http://www.rebelion.org

17 de mayo de 2004

La policía antimotines repele violentamente a periodistas; cinco detenidos y tres heridos

Michael Moore y José Bové se unen a las protestas de los trabajadores cinematográficos

La Jornada/DPA/AFP


Cannes, 15 de mayo. El actor mexicano Damián Alcázar reconoció hoy en Cannes que le ha resultado duro ponerse en la piel del sicópata que encarna en Crónicas, la película del ecuatoriano Sebastián Cordero, sobre unos periodistas que investigan la desaparición de varios niños en Ecuador.
Aceptó el papel tras saber en primer lugar que no se iba a ver ningún tipo de escenas de violencia contra menores, pero también porque cree que "vale la pena hablar de un fenómeno como éste, que ocurre en todas las partes del mundo.

"Lo más difícil era intentar escudriñar en el espíritu, en la mente de un sicópata como éstos. Pero si me ofrecieran hacer a (George W.) Bush, también intentaría escudriñar en un sicópata como ese", afirmó.

En Crónicas, la película que hoy se proyectó en la sección Una cierta mirada del Festival de Cannes, Alcázar (La ley de Herodes) interpreta a un ecuatoriano al que todo el mundo adora en su pequeño pueblo pero que esconde un siniestro secreto que buscan revelar los artífices de un programa de televisión amarillista.

Damián Alcázar rivaliza en protagonismo en esta coproducción con el actor colombiano afincado en Estados Unidos John Leguizamo (Carlito's way), la española Leonor Watling (Hable con ella) y el mexicano José María Yazpik (Nicotina).

Comprometido con los papeles que asume, el cura "izquierdista" de El crimen del padre Amaro denuncia el periodismo amarillista que tanto éxito tiene en numerosos países de habla hispana en los que se exprimen las miserias humanas delante de una cámara.

La película "retrata ese mundo infame que ha infestado nuestros países. En México proliferan ahora estos programas de talk show que son espantosos", dijo.

Varios cientos de artistas independientes y empleados del sector del entretenimiento se manifestaron hoy al margen del Festival Internacional de Cine de Cannes contra los recortes previstos en su seguro de desempleo.

El director estadunidense Michael Moore, que compite por la Palma de Oro con su nuevo documental, Fahrenheit 9/11, se sumó brevemente a los manifestantes en un gesto de solidaridad. Moore, que estaba acompañado por el líder campesino y activista antiglobalización José Bové, fue saludado con fuertes aplausos.

Los manifestantes luchan desde hace meses por mantener su seguro de desempleo, que está previsto sea recortado en el marco de los planes de ahorro del gobierno.

En tanto, al terminar la marcha varios periodistas fueron maltratados delante de una comisaría de Cannes cuando reclamaban la liberación de cinco de sus compañeros detenidos en la manifestación de la tarde. Un periodista de la televisión pública francesa fue tirado al suelo con su cámara por policías, que le pusieron las esposas, mientras otros dos periodistas fueron brutalmente empujados por la policías antidisturbios cuando intentaron intervenir gritando "¡libertad a nuestros compañeros!", según afirmó la colaboradora de la Agencia France Press.

Envia esta noticia