http://www.rebelion.org

10 de junio de 2004

El grupo barcelonés presenta en Razzmatazz su tercer disco, el doble 'Entre raíces y antenas'

Macaco lleva a escena su mestizaje electrónico

Nando Cruz
Rebelión

BARCELONA
Macaco ha dado un paso más en la internacionalización y profesionalización de su concepto musical. Su tercer disco es doble, autoeditado y tiene un título, Entre raíces y antenas, que su líder, Dani Carbonell, quiere instaurar como seña de identidad. "Para etiqueta, la mía, y ésta es la que me autopongo", dice, con la idea de distanciarse de términos como mestizaje y fusión. Esta noche presenta sus nuevas canciones en Razzmatazz (21.30 horas) con un elaborado montaje que incluirá proyecciones.

La banda barcelonesa siempre ha destacado por plantear sus discos y directos como un concepto integral. "No hago discos conceptuales, pero me gusta montarme mis peliculitas, mis mundillos", reconoce Carbonell. En esta ocasión el plan era "jugar con polos opuestos como la música de raíz y la tecnología". Por un lado hay "un primer disco de banda, de canciones grabadas en una o dos tomas" y, después, un segundo volumen de "música electrónica hecha a mano". El primero, De la raíz a la antena. El segundo, De la antena a la raíz. Y, por encima de todo, "un groove impresionante".

"Yo creo en el trabajo. Si quieres sonar como hay que sonar, has de hacerlo bien. Sólo así puedes tener un nivel internacional para tocar con unos The Roots, unos Ozomatli o con unos Jurassic 5", expone Carbonell. Y, orgulloso del sonido obtenido por una banda a la que se acaba de incorporar DJ Tillo, el discjockey de Scratch Commando, insiste en que "aquí no hay pachanga; cuando suena latino es latino de verdad; lo digo yo y lo dirá un cubano". Pues sí, hay latino y funk, tumbaos y rumba, bossa y hip-hop. "Todo el mundo me dice que suena a Macaco y eso es lo único que pretendo", pregona sin modestia.

Para publicar Entre raíces y antenas, Macaco ha fundado su propio sello, Mundo Zurdo. "La cosa se ha ido a los extremos porque las discográficas medianas han desaparecido y o te vas a un sello muy pequeño o te lo montas tú o te vas a una multinacional con todo lo que eso conlleva". Cuenta Dani que las grandes "no aceptaban un disco doble ni que yo fuera el dueño del máster". Pero uno de los objetivos de Macaco es licenciar su disco en el extranjero, donde su popularidad sigue creciendo. Por ahora se va a editar en una docena de países.

Dani Macaco calcula que la gira mundial de Entre raíces y antenas lo tendrá ocupado un par de años, pero ya tiene planes de futuro: "Un viaje de tres meses de Barcelona a Gambia cruzando el Sáhara con un equipo de 12 personas, tres vehículos y un estudio móvil con el que grabaríamos los sound systems que montemos cada noche en los campamentos". Según sus cálculos, "un proyecto así cuesta entre 30 y 40 millones de pesetas", razón por la cual ya están buscando subvenciones y espónsores. De tal aventura se editará una película y un disco.

Envia esta noticia