http://www.rebelion.org

17 de marzo de 2004

Poetas y novelistas de España y América Latina crean un diccionario para entender el "chalaneo" informativo del Gobierno tras el 11-M

Escritores intoxicados contraatacan con la palabra

Winston Manrique
El País
"El Gobierno se debe a la ciudadanía y ocultar esta información es antidemocrático"


La actitud vacilante del Gobierno de José María Aznar frente a la información sobre la autoría de los atentados del 11 de marzo en Madrid, que provocó el sábado manifestaciones en varias ciudades exigiendo la verdad, ha suscitado diversos calificativos y palabras para definirla. Un grupo de escritores españoles y latinoamericanos propone aquí un diccionario sobre esta inédita actuación en vísperas de las elecciones generales al responder a la pregunta: ¿Cuál es la palabra con la que definiría la gestión informativa del Gobierno sobre los responsables del 11-M, y por qué?

- ANTIDEMOCRACIA. Siempre he creído que los atentados de Madrid fueron obra de Al Qaeda. Aznar es el culpable de todo lo que ha ocurrido en Madrid, y su mala información o desinformación a la ciudadanía (a la cual se debe) obedece a intereses creados. Y el ocultar información al pueblo es antidemocrático. Sobre todo si se tiene en cuenta que ninguna persona en España estaba de acuerdo con que su país participara en la guerra de Irak. La versión de centrar la responsabilidad de los atentados en ETA es simplemente un pretexto de Aznar porque ve en peligro la continuidad de su partido en el poder, de la misma manera como Bush aprovecha a Al Qaeda a favor de su reelección. (Blanca Varela, poeta peruana).

- CHALANEO. Modos y mañas de quien intenta vender una mula coja, y además sin enseñarla. (Francisco Rico, académico).

- DESCONFIANZA. El Gobierno ha puesto de relieve una desconfianza pre democrática por no creer en la capacidad de la gente para entender la verdad y decirla, repitiendo aquel verso de Blas de Otero: "Pero tú, Sancho, pueblo / pronuncias anchas sílabas, / permanentes palabras que no lleva el viento". Frente a esa idea de confianza en la voz del pueblo, somos infantiles, y no se nos puede confiar nada. Todo por el afán de dirigismo del partido del Gobierno, en su afán de controlarlo todo. Es rara la gestión informativa dada desde el 11-M porque parece que han estado reservándose un pelín porque era más conveniente que fuera ETA y no Al Qaeda. (Álvaro Pombo, escritor español).

- DILACIÓN. Con esta palabra yo definiría el error de nuestros gobernantes de querer mantener por encima de todo su fundamental argumento para la campaña electoral -el terrorismo abertzale-, que, de ser una tragedia de todos, lo han convertido en una finalidad partidista. (Juan Eduardo Zúñiga, escritor español).

- EGOÍSMO. Egoísta Aznar, como se ha comprobado desde la tragedia del Prestige hasta la entrada en la guerra de Irak, que considera como único punto de vista el de su propia posición de poder, no le interesan las consecuencias para el pueblo español y ni siquiera, como se comprobó en Galicia, demuestra empatía con su propio pueblo. Sus decisiones no son políticas, en el sentido en que conciernen a la polis, sino que son puramente egocéntricas. Lo que le importa a Aznar es la sobrevivencia de Aznar, no de España. (Alberto Manguel, escritor argentino).

- ETA. No creo que la noticia haya sido manipulada por el Gobierno español. Es cierto que sólo sé lo que la televisión me ha dejado saber. Pero yo mismo creí que era ETA la culpable de esta atrocidad. Ahora la evidencia muestra que los culpables pertenecen a Al Qaeda. Pero todo el sufrimiento humano que se ha visto por televisión debiera ser una lección para ETA al ver cómo el fanatismo convierte a los seres humanos en máquinas de matar. ETA debería reflexionar y abandonar las armas y optar por una solución política. La otra opción es la solución de los bárbaros. (Guillermo Cabrera Infante, escritor cubano).

- IMPUNIDAD. Aznar inventó una noticia con fines electorales y presionó a los medios para que la divulgaran. Fue el momento más arcaico de su gestión. El siglo XXI ha traído no sólo el terrorismo en red, sino el fin de la impunidad informativa. La verdad sobre la calle de enfrente se abre paso en un sitio de Internet. "Calumnia, que algo queda", dice el refrán. En las culturas autoritarias la versión oficial tiene más peso que sus desmentidos. Siguiendo esa lógica, Aznar pensó que su hipótesis duraría al menos hasta el lunes. Sería dueño del secreto mientras el pueblo votaba movido por el miedo y la desorientación. Pero los medios son como la caja negra de los aviones; en medio de la destrucción quedan las últimas palabras. Hoy Aznar se asoma al periódico como a un espejo atroz: lo que se publica es verdad. (Juan Villoro, escritor mexicano).

- IRRESPONSABILIDAD. Es irresponsable que todos los españoles podamos pensar inicialmente, y de manera lógica, que el atentado lo realizara ETA, pero lo que es irresponsable es que un ministro del Interior lo firme, insista en ello y trate de "miserables" a quienes pensamos que pudo haber sido otro grupo, en ver otras posibilidades. Y porque, para empezar, si los causantes son Al Qaeda o grupos similares hay un peligro nuevo en España que habría podido hacerse presente de nuevo en las manifestaciones del viernes y no lo sabíamos, y la existencia de un peligro de este tamaño no se puede ocultar. (Javier Marías, escritor español).

- MANIPULACIÓN. Ocultar los datos de que se dispone para engañar a la opinión pública y evitar que ésta responsabilice al Gobierno de lo ocurrido. La guerra de Al Qaeda contra España es el resultado de la intervención de Aznar en la guerra ilegal de Irak. Es un precio mostruoso teniendo en cuenta que más de un millón de personas se manifestaron en Madrid contra esta guerra. Pero sería mucho pedir un mínimo de reflexión a un grupo terrorista como Al Qaeda, que siembra la barbarie en las cinco partes del mundo. Ahora, el Gobierno hace pagar al pueblo madrileño por la foto del trío de las Azores. (Juan Goytisolo, escritor español).

- SUBSUELO. En esta información el Gobierno ha mostrado continuidad con su talante de los últimos años y con corrientes mundiales, encabezadas por la Administración de Bush, que tienden a sustraer al ciudadano la transparencia imprescindible en la democracia. Lejos de la luz de la vida publica, el recurso al subsuelo -tergiversación, manipulación, mentira, intoxicación a través de servicios "paralelos"- culmina en una indeseable complicidad con aquel terror que supuestamente se quiere combatir. (Rafael Argullol, escritor español).

- TRILERO. Persona que dirige el juego de apuesta de los triles, generalmente con la intención de quedarse con el dinero de quien juega. Ningún trilero dejará que ganes tú, es una definición de un diccionario que encaja en la actuación llevada a cabo por el Gobierno estos días. Aunque otra palabra puede ser magia, porque han intentado dejarnos fuera de la realidad e hipnotizarnos para dejarnos cautivos de la ilusión como lo intentaron durante 40 años de dictadura; pero esta vez ha resultado un juego de manos que ha salido mal y se han visto y caído las cartas. Han querido encantarnos como don Quijote quería, sólo que este encantamiento tiene 200 muertos de fondo. (Luis Landero, escritor español).

- ZAFIEDAD. Nos han obligado a movernos como en los peores tiempos de la dictadura franquista. Desinformados por el Ministerio del Interior acerca de la verdad sobre la masacre de Madrid, nos han obligado a buscar en el exterior, en la información de la radio o de la prensa extranjera, lo que estaba sucediendo en nuestro país. Como todo el mundo sabe, han retardado y manipulado obscenamente al máximo posible la información sobre los atentados, porque no querían que se relacionara la fantochada criminal de las Azores y la guerra de Irak con la masacre de Madrid. Nos han engañado a lo largo y a lo ancho de estos días, y todo el mundo lo sabe. En realidad, desde hace unos años vienen burlándose de la ciudadanía, tomándola por necia, como si la sociedad no fuera capaz de ver, por ejemplo, que hay huelga general, por mucho que el subalterno Urdaci y don Pío-Pío digan lo contrario. Como si los ciudadanos no fueran capaces de registrar la mentira, la zafiedad (también en el sentido peruano de la palabra, donde zafio es desalmado), la falta de escrúpulos morales, la manipulación más zarrapastrosa de un Gobierno infame y de extrema derecha, sin demasiadas convicciones democráticas, héroe por ahora de Perejil, pero al que le esperan otras batallas. Que Trillo dé un paso al frente. (Enrique Vila-Matas, escritor español).

Envia esta noticia