21 de mayo del 2001

El conocimiento de nuestras pulsiones

Análisis de un personaje de El túnel de Ernesto Sábato

Myriam Nieto Vargas
Ojos de Papel

A través de todos los tiempos, los hombres nunca se han cansado de idear expresiones que plasmen la fuerza violenta que atrae el hombre hacía la mujer y juntamente con este anhelo, el miedo a que ella lo arrastre a la perdición. Es así como el enigma de la esfinge lo resuelven pocos y los que lo intentan lo pagan con la vida, como es el caso del personaje central de la novela del argentino Ernesto Sábato, titulada El túnel, versión literaria que tuvo la oportunidad de conocerse también a través de la cinematografía.

El personaje central de nuestro análisis es Juan Pablo Castel, el pintor que mató a María Iribarne Hunter, mujer que conoce en el salón de Primavera de 1946 en donde presenta un cuadro llamado "Maternidad". La dama en cuestión fija su atención en un pequeño detalle de la pintura constituyendo este hecho aparente el enganche de Castel con Maria Iribarne, pues desde ese momento entablan una relación telefónica y por carta en donde él le repite incesantemente su necesidad de verla -sin que sea rechazado por ella- hasta que descubre que está casada con un hombre mayor que ha perdido la visión, llamándole la atención la forma en que él se entera de su relación matrimonial pues ella lo cita a su casa con el pretexto de que recoja una carta.

El protagonista se enamora desesperadamente de María, a quien inicialmente considera "una frágil criatura", y no obstante, aún sin haberse pronunciado la palabra "amor", la locura aumenta cada día más, conviertiéndose en una relación tormentosa ante las peleas, dudas que asedian, escenas de incomprensión, sentimientos que oscilan entre el amor más puro y el odio que se generan ante las contradicciones e inexplicables actitudes de María con su primo, hasta llegar a la duda, de que todo era fingido y de que era una mujer cualquiera... una prostituta.

¿Qué razones tuvo este hombre culto e instruido para elegir como objeto de su amor a María, mujer casada, con no muy claros comportamientos y actitudes?

Sus celos se exacerban, sus días se tornan atroces, no duerme, no come, se embriaga, refugiándose en un prostíbulo con el fin de olvidar a María, pero la intimidad con la prostituta profesional le trae con más fuerza su recuerdo y, con la idea de que ella es una prostituta, decide matarla en una noche lluviosa, hundiéndole un cuchillo en el pecho.

Después del crimen regresa a Buenos Aires y le confiesa al esposo de María su crimen, alegando que ambos eran engañados por ella, con el primo Hunter, confesándole además, que él era su amante, pero que ya no podría engañar a nadie más... ¡Ha muerto!. El viejo preso de ira, con un llanto seco, sin lagrimas le grita ¡Insensato! ¡Insensato! ¡Insensato!.

Cabe entonces preguntarnos ¿Qué razones tuvo este hombre culto e instruido para elegir como objeto de su amor a María, mujer casada, con no muy claros comportamientos y actitudes? Freud acertadamente nos las explica en sus Aportaciones a la Psicología de la Vida Erótica escrita en 1910 cuando nos habla sobre un tipo especial de elección de objeto en el hombre, tomando al respecto esta ilustración para nuestro caso particular de estudio.

En el análisis, se considera que la conducta erótica de Juan Pablo Castel encaja perfectamente tanto en la condición de "perjuicio del tercero" como en la de "amor a la prostituta" pues ésta surge de la coincidencia con la primera. Así, nuestro personaje hace recaer su elección sobre una mujer (María) sobre la cual otro hombre (esposo) hace valer un derecho de propiedad por ser su marido legítimo.

La atracción se intensifica ante el hecho de María engaña a su esposo "ciego"

La fuente es una sola, la fijación al cariño a la madre. La pertenencia de la madre al padre es un atributo esencial de la figura materna siendo en la primera condición el tercero "perjudicado" que es el padre mismo. Ahora bien, Castel encuentra insustituible a María, porque nadie ha tenido más que una madre por lo tanto la relación no puede repetirse. La atracción se intensifica ante el hecho de María engaña a su esposo "ciego", siendo además también su conducta sospechosa en relación con el primo, lo cual provoca en Castel celos intensos, que es el elemento esencial para los amantes de este tipo y la liviandad del objeto obedece, según explicaciones de Freud, a elementos inconscientes en cuanto a lo que tiene que ver con la pérdida de autoridad de los padres ante sus conductas sexuales, las revelaciones sexuales en cuanto a la existencia de prostitutas que proporcionan placer y la infidelidad conyugal de la madre por conceder los favores sexuales al padre, complejo de Edipo no resuelto por parte del personaje principal de la narrativa.

También se observa la tendencia de redimir al objeto amoroso. Castel siente ternura por María al considerarla "una frágil criatura en medio de un mundo cruel lleno de fealdad y miseria", tal como se señaló al comienzo de este análisis, pero lo celos intensos lo obnubilan llevándolo a su destrucción. En cambio, vemos en el esposo la tendencia de salvar su objeto de amor, encontrándose el personaje central de la cinta cinematográfica impreso en un carácter obsesivo que lo lleva a la sobrevaloración de sus necesidades de seguridad, de perdurabilidad e inmortalidad que, al no ser confirmadas -pues María escapa a su poder y voluntad- lo arrastran a cometer un crimen estando con esta conducta muy lejos de una sexualidad digna que respete la integridad corporal y psicológica, tanto del varón como de la mujer.

Para finalizar, proponemos una sexualidad digna que no se desintegre en la adicción, que humanice el sexo en la vivencia del afecto, en el no violentarse internamente ni violentar, en el no regalarse, ni castrarse, ni someterse para obtener favores, en madurar el placer para que sepa mejor; en fin, en ser digno en el sexo queriéndose a uno mismo sin dejar de querer y entregarse sin lastimar ni lastimarse.

¡Cuánto necesitamos del conocimiento de nuestras pulsiones con el fin de no caer en un túnel oscuro y solitario como el de este personaje de El túnel!