http://www.rebelion.org
E C O L O G Í A 

16 de febrero del 2004

Plagicidas, negocio o solución

Ricardo Anton Lasterra
Rebelión

El hombre a lo largo de milenios domesticó a las plantas como lo hizo con los animales. Se usaban múltiples y simultáneas formas de control de plagas: selección de variedades resistentes, rotación y asociación de cultivos, destrucción manual de insectos y hierbas invasoras, plantas para repeler insectos, trampas, insecticidas vegetales, control biológico e incluso sales minerales de cobre y azufre; cosas que conocemos hoy día los agricultores bio-ecológicos. No fue hasta finales del siglo XIX cuando comenzó a utilizar a gran escala los primeros productos químicos, de origen mineral, especialmente mezclas de cobre, arsénico y mercurio; siendo estos dos últimos los más peligrosos. El uso de los insecticidas arseniacales causó problemas de envenenamientos lo que motivó que a mediados de la década de 1920 se establecieran las primeras normas de tolerancias de residuos de arsénico y plomo.

Los modernos insecticidas son hijos de la Primera y, sobre todo de la Segunda Guerra Mundial.

En este periodo se desarrolló una íntima colaboración entre la industria química y las necesidades militares. Los gases tóxicos usados como armas químicas se utilizaron como fumigantes agrícolas y viceversa, dando origen a la producción a gran escala de éstos.

Éstos insecticidas, ya de síntesis química, pueden ser:

Organofosforados, derivan del ácido fosfórico, como los gases neurotóxicos tabun y sarín, el paratión etílico o el gas Zjylon-B -usado por los nazis en las cámaras de gas.

Organoclorados, derivan del cloro, como el DDT, el lindano -triste y costosamene famoso en Bizkaia- ,endosulfan y pentaclorofenol... La mayor parte de los organoclorados han sido prohibidos excepto en los más pobres.

Carbamatos, derivados del carbono, como el Baygón,carbofuran, metomilo.

Insecticidas piretroides, derivados sintéticos de las piretrinas-un tipo de crisantemo-, como el fenvalerato, cipermetrina... se ha descubierto en la última década que pueden producir efectos crónicos graves.

Varios más utilizados como herbicidas como el 2,4-D y 2,4,5-T (más conocidos por Agente Naranja, utilizados en la guerra de Vietnam como defoliante y causantes de malformaciones de fetos), el paracuat, la atazina y el glifosato.

Uno de los argumentos usados por la industria química para justificar el uso de plagicidas es que son indispensables para acabar con las plagas y aumentar la producción agrícola para combatir el hambre en el mundo, pero aunque hoy se utilizan 10 veces más que a finales de la década de los 40 la pérdida de éstas es casi el doble en países como EEUU. El problema del hambre no es la falta de alimentos sino la falta de acceso a ellos (muchos de ellos se exportan a los países ricos).

Se han encontrado herbicidas e insecticidas en el agua de lluvia en Europa y EEUU. En tal proporción que este agua de lluvia no cumple las normas para su uso como agua potable. Se han encontrado 74 plagicidas diferentes en las aguas subterráneas.

En hogares suburbanos y urbanos se acumulan hasta 100 veces más que en su exterior. Han sido detectados en 2 de cada 3 niños hijos de agricultores y en 4 de cada 10 que viven en una región agrícola. Se encontraron plagicidas, y tambien otros contaminantes orgánicos persistentes como dioxinas, furanos y PCB, en la leche materna de mujeres de diversas partes del mundo.

Por sus efectos se pueden catalogar en 4 tipos:

Posibles cancerígenos en humanos: Atrazina -cáncer de pecho, cambio de cromosomas en ovarios-; captan; clorotalonil; mancozeb; 2,4-D; lindano; permetrina; ...

Efectos reproductivos: Clorpirifos-alteraciones neurotóxicas, defectos de nacimiento); endosulfan -reducción de testículos y esperma en ratones; mancozeb -defectos de nacimiento, daño al esperma-; atrazina -defectos de nacimiento, inhibición de estrógeno, disminución de peso-; 2,4-D -mortalidad y disminución de esperma-;glifosato -reduce número de esperma y el lívido-; bromuro de metilo -degeneración testículos , provoca efecto invernadero-; ...

Disruptores endocrinos: Endosulfan; atrazina; mancozeb; 2,4-D; paratión metílico; alaclor; trifluralina; glifosato, simazina; maneb; benomilo; ...

Afección al sistema inmunológico: Paratión metílico -células T-; paracuat; atrazina; 2,4-D; captan; pentaclorofenol -conservador de la madera-; clordano; carbofuran; carbarilo; ...

Para terminar un pequeño ejemplo de cómo se lo gastan estas compañias. Desde 1954-55, por estudios de ratas macho, las empresas transnacionales Shell y Dow Chemical sabían que el DBCP produce esterilidad y alteraciones en los testículos, pero esta información la ocultaron para registrar su producto.

En 1977 se dieron a conocer otros resultados que daban a conocer sus efectos nocivos gracias al sindicato donde se fabricaba el fumigante en California añadiendo a los de la compañía el incremento de abortos espontáneos en las esposas de trabajadores.

En 1979 se prohibió su uso en EEUU excepto en las plantaciones de piña de Hawaii hasta 1986 y se permitió la exportación a terceros países.

Envia esta noticia