva adelante una política revolucionaria, no lleva adelante la ayuda desde afuera al proletariado.



Carlos A. Larriera

CSA Can Vies Vs Oligarquía

En nombre de la cultura se han cometido grandes atrocidades a lo largo de la historia y, a día de hoy, seres atroces de la élite intelectual las siguen promoviendo con sus artículos, redes y ruedas de prensa. Escritores y vividores que se han codeado con la burguesía durante décadas, ahora se limitan a criticar, sin argumentos, la opinión del pueblo a través de distintos medios. Tal vez sea porque les aceche cierto temor a una pérdida de bonanza, tal vez porque sus ojos estén abiertos hacia no ver, tal vez porque sus valores no sean tan culturales, en el sentido estricto de la palabra cultura. Y es ahí cuando nos topamos con los nacionalismos, excluyentes, que radicalizan a ciertos individuos. Es fácil inventar una serie de falacias sobre algo que no es de su agrado, sobre algo que puede hacer tambalear la base de sus privilegios, e igual de fácil es ensalzar un nacionalismo cualquiera.

Un individuo vive en un lugar y se relaciona con otra serie de personas, crea sus relaciones sociales y sus identidades. Pero hay una diferencia entre una sociedad excluyente y una sociedad que no lo es. Cualquier persona es agente de cultura, puesto que la cultura no proviene de uno mismo, sino de su acción con el resto de la sociedad. Desacreditar como han hecho numerosos personajes públicos, vinculados con cierto sector acomodado o burgués, a diversas revueltas, movimientos populares o colectivos libertarios, omitiendo el sentir del pueblo llano o desluciéndolo mediante necias bromas y exuberante falta de seriedad, o a través de artículos deleznables, es un ataque directo a la dignidad de grupos sociales ajenos a ellos.

Yo, como persona libre, respeto cualquier nacionalismo, español, catalán o finlandés, aunque no comparta sus ideas, y les pido el mismo respeto hacia las convicciones del pueblo llano, cuya única patria verdadera es la de sobrevivir cada día. Personalmente opino que una nacionalidad basada en ensalzar iconos, como un toro o una barretina, carece de sentido, porque la verdadera identidad que necesitamos es la de la clase social, los de arriba y los de abajo, y creo que esas barreras son las que se deben eliminar realmente. Puedo llegar a afirmar que me siento vinculado a las costumbres de Catalunya y a las de España, pero me siento más identificado con un chino o un australiano de clase trabajadora que con cualquier representante de la burguesía española o catalana.

Los nacionalismos son la cuna del fascismo, intentan convencernos de que al defender unas espardenyas o una montera, nuestra sociedad va a convertirse en más justa y fructífera, de que el resto de costumbres son nocivas y de que su sociedad es tan perfecta y armoniosa que  aquellos que provocan cualquier protesta, solamente pueden provenir de más allá de sus fronteras. Pero lo único que busca una política nacionalista en cualquier época es mantener los privilegios de quienes ostentan el poder y de intelectuales sin escrúpulos que buscan al mejor postor para mantener su estatus, el mismo que algunos han mantenido gracias a su pujolismo, zapaterismo, marianismo, botinismo o blackrockismo.

La contracultura que promueve Can Vies y otros CSA, así como otros sindicatos y colectivos libres, tienen una palabra que no convence a esta clase privilegiada, la palabra autogestión, porque el control del enchufe y la promoción de su propia clase pasa por este dominio de la gestión oligárquica, como en otros Centros de Gestión Municipal se comprueba constantemente, y les provoca náuseas que esta gestión provenga del pueblo llano de una manera justa, participativa y asamblearia

Durante estos días vividos con la revuelta de los vecinos de Can Vies, o con la iniciativa vivida en Gamonal hace unos meses, los privilegiados, aquellos que se benefician del sistema oligarca, han mostrado sus patitas desde detrás de la puerta y más tarde sus colmillos a través de la red y los medios a los que están vinculados, posicionándose a favor de la injusticia social, de la diferencia de clases y del mantenimiento de sus concesiones institucionalizadas. Nos han intentado convencer de esta forma con supuestas ideas conspirativas relacionadas con la protesta, desde que los insumisos provenían del resto de España, pasando por que eran grupos de extranjeros entrenados como terroristas islámicos o etarras, hasta afirmar que eran delincuentes que ya habían sido juzgados por grandes crímenes, o sea por protestar. También he leído estos días ciertos revisionismos históricos de índole fascista que no sé si me provocan miedo o lástima, revisionismos como el de intentar comparar al movimiento libertario con el falangismo nacionalista. Pero es que a la clase social que tiene privilegios gracias a la explotación y sumisión del pueblo llano, poco le importa la verdad frente a sus valores oligárquicos.

Por suerte o por desgracia, la represión económica y social, siempre ofrece el mismo resultado en cualquier sociedad, ya que la base de una asociación entre dos personas o más, es obtener algún beneficio de dicha asociación. A día de hoy es difícil creer en una revolución que pueda cambiar el panorama social, pero no es tan incierto replantearnos la desobediencia civil y la insumisión a una sociedad que no nos proporciona ningún beneficio como grupo y que coarta nuestra libertad, una sociedad que allana diarios, un sistema que manipula y golpea para silenciar nuestra voces. En mi modesta opinión, no existen como una realidad prioritaria ni izquierdas ni derechas, ni catalanes ni españoles, y sin embargo si siguen existiendo como tal los privilegiados y la gente que lucha cada día por seguir viviendo con dignidad.  


David Peña Pérez
Roberto Amador desde la toma de Gestamp

La carta de Roberto Amador, trabajador de Gestamp, desde la planta tomada.

Sobre el puente grúa no solo se encuentran los motores y poleas. Sobre el puente grúa hay nueve hombres. Con sus contradicciones. Con sus miedos. Pero con unas ganas y una fuerza enorme.

Ayer cuando fue la previa decidimos entrar por dos puntos. Uno fue la entrada que hice con mis manos y un alicate en el tejido. La otra la que hicimos junto a la reja cortando la carpa. La policía nos siguió hasta la entrada. Yo entré último por lo que casi me agarran pero de algún lugar del cuerpo salió mas fuerza y el último empuje me ayudó a manotear la puerta e ingresar. Todos corrimos al puente. Y los compañeros quedaron helados. El Eze y Arturo buscaron el control del puente y no lo encontraron, pero en la casualidad está la mano del hombre y el puente grúa estaba posicionado perfectamente. El video donde manotean al Eze y Arturo es la muestra de la amistad. Uno no lo quiso dejar al otro. Y nosotros ya en el puente arrojamos cajas con lamparones en su interior. Les gritamos con rabia, hasta que una caja golpeó a un rati y soltaron a los compañeros y lograron subir. 

Pasamos frío. Por error la mochila con comida quedó en la carpa, y sin buen alimento el frío se potencia. Pero no importó. Bancamos la noche sobre cartones. Dormimos de a grupos. 

Tuvimos que caminar por los rieles del puente grúa mostrándoles que no jugamos. 
De esa forma nos ingresan cosas a cueta gotas. Las oficinas de gerencia se han transformado en un verdadero cuartel militar. Hay uniformes de todo tipo. Y hombre dentro de ellos que nos miran con rabia. De la seguridad y pedantes de la gerencia vista ayer, pasamos a un diálogo de hoy. Se los nota nerviosos. 

No está descartado un desalojo, pero puedo asegurarles que sería un caos, con posibilidad de que alguien muera (de ellos o nosotros). No hay mucha superficie donde luchar y eso lo hace complicado, no imposible. 

En la plena noche escuchamos el agite de los piquetes. Eso nos da mas fuerza, mas de la que hay sobre este puente que diariamente carga toneladas. 

Todos estamos aprendiendo que sin miedo no hay coraje. Los negociadores te intentan comer el oído, los fiscales te hacen sentir culpable, la yuta te hostiga al punto de la burla. Y los centristas muestran que no sirven siquiera para pelearse cuando tu compañero está cagado de hambre. 

Acá hay valor. El valor de una clase que aprende que sus enemigos llevan uniforme, y que los patrones no tienen las manos sufridas como los obreros.


Roberto Amador
LAS Y LOS REVOLUCIONARIOS SIEMPRE HABLAN DE PIE

Mi estimado profesor Franz Lee entra al aula para dar su clase de Filosofía Política en el postgrado de Ciencia Política en la Universidad de Los Andes en Mérida - Venezuela, pero previo a su disertación hay que cumplir con la actividad asignada: los y las estudiantes de turno le corresponde exponer el tema preseleccionado, en mi caso: Pensamiento Político y Económico del Dr. Ernesto Che Guevara.

Con su peculiar acento sudafricano pero con un rico palmaré y productividad académica en su área de Filosofía Política, acentuada en la perspectiva marxista, ya que él en vida, su producción intelectual y su obra era estudiada en Universidades de Canadá, Alemania, o en su web pero él prefería quedarse en ese muy agradable rincón de la geografía venezolana; su personalidad era entusiasta, muy crítico pero aportaba, propulsor del proyecto de cambio que vivía y vive Venezuela, un venezolano más, con su alegría. Me cuentan que en las marchas estudiantiles en Mérida, el orador era el profesor Franz Lee denunciando el sistema capitalista – imperialista.

Para seguir lo pautado el profesor Franz Lee pregunta: -a quién le corresponde exponer hoy? El silencio absoluto dominó el aula, mira a todos los y las estudiantes que estábamos ubicados en forma de herradura. Repite la pregunta el profesor: Quién va a exponer hoy? Tímidamente levanto la mano en señal de que me corresponde. Una vez que consumo mi tiempo de 15 minutos exponiendo sobre el Dr. Ernesto Che Guevara, el profesor Franz Lee, me hace capciosas preguntas, una por una e inmediatamente yo daba la respuesta, cada pregunta subía de nivel, yo me sentía profundamente comprometido con el pensamiento del Che Guevara, además que el tema a exponer lo había escogido yo mismo, entonces el profesor Franz Lee, decía: -vamos a ver…vamos a ver…, de nuevo otra pregunta y mi respuesta, hubo un intercambio que superó la media hora, pero no me deje “atrapar”, no eludí ninguna consideración, política, ideológica, sobre los flujos y reflujos de los movimientos revolucionarios en América Latina, así como abordé los posibles errores del Comandante argentino – cubano y luego la situación de Venezuela.

El “careo” fue muy interesante con mi estimado profesor Franz Lee, cuando ya se le había agotado las preguntas, caminó desde el centro del aula hacia su escritorio, de repente se detuvo, giro rápidamente, me miró y me lanzó el inolvidable cañonazo que hasta el sol de hoy me retumba en los oídos: Los revolucionarios hablan de pie…! Claro! yo expuse desde donde yo estaba sentado lo cual a todas luces era lo incorrecto.

Al cabo de los días nos cruzamos en el pasillo de la Facultad y nos saludamos con agrado y le lancé un bombazo! como factor sorpresa que cuando logró reaccionar ya yo había avanzado dos pasos hacia donde iba, así le dije con formalidad fingida pero con una traviesa intención: -Profesor Franz Lee, los hechos evidencian que ha tenido Ud. en mi el mejor estudiante en su historia por la Universidad de Los Andes de Mérida en Venezuela!

La respuesta del profesor fue: Si? Pues tienes que leerte -y señaló un pasillo como con siete aulas- una biblioteca de aquí hasta allá para empezar!

Los dos nos privamos de la risa y nos despedimos a la distancia. Hace años que partió a otras dimensiones de vida el profesor Franz Lee.

Honor a Franz Lee quien hizo de Venezuela su segunda patria a pesar de las ofertas desde otras universidades y desde otros países.


Gaspar Velásquez Morillo
más cartas...
Mensaje para cartas a Rebelión