http://www.rebelion.org
EL CABALLERO DE LA ESPERANZA 

22 de febrero del 2004

Brasil: Primera crisis en las alturas

Gobierno Lula alcanzado por la corrupción

Pedro Fuentes
Rebelión

Ha surgido el primer caso de importancia de corrupción en el gobierno de Lula, que toca a un alto funcionario del mismo. El día jueves de la semana pasada la revista Epoca mostró pruebas contundentes de Waldomiro Diniz, recibiendo dinero negro de un empresario del juego clandestino ("jogo do bicho"). Conocida la noticia el presidente Lula destituyó a Waldomiro Diniz que fue hasta entonces sub-jefe de Asuntos Parlamentarios de la presidencia de la República. Un cargo importante en la estructura del poder que toca las relaciones del gobierno con el parlamento. Estaba allí puesto por José Dirceu, cuando este desde su puesto de jefe de la Casa Civil, se ocupaba directamente de esta función que luego pasó a ser ocupado por Aldo Rebelo del PC do B cuando Lula hizo las modificaciones del gabinete para dar espacio al PMDB. Reestructuración que no fue para que Dirceu tuviera menos poder sino más ya que ha pasado a centralizar desde su super-ministerio de Jefe de la Casa Civil todos los demás ministerios, y en particular el nombramiento de todos los cargos del gobierno, por lo que la prensa lo han calificado como "el comisario del gobierno".

La revista Epoca muestra la conversación grabada de una entrevista entre Waldomiro y el empresario del juego clandestino apodado "Cachoeira" en la cual le pasó fondos para la campaña del PT con una comisión para él mismo, a cambio de favorecerlo en la licitación del juego de tragamonedas. Hay también un video que asemeja la situación a los famosos videos de Montesiones en Perú.

El hecho es que Wladomir era un instrumento del poder de Dirceu a punto tal de ser "uno de los cuatro secretarios ejecutivos que tenia acceso a las contraseñas en el banco de datos donde se lista lo que se hace y lo que se pide y lo que se promete". (Correio do Povo). También parece que compartió en los inicios del 90 una vivienda con Dirceu. Su función era discutir las demandas de los congresistas, las liberaciones de enmiendas, cargos pedidos de audiencia es decir el "tome y daca" tan común en los parlamentos burgueses para asegurar los votos a cambio de liberaciones de enmiendas de proyectos y de dinero.

Se desempeñó también en la presidencia de las Loterías de Río de Janeiro, desde donde salió para el Palacio del Planalto para ocupar su ultimo cargo. Desde la presidencia de las Loterías de Río de Janeiro es que pidió propina para el mismo y la campaña electoral del PT. El negociado con Cachoeira era porque este quería que Waldomiro alterase un decreto para no perder el monopolio que tenía sobre las máquinas de apuestas tragamonedas y por Internet, todos estos negocios oscuros en manos de sospechosos sujetos ligados también al juego clandestino.

Es muy probable que detrás de la denuncia periodística haya intenciones tácticas o del PSDB o el PFL para dar un pequeño golpe en el gobierno y sacar algún rédito electoral, aunque sin hacer muchas olas. El gobierno, junto a toda su base aliada, ha salido a apoyar al súper-ministro y evitar una Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) restringiendo el caso a una investigación normal de la justicia. La llamada "izquierda" del PT no ha hecho hasta ahora otra cosa distinta que mostrarse incluso en fotos junto a José Dirceu, mientras que Miguel Rossetto, ministro de Desarrollo Agrario e integrante de la tendencia Democracia Socialista, no ha hecho otra cosa que callarse la boca frente a este escándalo.

Este hecho no sorprendió a los parlamentarios radicales como tampoco a los militantes del Movimiento por un Nuevo Partido. La senadora Heloísa Helena, "observó que no se trata de indicios de crimen, sino de pruebas que muestran la explotación del prestigio y el trafico de influencia e intermediación para el interés privado". Y ya firmó el pedido de creación de una CPI para investigar el episodio. Por su parte, Luciana Genro, Babá e João Fontes comenzaron a recoger firmas para la instalación de una CPI en la Cámara de Diputados.

El caso muestra que el discurso de la ética del PT también fue a la basura junto con su programa histórico. Esto entra perfectamente dentro de la lógica del gobierno de coalición con la burguesía que hegemoniza un PT convertido al social-liberalismo. Un gobierno para la gran patronal y el capital financiero y aplaudido por los organismos internacionales. El PT se ha vuelto el gerente de los intereses capitalistas y pasa, entonces, a convivir con estos escandalosos casos de corrupción muy comunes en todos los gobiernos de derecha por ser parte intrínseca de la gestión de los Estados bajo el capitalismo.

Si siempre es así en el capitalismo, en los períodos de crisis se agrava; la especulación y corrupción se transforman en una forma de acumulación de capital. La crisis de la economía agravada en los últimos años ha destapado los casos de corrupción de las multinacionales como Enron o Parlamalat etc. Y las privatizaciones del neoliberalismo han mostrado a un sector burgués y una burocracia de rapiña lucrando con jugosos negociados y comisiones de la venta de las estatales a las grandes multinacionales. La máxima expresión fueron los gobiernos de Menem y Fujimory, pero no son ni excepciones, solo las mayores expresiones.

En su último discurso al parlamento, dicho un día antes de que se destapara el caso Waldomiro, la diputada Luciana Genro daba una pista de las profundas razones que han movido a la transformación del PT y que explica este caso como otros ya ocurridos, por ejemplo, en el Municipio de Santo André. A propósito de la contrarreforma neoliberal de la Previdencia (previsión social) decía: "No fue por casualidad que esa fue la primera reforma escogida por el Gobierno. Ella responde también a un fenómeno político. Rescatemos la brillante contribución del sociólogo Chico de Oliveira, según el cual el PT es un hermano del PSDB, ambos interesados en utilizar los fondos públicos para la acumulación capitalista, transformando sus dirigentes en gestores de esos fondos y enriqueciendo con su asociación los capitales privados. Es público y notorio el papel de cuadros del PT en los fondos de pensión, enormemente beneficiados por la reforma previsional, poderosos instrumentos de ahorro público al servicio de la acumulación capitalista, con sus grandes inversiones en las privatizaciones y en los títulos públicos. Así, se sedimenta socialmente la unidad de la cúpula del PT con el sistema financiero".

El caso Waldomiro ocurre al cumplirse un año de gobierno Lula, año que sido record en pagos de la deuda publica, en caída salarial, y aumento del desempleo. Por lo que estos hechos -y muchos otros que vendrán- son golpes sobre la cabeza de las decenas de miles luchadores que creían en el programa de transformación social del PT tanto como en su discurso ético. Frente a éste "modo petista de gobernar" (descompuesto, nauseabundo), toma cada vez más fuerza el "Movimiento por un Nuevo Partido" en el que ya se agrupan, junto a los parlamentarios radicales, agrupaciones y personalidades políticas defensoras del socialismo e innumerables dirigentes y activistas sindicales.

Porto Alegre, 17-2-04
* Miembro de la dirección del Movimento Esquerda Socialista (MES) y del Consejo Editorial de la revista Movimiento

Envia esta noticia