http://www.rebelion.org
E C O N O M Í A 

24 de abril del 2003

El gobierno boliviano admite que la política anticoca derrumbó la economía nacional

Econoticias
Argenpress.info

El gobierno boliviano aseguró ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) que la política de erradicación de cocales es la gran responsable de la recesión y estancamiento que vive la economía nacional.

En la Carta de Intenciones, presentada ante el director gerente del FMI, Horst Köhler, por el ministro de Hacienda, Javier Comboni, y el presidente del Banco Central de Bolivia, Juan Antonio Morales, las autoridades bolivianas admitieron que la erradicación de los cultivos de coca impactó severamente en las actividades informales, agravando la reducción de ingresos y empleo que experimentó la economía nacional en los últimos años.

'El gobierno que inició funciones en agosto de 2002 heredó una situación de estancamiento económico prolongado. El crecimiento económico fue de solo 1,5 por ciento como promedio anual en el periodo 1999-2002', señala el informe que fue presentado a fines de marzo ante el Directorio del Fondo en busca de respaldo financiero.

Según la explicación de las autoridades nacionales, 'la caída del ingreso per cápita y del empleo y la reducción de la economía informal se debe en parte a la erradicación de la coca, lo que ha contribuido para elevar las tensiones sociales que hicieron erupción recientemente'.

En los últimos cinco años en Bolivia se erradicó más de 30 mil hectáreas de cultivo de coca, quedando en pie algo más de 8 mil hectáreas que son más difíciles de eliminar por la resistencia de los campesinos cocaleros y por el rebrote de plantaciones, según dijo el Canciller de la República, Carlos Saavedra.

Entre las más graves consecuencias económicas de la erradicación está el masivo retiro de divisas y circulante. Analistas independientes estiman que en el último cuatrienio dejó de circular en la economía entre 900 a 1.000 millones de dólares, como resultado de las políticas de erradicación de coca y, en menor proporción, de las restricciones impuestas al contrabando.

Desde 1999, la erradicación de los cultivos habría significado una pérdida acumulada del 10 al 13 por ciento del producto interno bruto, lo que habría agravado la recesión que sufren los sectores productivos. Los sectores más impactados por esta erradicación fueron los agricultores campesinos, comerciantes, transportistas y el conjunto de la economía informal que se nutre de los recursos generadas en el circuito de la coca. En Bolivia, más del 65 por ciento de la fuerza de trabajo está sumergida en la informalidad.

El informe presentado ante el FMI sostiene, además, que la debilidad de la economía nacional redujo los ingresos gubernamentales, hizo crecer el déficit fiscal y puso una carga demasiado pesada sobre el sector público. 'El estancamiento económico prolongado también ha debilitado los sectores financieros y empresariales'.

Envia esta noticia