http://www.rebelion.org
E C O L O G Í A 

26 de noviembre del 2003

Nueva generación de transgénicos empieza a propagarse por el mundo


Adital/Boletim Biodiversidad en América Latina

Además de los organismos transgénicos resistentes a agrotóxicos, el mundo ya asiste a la siembra de variedades genéticamente modificadas de plantas para que carguen vacunas y principios medicamentosos a fin de convertir alimentos del cotidiano como maíz y arroz en remedios. Según científicos y ecologistas, las consecuencias negativas de estas alteraciones son todavía más alarmantes en comparación con las de los transgénicos "tradicionales".

Justo cuando se está caldeando e intensificando la controversia mundial sobre alimentos y cultivos genéticamente modificados, también conocidos como GM, las transnacionales que los producen se preparan ahora para introducir de manera comercial una nueva clase de transgénicos que prometen complicar el debate aún más.

Estos nuevos cultivos GM, conocidos como biofarmacéuticos o simplemente biofarma, producen químicos farmacéuticos e industriales en sus tejidos. Estas plantas, que incluyen soya, arroz, maíz y tabaco, han sido genéticamente alteradas para que produzcan sustancias como hormonas de crecimiento, agentes coagulantes, vacunas para humanos y animales de granja, anticuerpos humanos, enzimas industriales, anticonceptivos y hasta drogas para terminar el embarazo. Puerto Rico es precisamente uno de los lugares donde más experimentos se llevan a cabo con este tipo de cultivo.

Pero el mundo entero está convirtiendose en campo para la siembra de los biofarma. A través de la página web molecularfarming.com, un grupo de inversionistas está solicitando la colaboración de agricultores en cualquier parte del mundo dispuestos a rentar sus tierras para experimentos con biofarmacéuticos. Ya han llegado a acuerdos con granjeros en Brasil, Irlanda, Australia, Grecia, Zimbabwe, Panamá y muchos otros países, la mayoría en condiciones económicas delicadas.

ProdiGene, compañía que es líder indiscutible en este campo, pronostica que al final de esta década un diez por ciento de la cosecha de maíz en Estados Unidos será biofarmacéutica. El mercado de drogas y químicos biofarmacéuticos podría llegar a los 200 mil millones de dólares al comenzar la próxima década, según el científico Guy Cardineau, de Dow AgroSciences.

Potencial de riesgo mayor

Las dudas, cuestiones y pronósticos de ecologistas y científicos acerca de esta nueva generación de transgénicos alertan a la humanidad para la inseguridad biológica de las especies del planeta en virtud de alteraciones tan profundas y con la introducción de materiales de riesgo en las estructuras genéticas de los organismos base de la cadena de la vida.

Los científicos advierten que las consecuencias pueden ser aún más difíciles de detectar y medir que las que se asocian con las otras variedades de cultivos GM, y podrían escalarse al punto que los problemas ahora familiares podrían quedarse pequeños en comparación.

"Un solo error de una compañía de biotecnología y estaremos comiendo los medicamentos de prescripción de otra persona en nuestro cereal de desayuno", advirtió el año pasado Larry Bohlen, portavoz del grupo internacional ecologista Amigos de la Tierra.

"¿Qué pasa si el polen de una planta transgénica que contiene alguna droga fertiliza algún cultivo comestible que se encuentre cercano?", preguntó el Grupo de Acción sobre Erosión, Tecnología y Concentración (Grupo ETC), en un informe publicado en 2000.

"Más preocupantes son los problemas de polinización cruzada y efectos dañinos desconocidos sobre insectos, microbios del suelo y otros organismos nativos", según el biólogo Brian Tokar, profesor del Instituto de Ecología Social.

"¿Cómo afectarán a los microorganismos de la tierra o a los insectos benéficos los cultivos que están diseñados genéticamente para producir químicos industriales o fármacos? ¿Qué pasa si los cultivos biofarmacéuticos terminan siendo comidos por animales? ¿Se alterarán las proteínas biofarmacéuticas en diversas formas durante el crecimiento de la planta, su cosecha y almacenamiento? ¿Podrían causar alergias?" Son cuestiones que se plantean al respecto.

Envia esta noticia