http://www.rebelion.org
E C O L O G Í A 

22 de abril del 2004

Agricultura Ecológica frente los Cultivos Transgénicos

Lorna Haynes
[email protected]

La Agricultura Transgénica: bajo el mismo Paradigma Durante los años 1950-1960, se implantó en todo el mundo el modelo industrial de la agricultura, conocido como "La Revolución Verde," mediante lo cual se aumentó notablemente los rendimientos pero a costo de consecuencias nocivas para la sociedad, el ambiente y la seguridad alimentaria. Frente a esa situación, en 1987 la Organización de Agricultura y Alimentación (FAO, en inglés) de la ONU declaró la necesidad de cambiar a un sistema de agricultura sostenible, que perdure, sin impactos ambientales perjudiciales para la salud ni ambiente, que conserva la fertilidad de los suelos y la biodiversidad: en otras palabras, agricultura ecológica. Si bien la Agricultura Ecológica es una necesidad y no una mera opción, para la sostenibilidad, no es éste el camino que se está adoptando.

En lugar de corregir y evitar los errores del pasado, las mismas compañías transnacionales (CTN), que se beneficiaron de la Revolución Verde (RV), ahora promueven "La Revolución Genética", basada en el uso de sus cultivos transgénicos (CT) patentados. Peor aún, los venden como "ecológicos" en pro de la sostenibilidad. Sin embargo, sigue el mismo paradigma de producción industrial de la RV, causa de la crisis actual y, por tanto, seguirá exacerbando los problemas. Es una receta para consolidar, aún más, el control de las transnacionales sobre el sistema agroalimentario, de agudizar la crisis ambiental, de aumentar la erosión genética y de introducir nuevos riesgos incontrolables para el ambiente y para la salud. Esto se ilustra en la figura 1.

Dentro del circulo se señala los impactos de la RV. Las consecuencias adicionales de la agricultura transgénica están indicadas, con flechas, a fuera del circulo.

1. Erosión genética. Las variedades modernas genéticamente uniformes, cultivadas extensivamente alrededor del mundo, desplazaron a las variedades locales conservadas durante siglos por las comunidades. Este proceso continuará exacerbándose con el uso en todo el planeta de CT genéticamente idénticos. Además se le añade la erosión genética causada por la contaminación genética de variedades locales. La contaminación genética es la introducción accidental, por vía de la polinización, de transgenes en el genoma de otra variedad de la misma especie, o de un pariente silvestre, convirtiéndolo en transgénico y afectando sus interacciones con las demás especies.

2. Como el modelo agrícola no ha cambiado, sigue siendo dependiente de energía fósil.

3. La Concentración de Poder aumenta. Las mismas CTN dueños de semillas, productores de agroquímicos desarrollan y venden los transgénicos. Se fortalece su control sobre el sistema agroalimentario a través de: (i) patentes (PI=Propiedad Intelectual) sobre los procesos, componentes y productos de la ingeniería genética. (ii) la Tecnología de Restricción del Uso de Genes (TRUG) a través de la cual la expresión de genes que afectan el desarrollo de una planta depende de ciertos insumos comercializados por la misma CTN que vende las semillas aumentando la dependencia de los agricultores. (iii) la eliminación de alternativas porque se deja de producir la opción no-transgénica o se contaminan genéticamente cultivos alternativos. Sigue el proceso de adquisiciones de empresas: unas 5 CTN controlan la industria de semillas. La adopción de cultivos transgénicos significa depender de las CTN, renunciar a la soberanía alimentaria de un país y la pérdida de autonomía del agricultor.

4. Contaminación de Suelos En adición a la salinización de suelos debido al riego, la erosión de suelos producto del manejo industrial y la contaminación causado por agroquímicos, todas consecuencias de la RV, se tiene otros efectos nocivos: (i) mayor contaminación debido al aumento en el uso de herbicidas con los cultivos resistentes a herbicida (por ejemplo los llamados "RR" o "Round-up Ready") (ii) Los exudados de los CT "Bt", modificados genéticamente para producir la toxina de Bacillus Thuringiensis, son tóxicos para los microorganismos del suelo y afectan la descomposición de materia orgánica y el ciclo de carbono (iii) el uso de la TRUG involucrará el uso de productos químicos para activar los genes y dichas sustancias constituyen nuevos contaminantes. (iv) Existe el riesgo de la transferencia horizontal de ADN de los OMG a los microorganismos del suelo provocando efectos ecosistémicos desconocidos.

5. Efectos Ecosistémicos. Los residuos de agro-tóxicos, principales insumos de la RV, acumulan en especies a veces muy remotas en el tiempo y el espacio del lugar de su aplicación. En adición a la contaminación genética y la transferencia horizontal ya mencionadas, la presencia, en los cultivos transgénicos, de nuevos genes, proteínas, productos asociados y cualquiera de sus metabolitos, puede inducir alteraciones en la relación ecológica del cultivo con las demás especies, incluyendo la aparición de nuevas plagas y afectación de organismos benignos. Se trata de un bombardeo del ambiente con elementos jamás antes parte del sistema y cuyos efectos son desconocidos. Los efectos son impredecibles, incontrolables e irreversibles..

6. Contaminación de Alimentos: Al consumir los alimentos transgénicos, se ingiere sustancias nuevas, los transgenes y las sustancias que estos genes expresan que no han conformado jamás parte de la dieta de los consumidores En la dosis que sea, una sustancia toxica provoca una reacción, sea observable o no. Incluso, este principio se utiliza en la homeopatía: el organismo responde a la presencia de sustancias aun en concentraciones medidas en moléculas por cc. En adición, se agregan los riesgos para la salud de resistencia a antibióticos, de alergias y toxicidad. Debido a que se está manipulando genéticamente cultivos alimenticios (como el maíz) para que produzcan fármacos, productos industriales e insecticidas etc. y estos puedan contaminar genéticamente los cultivos destinados al alimento o mezclarse con ellos, no se sabrá lo que se está consumiendo y se introducen nuevos riesgos para la salud. La transferencia horizontal de ADN de los OMG a los microorganismos del tracto digestivo pueda crear nuevos patógenos y enfermedades.

¿Por qué son los cultivos transgénicos incompatibles con la agricultura Ecológica?

A pesar de la imposición de los paquetes tecnológicos de la RV, la agricultura ecológica se ha ido desarrollando, incluso, utilizando las mismas variedades mejoradas. Una visión superficial de la agricultura "ecológica" la percibe sólo como un método sostenible de cultivar, compatible con el uso de cualquier tipo de semilla. Esto no es el caso con las semillas transgénicas. La agricultura ecológica trabaja con, no contra, la naturaleza. Al liberar OMG a gran escala, se salta millones de años de co-evolución de las especies y los efectos ecosistémicos son impredecibles. OMG alteran el orden natural, la naturaleza misma, cuyas intricadas interrelaciones y biodiversidad conforman la esencia del sistema agro-ecológico. Además, siendo el objetivo final de la agricultura ecológica producir alimentos sanos sin causar daños ambientales, los OMG son incompatibles con agricultura ecológica por lo siguiente:

(i) Alimentos sanos o ¿Tolerando lo Intolerable?

La inocuidad de los alimentos obtenidos de CT no está demostrada y existen evidencias de graves riesgos. Por años la industria agroquímica promovió el uso "seguro" de agroquímicos extremadamente tóxicos y luego justificó el consumo de estos venenos en los alimentos en niveles "tolerables." Se inventó normas seudo-científicas de lo tolerable, (basadas en la supervivencia, léase también "muerte," de la MITAD de los animales que consumieron la dosis) conque se introdujo numerosos venenos de altísima toxicidad en la cadena alimenticia. Al denominarlos "niveles de tolerancia" en lugar de "dosis letales tóxicas," se utiliza un lenguaje que oculta del consumidor lo que realmente se está midiendo: la concentración de un veneno peligroso en el alimento. Así, suena benigno y no provoca una reacción de rechazo y alarma.

De manera análogo, la industria agroalimentaria, que rechaza el Principio de Precaución por no exigir "datos científicos," promueve el concepto de "equivalencia sustancial" como criterio para garantizar la aprobación de sus productos transgénicos aun cuando, o precisamente porque, "equivalencia sustancial" no exige datos científicos sobre los impactos propios de la manipulación genética. Con ello engañan al consumidor y le niega el derecho a elegir.

(ii) La Amenaza a la Agricultura Ecológica

· Los OMG contienen nuevas proteínas, incluso toxinas y fármacos, que afectan las interrelaciones de los cultivos con las demás especies como, por ejemplo, los polinizadores y los microorganismos del suelo que cumplen funciones vitales en la agroecología.

· Estos efectos ambientales no se limitan al área cultivada con OMG: el ecosistema es uno y las alteraciones en una población se extienden a otras especies y a todo el ecosistema no solo área adyacente. En el caso de los cultivos transgénicos Bt., la adaptación de los insectos a las toxinas Bt., significa que Bacillus Thuringiensis pronto dejará de ser un control biológico efectivo y la agricultura ecológica perderá esta opción de control biológico. Ningún grado de aislamiento evitará esta consecuencia.

· Para sobrevivir, una especie necesita de un hábitat adecuado en calidad y cantidad: si sólo quedan reductos más pequeños que este tamaño critico, una población se extinguirá. Por tanto, se debe apartar zonas libres de OMG, y de agrotóxicos, para permitir que sobreviva la biodiversidad que requiere la agricultura ecológica (requerimientos ecosistémicos) y que, al mismo tiempo, la aísla de los impactos de los OMG que se pueden controlar de esta manera.

· La contaminación genética, acompañado por posible acumulación intergeneracional de genes, ("gene stacking" en inglés) significa que los cultivos se irán convirtiendo en transgénicos y se perderá el insumo fundamental para la agricultura ecológica: semillas no-transgénicas.

¿Puede la Agricultura Ecológica Co-existir con los Cultivos Transgénicos?

Dada la incompatibilidad de estos dos sistemas de cultivo, co-existencia, la posibilidad de que se practique el cultivo agroecológico en un mundo donde se siembra transgénicos, depende de se si se puede confinar los impactos de los transgénicos y mantener dos sistemas paralelos totalmente aislados el uno del otro. Co-existencia supone que confinamiento es posible y que se puede evitar contaminación genética. No se trata de niveles "aceptables" de contaminación sino de contaminación CERO, campos libres de polen y semillas transgénicos, fuentes permanentes de semillas naturales, no transgénicas, y biodiversidad intacta. Esto significa crear zonas libres de transgénicos. Además, se necesitan sistemas de distribución y mercados separados para garantizar la opción a alimentos no- transgénicos.

Pero, en lugar de apoyar zonas libres de transgénicos, las CTN proponen:

· "Confinamiento genético" por el uso de las TRUG para producir semillas estériles y evitar transferencia de genes. Esto aumenta aún más su control mundial sobre las semillas.

· Confinamiento vigilado vía satelite de áreas sembradas con OMG para fiscalizar las distancias entre cultivos transgénicos y no- transgénicos, lo cual aumentaría los costos de producción y de ninguna manera satisface los requerimientos ecosistémicos de la agricultura ecológica. Además, resalta los problemas éticos-legales para establecer ¿quién tiene derecho a sembrar qué y dónde?
Dado que la Agricultura Ecológica exige se usen semillas "naturales," no-manipuladas genéticamente, su futuro depende de este insumo. El problema es: ¿cómo garantizar su suministro? cuando:

1. Las CTN que producen las semillas comerciales (de variedades mejoradas) son las mismas que ahora producen los CT. Su política es sustituirlas por transgénicas que les son más rentables.

2. La contaminación genética hace imposible mantener líneas de cultivos para la producción de semillas libres de transgenes al no ser que se crean zonas libres de transgénicos.

3. La imposición de legislación que exige uniformidad genética para el registro y comercio de variedades causó, y sigue provocando, la desaparición de variedades y de las pequeñas compañías de semillas que las mantenían.

4. Los cultivos tradicionales, que utilizan semillas conservadas por los agricultores, constituyen reservorios genéticos, pero su permanencia está amenazada debido a -

· El abandono del campo y de la agricultura tradicional · La contaminación genética por polen de cultivos vecinos, o si los agricultores mezclan por error granos o semillas transgénicos con sus semillas.

· La degeneración de la calidad genética de las semillas por reducción en el tamaño del "gene pool" al reducirse el número de agricultores que guardan e intercambian semillas.

La Guerra Oculta contra la Agricultura Ecológica

La intención profesa de los productores de los transgénicos es que, dentro de una década, toda la agricultura se base en el uso de cultivos transgénicos lo que es equivalente a declarar la guerra contra la agricultura ecológica. Para tal propósito, las CTN gastan millones de dólares en propaganda que promueve los transgénicos como "ecológicos" y de "mínima labranza." De manera fraudulento, se apropian de un discurso ecológico para engañar a los productores y al público ansioso por una agricultura ecológica y alimentos sanos. La única posibilidad de que exista una agricultura alternativa, basada en germoplasma no-transgénico, es si, cuando menos en algunas regiones del mundo, se prohíben los transgénicos, se ejercen estrictos controles para asegurarlo y se crean y mantienen programas de rescate y conservación de variedades. Puesto que los análisis para detectar transgénicos están todavía en desarrollo y son sumamente costosos, su fiscalización es un problema y sin la voluntad política, esta meta será difícil de alcanzar, pero sin ella, la opción a una alimentación no-transgénica podría desaparecer en menos de 10 años.

Tal situación anti-democrática viola el derecho del ciudadano a elegir y derechos humanos a la salud, y a la alimentación. Este último fue definido por El Comité sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas (Observación General N° 12) como:

"El derecho a la alimentación adecuada comprende la disponibilidad de alimentos en cantidad y calidad suficientes para satisfacer las necesidades alimentarias de los individuos, sin sustancias nocivas, y aceptables para una cultura determinada, así como la accesibilidad de esos alimentos en formas que sean sostenibles y que no dificulten el goce de otros derechos humanos."

Mientras que las CTN promueven los OMG y se apoderan del sistema agroalimentario mundial, ¿quién defiende el derecho del ciudadano a alimentos sanos y naturales? En las palabras del Relator, Subcomisión de Promoción y Protección de los Derechos Humanos de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU (E/CN.4/Sub.2/1999/12):

"Es obligación del Estado ofrecer una activa protección contra otros elementos más vigorosos o combativos - o contra intereses económicos más poderosos. Se trata, por ejemplo, de la protección contra el fraude, contra un comportamiento contrario a la ética en las relaciones comerciales ..... Esta función protectora del Estado .... es el aspecto más importante de las obligaciones de los Estados....."

La realidad es que, en lugar de proteger al ciudadano contra los "intereses económicos más poderosos," los gobiernos se están alineando con ellos, incluyendo hasta la misma ONU a través del Compacto Global. Se observa como, en la formulación de las leyes nacionales que regulan las OMG, se favorece intereses corporativos. Los gobiernos eluden su responsabilidad al aceptar que casi todos los datos sobre la toxicidad de productos, y ahora los riesgos de OMG, sean generados por los mismos fabricantes, las CTN y cabe preguntar: ¿Cuantos gobiernos demuestran un auténtico compromiso al desarrollo sostenible mediante políticas que incentivan la Agricultura Ecológica?

La situación es alarmante. Por un lado, está el poder corporativo transnacional que impulsa e impone los OMG y la mayoría de los poderes políticos los avalan. Por otro lado, como no hay una influyente institución promotora de la Agricultura Ecológica, ésta queda como actividad marginal. Si aceptamos que la Agricultura Ecológica es incompatible con la agricultura transgénica y que los promotores de los OMG constituyen el poder político-económico mundial, la Agricultura Ecológica es en sí una posición política en confrontación directa con esos poderes. Pero, más allá, de una posición política, la Agricultura Ecológica, sinónimo a Agricultura Sostenible, es una posición ética y practicarla una obligación moral de todos porque la sostenibilidad es un concepto ético que condiciona el uso actual de los recursos a su conservación para las generaciones futuras.


Lorna Haynes
Coordinadora: RAPAL-VE Red de Acción en Alternativas a Agrotóxicos de Venezuela

Envia esta noticia