http://www.rebelion.org
E C O L O G Í A 

26 de agosto del 2003

Conferencia de la ONU sobre Desertificación y Sequía

La urgencia de aunar esfuerzos


Orfilio Peláez y Aldo Madruga

Cuba, país pequeño, subdesarrollado y bloqueado por más de 40 años reafirma una vez más su decisión de apoyar firmemente esta Convención y brindar todas sus capacidades y esfuerzos para detener la degradación de los suelos y contribuir a la lucha internacional contra este flagelo.

Así lo afirmó Ricardo Alarcón de Quesada, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, al pronunciar las palabras de apertura de la VI Conferencia de las Partes de la Convención de Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación y la Sequía (COP 6), inaugurada ayer en el Palacio de las Convenciones con la presencia del Comandante en Jefe Fidel Castro.

En su intervención el Presidente del Parlamento cubano explicó que la desertificación y la sequía forman parte del círculo vicioso entre subdesarrollo, pobreza, y deterioro ambiental, además de constituir un grave problema económico y social.

Tras subrayar cómo se mantienen vigentes los irracionales patrones de consumo del mundo industrializado y el abismo cada vez mayor entre los países ricos y los subdesarrollados, Alarcón recordó que la pérdida de la capacidad productiva de los suelos está muy vinculada con la reducción de las áreas boscosas del planeta, el acceso al agua potable, la carencia de alimentos y la disminución de la diversidad biológica.

Hoy, apuntó, más de 11 000 especies están consideradas como amenazadas, más de 800 ya se extinguieron, mientras otras 5 000 figuran en la categoría de potencialmente amenazadas. Asimismo, en la última década el planeta perdió 94 millones de hectáreas de bosques.

Dijo que el costo económico de la desertificación es de 42 mil millones de dólares anuales, en tanto solo se destinan para su enfrentamiento 2 400 millones de dólares, cifra que representa el 0,8% del monto que cada año transfiere el Tercer Mundo por el pago de la deuda externa.

A continuación subrayó que las consecuencias de la degradación ambiental y los efectos negativos de la desertificación y la sequía alcanzarán también a las naciones industrializadas, en las cuales todavía son escasos los compromisos tangibles para cumplir con su prometida ayuda financiera a los países en desarrollo.

Luego de enumerar los principales resultados de Cuba en la lucha contra la desertificación y la sequía, donde sobresale el crecimiento de la cubierta boscosa de un 14% en 1959 a un 23,2% en el 2002, Alarcón expresó la esperanza de que de esta VI Conferencia de las Partes salgan acciones concretas que impulsen la lucha contra esos cruciales problemas.

El camino es nada sencillo. Se requiere transformar de raíz un orden económico irracional e injusto, pero si luchamos juntos defendiendo los intereses de los habitantes del planeta frente a quienes pretenden imponer patrones irracionales de consumo y persistimos en nuestro esfuerzo común, lograremos conquistar un mundo mejor, sentenció.

Durante la ceremonia inaugural de la COP 6, habló también el señor Hama Arba Diallo, secretario ejecutivo de la Convención, quien expresó su agradecimiento a las autoridades cubanas por acoger la sede de tan importante evento, y abogó por la toma de iniciativas para detener el proceso de desertificación global y ayudar a los países más afectados por ese fenómeno.

La Conferencia sesionará hasta el 5 de septiembre en el propio Palacio de las Convenciones, con la presencia de representantes de 177 países, según la cifra ofrecida en el acto de apertura.

PRIMERA SESIÓN DE TRABAJO

El señor Charles Basset, presidente de la COP 5, procedió a declarar en sesión a la VI Conferencia de las Partes de la Convención de Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación y la Sequía, y su primer acuerdo fue elegir como su presidenta a la doctora Rosa Elena Simeón Negrín, ministra de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) de la República de Cuba.

Rosa Elena agradeció la distinción y afirmó que el Gobierno cubano no escatimará esfuerzos para contribuir al desarrollo efectivo de esta Conferencia y a la posterior implementación de sus acuerdos, y ratificó la voluntad política de la Isla para enfrentar el impacto negativo de la desertificación y la pobreza.

La Ministra cubana se refirió a cómo la miseria ha ido creciendo de forma sostenida en el planeta y en los últimos 10 años, 54 naciones se han sumado a la lista de los países pobres, en tanto continúa disminuyendo la esperanza de vida en la mayoría de los pueblos que viven en las zonas más desfavorecidas de la tierra.

Dijo que como Presidenta de la VI Conferencia abogará por una atención especial a las pequeñas naciones insulares que cada día son más dañadas por la desertificación y la pobreza, y pidió a los estados ricos cumplir sus compromisos de ayuda al desarrollo.

Hama Arba Diallo, secretario ejecutivo de la Convención, felicitó a la titular del CITMA por su elección y elogió su trayectoria como defensora de un modelo de desarrollo sostenible.

Luego se procedió a la elección de los demás integrantes de la Presidencia de la Conferencia y a otros órganos y comisiones de la reunión.

Hoy comenzarán las sesiones a nivel de grupo de expertos regionales y por comisiones de trabajo. También está prevista la realización de una reunión del Grupo de los 77.

Envia esta noticia