http://www.rebelion.org

18 de mayo de 2004

57º Festival de Cannes

Moore alaba a España por dejar Irak

J. J. Sánchez Costa
Rebelión


La candidatura de George Bush en la próxima campaña electoral a la presidencia de EEUU tendrá que salvar un serio obstáculo: la película documental Fahrenheit 9/11, de Michael Moore, presentada ayer en la sección competitiva del Festival de Cannes. El autor de Bowling for Columbine desenmascara al actual presidente norteamericano por varios flancos: las relaciones de su familia con la de Bin Laden, las falacias de una guerra caprichosa justificada con mentiras y la tardía respuesta de Bush el fatídico 11-S. También alabó la decisión de España de retirar las tropas de Irak y la postura contraria a la guerra de Alemania y Francia.

El filme, de casi dos horas de duración, empieza con la falsificación de un documento oficial del Ejército en el que se ha tachado el nombre de James R. Bath, un compañero de filas del entonces joven George Bush que hizo de intermediario entre la familia del presidente y la de Salem Bin Laden. Su cooperación desembocó en transacciones financieras de millones de dólares. De ahí, se dice, salían los fondos para sostener las deficitarias empresas de Bush.

La documentación aparece en pantalla. Directamente relacionado con esto se desvela otro hecho crucial. En los días siguientes al ataque de las Torres Gemelas, la Casa Blanca proporcionó un salvoconducto especial a todos los miembros de la familia Bin Laden que residían en EEUU para que abandonaran el país con destino a Arabia Saudita. Las autoridades de control aéreo, la policía y los servicios secretos tuvieron que acatar la orden. Un miembro del FBI asegura ante la cámara de Moore que lo indicado hubiera sido interrogar a estas personas.

El siguiente tema es el del comportamiento de Bush la mañana del 11-S, sentado en un colegio infantil de Florida mientras recibe la noticia del primer impacto de un avión en una de las torres. El presidente pone cara de circunstancias, casi como un niño más cogido en falta, y permanece sentado, hasta que le avisan del segundo impacto y le dicen que el país está sufriendo una agresión.

Es un documento gráfico increíble y, a la vez, insólito. "La grabación se hizo en este colegio y nadie hasta el momento la había reclamado. No tuvieron ningún problema en proporcionarnos este material", dijo ayer Moore en Cannes.

En unas imágenes anteriores se cuestiona la legitimidad del triunfo de Bush ante el candidato del Partido Demócrata, Al Gore, especialmente en el último y decisorio recuento de votos. Se dan los nombres y los rostros de familiares y personas afines al entonces candidato republicano que pudieron amañar el resultado trampeando con las cifras e impidiendo el voto (claramente demócrata) de ciudadanos negros.

"Es importante reír en los momentos difíciles. En esta película yo soy el serio y Bush, el cómico", ironizó Moore, que expresó su convencimiento de que este filme influirá en las elecciones presidenciales. "La película será un shock para muchos norteamericanos por la revelaciones que contiene. Hay muchos aspectos importantes que no han sido vistos ni oídos. La gente se dará cuenta de que se les ha mentido", agregó. De paso, criticó la parcial información que sobre el conflicto está dando la TV norteamericana.

Las imágenes del inicio de la guerra también son impresionantes, tanto las captadas en Bagdad como en la Casa Blanca, con la preparación de la intervención presidencial avisando de la obligación moral de iniciar un conflicto bélico, con argumentos que se ha demostrado que eran mentiras. "El único motivo de esta guerra es el petróleo", afirma un personaje relevante.

Se muestra el dolor de los iraquíes y el de familias de EEUU que han perdido a sus hijos por una causa que ni entienden ni justifican. "Tenemos derecho a saber qué se hace con el dinero de los contribuyentes, por qué nuestros soldados corren peligro para llenar los bolsillos de los amigos de Bush", aseguró Moore. Reveló que Miramax le ha dado seis semanas más de plazo para incluir nuevas escenas en la película, que tiene su estreno previsto en EEUU el próximo verano.

También aparecen imágenes de malos tratos a iraquíes en plena calle por parte de las tropas de la coalición. Bush se refirió a las fotos sobre torturas como propias de unos soldados que tenían "una personalidad débil". Esta afirmación indignó a Moore: "Bush desprecia a los soldados, éste es el peor modo de tratarlos. Es el antimilitarista número 1 de EEUU". También mostró su dolor por el atentado de Madrid y su alegría de que las tropas españolas hubieran abandonado Irak. "No se puede imponer la libertad a los pueblos", sentenció.

Envia esta noticia