http://www.rebelion.org

10 de abril de 2004

Aute: es demencial el mundo que nos imponen

''La razón del más fuerte, el cinismo, la mentira, no pueden perdurar'', señala el cantante

Arturo Cruz Barcenas
La Jornada

Zacatecas, Zac., 8 de abril. La Semana Santa es una época del año que al cantante Luis Eduardo Aute (Manila, 1943) le gusta pasar en España. ''Tengo una casita en la playa, voy con mi familia ahí, tranquilo. Soy bautizado, como imagino que gran parte de los españoles y mexicanos, a quienes nos bautizaron católicos sin consultarnos. En cualquier caso soy creyente, pero no creo en la Iglesia. Digo en broma que si Dios existe su peor enemigo sería la Iglesia. Vivimos tiempos de Iglesia, de movies, de mafias y todo eso."

En entrevista previa a su concierto en la plaza de armas, dentro del Festival Cultural Zacatecas 2004, el compositor, quien realizó su primer disco en 1968 (Aleluya No. 1 dentro), señala que la Semana Santa es la única celebración del año en la que realmente se puede descansar. "En otras uno tiene que comprar regalos, cenar con los familiares que no se quiere ver, salir a las calles a divertirse, a celebrar el fin de año; hay que ser feliz.

"En las vacaciones de verano hay que salir a buscar un sitio con toda la familia para descansar. Salir de la ciudad es un infierno; en Semana Santa no ocurre nada de eso. Lo de seguir los pasos de la Iglesia católica es algo tradicional y cultural, pero no hay que comprar nada. Se trata de desconectarse un poco del mundo y eso es saludable para el organismo", agregó.

De su actualización informativa, comenta: "Lo de la Pasión de Cristo es una cosa y la Iglesia es otra. El personaje de Cristo me parece importante, tanto que vivimos en 2004 de la era cristiana; marca una pauta no solamente histórica, sino cronológica. A mí, como pintor, me parece que la pintura religiosa es la más significativa en cuanto al arte erótico. El arte erótico, por antonomasia, es religioso".

Añade que no ha visto la película de Mel Gibson, La Pasión de Cristo, "pero he visto unas imágenes en televisión y me he percatado de que están basadas en unas pinturas de Caravaggio, con una estética interesante, pero sé que es una película tramposa, en el sentido de que intenta atraer al público por la violencia, por el gore, por lo menos interesante de la vida de Cristo. Mi película preferida sobre Cristo es El evangelio según san Mateo, de Passolini, que, creo, tiene poco que ver con lo hecho por Mel Gibson. Para el caso, me interesa verla por la plástica".

-Con el actual contexto político, ¿es necesario acercarse más a lo espiritual, a la religión?

-Creo que no es necesario exagerarlo tanto. Es mejor aproximarnos al sentido de la vida. Estamos cada vez más lejos de eso. Este mundo que nos están imponiendo, el de la razón del más fuerte, la razón de la fuerza y no la fuerza de la razón, la competitividad, la falta de escrúpulos, el éxito por encima de todo, caiga quien caiga, el cinismo, la mentira como obsesión; eso no puede durar demasiado. Más sería la autodestrucción.

"El ser humano todavía puede luchar contra todo eso. Yo espero que se dé vuelta. Me gusta mucho el eslogan del movimiento antiglobalización, de que otro mundo es posible. No se sabe cuándo, ni cómo, ni de qué manera, pero este mundo que nos están imponiendo es imposible, es una demencia.

Sobre su concierto al aire libre, ayer en la noche, dijo: "Hacer música en la calle me parece que es lo más cercano a esa idea de que este arte esté vivo, que no esté solamente en los equipos de sonido o en la televisión. Me resulta gratificante y sorprendente, y yo diría que un milagro, saber que la gente en los sitios más remotos conoce mi trabajo, porque en México salieron mis discos en forma muy irregular. Zacatecas es un sitio lejano de donde yo escribo y vivo, en Madrid, y que haya gente a la que le interese lo que hago es un milagro. Son tan pocos los milagros, que cuando sucede uno hay que disfrutarlo".

-Qué hay mejor que viajar, sobre todo por el clima de amenaza terrorista en Madrid y en toda España.

-Estamos tan acostumbrados ya que realmente la gente está bastante tranquila, dentro de un desorden. Llevamos, ya 30 años con ETA y la gente sigue viviendo. Sí hay cierto temor, pero la gente sigue viviendo. Al día siguiente de la explosión en la estación de trenes de Atocha la gente salió a la calle a la manifestación. Nadie se quedó en su casa escondido, como en Nueva York.

"En Estados Unidos se dijo que el pueblo español era muy cobarde, porque luego de lo de las bombas España se retiraba de Irak eso es una falacia rotunda. El pueblo español no es cobarde para nada, pues lleva 30 años con actos terroristas. La propuesta de Rodríguez Zapatero de salir de Irak no es a consecuencia de las bombas; fue una propuesta bastante anterior. La vida sigue. Cobardía es una palabra que aquí es una falacia.

"ETA también cometió atentados muy fuertes. Ahora padecemos dos terrorismos. El más reciente gracias al señor (José María) Aznar. Eso nadie lo puede apetecer."

-Tus canciones Rosas en el mar y Aleluya No. 1 son anticipatorias...

-Es más fácil encontrar rosas en el mar que la verdadera libertad. Tampoco creo que sean anticipatorias; más bien la historia del mundo está llena de premisas en ese sentido. El ser humano no hace más que defender y luchar por sus derechos. Me temo que así seguirá siendo.

"Ahora estoy dando conciertos y no tengo capacidad imaginativa para escribir. Hace unos días inauguré en España una exposición con mis pinturas, la primera retrospectiva en 50 años de trabajo. Está en Salamanca y abarca de 1951 a 2000. Eso es lo más que he hecho, pero espero volver al estudio, a fabricar ideas. La pintura y la música tienen relación en el sentido de que no tienen ninguna relación. La música se mueve en el mundo del sonido y la pintura en el de la imagen.

"Son complementarias. Donde acaba una comienza la otra. Me siento más cómodo en la pintura, porque es una expresión más libre. No hay corsés de ningún tipo; es la libertad absoluta. Hacer canciones es algo más complicado: hay que contar algo en tres minutos, texto y música, que tenga sentido, interesante, un planteamiento, un desenlace y respetar unas reglas de juego, que son la métrica, la rima, la estructura, que sea asequible a la gente.

Envia esta noticia