http://www.rebelion.org
E C O L O G Í A 

23 de octubre del 2003

La quimera del ITER

José Santamarta
Worldwatch

La energía de fusión:

1. No es limpia, como pretenden hacernos creer. Se producen isótopos radiactivos de tritio, residuos radiactivos, y puede contribuir a la proliferación nuclear. Los riesgos de seguridad no son despreciables. Es una tecnología centralizada e intensiva en capital, que genera poco empleo y aumenta la dependencia tecnológica de la inmensa mayoría de los países, sobre todo del Tercer Mundo.

Hay tecnologías que contribuyen a la sostenibilidad, y otras que nos alejan.

La fusión nuclear crea falsas expectativas, e impide avanzar y desarrollar las tecnologías energéticas realmente sostenibles: mejora de la eficiencia (más con menos, factor 10), desarrollo de la energía eólica, solar fotovoltaica y solar térmica (bajas, medias y altas temperaturas), pilas de combustible, microturbinas, y la economía del hidrógeno en general.

2. En el raro caso de funcionar y ser viable económicamente, no será antes de 60 ó 70 años, y para entonces será demasiado tarde como para evitar el cambio climático. Las emisiones de los combustibles fósiles hay que reducirlas YA, y no dentro de 100 años, cuando la fusión sea una realidad, que lo dudo.

La energía de FUSIÓN requiere mantener de forma constante temperaturas de CIEN MILLONES de grados, para fusionar los isótopos de hidrógeno (que son muy poco abundantes), lo que sólo se consigue mediante el confinamiento inercial.

3. El ITER costará unos 12.000 millones de euros, una cifra que debería emplearse en investigar las energías renovables y los procesos y productos que contribuyen a mejorar la eficiencia energética. El ITER es sólo un prototipo que pretende demostrar la supuesta y teórica viabilidad de la fusión, lo que es más que dudoso. Aunque el gobierno español sólo aportaría una parte pequeña de la financiación, esta es tan grande que dejaría al resto de los programas de I+D sin presupuestos, y eso durante muchísimos años.

4. Las energías renovables son una alternativa real. El potencial eólico técnicamente aprovechable y descartando todas las zonas con valores ecológicos, es de 4 a 5 veces el consumo actual de electricidad en el mundo, y la energía eólica es ya una realidad, que desagrada a algunos por su "visibilidad". La fotovoltaica crece rápidamente, y aunque todavía es muy cara, se espera que antes de 20 años (frente a los 70 de la fusión), ya será competitiva, incluso sin considerar las externalidades ambientales.

Envia esta noticia