2 de julio del 2001

Pobladores temen daños a la agricultura y el medio ambiente

Tambogrande: un pueblo agrario y no minero

Sandro Izaguirre

El norte del Perú se ha visto convulsionado desde que la empresa minera de capitales canadienses Manhattan Minerals Corporation pretende explotar un yacimiento polimetálico, poniendo en riesgo la zona agrícola y el medio ambiente del valle de San Lorenzo, en el departamento de Piura.

Momentos de tensión viven los agricultores del distrito de Tambogrande, ubicado en el valle de San Lorenzo a 60 Km. de Piura, desde que en 1999 el gobierno peruano y la empresa canadiense Manhattan Sechura S.A. suscribieron un acuerdo que le otorgaba a la compañía minera 89 mil hectáreas de tierras alrededor del pueblo de Tambogrande.

Debajo del pueblo se ha encontrado oro de alta ley, lo que despertó el interés del consorcio minero. Los pobladores, cuya principal actividad económica es la agricultura, rechazan la actividad minera en la zona por los riesgos que ella implica y ha iniciado una agresiva campaña para impedir que se concrete el proyecto. La empresa ha paralizado momentáneamente sus operaciones.

El valle de San Lorenzo tiene 42,000 hectáreas cultivadas pertenecientes a casi ocho mil colonos que poseen título de propiedad y es uno de los más productivos de la costa peruana. Además brinda alrededor de 18 mil puestos de trabajo permanente y genera ingresos anuales por 150 millones de dólares, produce el 80 por ciento de los limones en el Perú y exporta mangos a exigentes mercados como el estadounidense.

¿Por qué se oponen los agricultores a la extracción minera?

Según el Frente de Defensa del valle de San Lorenzo y Tambogrande se ha comprobado que los denuncios otorgados a Manhattan Sechura compromete tierras agricolas y bosques de algarrobo, no sólo de Tambogrande y San Lorenzo, sino de otras provincias piuranas.

La actividad extractiva será con la modalidad de tajo abierto, para lo cual se tendrá que reubicar y trasladar a un pueblo de 25 mil habitantes.

La explotación minera va a demandar grandes volúmenes de agua, agudizándose los problemas de disponibilidad, tanto para los agricultores como para los habitantes del área urbana, y se teme su posible contaminación.

Los agricultores se han organizado y 28 mil ciudadanos han suscrito un memorial que el Municipio elevará al Ejecutivo solicitando se deroguen los decretos supremos que otorgaron a la Manhattan Sechura la concesión y piden que se declare la intangibilidad de sus tierras. El Arzobispo de Piura, el Obispo de Chulucanas y las autoridades municipales han expresado su respaldo a los agricultores frente al enorme impacto ambiental, económico y social que podría ocurrir.

Además de la Manhattan Sechura existen otras compañías mineras que están realizando trabajos de exploración como Minera Buenaventura, en las nacientes de las cuencas del rió Quiroz, en Ayabaca, y la empresa Redmond Ventures Corpration en Las Lomas, donde se ha encontrado yacimientos de oro.

Lo que dice Manhattan Sechura S.A.

Manhattan Minerals Corporation es una compañía de explotación minera con sede en Vancouver, Canadá. En 1992 inicia sus operaciones en América Latina y en 1997 en Perú. Ese año explora la costa norte del país y encuentra yacimientos de oro, plata, zinc y cobre.

Según la empresa, la reubicación de una parte de los habitantes de Tambogrande requiere un acuerdo de términos y condiciones. Están realizando una estricta planificación logística y social para hacerlo conforme a los estándares internacionales establecidas por el Banco Mundial, aunque reconoce que esta entidad no tiene ninguna participación en este proyecto.

Estas pautas señalan la participación de la comunidad y la consulta en el proceso de reubicación, además de una compensación económica adecuada.

Sobre la oposición de los agricultores, la empresa considera que se debe a la falta de información sobre la minería moderna y a los intereses políticos de un reducido sector.

Además afirma que la minería y la agricultura de la zona pueden coexistir y que los agricultores sólo se verán afectados de manera indirecta durante la explotación de la mina.

Lo cierto que es que la desconfianza entre los pobladores no se desvanece con palabras. Tambogrande fue siempre un pueblo agrícola y parece no estar dispuesto a cambiar de actividad económica.

Muerte, amenazas y movilización

El domingo 17 de junio los agricultores y ciudadanos del valle realizaron una nueva movilización pacífica de protesta, ellos demandan tanto el retiro de la Manhattan, así como el esclarecimiento del asesinato del líder agrícola y del Foro Ecológico regional, Godofedo García Baca, muerto de disparo al corazón en extrañas circunstancias. García Baca había sustentado la no viabilidad del proyecto minero.

La campaña Godofredo Vive, está encabezada por sus familiares y se puede mantener contacto con ellos en el corréo [email protected]

Recientemente, Francisco Ojeda, presidente del Frente de Defensa viajó hasta Lima para denunciar las amenazas de muerte contra su hija. Ojeda ha solicitado medidas cautelares ante la Comisión Inter Americana de Derechos Humanos CIDH.