http://www.rebelion.org

17 de febrero de 2004

Peter Sellars llevará a escena la tragedia de los refugiados

Elena Cuesta
El Mundo

BARCELONA.- En un momento en que «se ha sustituido el diálogo y el intercambio de ideas por los eslóganes y la publicidad, que es otro tipo de fascismo», la fuerza del teatro es crucial.Porque «debe ser una instancia de información paralela y alternativa, debemos mirar la realidad de manera diferente a como lo hacen las cámaras de los informativos de la televisión», sentenció ayer el combativo director estadounidense Peter Sellars, que desembarca en Barcelona como una de las estrellas internacionales del Fórum 2004.

Del 15 al 19 de junio, el director presentará en el Teatre Lliure Los hijos de Heracles, una tragedia que Eurípides escribió hace 25 siglos. Pero el tema que aborda, el de las personas obligadas a abandonar sus hogares por virulentos conflictos armados o por desesperanzadoras necesidades económicas, es de plena actualidad.«Vivimos en la era de los refugiados. En este momento, hay más gente que no puede vivir en su casa que en toda la Historia.Es la crisis más profunda con la que empezamos el siglo XXI».

Los hijos de Heracles arranca con un debate, en el que dos refugiados o inmigrantes locales explican sus vivencias al son de un moderador, que hace de puente con las personas sentadas al otro lado, relacionadas con el problema de los refugiados (ya sea un juez, un psicólogo o el responsable de alguna ONG).

Sellars emprendió el domingo, y ayer, la búsqueda de las personas que protagonizarán este prólogo interactivo con el público, auténtica introducción en la tragedia de Eurípides, cuya representación ocupa la segunda parte de montaje.

Intervienen en la obra actores profesionales -encabezados por el checo Jan Triska y la neoyorquina Ruth Maleczech-, que aparecerán junto a un grupo de entre ocho y 12 niños inmigrantes o refugiados.

Hijos de Heracles

Los pequeños encarnarán a los hijos de Heracles, asilados en Atenas y reclamados por sus verdugos. Sellars también seleccionará personalmente a este grupo de jóvenes.

El director aseguró que todavía es demasiado pronto para avanzar quién subirá a la escena del Teatre Lliure. Lo que sí dejó claro es que su teatro intenta llenar un vacío de palabras que, por ser tan correctas, son huecas con «un lenguaje honesto y directo».

«Encima del escenario, sólo vais a ver personas. El humo y los espejos los colocan el Pentágono y la CNN», disparó Sellars con humor un dardo lleno de verdad. «El teatro que yo hago es muy básico. La cultura del espectáculo ya está en la televisión», agregó uno de los popes de la escena contemporánea y ferviente defensor del arte como removedor de entrañas: «Es imposible estar dos horas con los niños refugiados y mantener el corazón cerrado.Durante la obra es fácil que lloréis, pero serán lágrimas de liberación».

Envia esta noticia