http://www.rebelion.org

10 de mayo de 2004

Entrevista a Antoni Domenech

"Veremos cosas terribles en próximos años"

Rebelión
El liberalismo no es más que un intento de volver a un capitalismo que fue un semillero de catástrofes
Estamos en un punto de inflexión y habrá una reacción contra estos crecientes despropósitos


Tiene ese poso en el pensamiento y ese fundamento en el hablar que le harían misión imposible convertirse en uno de esos frívolos tertulianos hoy tan al uso. De Antoni Doménech se pueden decir muchas cosas pero una de ellas es que sus trabajos

y en el último libro se ve rotundamente

invitan a repensar radicalmnte el mundo político contemporáneo. Para él la lucha sigue viva, el futuro abierto

Barcelonés, cosecha 52. Con decir eso se deduce fácilmente el marco de su desarrollo vital, con los Beatles y Rolling sonando cuando era adolescente, Vietnam, la llegada a la Luna, el Mayo del 68 y Franco en su juventud y etapa universitaria, Marx y los suyos siempre al fondo, la caída del telón de acero y la pérdida de referentes de la izquierda después. Estudio Filosofía y Derecho en Barcelona y Teoría Social en Francfort y Berlín. Es catedrático de Filosofía de las Ciencias Sociales y Morales en la Universidad de Barcelona y un interlocutor ideal para hablar de la historia y la economía a la luz del pensamiento y la reflexión ética.

¿Se atrevería a decirme en cuatro palabras la esencia del capitalismo?

Un sistema económico y social que consiste en que una pequeña minoría de grandes magnates, cada vez más pequeña, se arrogan el papel de ecónomos e intendentes generales de la sociedad para organizar la producción y dictar pausas de consumo manipualadas al resto de la sociedad, a través de mercados crecientemente oligopolizados.

No deja de ser el sistema de mayores libertades...

Usted puede tener muchas libertades (aunque según y cómo) pero en el puesto de trabajo no las han concedido hasta hace poco, tras la II Guerra Mundial, y ahora las está anulando otra vez. Con el llamado Estado del Bienestar se vivió una democratización de la empresa y yo creo que ahora pasamos por una época de gran ofensiva para volver a 40 ó 50 años atrás.

¿Con qué fin?

Desconstitucionalizar la empresa capitalista y reabsolutizarla.

¿Exageraríamos si dijéramos que Ilustración y Neoliberalismo son dos conceptos que se dan la espalda?

En absoluto. Lo que llamamos para entendernos neoliberalismo se puede ver de muchas maneras pero a mí me parece que la más fértil, tanto científicamente como políticamente es una.

¿Cuál?

Un intento exitoso, hasta el momento, de regresar a un tipo de capitalismo que ya habíamos conocido y que había sido un semillero de catástrofes.

Con la diferencia de que ahora vivimos el nuevo fenómeno de la globalización...

No exagere la novedad. Hay algo radicalmente nuevo en ella pero también radicalmente viejo . La globalización es un intento de volver a un orden económico internacional que ya habíamos conocido y le diré más: no estamos viviendo todavía una fase comparable en capacidad mundializadora como la que se vivió entre 1871 y 1914, esa época del capitalismo imperialista, ultranacionalista y colonialista. En 1914 Inglaterra exportaba más que ahora.

¿Fue comparable aquella capacidad de penetración de la cultura capitalista con la actual?

Hay extremos en que sí. Penetró en rincones del planeta impensados, destruyó culturas enteras, esquilmó patrimonios... Pero a lo que voy es que la globalización actual no es la liberalización de los mercados internacionales sino la reliberalización. Ya había ocurrido antes y fue un semillero de catástrofes de la que salieron fugas especulativas de capitales, guerras mundiales, imperialismos agresivos...

Hasta que se produjo un acuerdo...

Eso fue a partir de la II Guerra Mundial en que se intentó reformar el orden económico universal, se quiso hacerlo más controlable. Eso es el inicio del FMI, Banco Mundial... que significaba disciplinar los mercados internacionales, los bancos, el nacimiento del Estado del Bienestar a partir de un pacto con los trabajadores...

Una cultura forzada de consenso...

Cierto, pero ese capitalismo civilizado y social de posguerra se está rompiendo. Las empresas ya no tienen porqué negociar con los sindicatos porque pueden presionarlos amenazándolos con deslocalizar la producción. El neoliberalismo es, en cierto sentido, un neoabsolutismo, la pretensión de que los empresarios vuelvan a ser monarcas absolutos dentro de sus empresas, como en la era del capitalismo inicial.

¿Qué izquierda se precisa como contrapeso?

Una izquierda realista y por ello radical. La que tenemos hoy es, desgraciadamente, irrealista y nada radical.

¿Se atreve a hacer una hipótesis de futuro?

Yo no soy pesimista aunque haya muchos motivos para serlo. Nunca me he creído esa teoría de que el pueblo aguanta todo, que está alienado... Más bien pienso que está creciendo la conciencia de que han llegado demasiado lejos.

Concrete...

Veremos cosas terribles los próximos años. Ya las estamos viendo en Irak, en donde la guerra se produce por los más groseros intereses y acudiendo a burdas mentiras. Pero creo que estamos en un punto de inflexión y habrá una reacción contra estos crecientes despropósitos del neoliberalismo.

Envia esta noticia