http://www.rebelion.org
E C O L O G Í A 

23 de junio del 2003

La Comisión Europea pone en marcha una estrategia para reducir las enfermedades relacionadas con factores ambientales


Existe un claro vínculo entre los problemas de salud y el estado del medio ambiente. En un informe reciente de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) se hace patente que en las principales ciudades europeas se registra cada año la elevadísima cifra de 60.000 muertes provocadas por la exposición a largo plazo a la contaminación atmosférica. Los niños están más expuestos que los adultos a los riesgos medioambientales, como pone de manifiesto el hecho de que uno de cada siete niños sufre de asma. Comparada con la situación de hace 30 años, esa proporción representa un aumento sobrecogedor. Para invertir esta tendencia alarmante, la Comisión Europea pone en marcha hoy una estrategia europea de medio ambiente y salud. Con esta nueva estrategia, la Comisión espera alcanzar un mayor conocimiento de la compleja relación entre el medio ambiente y la salud e identificar y reducir las enfermedades provocadas por factores medioambientales.

La nueva estrategia de medio ambiente y salud incorpora un planteamiento a largo plazo. El objetivo global de la estrategia es reducir las enfermedades que provocan en Europa los factores medioambientales. Para lograr dicho objetivo, hemos de ampliar nuestros conocimientos sobre los problemas sanitarios vinculados con la degradación del medio ambiente, con el fin de prevenir las nuevas amenazas a la salud derivadas de la contaminación ambiental. En este contexto, se prestará especial atención a los grupos más vulnerables de la sociedad y, en particular, a la infancia.

En palabras de Margot Wallström, Comisaria de Medio Ambiente "Un entorno sano no es un privilegio, sino un derecho humano básico. Sin embargo, la realidad es muy otra. Muchos ciudadanos europeos, en especial niños, padecen enfermedades provocadas por la contaminación ambiental. Los niños son vitales para el desarrollo sostenible y por ese motivo debemos aspirar al "más alto nivel posible de salud" que reclama para ellos la Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño. Lo que es bueno para nuestros hijos también lo es para el presente y el futuro de nuestra sociedad en su conjunto."

La nueva estrategia tiene como objetivo facilitar la instauración de políticas de este ámbito en la UE. En su concepción, que es fruto del trabajo conjunto de los Comisarios responsables de medio ambiente, salud pública e investigación, se hace especial hincapié en la importancia de colmar el tradicional vacío que se interpone entre el medio ambiente y la salud.

David Byrne, Comisario de Sanidad y Protección de los Consumidores manifestó a este respecto: "Hasta la fecha, las políticas de medio ambiente y de sanidad no han estado lo suficientemente integradas, lo cual ha dificultado el tratamiento adecuado de las relaciones de causa-efecto entre las amenazas derivadas de factores medioambientales y los efectos negativos sobre la salud. La estrategia propuesta persigue una mayor integración de la información y la investigación sobre el estado del medio ambiente, el ecosistema y la salud humana, gracias a la cual incrementaremos los conocimientos de que disponemos acerca de las amenazas medioambientales para la salud de las personas. Si se aplica correctamente, el plan de acción previsto arrojará una amplia gama de datos sanitarios determinantes de carácter multifactorial, a los que podrán recurrir los responsables de las políticas sanitarias a la hora de adoptar sus decisiones."

Por su parte, el Comisario de Europeo de Investigación, Philippe Busquin, declaró que "Entre el 25% y el 33% de las enfermedades registradas en los países industrializados se deben a factores medioambientales, motivo por el cual tenemos que mantener nuestros esfuerzos para lograr una mayor comprensión de las causas subyacentes. La interacción entre el medio ambiente y el genoma humano representa una de las nuevas fronteras científicas, en la que la adquisición de nuevos conocimientos permitirá aclarar los vínculos complejos que existen entre el medio ambiente y la salud. De este modo, la investigación europea proporcionará un conocimiento clave para orientar y llevar a cabo nuestras actuaciones y el desarrollo de políticas tanto en la UE como a nivel nacional."

Cinco elementos clave

La estrategia recibe la denominación de SCALE, correspondiente al acrónimo en inglés de los cinco elementos clave en los que descansa (S cience, Children, Awareness, Legal instrument, Evaluation):

Se basará en la ciencia para ampliar nuestra perspectiva acerca del vínculo a menudo muy complejo que relaciona al medio ambiente y la salud. Hasta ahora, las evaluaciones y la actuación política en materia de medio ambiente solían centrarse en los efectos de agentes contaminantes específicos dentro de compartimentos ambientales concretos, como son la atmósfera, el agua o el suelo. Sin embargo, hay una necesidad urgente de analizar el modo en que diversos agentes contaminantes reaccionan entre sí. Tenemos que adquirir nuevos conocimientos acerca de la manera en que se desplazan estos agentes en el medio ambiente y el modo en que entramos en contacto con ellos, ya sea a través del aire, el agua, la comida o los productos de consumo. También tenemos que comprender cuáles son las reacciones que provoca en el cuerpo humano, durante un período de tiempo, la exposición continua a diversos agentes contaminantes que interactúan entre sí, con frecuencia a un bajo nivel.

La estrategia estará orientada hacia la infancia, ya que los niños son especialmente vulnerables a los peligros medioambientales. Europa tiene 157 millones de niños, de los que la mayoría viven en zonas urbanas con problemas medioambientales particulares que deben tratarse. La Comisión pondrá en marcha acciones piloto sobre agentes contaminantes especialmente relevantes para la infancia, entre los que figuran las dioxinas, los metales pesados y los perturbadores endocrinos (sustancias químicas que afectan al sistema hormonal).

En colaboración con la Organización Mundial de la Salud y los Estados miembros de la UE, estableceremos los indicadores y los sistemas de vigilancia biológica que nos ayudarán a establecer las situaciones, las modalidades y las causas de las afecciones que sufren los niños.

Hemos de fomentar la concienciación acerca de los problemas que se derivan de la interacción entre medio ambiente y salud y las maneras de resolverlos. Los ciudadanos tienen el derecho a ser informados sobre estos problemas, en especial cuando afectan a los niños. Los responsables políticos y los agentes de los sectores medioambiental y sanitario deben aumentar sus esfuerzos para establecer una comunicación entre sí y con los ciudadanos.

La legislación de la UE servirá de complemento a las iniciativas nacionales e internacionales. Su revisión permitirá ajustarla a la situación y las necesidades específicas de la infancia.

Todas las medidas que se adopten en el marco de la estrategia serán objeto de una evaluación continua. De este modo, podremos verificar su eficacia a la hora de reducir de los problemas sanitarios relacionados con el medio ambiente.

Esta evaluación constante también nos permitirá tratar otros problemas nuevos a medida que vayan surgiendo.

Cuatro efectos sobre la salud prioritarios

La estrategia europea de medio ambiente y salud se aplicará en varios ciclos. El primer ciclo, correspondiente al período 2004 - 2010, se centrará en cuatro efectos sobre la salud:
las enfermedades respiratorias infantiles, el asma, las alergias
los trastornos del desarrollo neurológico
el cáncer infantil
los efectos de perturbación endocrina.

· Próximas etapas

Las acciones detalladas de la estrategia se prepararán sobre la base de las amplias consultas con los expertos y las partes interesadas de las áreas del medio ambiente, la sanidad y la investigación de toda la Europa ampliada. El 11 de julio se celebrará en Bruselas una primera reunión de partes interesadas para iniciar las consultas. Se establecerán grupos de trabajo dedicados a los efectos prioritarios sobre la salud y las actividades de vigilancia, los cuales participarán en tres congresos regionales durante el último trimestre de 2003. Estas actividades culminarán en la elaboración de un plan de acción para el período 2004-2010, que será adoptado por la Comisión en el segundo trimestre de 2004. En junio de 2004, el plan de acción se presentará ante de la Conferencia interministerial sobre medio ambiente y salud de Budapest, prestándose especial atención a la salud y el entorno infantiles.

Información complementaria

En Europa, el 10% de los niños padecen síntomas asmáticos. El asma, las alergias y demás enfermedades respiratorias son uno de las causas principales de ingreso hospitalario de los niños. Otras enfermedades menos frecuentes, causadas por factores medioambientales, también están aumentando. Tal es el caso de la leucemia, que es la forma más común de cáncer infantil. Muchos agentes contaminantes, como las dioxinas, son peligrosos incluso antes del nacimiento. Pueden llegar hasta el feto en el útero y aumentar el riesgo de que se produzcan abortos involuntarios y defectos de nacimiento. En algunos lugares de Europa hasta el 10% de los lactantes desarrollan incapacidades mentales o físicas, provocadas por la exposición al plomo, al mercurio y a determinadas sustancias químicas. Las sustancias químicas, como los perturbadores endocrinos, también pueden actuar como hormonas y alterar las funciones corporales, con efectos nocivos para la capacidad reproductora.

Los niños son especialmente vulnerables a los peligros medioambientales y no pueden ser considerados como "pequeños adultos". Están especialmente expuestos a las toxinas presentes en el agua, la comida y el aire porque beben, comen y respiran más que los adultos en relación con su volumen corporal.

También absorben una proporción mayor del contenido de lo que comen.

Mientras que los adultos absorben el 10% del plomo presente en la comida, los niños absorben el 40%.

Por otra parte, sus sistemas nervioso, respiratorio y reproductor todavía no están plenamente desarrollados, motivo por el cual poseen una capacidad menor para excretar determinadas toxinas. Además, los niños están particularmente expuestos a las emisiones de los automóviles a nivel del suelo y, al pasar mucho tiempo cerca del suelo y llevarse las manos a la boca, aumentan su exposición a los agentes tóxicos presentes en el polvo y el suelo.

Notas

El documento que contiene la "Estrategia europea de medio ambiente y salud" puede descargarse de la siguiente dirección:

http://europa.eu.int/comm/press_room/presspacks/health/pp_health_en.htm

Si está interesado en recibir una copia del vídeo "Children's Environment and Health" puede dirigirse a http://www.tvlink.org.

Para más información, póngase en contacto con:

Ewa Hedlund +32 2 299 1223
Thorsten Münch +32 2 296 1063
Fabbio Fabbi +32 2 296 4174
Lone Mikkelsen +32 2 296 05 67

Anexo
Relación entre medio ambiente y salud en cifras


Los datos más recientes ponen de manifiesto que:

En Europa, el asma afecta a un niño de cada siete. Las alergias, y en especial el asma, no han dejado de aumentar notablemente durante los últimos 30 años.
El asma, las alergias y las demás enfermedades respiratorias se están extendiendo rápidamente y constituyen una causa importante de hospitalización en la región europea.
El asma hace notar particularmente sus efectos en Europa Occidental. Los niños de los países del occidente europeo presentan índices diez veces superiores a los de los países del este.
Se calcula que sólo en el Reino Unido el coste anual total del asma se sitúa en 3.900 millones de euros.
El humo de tabaco presente en el ambiente aumenta en 20-30% el riesgo de cáncer de pulmón entre los no fumadores.
En las grandes ciudades europeas la exposición a largo plazo a la contaminación atmosférica pueden provocar cerca de 60.000 muertes al año.

Se ha calculado que, en todo el mundo, 3 millones de personas mueren prematuramente a causa de la contaminación atmosférica.
En Europa, unos 10 millones de personas están expuestas a niveles de ruido ambiente que pueden provocar una pérdida auditiva.

Fuentes:

- Europe's Environment: the third assessment. Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA). 2003. http://www.eea.eu.int
- Children's Health in Europe - Tackling environmental threats.European Public Health Alliance (EPHA) 2003. http://www.who.int
- Children's Health and Environment:: a review of evidence. OMS / AEMA. 2002. http://www.epha.org

Envia esta noticia