http://www.rebelion.org

14 de junio de 2004

Ante unos 40 mil fans, el Dr. Skenka define el concierto como ''ejercicio antifascista''

Panteón Rococó recupera el Zócalo para el ska

Arturo Cruz Barcenas
La Jornada

El grupo de música skasera Panteón Rococó convocó a más de 40 mil jóvenes -según los organizadores: la Secretaría de Cultura del gobierno de la ciudad y la delegación Cuauhtémoc- en su concierto de ayer en el Zócalo capitalino, donde apoyado por sus "brigadas de seguridad" logró que la fiesta se desarrollara sin incidentes graves y con respuesta efusiva de quienes tienen a su música como parte de su forma de vida.

Funcionó la logística y el objetivo del Panteón, "recuperar el Zócalo para el ska", se cumplió a cabalidad. Tuvo como grupo telonero a Antidoping. Hubo chacota y mensajes políticos. Dr. Skenka, vocalista de los camposanteros, exhortó a los asistentes a apoyar la liberación de los altermundistas procesados en Guadalajara por protestar contra la globalización y sus consecuencias.

Una gran manta se extendió en el escenario; tenía escrito: "¡Presos políticos de Guadalajara, libertad!" Fue uno de los mensajes que el grupo defeño lanzó a los más de 40 mil asistentes, jóvenes y niños, seguidores del movimiento skasero, que tenía dos años de ausencia en la plaza central de México, "el ombligo, el eje", definió el líder.

Skenka, con una máscara de luchador que luce estampada una gran hoja de mariguana, definió al concierto como "Ejercicio antifacista 314. ¡Paz, baile y resistencia!"

Los miles de jóvenes bailaron slam, volaron por los aires, algunos impulsados por sus compañeros. En sus manos de adolescentes mostraron los muñecos de peluche que usan como mascotas.

Las canciones de Tres veces tres, tercer disco de Pan-teón, para la mayoría el mejor grupo skasero de México, se escucharon durante dos horas. "¿Qué? Ahora resulta que ustedes vienen de Las Lomas, donde no se escucha la cumbia. ¡Carajo!", gritó Shenka.

En una mezcla del fervor futbolero-ska, Shenka, Tanis, Don Gorri, Monel, Darío, Paco, Felipe, Irma y Missael, incitaron a un grito colectivo: "¡Goya, goya, chachún, cachún, ra-ra!"

"Hoy celebramos la recuperación del Zócalo para grupos como Nana Pancha, Los de Abajo, Sekta Core, La Maldita, Santa Sabina y Panteón Rococó, y el triunfo de los Pumas chilangos." Decenas de banderas del equipo de la UNAM se levantaron entre la multitud. En una de ellas se leía: "¿Gatitos? ¡Ni madres!"

De todos los rumbos de la ciudad, los jóvenes llegaron en Metro, en colectivo, en camión, o en caravanas a pie. Las brigadas les quitaron todo lo que pudiera servir de proyectil. Pero el ingenio burló los cercos y cientos de botellas de plástico y latas de cerveza volaron de un extremo a otro. Algunos fueron rescatados de esa marea humana que al calor del slam forma los famosos círculos de amor, donde hay que aguantar vara.

Un chavo disfrazado de Elmo, personaje de Plaza Sésamo, causó sensación y risa. El ska mezclado con reggae jamaicano del Panteón es el ritmo que los jóvenes han hecho suyo. Si el baile es violento es porque necesitan exorcizarse. Vuelan por los aires varios tenis, que van a impactarse en quien no la hará de tos.

El sol cae a plomo. La ola de presión en las primeras filas causó desmayos y los brigadistas auxiliaron con prontitud. "Esto es un rito contemporáneo. ¡Aguanten, respeten a las brigadas de paz! Tres fueron las palabras primeras, a las que se unieron otras tres, y así. Esta es la tarde de las tres palabras, en el Zócalo capitalino."

El Panteón es un grupo comprometido con su circunstancia. Lo plasma en sus canciones, como Asesinos, con la que pretenden, dijo Dr. Shenka a este medio, unir a varias generaciones, las de antes con las de ahora, para que recuerden la masacre del 68.

Al interpretar Ciudad de la esperanza, crítica a la abulia citadina en torno a sus problemas cotidianos, el Panteón llamó a la banda a respetar a los demás. "No importa, no importa, de qué color, vestimenta, colonia. Todos somos iguales."

El tema Marcos Hall, dedicado al sub Marcos y al movimiento zapatista. Las mentadas a Vicente Fox formaron parte del intro de la rola. Un gran coro inundó el Zócalo. La V de la victoria y un "hasta siempre, comandante". El sub fue ascendido en su grado militar.

Dime, composición para las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez, "porque sentimos su dolor; eso les decimos a los familiares de las víctimas". La carencia, el máximo éxito del Panteón, que habla de las penurias para sobrevivir sin dinero, con salarios de hambre. Finaliza el "ejercicio antifacista" al grito de "¡Paz, baile y resistencia!" El ska regresó al Zócalo capitalino.

Entrevistados, varios jóvenes afirmaron que fue un concierto tranquilo y que las autoridades exageraron al tener a esa propuesta musical dos años ausente de la histórica plancha. "Las autoridades que se oponen a que el ska y el Panteón estén en el Zócalo, para mí son gente vieja", expresó José Ortiz, de 22 años, quien no estudia ni trabaja, pero intentará entrar a Bachilleres.

Envia esta noticia