http://www.rebelion.org
E C O L O G Í A 

15 de abril del 2004

Maíz transgénico retirado del mercado británico

Elizabeth Lopez y Teresa Anderson
www.ecoportal.net

El pasado 31 de marzo de 2004, la compañía biotecnológica alemana Bayer CropScience admitió suspender la siembra de su variedad de maíz Chardon LL en el Reino Unido. Esta decisión, según afirma la multinacional, se debió a que este maíz no sería viable económicamente dadas las condiciones de su aprobación por la Ministra Margaret Beckett quien permitió la siembra de esta variedad bajo ciertas restricciones demasiado limitadas.

Sin embargo un representante del gobierno del Reino Unido afirmó que esta decisión fue tomada por la misma industria, quienes retiraron del mercado la petición realizada para cultivar la variedad mencionada de maíz, y que la decisión no está relacionada con el tipo de aprobación dada por el gobierno Británico.

Lo cual significa que por lo menos, durante el ano 2005 no habrá cultivos comerciales de maíz Modificado Genéticamente; e incluso es probable que este maíz no sea cultivado en el reino Unido hasta el ano 2008.

Aunque el gobierno británico anunció la aprobación comercial del maíz Chardon LL de Bayer a inicios de marzo, de 2004, ya activistas y políticos habían anunciado que todavía existían grandes oportunidades, para prevenir la cosecha actual del maíz, las cuales ya estaban en curso antes de la auto-retirada de Bayer.

Para que el cultivo fuese plantado, el primer paso que se debía seguir era registrarlo en una lista nacional de semillas, lo cual podría ser posible sólo después de la aprobación del mismo por las cuatro regiones del Reino Unido (Inglaterra, Irlanda, Escocia, y Gales). El pasado miércoles 24 de marzo el gabinete ministerial de Gales dio un voto desaprobando la propuesta del maíz LL para no incluirlo en dicha lista nacional de semillas. La petición fue hecha por el partido democrático liberal, quien criticó la manera en que el partido laborista gestionó el asunto. Por esta razón, algunos miembros del partido Labour se vieron obligados a defender su partido en contra de la oposición, y la petición fracasó por 29 votos en contra de 26 a favor.

De cualquier manera, esto no significaría necesariamente que Gales aprobara el Chardon LL. El Ministro del Medio Ambiente de Gales Carwin Jones abrió la decisión a todos los miembros del congreso de Gales (no sólo al gabinete ministerial). Todas las indicaciones mostraron que los miembros del congreso estuvieron fuertemente en contra de la aprobación de la inclusión de la semillas en la mencionada lista nacional, y ninguno de ellos pudo ver algún beneficio del cultivo. Así que esto mostró que el maíz LL Chardon no ingresaría nunca a la lista Nacional de Semillas, y por lo tanto no sería plantado en el Reino Unido a medio plazo, por lo menos.

En Escocia, un voto similar dado con anterioridad al de Gales, también fue estrechamente frustrado por 60 votos al 59. Sin embargo el partido verde buscó dentro de las nuevas posibilidades legales reanudar el debate y la decisión.

Mientras tanto, el Instituto Real de Inspectores Públicos (Royal Institute of Chartered Surveyors) hizo énfasis sobre el efecto negativo que los cultivos MG podrían causar sobre el valor de la tierra, incluyendo a los agricultores vecinos de cultivos MG. Dicho instituto ha sugerido un modelo de registro de cultivos MG, con el fin de ayudar a las comunidades en conocer lo que se está cultivando en su zona. Debemos esperar que el gobierno exija que este modelo de cultivo MG sea obligatorio, como es requerido por la ley de la Unión Europea.

De hecho, ellos pudieron haber estado poco dispuestos a continuar con este modelo, debido a que existe cerca de tres mil ciudadanos en el Reino Unido quienes se comprometieron a arrancar los cultivos MG. Incluso Alan Simpson MP (Labour) firmó esta campaña, denominada Green Gloves Campaign (Campaña de los Guantes Verdes).

Otro diplomático quien realizó un pequeño esfuerzo de manera independiente contra los cultivos MG fue el canciller John Clark, quién estuvo distribuyendo maíz orgánico a sus electores para plantar en sus jardines y en sus materas. Esto hará difícil que los cultivos MG se proliferen en su zona o en los alrededores, debido a que existe unas distancias de separación que son necesarias entre los cultivos orgánicos y los cultivos MG. También está exigente la consulta previa entre los granjeros para prevenir que los OMGs contaminen a los cultivos orgánicos

¡La propuesta del canciller John Clark resulta bastante imaginativa!

http://www.peoplesearthdecade.org/articles/article.php?id=285

Envia esta noticia