http://www.rebelion.org
E C O L O G Í A 

26 de septiembre del 2003

Petroleros quieren bombardear el mar peruano

Prospección sísmica pone en grave peligro la biodiversidad marina y los recursos pesqueros de la costa peruana


Portaldelmedioambiente.com

Mucho antes de la extracción de la primera gota de petróleo del fondo marino, las tecnologías empleadas en la exploración de petróleo ocasionan ya un impacto a la diversidad biológica marina. La tecnología utilizada se llama prospección sísmica, la cual consiste en mandar ondas de choque hacia el fondo del mar, empleando los así llamados "air-guns". Esta tecnología indica la presencia de formaciones rocosas y posibles depósitos de petróleo en el fondo marino.

En este momento la compañía Petro-Tech Peruana S.A. está solicitando un permiso al Ministerio de Energía e Minas para bombardear la vida marina frente a la costa central, desde el Callao hasta Pisco durante seis meses, con 77,167 descargas explosivas para la adquisición sísmica bidimensional y con 288,000 descargas explosivas para la adquisición sísmica tridimensional.

Un solo minuto de exposición a un sonido en el ambiente de 130 decibeles causa la perdida permanente de la audición en un ser humano. Cada una de las 365,000 descargas sísmicas previstas en el proyecto causará debajo del agua un ruido de 208 db, siendo esto 100,000 veces mayor al nivel de ruido que produce la perdida permanente de la audición en los humanos.

De acuerdo al estudio de impacto ambiental de la compañía Walsh Peru S.A. lo señalado no es un problema. Dicen que: "la posible pérdida de individuos de especies (de peces) se considera de poca significación directa y con baja probabilidad de ocurrencia." De acuerdo a Walsh "la mayoría de mamíferos marinos tiene una tolerancia considerable al ruido generado por los barcos." Y en otro lugar dice: "El alejamiento temporal de algunos individuos de especies se considera de ocurrencia inevitable, directo y poco significativo."

La verdad, sin embargo, es otra:

Las ballenas y los delfines, especies protegidas en vía de extinción en el Perú, son sumamente sensibles a los sonidos porque todos los aspectos de su vida, la alimentación, la comunicación entre ellos, la reproducción y las interacciones sociales complejas dependen de la acústica.

Estudios científicos a nivel internacional han mostrado que los ruidos fuertes generados por las explosiones sísmicas dañan la capacidad de ecolocación de las ballenas. En áreas de prospecciones sísmicas aumenta significativamente el número de ballenas jorobadas capturadas en las redes pesqueras. Heridos por el ruido, los animales aparentemente pierden la capacidad de usar su ecolocación para evitar las redes.

Es muy probable que el ruido sísmico también inhiba la comunicación entre los cetáceos.

Un experimento en los Estados Unidos comprobó el desplazamiento del 80 % de las ballenas grises huyendo del ruido de las explosiones sísmicas, hecho que puede interrumpir y alterar gravemente las rutas migratorias de las especies de mamíferos.

Y finalmente existen varios casos documentados de diferentes especies de lobos que han muerto como consecuencia directa de evaluaciones geomorfológicas.

La muerte también es el destino de muchos peces. Estudios científicos han demostrado que las ondas sísmicas literalmente revientan las vejigas natatorias de los peces.

Experimentos que utilizaron ondas sísmicas de sólo 50 db causaron la muerte de huevos y larvas de peces.

La exploración sísmica puede alterar las rutas migratorias de especies de peces.

Investigaciones científicas, recientemente publicadas en el "Journal of the Acoustical Society of America.", mostraron que las ondas sísmicas destruyen los pequeños pelos sensoriales dentro del oído de los peces. Sabiendo que las células dañadas de los oídos de los peces normalmente poseen una gran capacidad de regeneración, los científicos se vieron sorprendidos al ver que las células y pelos de los peces heridos no se regeneraron. Dos meses después del experimento los científicos encontraron huecos en la piel de los oídos en donde debería haber pelos sensoriales. De esta manera, los peces afectados se vuelven casi sordos y en consecuencia son presa fácil para los depredadores. Esto ocasiona una pérdida elevada de peces.

El argumento de la compañía Walsh de que los peces evitan el ruido desplazándose y por lo tanto no van a morir en grandes cantidades podría ser aplicable para los peces pelágicos. Sin embargo, la mayoría de los peces bentónicos habita áreas fijas y no se alejan de ellas, por consiguiente se producirá un gran nivel de mortalidad de éstos debido al proyecto de prospección.

El nivel de mortalidad de los peces va verse reflejado directamente en las pérdidas económicas de los pescadores artesanales, a quienes nadie va recompensar en un futuro. Estudios elaborados alrededor del mundo muestran que la captura de peces disminuye drásticamente durante los periodos de exploración sísmica. Por ejemplo, un estudio noruego demostró una reducción del 50 por ciento en los niveles de captura, daño económico que sería inaceptable para los pescadores artesanales de la costa central.

"El hecho de que el estudio no menciona palabra alguna sobre estos probables impactos no se explica como una falta de conocimiento por parte de los consultores de Walsh, compañía de alto prestigio a nivel nacional," dice Stefan Austermühle, Director Ejecutivo de la Asociación Mundo Azul para la conservación de la biodiversidad marina costera y el desarrollo sostenible. "Más bien tenemos la impresión que detrás de todas estas omisiones, análisis superficiales y los otras faltas metodológicas del estudio hay la intención de ocultar los verdaderos peligros de este proyecto."

Pero todo esto no es suficiente. Pareciera que los consultores de Walsh quisieran tomar por tontos a los pescadores artesanales y al pueblo peruano costero ya que ellos sugieren como medida de mitigación espantar a los peces y mamíferos con una segunda embarcación en el área de prospección. "Esto si es el colmo," dice Austermühle: "El pretender poder espantar cardúmenes de peces con una lancha es absurdo y además tratar de espantar lobos y delfines con un barco sería tan exitoso como tratar de espantar un ratón tirándole pedazos de queso. No se tiene que ser biólogo para darse cuenta de que esto es una broma de mal gusto y creo que todos los pescadores les pueden contar a los consultores de Walsh miles de historias sobre delfines y lobos acercándose a sus embarcaciones pesqueras en vez de ahuyentarlos. Un niño sabe que los delfines acompañan a los barcos."

"Es muy probable que el proyecto de prospección de Petro Tech cause graves impactos negativos a la biodiversidad marina y daños económicos significativos a los pescadores artesanales de la costa central del Perú. El Estudio de Impacto Ambiental de la compañía Walsh es insuficiente, superficial y oculta los impactos ambientales" resume Stefan Austermühle. "Por esto el documento es inaceptable y se debe realizar un nuevo estudio de buena calidad con la finalidad de determinar los verdaderos impactos ambientales de este proyecto. En fin, sí la compañía Petro Tech S.A. no puede mostrar con mayor credibilidad como van a evitar o mitigar los impactos ambientales negativos de la exploración sísmica, el Ministerio de Energía y Minas no debe otorgar el permiso para este proyecto, como pasó en varios países alrededor del mundo donde jueces y gobiernos pararon proyectos de exploración sísmica protegiendo su medio ambiente."

Para mayor información o para recibir el documento de la opinión técnica de Mundo Azul (17 paginas) contacte a:

Stefan Austermühle
Director Ejecutivo de Mundo Azul
Correo electrónico: [email protected]
Pagina web: www.peru.com/mundoazul

Envia esta noticia