http://www.rebelion.org
E C O L O G Í A 

17 de octubre del 2003

Ecologistas en Acción alerta sobre los planes de seguimiento de las liberaciones de transgénicos


Ecologistas en Acción

El 29 de septiembre la Comisión Europea publicó una decisión de aplicación obligatoria en todo el territorio de la UE que detalla el modelo que se ha de presentar sobre los resultados de la liberación intencional en el medio ambiente de plantas modificadas genéticamente con fines distintos a la comercialización, es decir, las pruebas previas para permitir la comercialización de especies de uso común, tales como el maíz (España es el único país de la UE que ha autorizado la siembra comercial de cinco variedades de maíz transgénico), los tomates, patatas, etc.

Sin embargo, sorprende que en el modelo que detalla los seguimientos obligatorios de efectos sobre el medio ambiente y la salud se establece la opción: "no se aplica seguimiento alguno", que a pesar de estar en contra de la normativa en vigor, no se sanciona ni se prevé como infracción.

La normativa en la materia que procede de la UE observa el principio de precaución antes de autorizar nuevas variedades transgénicas. La Directiva 18/2001 sobre liberación de organismos modificados genéticamente es muy clara: "se deben realizar estudios científicos exhaustivos e independientes para evaluar riesgos para la salud y el medio ambiente y adoptar medidas para evitar contaminaciones con cultivos no transgénicos o con plantas silvestres". Y establece la obligatoriedad de realizar planes de seguimiento de las liberaciones (siembras, procesados de las cosechas, destino de estas) haciendo hincapié en la necesidad de detectar posibles efectos nocivos o que pongan en peligro el medio ambiente, la agrobiodiversidad y la salud humana.

Ecologistas en Acción en el Día Mundial de la Alimentación recuerda que la ley española que traspone esta directiva comunitaria (ley 9/2003) no aclara cuáles son los requisitos de estos planes de seguimiento, y deja a un futuro Real Decreto, el desarrollo de esta parte clave.

La UE ya advirtió que la legislación en la materia debía haber sido desarrollada y puesta en práctica en octubre de 2002. Para Ecologistas en Acción es inadmisible que se comience el año 2004 sin normativa. Sin embargo, nuestro país es pionero en la "liberación comercial", aunque, al no existir legislación en la materia, las cosechas no se separan en los almacenes, no se realizan controles de cruzamientos ni se toman medidas para prevenirlos y por supuesto, no existe la información pública obligatoria sobre los lugares en que se siembran los transgénicos (se estima que tenemos anualmente más de 25.000 hectáreas sembradas con maíz transgénico). Parece que el lema de la administración es actuar con hechos consumados: una vez que las cosechas estén contaminadas, será imposible prevenir esta contaminación, y todos tendremos que comer transgénicos, cosa que ya hacemos a través de la carne alimentada con maíz transgénico, queramos o no, lo que se denuncia una vez más desde Ecologistas en Acción.

La situación es grave, y los efectos a largo plazo de los transgénicos, desconocidos. La comunidad científica advierte de los riesgos reales de alergias, resistencia a antibióticos, aparición de malas hierbas súper resistentes a herbicidas y de pérdida de biodiversidad. Nuestro patrimonio genético y nuestra salud están en juego, pero los intereses a corto plazo de las empresas de biotecnología son poderosos, y, en enfrentamientos dinero-medio ambiente, sabemos quién gana. Las vacas locas aparecieron tras treinta años de alimentarse con piensos de harinas de sus congéneres.

Envia esta noticia