http://www.rebelion.org
E C O L O G Í A 

27 de noviembre del 2003

Piden a Aznar que dedique el dinero del 'ITER' a energias renovables


Ecologistas en Acción

En los últimos 50 años se han invertido en el mundo unos 75.000 millones de euros en investigación en fusión nuclear, y ahora se piden otros 13.000 millones para construir una instalación experimental que no producirá un solo kilovatio, con la expectativa que se podrá disponer de un reactor comercial como más pronto en la segunda mitad de este siglo.

Pedir a alguien que invierta miles de millones de euros "porque quizá funcione dentro de 50 años" es a la vez un fraude y un inmenso despilfarro de los recursos públicos. O como tal, sin lugar a dudas, se entendería en el mundo de la empresa privada. Las recientes mejoras de las células fotovoltaicas -que en laboratorio ya alcanzan niveles de eficiencia de 36,9%- y el actual desarrollo de la biomasa y la energía eólica muestran que las energías genuinamente limpias y renovables ya están totalmente disponibles, sin ninguno de los riesgos inaceptables que presenta la energía nuclear, sea de fisión o de fusión.

El proyecto ITER de investigación en fusión nuclear no es una investigación sobre energía de la que obtendremos resultados prácticos y útiles en un plazo adecuado de tiempo, sino que es un proyecto de ingeniería tremendamente caro que presenta grandes dudas sobre su viabilidad y que supondrá un enorme agujero negro energético y económico.

El dinero de los contribuyentes debe destinarse a proyectos útiles: las aportaciones económicas del ITER, para las energías renovables y la eficiencia energética.

Según datos del Ministerio de Economía, el actual Plan de Fomento de las Energías Renovables (PFER) prevé destinar un total de 2.698 millones de euros entre los años 2000 y 2010 en subvenciones públicas para inversiones en energías renovables. Aparte de los 24 millones de euros destinados a apoyar inversiones en recuperación energética por incineración de residuos sólidos -que según los criterios de la Unión Europea no debe considerarse energía renovable-, el PFER aporta ayudas de 1.530 millones de euros para la biomasa térmica, 498 millones de euros para la solar térmica de baja temperatura, 356 millones de euros para la solar termoeléctrica y 290 millones de euros para la solar fotovoltaica. No se contemplan subvenciones públicas para hidráulica, mini-hidráulica, eólica, biomasa eléctrica, biocarburantes y biogas.

Ecologistas en Acción pide que, en beneficio de las actuales generaciones y las venideras, y para realmente hacer frente al reto del calentamiento global, el Gobierno español renuncie a albergar el proyecto ITER y destinar los 920 millones de euros de los contribuyentes que ha ofrecido a aumentar las ayudas públicas a las energías renovables.

Ecologistas en Acción ante el apoyo unitario de la Unión Europea a la candidatura de la ciudad francesa de Cadarache para acoger el proyecto ITER de reactor termonuclear, quiere manifestar:

- Que Ecologistas en Acción se ha opuesto de manera continuada a que el proyecto ITER se desarrollase. Consideramos que, sea cual sea el país que lo acoja, este proyecto no tiene nada que ver con el que es el verdadero problema de la cobertura de las necesidades de energía de manera sostenible. La organización ecologista se oponem a la construcción del ITER en Vandellòs o en cualquier otro lugar del mundo. La decisión de la Unión Europea no es, pues, ningún motivo de satisfacción.

- Que se iniciaran contactos internacionales para coordinar esfuerzos en la oposición a las candidaturas entre las que se ha de hacer la elección definitiva: Canadá, que ofreció ubicarlo en Clarington, cerca de Toronto, Ontario (aunque los insistentes rumores de la retirada de la candidatura hacen pensar que no será tomada en consideración); Cadarache (Francia) y Japón, en Rokkasho-Mura, en la prefectura de Aomori.

- Que se pedirá de nuevo a José María Aznar, presidente del Gobierno, que los 920 millones de euros que ha llegado a ofrecer como a poyo a la candidatura se destinen durante los próximos 10 años a dar apoyo al desarrollo de las energías renovables. Esta generosa oferta de recursos se complementa perfectamente con la situación de precariedad en que se hallan los programas de las energías renovables y de apoyo al ahorro y la eficiencia energética, según evidencia el propio Plan de Fomento de las Energías Renovables.

Por lo que se refiere a los supuestos beneficios económicos y sociales que la ubicación del proyecto ITER había de aportar a las comarcas de Tarragona, Ecologistas en Acción denuncia que no son reales. Desde que en febrero del 2002 la organización ecologista emitió el primer comunicado de oposición siempre se ha considerado que este, como todos los grandes macro proyectos tecnológicos, significaba entrar en una espiral sin fin de demanda de recursos para mantener el espejismo de la prosperidad. Las comarcas de Tarragona gozan de suficientes recursos energéticos sostenibles (entre ellos un considerable potencial eólico) para hacer posible un desarrollo económico de largo alcance en armonía con el medio ambiente.

El mito de una fuente ilimitada de energía, disponible en cualquier momento y lugar, se encuentra en los orígenes del pensamiento tecnocrático; los conocimientos y la sabiduría nos han demostrado, sin embargo, que es imposible satisfacer nuestras necesidades de energía sin provocar impactos ambientales, y que el camino hacia un futuro sostenible pasa por las tecnologías blandas, de bajo impacto, y en el reconocimiento y el aprovechamiento de las limitaciones, en lugar de los grandes despliegues de tecnologías duras y de alto impacto social y ambiental.

Envia esta noticia