http://www.rebelion.org
E C O L O G Í A 

2 de julio del 2003

La Nestlé amenaza una ciudad

Francisco Villela
Publicado en el periódico "O Sul de Minas", de Itajubá, Minas.

Traducido para Rebelión por Marla Muñoz

ATTAC --organización internacional de la sociedad civil que pleitea, entre otras cosas, la tasación de operaciones financieras para aplicar en la reducción de las desigualdades sociales en el mundo--, lidera la manifestación contra la Nestlé --multinacional con sede en Suiza--, en contra de la privatización de una fuente de agua en la ciudad de Bevaix. Las leyes suizas han dado la razón a los manifestantes: el agua es considerada un bien común, inalienable y no comercializable. El agua es patrimonio de la humanidad, en Suiza.

Mayo de 2003, Brasil- El Movimiento de Ciudadanía por las Aguas -organización espontánea de la sociedad civil en la ciudad minera del sur de San Lorenzo, que lucha, entre otras cosas, a favor del control público sobre sus recursos hídricos y minerales--, encabeza la manifestación que, contra la Empresa de Aguas de San Lorenzo, perteneciente a la multinacional suiza Nestlé, se plantea poner fin a la superexplotación de las aguas minerales que garantizan el turismo y la economía de la ciudad.

El fallecido poeta turco Nazim Hikmet afirma en un poema que los sótanos de los bancos suizos no guardan dinero, sino que acumulan sangre de los pueblos, de combatientes y héroes que se opusieran y se oponen a tiranías diversas, cuyos representantes los han asesinado y asesinan para, en la mayoría de los casos, vender con más sosiego su país, y correr a depositar sus lucros en bancos suizos preferentemente. Sin mencionar el dinero lavado que viaja todo el día hacia el paraíso suizo.

En Suiza el agua es un bien común. En San Lorenzo --ciudad de la ex colonia Brasil, situada en la ex-provincia de Minas, abastecedora del oro que, junto a la plata andina, constituyó una de las bases de la Revolución Industrial europea--, el agua es de la multinacional Nestlé. El oro se acabó, pero las minas permanecen, generosas. A juzgar por la voracidad de la Nestlé, su destino en breve será otro: la extinción.

Pero la Nestlé ya ha extinguido cosas más importantes. Los esfuerzos de la Nestlé por presentar su leche de vaca en polvo como alternativa mejorada de la leche materna ya hacen parte de los clásicos de la pediatría. Cuando la Nestlé introdujo su leche Niño en África, por ejemplo, las imágenes promocionales eran de muchachas vestidas de enfermeras, y la leche se asociaba a la idea de medicamento, con enormes ventajas sobre la leche materna. El consumo de esa leche --diluida en razón de su alto costo, no siempre manipulada con higiene y agua potable--, se transformó en trasmisor de muerte de bebés, privados de la inmunización que la entonces desvalorizada leche materna proporciona. "Estrategia publicitaria", afirmaron "profesionales". Pero activistas europeos entendieron la cosa de manera diferente y publicaron el documento The baby killer. En reacción a ello, la empresa los procesó, mas el resultado fue un enjuiciamiento de los procedimientos de la Nestlé. Especialistas y cientistas en todo el mundo, en vigorosas manifestaciones, revitalizaron la campaña de la lactancia materna, hoy en día convertida en recomendación universal por parte de agencias de salud como la OMS, de la ONU.

Lula tiene tanta voluntad de que Hambre Cero resulte, que ha aceptado millones de latas de leche en polvo de la Nestlé, obtenidas en millonaria campaña de marketing con el apoyo de Faustões & Gugus. Pero el gobierno olvida (o todavía no se percata) que la revitalización de la economía que elimina el hambre pasa por la valoración de los pequeños productores, incluyendo los de la leche, que multinacionales como la Nestlé adquieren cada vez más a precios cada vez menores, como tuvo lugar hace tiempo al sur de Minas, y como está ocurriendo ahora mismo en Goiás, por ejemplo. Eso, cuando no abandonan iniciativas "poco rentables" y dejan los prejuicios sociales para los gobiernos municipales que les facilitan la vida, como lo testimonia el cierre de la unidad fabril Tres Corazones.

Metas mundiales

La actuación de la Nestlé en San Lorenzo hace parecer todo eso un juego de niños. En 1992 la Nestlé adquirió el control mundial de la Perrier Vittel, hasta entonces dueña del Parque de las Aguas y concesionaria de la explotación de sus aguas minerales. Esa compra se inscribió en la estrategia de la empresa de convertirse en la mayor embotelladora de agua de beber en todo el mundo, meta ya hoy alcanzada, con 73 marcas en muchos países. En Brasil la ofensiva está en marcha: la Nestlé se disputa el segundo lugar con Superagua, concesionaria en Lambari, Caxambu, Cambuquira y Araxá. La adquisición de la Perrier dio a la Nestlé la propiedad del Parque de las Aguas y el derecho de explotación de las aguas minerales existentes, garantizados los derechos de la población y de los turistas de beneficiarse con las seculares virtudes medicinales de esas aguas.

A partir de eso, la empresa entendió que la estrategia mundial relativa al agua de beber debería aplicarse, en el caso de San Lorenzo, sobreponiendo la conquista de sus metas en Brasil (inversiones de 50 millones de dólares: construcción de 7 nuevas fábricas; énfasis total en el nuevo segmento de "aguas con sales adicionadas") a los intereses de la población de la ciudad. Los recursos ofrecidos por el Parque de las Aguas eran modestos: caudales pequeños, unidad industrial limitada, limitaciones de orden legal y la expansión de las captaciones.

Misterios de las aguas

Acuífero significa depósito subterráneo de agua, en ocasiones acumulada durante mucho tiempo, cual es el caso del Acuífero Guaraní, el mayor del mundo, formado hace cerca de 220/140 millones de años, que yace bajo doce estados brasileños y partes de Uruguay, Paraguay y Argentina, y que aloja agua suficiente para abastecer todo Brasil por 2 mil años sin renovación alguna.

Hay acuíferos fósiles y renovables. Los fósiles son cerrados como los del petróleo: el agua se saca y nada más. Los renovables son dinámicos: sale agua y entra agua de lluvia, que se filtra lentamente por el suelo y las rocas. La existencia de varios tipos de aguas en espacios limitados como el del Parque de las Aguas presupone un delicadísimo sistema de composiciones rocosas y acuíferos dentro de nichos poliminerales diversos. El agua fluye en hilos suficientes para el consumo, y se renueva mediante procesos aún no suficientemente bien descifrados por la ciencia. Ha sido en este escenario rodeado de imponderables en que la Nestlé ha instalado su política predatoria.

Luz sobre la Nestlé

El Movimiento de Ciudadanía por las Aguas (www.cidadaniapelasaguas.net) ha identificado una serie ejemplar de procedimientos ilegales de la Nestlé, algunos de los cuales ya son objeto de acción civil pública, la que fuera propuesta por el responsable del medio ambiente y promotor de San Lorenzo, Dr. Pedro Paulo Aina, quien observa "daños al ambiente y al patrimonio turístico" (trataremos ese asunto en próximo artículo). Geólogos de la Compañía de Pesquisa de Recursos Minerales, consultores y especialistas han ayudado a construir un espantoso panel de irregularidades, irrespeto a los ciudadanos y violaciones flagrantes de dispositivos legales.

Entre las principales acusaciones ya consolidadas contra la Nestlé, figuran:

1) Destrucción de la Fuente Oriente. La Nestlé demolió la Fuente Oriente, la más antigua de la historia de la ciudad, erguida en 1892 para ampliar la unidad fabril alojada en el interior del Parque. Tal vez para compensar eso, una de las tres aguas comercializada y exportada se llama Oriente.

2) Secado de fuente. La fuente de agua magnesiana, la más buscada y consumida, se secó hace tres años, después de más de cien años de regularidad. Su final coincide con la superexplotación del Pozo Primavera, de donde la Nestlé obtiene la materia prima del agua Pure Life, insignia internacional de la conquista del primer lugar mundial entre los fabricantes de "aguas con sales adicionadas". Técnicos de la Nestlé afirmaron en audiencia pública que "por el momento no hay tecnología para recuperarla". Parece que sí la hubo para secarla. La de la Fuente Vichy, que en el planeta sólo existe en el Parque y en la ciudad francesa del mismo nombre -Vichy--, va por el mismo camino: pronto se secará, a juzgar por la drástica reducción de su volumen de afloramiento.

3) Expansión de la fábrica. La unidad fabril fue expandida en 300%, y la obra fue hecha sin pasar completamente por los procedimientos administrativos públicos, y sin licencia. Eso permitió a la Nestlé, por ejemplo, cortar antiguos árboles del Parque sin consulta alguna a los órganos ambientales responsables. La memoria descriptiva de la obra previó la construcción de la fosa séptica, cuyo contenido se dispersaría en un ambiente de formación de agudas potables.

4) Reducción del área de recreo. La expansión de la fábrica eliminó tradicionales áreas de recreo del Parque hasta ahora no repuestas: los campos de juegos, el campo de fútbol, el parque infantil.

5) Construcción de muralla. Una muralla de más de cuatro metros de altura con estacas de concreto que se levantan hasta 7 metros del suelo fue construida también sin licencia alrededor de la nueva fábrica. La obra compromete los mantos freáticos superficiales que desempeñan un papel vital en el camino de las aguas hasta los acuíferos más profundos.

6) Perforación de pozo. Un pozo de gran caudal, de 158 metros -dejado sin uso, chorreando más de un año--, fue perforado sin autorización del Departamento Nacional de Producción Mineral (DNPM), órgano del Ministerio de Minas y Energía (MME). El agua, absolutamente especial, fue considerada "la más mineralizada hasta ahora descubierta en el país", pero su altísimo contenido de hierro la hacía impropia para el envasado y consumo. La eliminación del exceso de hierro no encuentra respuesta en la legislación brasileña.

7) Desmineralización del agua: Esa agua mineral con elevado contenido de hierro pasó a ser usada, ilegalmente, por la Nestlé, después de retirarle todos los elementos y compuestos minerales, para producir el agua Pure Life, que es del género de "agua común con sales adicionales". Las leyes brasileñas prohíben el uso de aguas minerales para la fabricación de ese tipo de agua. En general, aguas como la Pure Life se producen con la llamada agua de la pila, que es la propia agua retirada de ríos que, luego de "purificada", recibe algunas sales fabricadas industrialmente. El procedimiento de la empresa, además de irrespetar las leyes, incurre en crimen ambiental al destruir, sin amparo legal, un agua mineral que ella misma reconoce como "altamente mineralizada". Hasta el presente la empresa no ha explicado el destino que da a los minerales y sustancias retirados.

8) Cierre del balneario: El balneario ubicado en el Parque ha sido cerrado debido a la falta de agua y de médicos que orienten a los usuarios.

9) Reducción de la presión de las fuentes. Las fuentes del Parque están presentando reducción de la presión y el volumen de salida del agua.

10) Alteración del sabor - Los usuarios que hace tiempo hacían uso de las aguas las están considerando diferentes de las antiguas. Han sido constatadas alteraciones notables en la salinidad y el sabor, lo que sugiere alteraciones en la composición química. Los testimonios mencionan insistentemente "pérdida de sabor" y "poca diferencia entre las aguas".

11) Hundimientos del suelo - Se han registrado en algunos puntos del Parque..

12) Grietas en construcciones - Columnas y algunas paredes de fuentes y construcciones presentan grietas.

Los items del 9 al 12, conforme indican los análisis técnicos, se hallan unidospor un factor común: la reducción de la capacidad de los acuíferos. A medida que grandes volúmenes de agua son retirados de un ecosistema desconocido y delicado como el del subsuelo del Parque, la ocurrencia de esos fenómenos parece indicar hechos como la reducción de los elementos de sustentación del suelo y la incapacidad de recomposición química usual de las aguas.

El futuro de las aguas.

San Lorenzo es el cuarto menor municipio de Brasil. Con apenas 51 km2, no posee zona rural. Desde sus orígenes, su economía está asociada e íntimamente vinculada a las aguas medicinales del Parque. Dolores, reumatismos, hipertensión, arteriosclerosis, disturbios del estómago e intestinos y otros males han encontrado cura con el uso de sus aguas y de baños de fango, duchas y saunas. Sus aguas gaseosas, magnesianas (?), alcalinas, sulfurosas, ferruginosas y otras son características de raras regiones anteriormente volcánicas, cual es el caso también de Pozos de Caldas. Su clima es ideal para curar males asociados al sistema respiratorio. En resumen: la cuidad y sus aguas son un conjunto solidario, uno no existe sin lo otro.

La ONG Asociación Minera de Defensa del Ambiente (AMDA) instituyó en 1982 una lista anual, Lista Sucia, de empresas que concurren a la degradación ambiental. El año pasado, entre las seis premiadas en la Lista Sucia, la Nestlé ocupó un honroso quinto lugar. Para la AMDA, la Nestlé merece la distinción, además de por las razones apuntadas, también por "enriquecimiento ilícito, violación del subsuelo, atropello de nuestra cultura, desobediencia a las leyes ambientales, desprecio por nuestra historia, amenaza al orden económico de toda una ciudad".

Adelino Gregório Souza, cuando era jefe del Sector de Aguas Subterráneas del DNPM/MME, recomendó la interdicción de la explotación y del embotellamiento de aguas por la Nestlé hasta que se verificase la situación legal del cipoal de contravenciones en que la empresa venía y viene incurriendo. Poco tiempo después de ssucribir su documento fue exonerado sin explicaciones.

Hoy es jefe de la Secretaría de Recursos Hídricos de la Organización de Estados Americanos (OEA).

En extenso telefonema al periodista Hélio José Marques, nacido en la ciudad, declaró: "Las aguas de ustedes, ahí en San Lorenzo, no deben durar mucho. Tal vez cinco o seis años más".

El alcalde de la ciudad, apellidado Nega Véia, contrarió la decisión de la asociación de los municipios del Circuito de Aguas, de la cual San Lorenzo es parte, y fue el primero en autorizar la producción del agua Pure Life. También autorizó la expansión de la fábrica a cuenta del Parque y de la sobrevivencia de las aguas. Parte del Legislativo le apoya.

Agotadas las aguas, la Nestlé abandonará la ciudad ya para entonces sin futuro, y buscará otros lugares para fabricar lucros. Esperándola, con certeza, estará otra infeliz ciudad. Y otro alcalde del mismo perfil. Eso es lo que más se encuentra por ahí.

[email protected] Traducción Marla Muñoz

Envia esta noticia