http://www.rebelion.org
CUBA FRENTE AL IMPERIO 

7 de octubre del 2003

Ideas preconcebidas y verdades ocultas sobre Cuba

Rémy Herrera
L´Humanité

Traducido para Rebelión por Germán Leyens

No podemos dejar de hablar sobre Cuba, compañeros. Porque se ha dicho mucho, pero creo que no se ha dicho todo. Lo que no se dicho -lo que no se ha podido decir - es que debemos apoyar a Cuba. Es nuestro deber, progresistas franceses, hacer sentir hoy más que nunca nuestro apoyo al pueblo cubano y a su revolución frente al imperialismo.

Es urgente apoyar a Cuba, no sólo porque es el objetivo de una verdadera guerra de propaganda, de ataques mediáticos compuestos de mentiras y calumnias que apuntan a conformar un pensamiento único contra Cuba, sino porque la lucha del pueblo cubano no concierne sólo su propio futuro, ni siquiera sólo el de América Latina, aplastada por un neoliberalismo belicista rechazado por todos los pueblos, que les es impuesto en todas partes, menos en Cuba: la lucha del pueblo cubano nos concierne a todas y todos.

En efecto, Cuba nos demuestra que es posible resistir. Nos prueba que un pueblo unido puede resistir a la mundialización capitalista y a su orden único que impone los contornos de un apartheid mundial y los rasgos de un imperialismo "fascista sonriente". Ese pueblo consciente, consecuente, valeroso, que ha resistido durante la gravísima crisis de los años 90, reafirma cada día más su voluntad de continuar un proceso revolucionario cuya finalidad es un proyecto de sociedad autónoma, soberana, alternativa. Un proyecto que sigue reivindicando el socialismo.

Es evidente que una alternativa socialista en América Latina es intolerable para Estados Unidos. No puede sorprender que la fracción más reaccionaria de su establishment se encarnice contra Cuba socialista. Lo que sí resulta chocante, es ver a nuestra prensa y a nuestros dirigentes políticos de izquierda para quienes cualquiera estratagema es suficientemente buena para condenar a Cuba, rivalizando en bajeza e ignorancia, sin que consideren necesario ir más allá de lo que dice la máquina de la guerra mediática, impulsada por la extrema derecho estadounidense. La presión imperialista contra Cuba ha llevado a la izquierda francesa a auto-desgarrarse y a separarse aún más de sus bases.

Para comprender lo que anima y hace vivir esa revolución, y también por qué, a pesar del bombardeo mediático, tantos hombres y mujeres se unen para poyar a Cuba en todo el mundo -incluyendo Estados Unidos, donde numerosos partidos políticos, sindicatos, intelectuales, se solidarizan con Cuba- hay que medir y comprender la violencia de las relaciones que le impone Estados Unidos. Por lo tanto, hay que librarse de ese pensamiento único contra Cuba y desembarazarse de las ideas preconcebidas que se nos imponen sobre Cuba. El bloqueo sería un "pretexto" para disimular la "pesadilla castrista". El bloqueo no es un pretexto, es, ya que atenta contra la integridad física de todo un pueblo, un crimen contra la humanidad -y todos los miembros de la ONU lo rechazan, salvo Estados Unidos, Israel… y las Islas Marshall. No afecta sólo los ingresos de bienes y de capitales, sino que afecta la alimentación, la salud… ¡hasta los medicamentos para los niños! ¡ Sufrimientos injustificables! ¡Debe terminar!

Cuba sería el residuo anacrónico del sovietismo. Es olvidar que la revolución cubana es el producto de la historia de luchas de su proletariado multirracial (rebeliones esclavas, guerras de independencia, luchas obreras y de campesinos sin tierras…), que convergieron y condujeron a la victoria de 1959.

Estados Unidos habría desarrollado la economía. ¡Falso! El crecimiento resultaba antes de la revolución de una lógica financiera: los beneficios repatriados (por Morgan, Rockefeller… ) sin desarrollo local. Estados Unidos poseían la isla. La revolución es antiimperialista.

La URSS la habría mantenido en un estado de "neocolonia". Cuba no era, por cierto, un país desarrollado en 1990; pero ¿podemos olvidar que la ayuda soviética fue determinante para colocar por vez primera la economía del país al servicio del pueblo? Nada similar a lo que sucede con el resto de América Latina, librada al saqueo del mundo financiero.

La miseria reinaría en Cuba. ¿Mencionan que incluso en los peores momentos de la crisis, en 1994, la FAO y la OMS publicaron tasas de carencias nutritivas tres veces más bajas en Cuba que en Chile (modelo económico neoliberal), dos veces más bajas que en Costa Rica (modelo social neoliberal)? En 2003, Cuba es, según el PNUD, el país que presenta la clasificación según el IDH (indicador de desarrollo humano) más ampliamente superior a la calculada según el PIB; lo que significa que obtiene los mejores resultados sociales considerando sus recursos. No hay niños analfabetos, sin cuidados, sin vivienda, sufriendo hambre, en Cuba, porque los pilares de su sistema social, estremecidos, siguen en pié. Porque Cuba ha seguido siendo socialista.

Se restauraría el capitalismo. La prueba: la dolarización. No es sostenible hablar actualmente de transición al capitalismo en Cuba. Los mecanismos de mercado (turismo… ) han aumentado las desigualdades, pero éstas son limitadas porque las reformas de la revolución se realizan sin privatización, ni mercado financiero, ni acumulación de capital privado. La revolución es anticapitalista.

Los productores de ideas preconcebidas saben mentir, pero de ahí a calumniar… Parece que los portadores del virus HIV, son encerrados en sidatorios. Los enfermos de sida benefician, en ambiente abierto, de los cuidados terapéuticos más avanzados, gratuitos. ¿Por qué no dicen que los investigadores cubanos se presentan de voluntarios para inocularse el virus y ensayar sobre ellos mismos los tratamientos que han desarrollado?

En «la mayor prisión del mundo», son raros los que pueden salir del país. ¿Y qué hacen los miles de médicos de las misiones internacionalistas? Ese internacionalismo sería "cínico". ¿La ayuda al FLN argelino desde 1961, a Vietnam en los años de la guerra? ¿Cínica la lucha (con las armas en la mano) por el fin del apartheid surafricano? ¡Me hubiera gustado que nuestro país hubiera hecho algo semejante!

¿No hay elecciones en Cuba ? Falso. ¿Hay que ser del Partido Comunista para ser elegido? Falso. ¿Y el partido único? El partido único no ha sido impuesto ni importado a Cuba. Apareció como una necesidad histórica: unificar la resistencia de un pueblo frente a la agresión imperialista. ¿Preferirían un partido único del capital, bajo la cubierta del multipartidismo?

Dicen que la corrupción se ha generalizado. Existe, la combaten. Pero si hay una cosa que saben los capitalistas extranjeros es que no pueden actuar allí como lo hacen a veces en el Sur: en Cuba los altos responsables de la revolución y del ejército no son corruptibles.

¡Y qué no dicen de Castro! Pero Fidel -es obvio, pero más vale decirlo- es admirado, es amado por la gran mayoría de su pueblo, y por muchos otros además del suyo. Porque es un hombre de la categoría de los grandes libertadores: los Bolívar, Martí, Lenin…

Pero después de todo, ¡es una dictadura, todo el mundo lo dice! Todos los que pueden expresarse en los medios dominantes. ¿Hay desaparecidos, torturados, asesinatos políticos en Cuba? No. ¿Gulags, "purgas estalinianas", terror? Seguro que existen en la imaginación de nuestros expertos en "barbarie moderna ", pero no en Cuba.

¿Y los 75 periodistas e intelectuales, disidentes "detenidos, lanzados al calabozo "? ¿Tanto ruido debe tener algún fundamento y las sanciones de la Unión Europea, justificación? ¿Periodistas e intelectuales? 14 son diplomados de la Universidad, 4 en periodismo o comunicación, y de entre ellos uno ha sido periodista durante un cierto tiempo. ¿Independientes? Por cierto no de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana y de su jefe, Cason, enviado por Bush para organizar a fuerza de dólares la "disidencia". Los testimonios de los miembros de la Seguridad del Estado cubano, infiltrados desde hace 10 años en el Partido de los Derechos Humanos o en la Asociación de Periodistas Independientes, han desenmascarado cómo trabajaban esos disidentes al servicio de una potencia extranjera. ¿Qué potencia? ¡La misma que impone el bloqueo y acoge a los grupos "anticastristas"! ¡La que incita a la emigración ilegal al negarse a otorgar visas y al ofrecer al mismo tiempo la nacionalidad estadounidense a todo cubano llegado a su suelo (aunque sea por medios violentos), que considera que los flujos migratorios que vienen de Cuba constituyen un atentado contra su seguridad y que amenaza por ese motivo a la isla con una guerra! ¿Quién aceptaría en Francia la actividad de agentes pagados por el extranjero para desestabilizar el país?

¿No defendían a la democracia ? ¿A cuál? ¿A la del pueblo? ¿O la del país más rico del mundo, incapaz de alimentar, dar vivienda, educar, dar atención sanitaria, a toda su población, que se ha dado como presidente, mediante un fraude electoral, a un multimillonario del petróleo, que pisotea el derecho internacional, a la ONU, a la opinión pública mundial, que hace sufrir como se sabe al pueblo iraquí, que domina indivisiblemente el sistema mundial capitalista, mientras todas y todos soñamos con que "otro mundo es posible"?

No se quiere hablar de los cinco cubanos encarcelados en Estados Unidos por haber tratado de prevenir las acciones terroristas de los grupos anticubanos de Miami; de los centenares de prisioneros de la base de Guantánamo, ocupada por Estados Unidos sobre suelo cubano; de los piratas del aire cubanos liberados bajo fianza en Florida. La retórica de los derechos humanos es utilizada por Estados Unidos contra Cuba como arma ideológica de destrucción masiva para manipular las conciencias y neutralizar las resistencias. A los que ya no lo saben, los chilenos se encargan de recordárselo, 30 años después del golpe de estado fascista contra Allende.

¿Cómo apoyar a un gobierno que recurre a la pena de muerte? Los recientes acontecimientos, graves (ejecución de tres secuestradores de rehenes), no constituyen la forma de vida de la revolución, sino que dan la medida de la terrible amenaza que el actual gobierno de Estados Unidos hace pesar sobre la isla. El autor de estas líneas, opuesto a la pena de muerte, se sigue acordando con emoción y orgullo del día, no tan lejano, en el que fue abrogada en el derecho francés. Pero también comprende que el pueblo cubano tiene derecho a defenderse contra sus enemigos, contra aquellos que quieren destruir su revolución por el ejemplo y la esperanza que representa para todos los pueblos del mundo, contra aquellos que la amenazan con una guerra.

¡No libremos el combate equivocado! ¡Hagamos prueba de discernimiento! ¡Tenía que existir Cuba, tenía que haber ese pueblo heroico, era necesaria esa revolución, para desencadenar semejantes calumnias! ¿Cuál es ese poder mágico que convierte la virtud en vicio y el vicio en virtud?" decía Robespierre; y agregaba: "hay que pasar la verdad como contrabando". Por lo tanto, compañeros, ¡seamos los contrabandistas de la verdad! Y esa verdad, podemos decirla en voz muy alta: ¡Viva Cuba!

29 de septiembre de 2003
* Rémy Herrera es economista, investigador en el CNRS. Es autor de un informe presentado a la ONU sobre los efectos del bloqueo y ha coordinado el trabajo colectivo Cuba révolutionnaire (L'Harmattan, 2003)

Envia esta noticia