http://www.rebelion.org
C H I L E 

16 de abril de 2004

Polémica en Chile por sus mercenarios en el nuevo Vietnam

Ernesto Carmona
Argenpress

Dos diputados demandaron por 'asociación ilícita' a la empresa Grupo Táctico Blackwater, subsidiaria chilena de la transnacional BlackWaterUSA, de Carolina del Norte, por reclutar a ex militares chilenos para utilizarlos en Irak.

Los parlamentarios Alejandro Navarro, del partido Socialista (PS), y Antonio Leal, del partido Por la Democracia (PPD), alegan que la empresa estadounidense pone en riesgo el orden público y la seguridad nacional, según un libelo acusatorio introducido ante el 17° Juzgado del Crimen de Santiago.

Blackwater acogió a 134 militares chilenos de 'elite', es decir, altamente preparados en 'el oficio de matar', quienes dan protección a los ejecutivos de las corporaciones estadounidenses que 'reconstruyen' Irak para extraer su petróleo. Cuatro hombres de Blackwater fueron muertos y colgados de un puente hace una semana en Fallujah, en el sur chiita cercano a Irán.

La ministra de Defensa, Michelle Bachelet, dijo estar preocupada por la suerte de los comandos privados chilenos. Tras dictar una 'clase magistral' de apertura del año académico en la Universidad Humanismo Cristiano, la virtual candidata presidencial aseguró que el gobierno 'está pendiente' de los riesgos que puedan correr estos ex uniformados chilenos, según el matutino La Tercera, pero hizo hincapié en que su destino fue una decisión personal.

La socialista que maneja el aparato castrense también negó esta semana el envío de más tropas a Haití, para incrementar la fuerza de 336 hombres que apoya desde marzo la 'reconstrucción' emprendida por Estados Unidos, Francia y Canadá.

Gana más el que mata mejor

La prensa chilena y el gobierno temen 'por la suerte de estos compatriotas', pero nadie aborda las repercusiones éticas del enrolamiento mercenario de efectivos militares regulares que pidieron la baja para irse a ganar algo más de 20 mil dólares en un contrato por seis meses renovables, dos tercios de los 30 mil que cobra un sudafricano por el mismo 'trabajo' o los 57 mil dólares semestrales que perciben los 'gurkas' de Nepal. La mentalidad neoconservadora chilena ve a los mercenarios como 'emprendedores' de riesgo, casi ejemplarizantes protagonistas de la iniciativa privada en un mercado de libre competencia, donde ejercen una actividad tan legítima como la venta de 'mote con huesillos', el refresco folklórico más tradicional.

'Estas son decisiones individuales, aquí no hay ninguna vinculación con el Estado ni pidiendo opinión ni sugerencias, ni nada, porque está dentro del marco de las libertades individuales', dijo Bachelet. 'Y esta es una empresa privada, norteamericana', remató. La sucursal de Blackwater anunció en febrero que se propone exportar a 800 mercenarios, una minúscula tajada de los 60.000 efectivos que requiere la cobertura de seguridad de las corporaciones estadounidenses empeñadas en la 'reconstrucción' de Irak, según la demanda cuantificada en febrero por José Miguel Pizarro, vocero de la filial local.

La presencia militar estadounidense de 130.000 hombres aumentará en Irak, anunciaron Donald Rumsfeld y otros responsables de la invasión, pero también crecerá la demanda de mercenarios porque hay mucho más 'trabajo' desde que la mayoría chiíta, más del 60% de la población religiosa, emprendió la semana pasada su propia lucha armada contra la ocupación. La frase 'el nuevo Vietnam' dejó de ser una simple metáfora.

Perfil de los mercenarios

El diario The Washington Post sitúa en 10.000 los soldados privados que actúan en Irak. El arquetipo de los mercenarios que se juegan por la 'reconstrucción' es el británico Derek William Adgey, un ex marine real que, antes de enrolarse con la empresa británica Armor Group -competidora de Blackwater-, estuvo 4 años en la cárcel por su trabajo con los Ulster Freedom Fighters, de Irlanda del Norte, según un reporte de los periodistas estadounidenses Jim Carson y David Brooks, colaboradores de La Jornada, de México.

Otro perfil del mercenario lo ofrece Francois Strydom, soldado privado de Srinys, otra empresa -sudafricana- en el mismo negocio, muerto en su trabajo de vigilar oleoductos en Irak. Según la revista estadounidense The Nation, Strydom integró el grupo contrainsurgente Koevoet, especializado en asesinatos políticos en la Namibia de los años 80.

Otro exponente de esta ralea es el sudafricano Deon Gouws -herido en Irak-, ex miembro de la policía secreta de Sudáfrica en la época del 'apartheid', quien confesó ante la Comisión de la Verdad de los años 90 haber atentado contra opositores políticos e incendiado hogares de 40 a 60 activistas opuestos a la segregación racial.

El viejo género 'ciencia ficción' hoy es 'realismo'

Los mercenarios chilenos, de edad promedio de 30 a 40, surgieron de las fuerzas armadas de la dictadura que durante 17 años (1973-1990) encabezó Augusto Pinochet, quien siguió a la cabeza del Ejército hasta 1998, 8 años adicionales desde que entregara la jefatura del Estado a los administradores de estos 14 años de 'transición a la democracia', completando 25 años al frente de la rama más influyente de las Fuerzas Armadas bajo los gobiernos civiles de Patricio Aylwin y de Eduardo Frei. En un cuarto de siglo y dominando la escena política chilena hasta que Scotland Yard lo detuvo en Londres en octubre del 98 -por orden de la justicia de España-, el dictador pinochetizó hasta la médula no sólo al Ejército, sino a gran parte de la sociedad. (Si hoy vive una tranquila vejez en Chile es sólo porque el gobierno de Ricardo Lagos consiguió que su colega Tony Blair se lo mandara para 'juzgarlo aquí', un reclamo de 'soberanía' que terminó en palabrería hueca).

Como la ley de EEUU prohíbe reclutar a ex militares de ese país para custodiar intereses de corporaciones estadounidenses en el extranjero, las empresas como Blackwater vieron llegar también su momento en la rebatiña general de las riquezas naturales del país mesopotámico. A mediados de la década del 90, la compañía comenzó a prestar servicios policiales 'outsource' en municipios y estados de la Unión e incluso, en terceros países. Es decir, opera como una gran policía que vende un servicio privatizado, como el agua y la electricidad, a quien pueda pagar.

Los mercenarios chilenos recibieron un cursillo de 'adoctrinamiento' en las instalaciones de 2.428 hectáreas en que la compañía prepara sus cuadros paramilitares en Carolina del Norte. Como pionera mundial en el novedoso negocio globalizado de los ejércitos privados transnacionales del siglo 21, Blackwater hizo realidad el poder militar privado de las corporaciones anticipado por el cine y la literatura de ciencia ficción. Sus negocios en Irak mueven unos 12 mil millones de dólares, según fuentes periodísticas estadounidenses.

¿Qué es Blackwater?

La corporación posee un holding de cinco compañías: Blackwater Training Center, Blackwater Target Systems, Blackwater Security Consulting, Blackwater Canine (adiestramiento y servicio policial de perros) y Blackwater Air (AWS). El grupo tiene 'presencia global' y ofrece entrenamiento y 'soluciones tácticas para el Siglo 21' a todo el planeta.

Su propaganda corporativa dice que tiene contratos con 'agencias federales vigorosamente legales' -por lo tanto, existen agencias 'no legales'--, como el Pentágono (Departamento de Defensa), Departamento de Estado, Departamento de Transporte, y entidades locales o estadales de EEUU, corporaciones multinacionales y 'naciones amigas' de todo el globo (http://www.blackwaterusa.com).

El lema de BlackWaterUSA -'Agua Negra de EEUU'- es 'apoyar la libertad y la democracia donde quiera que sea'. Busca permanentemente personal en 'trabajos tácticos' para 'profesionales' en una amplia gama de servicios, vigilancia, guardias privados, instrucción paramilitar, etcétera. Su centro de adiestramiento ofrece programas de 'Entrenamiento Móvil' para organizaciones policiales y paramilitares, cursos de 'Pistola Táctica' al alcance de cualquier hijo de vecino, entrenamiento en carabina, preparación de alguaciles y toda clase de servicios afines. BlackwaterUSA es la cara negra de la globalización estadounidense.

El Centro de Entrenamiento BlackWaterUSA se estableció en 1996, en una superficie de 6.000 acres (2.428 hectáreas) en Moyock, Carolina del Norte, anticipándose así a la demanda 'outsource' gubernamental que sus ejecutivos vislumbraron precozmente en los rubros de adiestramiento en armas de fuego y seguridad, afirma su propaganda corporativa. Dice tener las armas más sofisticadas -porque es 'líder' en esa 'industria'- y, sobre todo, en 'la construcción del rango y el temple de acero' de los pupilos.

Blackwater USA asegura haber entrenado a más 50.000 hombres -'a entera satisfacción de sus clientes'- desde que se inauguró en EEUU la preparación militar bajo el modelo de subcontratación 'outsource'.

Envia esta noticia