http://www.rebelion.org

5 de enero de 2004

Bitácora del año 2003

Wu Ming 6
Cádiz Rebelde


Enero


Se acumulan los buenos deseos, las promesas y los proyectos para cambiar la vida cotidiana con el nuevo años y con pequeñas reformas de nuestro comportamiento. Como decía Kavafis, “mis resoluciones de continencia, de cambiar/ duraban dos semanas como máximo”. El mundo, con la resaca navideña de gasto y decorado de cartón piedra, de luz y derroche, de visa y pavo transgénico, sigue siendo un lugar donde la vida vale tan poco y las plataformas digitales se funden en un abrazo. El mal de los excesos no es comparable con el eje del mal, del que forma parte Corea del Norte que no ha querido firmar el tratado no sé que. Algunos frecuentan las comidas de trabajo y otros el botellón navideño quizá para aliviar eso de que Ana Botella se dedica a la política. Lula llega al poder. La mayor victoria política de la izquierda de Brasil. Un nuevo gobierno portador de grandes esperanzas. La niña clonada de los raelianos parece no confiar en el presidente brasileño y se niega a parecer en los medios para certificarlo. No se preocupa todavía por las pensiones, porque -según la secta- acaba de nacer. Los franceses se lo toman más en serio.

Febrero


Se afirma que los artistas del estado bajaron a las barricadas. Las encuestas señalan que un 90 % de la población está contra la guerra. Y lo dice en la calle. El 15 de febrero es la culminación apoteósica de la multitud den contra de la barbarie y la mentira tras una semana en la que se han visto caceroladas, niños y abuelas con pancartas y un crisol de identidades todas a una. Millones de personas contra el cuento de las Armas de destrucción masiva. Los lunes al sol. Suceso insólito en el panorama cultural: los actores se han politizado de una manera “radical” para el gobierno. Todo por las críticas vertidas por el ejecutivo a la gala política de los Goya. Luego se despacharían en los Max contra la censura. En mi balcón ondea una pancarta al uso con un no a la guerra.

Marzo.

Aterra respirar. Las mascarillas dotan dan un aspecto de enfermero de civil que anda por la calle imbuido en su última operación. El miedo recorre toda China como un dragón caprichoso y la epidemia del SRAS rellena informativo con expertos y todo. Ya tenemos enfermedad made in siglo XXI. Llevo sin respirar al menos dos minutos y mi médico me recomienda que deje estas practicas disuasorias contra el virus. Dice que podrían afectar a mi día a día. Noventa minutos después de expirar el ultimátum de Estados Unidos a Irak, el presidente Bush lanzó su poderoso Ejército contra Irak. “Tanto si se trata de una ficción de cinta aislante o de alertas naranjas, estamos contra la guerra, señor Bush. Avergüéncese, señor Bush, avergüéncese. Y si tiene al Papa y las Dixie Chicks en su contra, es que ha llegado su hora. Muchas gracias". La fanfarria hollywoodiense irrumpe al final del discurso de Michael Moore.

Abril


La estatua de Sadam se balancea en el pedestal rodeada de gritos. El marine pisa el acelerador del tanque y éste expulsa una humareda negra como un bufido de bestia insaciable. Los pies de barro de Sadam ceden después de haber sido calzado por la misma CIA. Couso muere a causa de las heridas producidas por el disparo de un carro contra el hotel Palestina. «Nuestros aviones llegan / sin ser vistos ni oídos. / Nuestros aviones bombardean / sin ser vistos ni oídos. / Nuestros aviones matan / sin ser vistos ni oídos» (Fernando Beltrán).

Mayo


Riad. Casablanca. Yakarta, Bombay. Atentados contra intereses norteamericanos. Desayuno. Comida. Cena. Atentados contra los intereses de los estómagos de los que habitan las tierras bombardeadas por los aliados de la paz.

La Costa de la muerte sembrada de votos pagados. En el mapa de Europa de los billetes aparecen manchas negras junto a la costa de Galicia. Pero en las carteras, en las cuentas de ahorro y sobre todo en las papeletas de voto, las manchas se quedan en pequeños borrones, escasos lamparones. Intenté, hace tiempo, derramar en mi casa todo el contenido de una lata de aceite vieja. El fuel alcanzó a mi ropa interior, a varios libros de ecología a mi carné del paro. Pero nadie me dio un duro. Y no fui a votar. Un mar de banderas y de caoba. El avión se cayó y el ministro no se lo explicaba. La misión era humanitaria.

Junio


ERE que erre, los Expedientes de Regulación de Empleo de Telefónica y de Antena 3 pueden dejar en la calle a cerca de 16.000 trabajadores. Circo en la Asamblea de Madrid. El ladrillo manda. Como decía aquella vieja canción: A especular, a especular, hasta parcelar el mar.

Julio


Había sido sometido a un interrogatorio opresivo, muy duro. Su cuerpo apareció muerto tres días después y Downing street puso en marcha la máquina de mentiras. BLIAR enfrentó la crisis. Que se investigue todo para que no se sepa nada.

Agosto


El dedo se alzó entre la amalgama de maletines, trajes de chaqueta y secretarios. Guiado por una secreta lógica, se movió lentamente como si dudara a quién debía señalar. El elegido era un señor con barba, el de los hilitos de fuel. El aplauso certificaba la unanimidad inquebrantable. Se inicia el Marianismo. “La gente esa sin Irak y sin el Prestige no serían nada" (sobre los manifestantes que le abuchearon en Pontevedra, 02/05/2003).

Septiembre


Arde Bolivia. Bolivia se levanta contra la explotación privada del gas. “Lo que ha pasado en estos días en Bolivia es una gran revuelta, después de ser vilipendiados por más de 500 años.” . Campesinos, mineros, obreros, estudiantes, jubilados, comerciantes y desocupados virtualmente se han alzado para renacionalizar la industria petrolera y sus ingentes riquezas de gas y petróleo. Linchamiento de Medem y de Dolores Vázquez. :“si tu propio hermano, tu hijo, tu hija o tu mujer o tu mayor amigo te propone a escondidas que des culto a otros dioses… le has de hacer morir. Sé tú el primero en tirarle piedras para matarlo, y que después lo haga todo el pueblo. Apedréalo hasta que muera… así todo el pueblo escarmentará.”. Y así andamos. País de bárbaros. Alguien deja de reenviar emails para el indulto de Amina Lavall cuando se entera por el messenger que ya la han absuelto.

Octubre


Naufragio en Rota. Los cuerpos abotargados, blanquecinos sobre la oscura arena aparecen como si el mar quisiera dosificar la tragedia gota a gota y que los muertos no se agolpen en las editoriales y en nuestra conciencia. Swarzenegger es gobernador de California. Coeetze gana el premio Nobel. Se deniega el indulto a los Albertos. Muere en Bankok Manuel Vázquez Montalbán.

Noviembre


Anuncio de boda. Letizia ya posee, desde hace unas semanas, novio oficial. Es un muchacho alto, hijo de rey y sucesor al trono. El bombo (entre tres y cinco) y el platillo, que ya pasaron los monarcas para construir el palacete de la pareja, no dio cabida en los grandes medios a otros asuntos al parecer imprescindibles para la vida cotidiana de los millones de cesantes, de masa de populacho al parecer fascinada con el espectáculo marital. El plan Ibarretxe, el expolio de Irak, se despachaban en ulteriores páginas de los periódicos en un gesto de inconsciente tregua mediática, un segundo plano apetitoso para que ahora, amainada la euforia del compromiso, sirvan para rellenar editoriales y encabezar sumarios de noticiarios y partes. La ofensiva tomó aire y los medios falsinforman como siempre. Tripartito en Cataluña. Adiós al pujolismo. Dos de los blancos más famosos: uno muere y el otro es acusado de pederastía.

Diciembre


Captura de Sadam Houssein. “We got him”, dicen. El barbudo emerge del zulo. Esperamos que cuando testifique se acuerde de aquel joven del partido baas contratado por la CIA. En estos días se suele hablar de los muertos, de los famosos que nos dejaron, o mejor decir en algunos casos, nos los quitamos de en medio. No es lo mismo recordar al vaquilla que a Agnelli, a Gironella que a Martí y Pol. Ni a Vázquez Montalbán que a Vizcaíno Casas. Echaremos de menos a Compay y no a Celia Cruz, a Monterroso, a Bolaño y a Barry White que tanta pasión desbordaba no influía, a la Hepburb y al Gregory Peck de “Matar a un ruiseñor”, a Chumy, el hombre de negro (Cash).

Otro año más, recurro a Raoul Vaneigem para despedir el año: “Muchos de los placeres a los que aspiro no se realizarán, sin embargo persisto en quererlos sin tregua, y saco de las satisfacción de algunos la fuerza que alimenta a todos los demás (...) Poco importa que el futuro me dé o quite la razón.”

Envia esta noticia