http://www.rebelion.org
A F R I C A 

22 de agosto del 2003

El apartheid sudafricano. Un caso particular del desarrollodel imperialismo

Maximiliano Rodríguez.
Observatorio de Conflictos, Argentina

Introducción.

El apartheid es un fenómeno que podría ser definido como una práctica de segregación racial, donde se da el desarrollo separado de dos o más grupos. En esta relación desigual, un grupo se beneficiade ello; y el otro sufre dicho proceso. En el caso que elegí para estudiar, Sudáfrica, el primer grupo está representado por los blancos y el segundo porlos negros.

El fin que persigue está política discriminatoria es puramente económico. Los grupos blancos manejan el poder económico y político, y para el correcto desarrollo del sistema someten a los grupos negros. Con el desarrollo del trabajo, veremos cómo este último grupo, al no tener ninguna forma por la cuál desarrollarse como autónomamente, debe ofrecerse al mercado como mano de obra al servicio de los blancos. Y, si a este dato le sumamos que esta mano de obra no está calificada, porque las leyes no permiten otra cosa; la conclusión es obvia: el papel que desempeñan los negros en Sudáfrica es el de mano de obra barata.

El modo en que estructuré el trabajo es marcar, en un primer momento, los antecedentes históricos del apartheid. Con esto se pueden rastrear las raíces del proceso, y ver que es un problema histórico de larga duración. En una segunda etapa, describí el proceso del apartheid en sí mismo, como fenómeno histórico autónomo, teniendo en cuenta el papel que desempeñó la resistencia. Luego, con el fin del apartheid, ver las causas de dicha decisión y marcar, por último, las consecuencias que el proceso dejó en Sudáfrica hasta la actualidad.

En el transcurso de la investigación, espero dejar en claro que, el proceso histórico que estudio, no puede ser entendido sino tenemos en cuenta la lógica del desarrollo capitalista y el papel que desempeñó el imperialismo, en las continuas reestructuraciones que el apartheid sufrió en Sudáfrica.

Antecedentes históricos.

Los antecedentes históricos que pueden destacarse son muchos. El primero es la conquista del territorio en cuestión por parte de los grupos blancos.

A partir de ahí estos dominaron a los negros. En un primer momento sirviéndose de la ciencia, donde la teoría del darwinismo social aparece como un arma novedosa y peligrosa a la vez. Ésta planteaba diferentes grados de evolución cultural y afirmaba una separación entre blancos y negros. El mundo occidental, y obviamente los blancos, se presentaba como lo superior en dicha escala. Basándose en esto legitimaron la empresa civilizadora. O sea, debían imponer la estructura occidental al resto del mundo.

En un segundo momento, surgen problemas entre los grupos blancos más antiguamente asentados en la zona y los nuevos. Los primeros eran los afrikaners, colonos holandeses y refugiados protestantes franceses, que desempeñaban trabajos granjeros y ganaderos. Estos llegaron al lugar a finalesdel siglo XVII. Los segundos, los ingleses, que llegaron a la región a finalesdel siglo XVIII, se ocuparon de la industria minera.

Surgen enfrentamientos entre los dosbandos, los cuáles se conocen con el nombre de las guerras Bóers. Estas se extienden de 1899 a 1910, cuando el Parlamento británico fundó la Unión Sudafricana.

A partir de esto se produce un cambio. Se da una fuerte coerción proveniente de las medidas del estado, controlado celosamente por el grupo blanco. En 1911, por ejemplo, se implementó una legislación que extendía las sanciones criminales a los que rompieran un contrato de trabajo obligatorio, que se practicaba desde hacía tiempo. Mediante este sistema se reclutaban trabajadores para la minería. El modo en que se hacía esto era obligándolos a migrar, desde sus comunidades a los centros mineros. Esta práctica se venía dando desde 1867, momento en que empieza la producción. Los jefes de las comunidades tuvieron un papel importante en este sistema de leva. Actuaban como intermediarios entre las partes. Organizaban y controlaban los grupos de trabajadores. Otra medida importante fue una ley del año 1913, la cual prohibía la compra de tierras a los negros. Con esto se manejaba mejor el reclutamiento de mano de obra.

El otro sector dominante en la economía era la agricultura. Ésta servía para abastecer de alimentos a los trabajadores del sector minero. Al unir intereses entre ambas partes, este sector redujo los precios de sus productos, y las ganancias del primero aumentaron. La única condición era que no debían competir por la mano de obra, ya que el sector agrícola necesitaba de una plantilla permanente de trabajadores, aparte de una estacionaria. Las diferencias se superaron y esto perjudicó al grupo negro, ya que la presión era doble.

A partir de la década de 1930, se suma un tercer yugo a los anteriores: el industrial. Éste se establece por el proceso de sustitución de importaciones, que dirigía el estado. Esto se da por el contexto internacional generado por la guerra mundial y la crisis económica. Comienza de este modo un proceso de proletarización, basado en las mismas diferencias raciales que venimos viendo hasta ahora. Aparece una clara división del trabajo. Los mejores puestos, los calificados y mejor retribuidos, fueron asignados a los blancos. Los peores a los negros, porque seguían siendo una mano de obra no calificada, y por lo tanto barata. Es importante destacar que, sólo se le permitió la organización sindical al grupo blanco y no al negro. Esto es para prohibirles la utilización de una herramienta legal de lucha, por medio de la cual podrían haber reivindicado sus intereses, aunque más nosea los laborales.

Teniendo en cuenta todo esto, vemos los cambios que produjo la intromisión extranjera en esta zona de África. Mediante una organización del territorio bajo la forma de un estado fuerte (forma típica que ésta institución adquirió después de la revolución francesa), se producen cambios en lo económico. En la división internacional del trabajo, Sudáfrica era productora minera, principalmente y agrícola, como complemento. Era un país dirigido por una elite política blanca, descendientes de los primeros colonos e inmigrantes. Pero estaba apoyado en la fuerza de producción de color, a la cualoprimían con medidas absurdas basadas en la discriminación racial. Pero, por medio de estas producían, como ya dije, efectos económicos especialmente planeados y deseados.

Es en esta lógica en que debe inscribirse el comienzo del apartheid como proceso único en la historia. Esto es así porque surge como una reestructuración capitalista, ya que se modifica para tratar de superar un problema económico, que surgió en la década del 40. En dicho momento cayeron las tasas de ganancia, porque declinó la capacidad productiva de los principales sectores económicos. La causa de esto es que simplemente pierden su productividad las reservas naturales.

El apartheid en sí mismo.

El apartheid, en sí, como proceso autónomo en la historia, empieza en 1948, cuando el Partido Nacional gana las elecciones. Ese mismo año se produce una reforma electoral, por la cual se lesniega la participación política a la población negra. De este modo se dejaba asegurado el control del estado, y se explica cómo una minoría pudo someter a su antojo al resto de los habitantes sudafricanos.

Además de esto, en 1950 introduce un programa gubernamental basado en la discriminación racial. Los principales puntos del mismo eran la ley anti-comunista, que prohibía las organizaciones de este marco ideológico, ya que las relacionaban con métodos violentos o no convencionales de políticas de cambio. Otra ley consideraba al matrimonio mixto, entre blancos y negros, como un delito. Por último, establecía una educación separada para cada uno de los grupos en cuestión, además de que debía ser financiada de un modo particular y que, en 1959, se prohibió otorgar matricula universitaria a los estudiantes no blancos.

El fin buscado por todas estas medidas para que los negros se sometieran a los blancos, actuando como mano de obra barata, lo cuál servía para el desarrollo capitalista de la región. Pero, si tenemos en cuenta el desarrollo anterior, vemos que no modifica nada. Con esto, sólo institucionalizó una práctica racista que tiene sus raíces en la misma conquista colonial del país; y que se venía practicando desde ese momento.

Además, buscaba el mismo fin; o sea, el beneficio económico del sector blanco basado en la opresión del grupo negro, que servía al desarrollo mundial del capitalismo en su forma de imperialismo.

En lo que concierne a la distribución geográfica, los negros fueron obligados a vivir separados de los blancos, mediante la Group Areas Act, ley establecida en 1950. Los territorios que ocupaban los primeros eran denominados "bantustanes". Estos eran muy pobres en cuanto a la productividad del suelo, ya que las mejores tierras fueron repartidas dentro del grupo blanco. Al hacer este reparto desigual, lo que se logró fue no permitir el desarrollo autónomo del grupo negro. La causa de esto es que, al separarlos de los medios de producción, no les alcanzaba ni siquiera para la subsistencia. Naturalmente, para seguir viviendo tuvieron que aceptarlas reglas del juego y ofrecer en el mercado lo único que les quedaba: su fuerza productiva. Igualmente el mercado ya regía las relaciones económicas en Sudáfrica desde hacia tiempo, como ya planteé con anterioridad, pero ahora era más tajante. Dicho más claramente, no les quedaba otra salida que convertirse en proletariado.

En todo este proceso, se va configurando una forma de proceder propia del grupo negro, totalmente separado del modo de vida de los blancos; y también gestado una respuesta a las prácticas opresoras. Un ejemplo de ello es la creación, en1912, del Congreso Nacional Africano, que surge como un modo de organizar la resistencia a la dominación ya descripta.

La posición del gobierno se fortaleció cuando los grupos blancos dejaron sus diferencias de lado, y unieron fuerzas políticamente hablando. Esto sucedió en 1954, cuando el Partido Nacional se fusionó con el Partido Afrikaner, antigua organización que aglutinaba a los Bóers. Y es aquí donde debe ubicarse el consenso ideológico en el que se apoyo la política segregacionista en cuestión. Todos los grupos blancos se beneficiaron de la lógica de su funcionamiento, por lo tanto no se opusieron a la misma. Además, la práctica de discriminación racial se venía practicando desde mucho tiempo, como ya notamos,y estaba bien Internalizada en la sociedad sudafricana. Por lo dicho, las leyes no vinieron a cambiar nada, el proceso tenía sus raíces muy hundidas en el pasado.

Papel de la resistencia.

El Congreso Nacional Africano fue fundado en 1912 con el fin de defender los derechos civiles y los intereses de los negros, de forma no violenta. El modo en que llevó a la práctica sus fines fue mediante delegaciones, peticiones y protestas pacíficas, que perseguían cambios constitucionales. Esta organización aumentó su popularidad cuando, en 1944fundó la Liga Nacional. En ésta se encontraba militando Nelson Mandela, quién daba sus primeros pasos dentro de la vida política de su país. Pero el mayor número de afiliados lo obtuvo en la década de 1950, momento en que empezó a implementarse la política del apartheid. El C.N.A. adoptó como declaración básica la Carta de Libertad, documento redactado en 1955 por más 2000 personas de distintas razas y etnias; y que proclamaba una Sudáfrica no racista, unificada y democrática. Por este mismo motivo, también surgió una separación dentro del C.N.A., la de los que consideraban que África sólo pertenecía a los negros. De este modo se fundó en 1959 el Congreso Panafricano (P.A.C.), el cuál organizó manifestaciones masivas. La más importante de ellas fue la que finalizó con la denominada "matanza de Sharpeville", de 1960, en la cuál la policía mató e hirió a varios manifestantes. Como respuesta a dichas manifestaciones, el gobierno declaró el estado de emergencia y prohibió todas las organizaciones políticas negras.

A partir de este momento, las organizaciones opositoras al sistema empezaron a actuar en la clandestinidad.

Consecuentemente, el C.N.A. formó la facción militar llamada Lanza de la Nación, en 1961, que emprendió una campaña de sabotajes contra el gobierno. Durante la actividad de los años siguientes, muchos militantes fueron perseguidos, encarcelados, torturados y asesinados. Algunos de ellos optaron por el exilio, combatiendo desde el exterior; pero otros como Mandela fueron condenados a cadena perpetua por el gobierno.

La oposición igualmente siguió manifestándose en los años posteriores. Se suceden continuamente las huelgas y los enfrentamientos con la policía. En junio de 1976 la policía se enfrentó con diez mil estudiantes que se manifestaban en Soweto, en contra de la imposición de la lengua afrikáans, además del inglés, como asignatura obligatoria en las escuelas. El resultado fue de cientos de muertos, a lo que la población negra respondió con disturbios, incendios y muertes, que días después se extendieron a otras zonas del país. La policía siguió respondiendo con medidas represivas. Se la recuerda como una de las manifestaciones de la resistencia negra más importantes, pero a la vez de las más violentas y sangrientas. Más tarde, el 1º de mayo de 1986, un millón y medio de trabajadores negros fueron a la huelga, y un millón de estudiantes no asistieron a clases, exigiendo que se reconozca al 1º de mayo como día internacional de los trabajadores y que sea un día no laborable. Enjunio de 1986 se produjo una huelga general en conmemoración de los diez años de la masacre de Soweto. Además, en agosto de 1987, una huelga minera paralizó al sector más importante de la economía sudafricana.

En síntesis, desde 1985 a 1989 rige un estado de sitio que arroja las cifras de cincuenta mil activistas detenidos y cuatro mil negros asesinados por las fuerzas policiales. Esto muestra que, aunque las leyes del gobierno de los blancos les hayan sacado todas las herramientas legales de lucha (derecho a huelga, a organizarse en sindicatos o cualquier tipo de instituciones políticas) y hayan perseguido a sus dirigentes, la fuerza opositora negra siguió en pie de lucha en búsqueda del derecho natural de la libertad. En esta disputa, muchas fueron las muertes pero la resistencia nunca decayó. Igualmente, aunque el movimiento popular se haya estado fortaleciendo con cada año de resistencia, la cúpula del mismo iba a cambiar de un modototal, produciendo un mutación impensable dentro de la lógica de lucha descripta hasta aquí.

Transformación de la resistencia y fin del apartheid.

Durante el desarrollo del apartheid, se establecen en Sudáfrica gran cantidad de mega empresas. Estos monopolios son Toyota, Kodak, BMW, Coca Cola, Colgate-Palmolive, Generals Motors y Wolksvagen, entre otros. Producen una occidentalización del país demasiado notoria. Pasa de ser un país atrasado económicamente a convertirse en un país apto para la división internacional del trabajo.

Pero la misma lógica que había producido las transformaciones descriptas, ya no se podía aplicar porque estaba llegando a su fin. En este momento el sistema había chocado con sus propios límites de acción. Era evidente que debía reformularse, si los grupos blancos querían quesiguiera funcionando.

La situación económica era acuciante. En1985 se produce un crack financiero. La causa era que no llegaban inversiones extranjeras al país desde comienzos de la década del 80, por la política inestable que Sudáfrica vivía en ese momento, fruto de la gran cantidad de huelgas de los obreros negros oprimidos, que detallé en la parte anterior del trabajo. Era necesario un cambio en el sistema sudafricano de apartheid, si el grupo enquistado en el poder quería seguir disfrutando de sus beneficios. O sea que el momento del cambio había llegado.

De este modo, se nos presenta la culminación del apartheid como el fin de la hegemonía política del grupo blanco y la participación de la población negra en el tema político, apoyada obviamente en otros logros parciales y sin demasiado alcance o importancia. Por ejemplo la legalización de las organizaciones negras en 1990, durante el gobierno de Willem Klerk; o la liberación de Nelson Mandela durante la misma presidencia; o las elecciones multirraciales de 1994 que coloca a Mandela como el primer presidente negro en la historia de su país.

Entonces, teniendo en cuenta las ideas anteriores, se puede afirmar que es cierto que la población de color ganó derechos políticos, pero de ningún modo sociales; ya que el poder económico siguió escapándose a su control. La causa de esto es que el capitalismo, para adaptarse a los cambios históricos, se reestructuró. Ahora no es tan importante controlar el aparato político directamente, sino que con controlar el sector económico de un país se presiona sobre lo político y se lo maneja fácilmente.

Empieza, de este modo, un diálogo entre los grupos blancos aferrados al poder y el Congreso Nacional Africano. Esto deriva en una serie de concesiones de ambas partes. Los primeros ceden el dominio político del país; los segundos, la verdadera libertad de la poblaciónnegra. El hecho histórico en el que se apoya esta idea, es la creación de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación en 1995, presidida por el antiguo militante de la resistencia negra, el arzobispo Desmond Tutu. El fin de dicho organismo es examinar los años del régimen segregacionista, con el fin de condenar las atrocidades cometidas. De este modo se promueve una política de unidad y reconciliación nacional, como olvidando todos los años de opresión. Por este motivo la Comisión fue una fuente de controversia importante.

Por otra parte, el Partido Comunista sudafricano tampoco se opuso a estas posiciones concesionistas. Paradójicamente, una vez más mostró su separación del pueblo, abandonándolo en un momento clave. No es un caso aislado, sino que vemos que generalmente la cúpula de dicho partido se desliga de los requerimientos sociales, haciendo oídos sordos a los mismos.

De este modo se genera un consenso ideológico por el cuál, los grupos blancos y la burguesía negra, gestionan una serie de acuerdos en el poder y se reparten beneficios. La burguesía negra llega al poder en 1994, obteniendo algunos puestos importantes en sectores económicos y una excelente posición social, con viviendas en zonas residenciales lujosas. Pero la gran parte de la población sudafricana sigue viviendo en los ghettos, en las afueras de las ciudades, con condiciones vida pésimas; donde la falta de agua potable y una correcta sanidad han derivado en grandes epidemias, que han costado demasiadas vidas. Además sigue sin llegar a todo el país la energía eléctrica.

Por lo tanto, vemos que el desarrollo separado y desigual de los dos grupos en cuestión sigue en la actualidad. Pero con una diferencia: el consenso ideológico se amplió, absorbiendo a la cúpula de la resistencia negra. Ahora podríamos hablar de un apartheid más sutil y perfeccionado, si lo entendemos dentro del funcionamiento del sistema, que sólo busca explotar al común de la población.

Los resultados obtenidos fueron los esperados, por lo menos en un principio. Con el gobierno de Mandela (1994 -1999), aumenta la producción. Crece la exportación a países africanos; también lo hace la importación, pero con relación a países europeos y americanos. Este repunte económico no es acompañado por mejoras en lo social, ya que aumenta la sobreexplotación y la desocupación. Las promesas electorales de reparto de tierras y viviendas, se realizan a una escala mínima. Por el contrario, siguen las expropiaciones de tierras a favor de las empresas mineras. Por otro lado, las prometidas mejoras sociales no son alcanzadas; y la población negra sigue viviendo en condiciones muy malas.

Hay que destacar que el crecimiento económico se estanca en 1995, por una sequía que perjudica la producción agrícola. La crisis se profundiza con la caída de los precios de los productos mineros. Pero un año después se retoma el periodo de bonanza económica, el cuál sólo disfrutan la nueva clase dirigente recientemente formada por la coalición de los blancos y la burguesía negra.

Igualmente, aunque parezca que la reformulación que tuvo el proceso en cuestión es favorable, no se sabe hasta cuándo seguirá así, ya que las diferencias sociales se acentuaron y el malestar popular sigue tan vivo como antes. La única esperanza que le queda a la población negra de que cambie la situación, es un subgrupo del C.N.A. que está en contra de las posturas concesionistas. Pero, en la actualidad, todo sigue sin demasiados cambios.

Hay que destacar que el grupo oprimido de negros sudafricanos sigue sufriendo discriminación. Ahora dejó de ser racial, pero se convirtió en social; ya que las primeras diferencias se reproducen en las segundas. Incluso ahora que el C.N.A. se desligó de la lucha, sólo queda esperar que la historia nos muestre en que terminará todo esto, lo cuál es más que interesante si vemos que este proceso es vivido de un modo similar en otras partes del mundo. Ya se confirmó su existencia en Palestina, y se está hablando de lo mismo en Sudamérica. En fin, algunos aseguran que el apartheid actualmente se produce a escala mundial.

Efectos del apartheid en la Sudáfrica actual.

Por todo lo dicho, se podría decir que el apartheid nunca terminó; pero no sería correcto ser tan extremista. Igualmente, es evidente que los efectos que el proceso dejó en la actualidad son los mismo, e incluso peores, que los que se vivieron en aquel periodo. Legalmente, la Constitución que entró en vigor en1999, excluyó cualquier tipo de discriminación por raza, género o edad, a la vez que abolió la pena de muerte. Pero en realidad las diferencias existen.

La tasa de desocupación actual es de 35 %. Lo cual se traduce en que estas personas no puedan pagar impuestos y el gobierno tenga menos fondos para invertir en mejorar la condición social del país. Pero esta reticencia al pago de cargas tributarias se institucionalizó durante la crisis de la década de 1980,por lo cual no sería ningún fenómeno nuevo. Además, la mayoría de las promesas electorales de Mandela no fueron llevadas a la práctica, como ya noté en la parte anterior del informe, y las que sí se plasmaron en la práctica se hicieron a un nivel muy bajo. El porcentaje de desocupación se traduce en una alta tasa de criminalidad. La delincuencia alcanzó números aterradores: 52asesinatos por día, la cifra más alta del mundo; una violación cada media hora y un auto robado cada hora y media. Estos índices muestran que la condición actual de inseguridad social de Sudáfrica es más que preocupante, y debe ser entendida como el resultado de la política opresora del apartheid, que excluyo social, económica y políticamente a la población negra creando una situación de cólera social que se refleja en las estadísticas anteriores.

Con respecto a las condiciones de vida mínimas o básicas, todo sigue como ocurría durante el apartheid. Los carteles de "only white" han sido retirados de los lugares públicos; y los negros, en teoría, pueden asistir a los lugares que anteriormente eran exclusivos de los blancos. Pero, en realidad, la población negra sigue viviendo en los ghettos, donde siguen las malas condiciones de vida; sin luz, agua, alcantarillado y un servicio de limpieza y recolección de residuos apropiado. Esto tiene como resultado la propagación de enfermedades tales como el sida, que amenaza en bajar la esperanza de vida de 60 a 40 años para el 2020.

Por otro lado, la escasa formación educativa hace que la población negra siga mal cualificada para enfrentar el mercado laboral, fenómeno que no ha cambiado. Pero lo importante es que, de este modo, se la sigue concibiendo como mano de obra barata. Así, actúa como motor de la economía sudafricana, simplemente por ser la fuerza de trabajo a la cual se la puede seguir explotando a muy bajo costo. Y es por esta causa que todo sigue igual, y nadie se preocupa porque los negros vivan en buenas condiciones.

Igualmente,s igue manifestándose la resistencia negra ante este panorama desolador, a lo que los dos gobiernos posteriores a la culminación del apartheid responden con represión policial. Lo llamativo es que estos dos presidentes pertenecen al C.N.A., que antiguamente jugaba el rol de oposición al régimen segregacionista y actualmente sigue con la misma política. Quizá ahora no lo hacen en lo jurídico legal, pero sí en la práctica real. Resulta paradójico, pero es así.

Conclusión.

Por medio de este trabajo, espero haber dejado en claro la conexión existente entre el pasado inmediatamente anterior al apartheid, con éste proceso histórico y con las consecuencias que dejó en la historia de la Sudáfrica actual. El hilo conductor, que une a estos tres períodos, es el desarrollo de las fuerzas productivas de tipo capitalista. Dentro de esta lógica se puede afirmar que, tanto el inició como el fin del apartheid, deben ser entendidos como reestructuraciones que el modo de producción capitalista experimentó en esta parte de África. De este modo, las transformaciones descriptas sirvieron para que el grupo dirigente, manejando los hilos de las esferas política y económica, conduzca a todo un país sometiendo a la mayoría de su población; persiguiendo el único fin de la acumulación monetaria.

De esta manera, al acercarnos al tema, no debemos quedarnos solamente con el fenómeno de la discriminación racial; que aunque sea condenable desde cualquier punto de vista, no es el elemento más importante del proceso en cuestión. Por esto titulé al trabajo como un caso particular del fenómeno del imperialismo, ya que revistió la forma de discriminación racial; pero tenía otro trasfondo más importante.

Aunque, esc ierto que nos impresiona por lo chocante que resulta que una minoría someta aun gran grupo mayoritario basándose en estos parámetros, todo esto tiene un fondo económico. Este es el desarrollo capitalista de la región para que entre a jugar un rol importante en la división internacional del trabajo, como productora de minerales básicamente, y con otras industrias subordinadas a ésta como ramas complementarias.

Entendido de esta manera, no podemos concebir a la participación política negra como el fin del apartheid. Teniendo en cuenta todo esto, y las consecuencias nefastas que produjo en Sudáfrica, es que podríamos hablar de un segundo apartheid. Ahora persisten las diferencias raciales reproduciendo, como siempre en éste país, en las diferencias sociales. Y si queremos ser un poco más medidos y no afirmar tan categóricamente lo anterior, sí podemos hablar de las consecuencias nefastas del proceso desegregación racial. Estas tienen la base común de que en la historia de Sudáfrica siempre se han tomado decisiones políticas que benefician al grupo minoritario blanco, y no tienen en cuenta el bienestar del grupo mayoritario de color; política que se viene practicando desde hace un larguísimo trecho.

Bibliografía

Chossudovsky, M. "El apartheid se traslada al ÁfricaSubsahariana", en: Revista del Sur, Marzo 1997.

Hobsbawm, E. "La era del imperio, 1848 - 1875", GrupoEditorial Planeta, Buenos Aires, 1998.

"La era del imperio, 1875 - 1914",Grupo Editorial Planeta, Buenos Aires, 1998.

Klein, N. "El nuevo apartheid", en: La Jornada deMéxico, 1º de diciembre de 2001.

Menéndez, E. "Racismo, colonialismo y violenciacientífica", en: Transformaciones Nº 47, C.E.A.L..

Samir Amin: "¿Globalización o apartheid a escalamundial?". De la conferencia mundial contra el racismo, Sudáfrica, 28 de agostoy 1 de septiembre de 2001.

Envia esta noticia