http://www.rebelion.org
E C O L O G Í A 

17 de noviembre del 2003

Estados Unidos continuará destruyendo la capa de ozono

José Santamarta

Las negociaciones de las Naciones Unidas en Nairobi (Kenia) para la protección de la capa de ozono finalizaron el 14 de noviembre de 2003 sin acuerdo, a causa de la posición de la administración de George W. Bush de seguir usando el bromuro de metilo, que anteriormente había acordado prohibir.

El bromuro de metilo se emplea como plaguicida en la agricultura. Es barato y fácil de aplicar, pero contribuye a la destrucción de la capa de ozono.

España es uno de los países que más aplican el bromuro de metilo, sobre todo en los cultivos de fresas en Huelva, de pimientos en Murcia y de tomates en las regiones mediterráneas.

Los países en desarrollo ya han disminuido el uso de bromuro de metilo en un 70% y acordaron eliminarlo completamente para 2005.

La posición de EE UU ha generado polémica. Muchos tememos que Bush comience a ignorar sus compromisos en materia de protección del ozono, al igual que ha hecho con el cambio climático. EE UU quiere aumentar, en lugar de eliminar, el empleo del bromuro de metilo.

Desde el 1 de enero de 1995 en todos los países industrializados está prohibida la producción, importación y consumo de CFC (clorofluorocarbonos), halones, tetracloruro de carbono y tricloroetano, productos que dañan la capa de ozono.

El plaguicida bromuro de metilo ha causado centenares de casos de envenenamiento, y además daña la capa de ozono de la estratosfera, que protege la superficie de la tierra de una excesiva luz ultravioleta. El bromo del bromuro de metilo es 50 veces más eficiente como destructor del ozono que el cloro de los clorofluorocarbonos (CFC), el mas conocido entre los compuestos que dañan el ozono, usado hasta hace poco en una amplia gama de aplicaciones industriales.

El bromuro de metilo se usa como plaguicida desde la década de 1930. Cada año se venden 76.000 toneladas en todo el mundo (4.238 toneladas en España, el 5,6% del consumo mundial), sobre todo para la fumigación del suelo. La mayoría de las emisiones humanas de bromuro de metilo se debe a su empleo como plaguicida, pero se libera también mediante la quema de biomasa tal como la madera empleada como combustible, y mediante la combustión de gasolina con plomo. El bromuro de metilo es producido también por los océanos, pero estas emisiones no se conocen bien y es posible que los océanos absorban más de lo que liberan.

Los esfuerzos internacionales iniciales en el marco del Protocolo de Montreal de 1987 relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono, se centraron en las sustancias de larga vida que destruyen el ozono, tales como los CFC. Los niveles atmosféricos de cloro han comenzado consiguientemente a declinar, pero los niveles de bromo continúan subiendo. En la actualidad, el bromuro de metilo se cree que ocasiona el 17 por ciento de la pérdida observada de ozono; si las emisiones continúan creciendo al ritmo actual, la cifra puede poner en peligro esfuerzos realizados para salvar la capa de ozono. Los científicos consideran que la eliminación del bromuro de metilo es el siguiente paso importante para recuperar la capa de ozono.

Algunos agricultores temen la prohibición del bromuro de metilo porque este es un plaguicida sumamente versátil. En Estados Unidos se usa en más de 100 cultivos, para todo tipo de plagas: insectos, lombrices, roedores, malas hierbas, hongos, y patógenos. A causa de la eficacia del bromuro de metilo, algunos países explícitamente requieren su uso en los productos importados.

Según un informe técnico del Protocolo de Montreal, existen alternativas para la totalidad de los usos del bromuro de metilo. Estudios recientes sugieren que otro producto químico, el yoduro de metilo, podría no afectar al ozono, aunque aún deben completarse las pruebas de seguridad. El informe recomendó la estrategia de gestión integrada de plagas, que emplea la rotación de cultivos como táctica, el arado profundo, y el uso de capas de plástico para matar las plagas del suelo. Alemania y Holanda han dejado de usar el bromuro de metilo para la fumigación del suelo. La Agencia de Protección Ambiental de EE UU ha elaborado una serie de estudios sobre alternativas viables, y el Departamento de Agricultura de Estados Unidos distribuía un boletín de alternativas en la época de Clinton.

José Santamarta Flórez
es director de World Watch
[email protected]
http://www.nodo50.org/worldwatch

Envia esta noticia