http://www.rebelion.org
E C O L O G Í A 

8 de agosto del 2003

España:

Ecologistas consideran que buena parte de los incendios sufridos en las dos últimas semanas se deben a la falta de una adecuada política preventiva en la lucha contra incendios


Según Ecologistas en Acción, la grave oleada de incendios que durante las dos últimas semanas se está produciendo en nuestro país, se deben en buena parte, (excepto las provocadas realmente por rayos) a que las administraciones españolas siguen confundiendo la prevención de incendios con la extinción. Prevenir incendios es evitar que se originen, no luchar contra ellos una vez iniciados. Teniendo en cuenta que en España el ser humano está detrás del 92-97% de los incendios, prevenir consiste en disuadir con todos los medios posibles (educativos y sancionadores) que los colectivos y las actividades de mayor riesgo sigan destruyendo el monte. En este sentido es esencial articular un condicionado que relacione incendios forestales con la concesión de ayudas y subvenciones agrícolas, intensificar la vigilancia en las zonas de mayor presión turística y muy especialmente terminar con la sensación de impunidad de los incendiarios.

La estadística de los últimos años sobre incendios forestales pone de manifiesto que se ha disparado el número de siniestros, superando la cifra de 20.000 anuales, y la enorme dependencia que existe entre climatología y superficie total quemada. Los años en los que la época de mayor riesgo es lluviosa, disminuye significativamente la superficie quemada, los ejemplos más significativos corresponden al año 1996, año anormalmente lluvioso, 2002, en el que a partir de agosto el nivel de precipitaciones fue muy elevado y el primer tercio del 2003. Es decir, en España sólo disminuyen los incendios cuando llueve. Esta circunstancia es bastante desoladora, a juicio de Ecologistas en Acción, ya que implica que las ingentes inversiones en prevención de incendios que se hacen desde las diferentes administraciones tienen muy pocos resultados.

Según Ecologistas en Acción la prevención debe basarse en buen análisis de causas por zonas. Para ello hay que invertir en medios humanos y técnicos. Sabiendo cuáles son las principales causas que dan origen a los incendios, hay que actuar de acuerdo a ellas. Actualmente, se actúa de forma estandarizada, sin llegar a la raíz de los problemas, el presupuesto de prevención de incendios se destina a apertura de pistas y cortafuegos, limpieza de montes e incremento de la flota aérea. Hay que tener en cuenta que la apertura de nuevos caminos, sin limitar el paso de vehículos particulares, supone un alto riesgo, el 55 % de los incendios se origina en pistas forestales, caminos y carreteras. La limpieza de los montes, en muchos casos, supone eliminar toda la vegetación arbustiva que cumple funciones muy importantes como refugio de fauna, retención de suelo, etc.

En cuanto a causas, en el Estado español, se diferencian claramente dos grandes bloques, quemas agrícolas y para obtención de pastos (75% de los incendios) y negligencias (11% de los incendios). En relación al primer bloque habría que realizar campañas educativas orientadas a sensibilizar a la población rural, articular un condicionado que relacione incendios forestales con la concesión de ayudas y subvenciones agrícolas (existen casos de personas denunciadas por quemas incontroladas que, sin embargo, reciben subvenciones) y conseguir una mayor implicación por parte de las autoridades locales. En cuanto a las negligencias, sería necesario intensificar la vigilancia en las zonas de mayor presión turística, limitar el tránsito de vehículos particulares en zonas forestales y adecuar y mejorar las áreas recreativas ya existentes.

Un aspecto esencial en la prevención de incendios es terminar con la sensación de impunidad de los causantes de los incendios. Actualmente, se está deteniendo alrededor de un 4% de los incendiarios que, además, por falta de pruebas quedan impunes en su mayoría.

Mientras las diferentes administraciones no se coordinen para actuar eficazmente a estos niveles seguiremos dando brillo y explendor a unas cifras que no llegan a cumplir su objetivo, disminuir el número de incendios y la superficie quemada cada año.

Envia esta noticia