http://www.rebelion.org

23 de abril de 2004

El cantautor recoge en un libro DVD el concierto que ofreció en el Palau

Paco Ibáñez: "La poesía es un acto reflejo de autosalvación"

Núria Martorell
Rebelión


Paco Ibáñez galopa por la poesía incansablemente. Con el zurrón repleto de proyectos que siempre anuncia "para mañana". Es su filosofía de vida. Y no concibe un mañana sin poesía. El cantautor acaba de publicar un libro DVD del concierto que ofreció en el Palau de la Música en octubre del 2002. Un generoso recital que dedicó a José Agustín Goytisolo. Su amigo eterno, que murió el 19 de marzo de 1999. Su compañero ausente, a quien esa noche recordó muy especialmente con los imperecederos versos del Lobito bueno y Palabras para Julia, entre otros, y con emotivas anécdotas recuperadas de su abarrotada memoria.
En este último trabajo, Ibáñez aprovecha el formato de libro para reproducir muchas fotografías, así como declaraciones de Vázquez Montalbán, de varios periodistas amigos y, cómo no, de su añorado Goytisolo. "Claridad no te apartes de mis ojos... Escucha detrás de mis palabras el grito de los hombres que no pueden hablar", cita en una de sus cuidadas páginas, diseñadas por Jurek Janiszewski.
"El concepto de calidad, en cada texto y en cada ilustración, hace que todo tenga su lugar. Y su potencia. El objetivo es explicarle a la gente que la vida es bella y que se pueden hacer cosas sin concesiones a las modas y sin depender de la puta televisión", sostiene.

LLAMADA A
ZAPATERO
"Quiero que sepan que existen más cosas que el alienante fútbol, todo un insulto a la inteligencia. Cuando oigo la palabra Barça se me van las ganas de comer. Y cuando mencionan al Madrid, siento náuseas", añade el artista, a dos días del esperado derby. Ibáñez prefiere apostar por los sentimientos y jugar a ser trovador. "Reivindicar la poesía es reivindicar el aire que respiras; es un acto reflejo de autosalvación".
Icono de la lucha antifranquista, su coherencia en términos políticos se mantiene inalterable. El mismo día en que Zapatero ganó las elecciones, Ibáñez le telefoneó. Pero lo que no sabía es que, horas más tarde, el flamante presidente explicaría a la prensa "el gozo" que le había producido su llamada. "Víctor Jara y Paco Ibáñez son el fondo musical de mi despertar a la política", argumentó Zapatero. "Y yo que me alegro --suspira Ibáñez--. Por fin España caminará con pasos firmes y dejará de sufrir a ese pequeño fürher y Judas de Europa que es Aznar".
Sin embargo, le sorprendió la reacción de la gente cuando el presidente cumplió su promesa de retirar las tropas de Irak. "El hecho de que lo convirtieran en un héroe demuestra hasta qué grado de corrupción habíamos llegado".

Envia esta noticia