22 de noviembre del 2001

Sobreproducción generada desde Chile

El cobre baja, la incertidumbre sube...

Arnaldo Pérez Guerra

Bajada: La primera semana de noviembre asistimos a un "drama anunciado": el cobre alcanzó el precio más bajo desde hace 15 años, sólo superado por las cifras de 1986. El metal se transó en la Bolsa de Metales de Londres a 59,829 centavos de dólar por libra. Mientras el promedio del mes se sitúa en 60,672 centavos, el promedio anual se reduce a sólo 72,382 centavos. Parecen cifras y números que no nos tocan, pero no es así: Sólo recordemos que el Presupuesto 2001 se asignó proyectando un precio promedio del metal en US$83 centavos. Cada décima, cada centavo menos, en el precio del cobre significa para Chile la friolera de US$36 millones menos.

Es decir, menos dinero para salud, educación, obras públicas, salarios, pensiones, incluso para la compra de armas que proyectan las FF.AA. Según el gobierno, la situación aún no es preocupante, porque existen reservas para suplir la importante cantidad de dinero que perdemos cada día, pero ¿hasta cuándo podremos suplir la diferencia? ¿Qué es lo que realmente provoca la dramática caída del precio del cobre? No es fácil contestar estas interrogantes.

Hasta ahora, las ventas a futuro del cobre en el mercado internacional se mantienen en 60,804 centavos de dólar por libra, pero podrían seguir la drástica baja, aumentando la incertidumbre.

Los stocks del metal rojo han llegado a la exorbitante cifra de 743.225 toneladas. Ese es uno de los puntos más controvertidos del debate.

¿Sobreproducción o desaceleración?

Diversos economistas explican que la importante baja del precio se debe, principalmente, a la desaceleración de las economías de los gigantes EE.UU. y Japón, producto de la "crisis recesiva". Ambos países son los mercados de consumo más importantes para el cobre y otras materias primas del Tercer Mundo.

El economista chileno, Orlando Caputo, Gerente General de Codelco en el gobierno de Salvador Allende, observa que el problema fundamental es la "sobreproducción generada desde Chile". Caputo es académico de la Universidad de Chile y de la Universidad ARCIS, y ha realizado un sinnúmero de investigaciones y escrito artículos que exponen los problemas de la sobreproducción del cobre. Su último trabajo, La economía de EE.UU. y la economía chilena, advierte que nuestro país enfrenta uno de los peores escenarios posibles frente a la crisis económica: "Las exportaciones de la economía chilena a partir de mediados de 2001 muestran tasas negativas de crecimiento. El total de las exportaciones de este año pueden estar en torno a los US$17.000 millones. De esta manera, en los últimos 6 años el promedio de las exportaciones en dólares corrientes sería similar al que la economía chilena logró en 1995. Esto está demostrando que las exportaciones como base dinámica de la economía chilena han dejado de serlo desde hace varios años". Resulta paradójico, pues -como sostiene en su documento- las exportaciones de nuestro país "en términos físicos" han aumentado considerablemente, pero el valor "prácticamente no se ha modificado". Para Caputo, el quid del asunto está en la sobreproducción generada desde Chile "a partir de mediados de los '90 y a la agravación de la sobreproducción en un momento por la crisis asiática y ahora por la recesión de la economía norteamericana y de la economía mundial. (...) Chile enfrenta uno de los peores escenarios posibles. La caída de precios a partir de 1995 se produce en condiciones de un incremento muy fuerte de la demanda mundial de cobre en todo el período hasta el 2000. La disminución de los precios en dicho período se explica porque la producción mundial y particularmente de Chile crecía más que la demanda mundial". Todo este cuadro que ya es grave para nuestra economía, se agrava aún más porque junto con la sobreproducción se está produciendo una fuerte disminución de la demanda. Orlando Caputo agrega: "En nuestro trabajo de noviembre de 1996 que titulamos La Sobreproducción mundial de cobre creada por Chile: su impacto en la economía nacional, en las estimaciones tomamos dos precios elevados y cuatro precios malos, los precios elevados fueron de 133,2 y 120 centavos de dólar la libra. El promedio anual de los precios en los últimos 45 años era cercano a 140 centavos. Los cuatro precios bajos y malos para Chile fueron los siguientes: 90, 85, 80 y 75 centavos de dólar la libra. En los últimos cuatro años, incluyendo el actual, el precio promedio es menor a 68 centavos (en dólares de 1995). En los últimos días los precios han caído aún más, acercándose a 60 centavos de dólar la libra. En dólares de 1995, los precios actuales son sólo de 55 centavos".

Stocks, baja y demanda

La guerra desatada por EE.UU. en Afganistán y que amenaza cada vez más con extenderse a Paquistán, Irak, Palestina y el Medio Oriente, no ha servido, hasta ahora, para que el precio del cobre aumente: "Sigue bajo y con tendencia a disminuir, debido a que Chile en el período 1995- 2000 incrementó la producción mucho más que el crecimiento del consumo de todos los países del mundo en ese mismo período. En este año la sobreproducción creada por Chile se agrava debido a la fuerte disminución de la demanda de cobre por la recesión en EE.UU. y en la economía mundial. (...) Si el gobierno chileno sigue desobedeciendo las señales del mercado, los precios del cobre seguirán deprimidos y pueden disminuir aun más. Los stocks mundiales de cobre a inicios de este año eran los más elevados en la historia, aun comparado con los años en que el cobre se usaba como material estratégico por EE.UU. y otros países desarrollados.

Estimamos que los stocks mundiales globales alcanzan a la fecha a 3 millones de toneladas, es decir, equivalen a 2 años de producción de todas las divisiones de Codelco".

El economista advierte que situaciones similares de sobreproducción ocurren en otras industrias.

Señala como ejemplo el comportamiento de la OPEP, países responsables de la producción del petróleo. También la industria del salmón. Los productores del salmón, también chilenos, reconocen que han generado una "sobreproducción mundial y drástica caída de precios". Agrega: "Han planteado recientemente la necesidad de ajustar la producción a las condiciones de la demanda mundial. Esta semana The Wall Street Journal Americas plantea que 'Bush ha mostrado gran atención a la atribulada industria acerera, al lanzar a principios de año una convocatoria a todos los fabricantes de acero del mundo a que limiten voluntariamente su producción para lograr que suban los precios. (...) En la actualidad se produce un 10% de acero más del que se consume en todo el mundo'. Chile debe adecuar la producción de cobre -la oferta- a las condiciones de la demanda y de los precios como lo señalan los principios básicos de la teoría económica".

Las trasnacionales y sus anuncios

Las grandes trasnacionales parecieran haber escuchado, en parte, las advertencias. Las más importantes anunciaron que "reducirán la oferta", intentando, de esta forma, que el valor internacional del cobre suba. Son millones de millones las ganancias que están en juego.

Phelps Dodge, trasnacional de EE.UU., segunda productora de cobre a nivel mundial, y asociada a Codelco en el mineral El Abra, reducirá "temporalmente" su producción: unas 220.000 toneladas métricas anuales.

BHP Billoton, multinacional angloaustraliana, cuarta productora mundial de cobre, también anunció una "rebaja de su producción": alrededor de 170 mil toneladas métricas por año. BHP Billoton es dueña, entre otras, de La Escondida en Chile y de la mina Tintaya en Perú. "La medida es de carácter temporal y es una respuesta al bajo precio del metal rojo y de alto stock", señalaron.

Hasta principios de semana Codelco se negaba a reducir su sobreproducción. Sin embargo, luego que el Grupo México, tercer productor mundial de cobre, hiciera anuncios similares a Phelps Dodge y BHP Billoton, Codelco se pronunció por "recortar la producción". Juan Villarzú (DC), presidente ejecutivo de Codelco, señaló a la prensa que se está estudiando un "cambio de los planes de explotación en todas sus divisiones". Se estarían realizando los estudios técnicos que terminarían a fines de diciembre. Del resultado de ellos dependerá decidir el "cambio de estrategia", que, básicamente significará -ya se anunció- "explotar los minerales de más baja ley, para extraer el cobre más caro de explotar vendiéndolo a bajo precio". Se dice que: "el mineral más barato de obtener se comercializaría cuando el precio suba y por ende las ganancias obtenidas en la transacción sean convenientes". Se espera reducir, así, la producción de cobre; aunque no de manera significativa. Habrá que esperar para saber si esos anuncios reducirán la sobreproducción e incidirán en la recuperación del precio. Luego de los anuncios sobre recortes en la producción para el 2002, el lunes 12 de noviembre la Bolsa de Metales de Londres cerró en 63 centavos de dólar la libra.

Los amigos Ricardo Lagos y Andrónico Luksic

Contradictoriamente con los anuncios de Codelco, el Presidente Ricardo Lagos inauguró la semana pasada, en la II Región, la mina "El Tesoro" del empresario Andrónico Luksic. "Aquí se apuesta al largo plazo", señaló; mientras Luksic, procesado por corrupción y asociación ilícita por la justicia peruana, afirmaba que "es el momento de atreverse a invertir". Parece un completo contrasentido con los anuncios de Codelco el que se inaugure un nuevo mineral que aumentará aun más la sobreproducción de cobre.

Según el ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre, los menores ingresos producto de la baja del precio del cobre, no se traducirán en recortes en el gasto social: se echará mano al fondo de estabilización del precio del cobre. Pero esos dineros no son eternos, y, lo más importante, falta una política coherente en esta materia. Codelco sigue siendo la principal productora de cobre en el mundo. Sólo en los 3 primeros trimestres su aporte al Fisco se redujo en un 38% aproximadamente.

Se debe tomar en cuenta que EE.UU. Japón y China son los principales consumidores de cobre en el mundo. De los tres, sólo China se encuentra en un mejor pie económicamente. Esa sería una de las razones del anunciado viaje de Ricardo Lagos a China y la cumbre APEC, donde todos los gobiernos prefirieron obviar el terrorismo de Estado del anfitrión, que ejerce desde hace décadas. Japón enfrenta una difícil recesión con una creciente masa de desempleados, mientras la economía de EE.UU. cae cada vez más en el abismo.

En los 3 primeros trimestres de 2001, Codelco redujo drásticamente sus excedentes, llegando a la cifra de US$330 millones. En el mismo período de 2000 los excedentes habían alcanzado los US$534 millones. En este período Codelco entregó al Estado chileno unos US$324 millones, mientras en el mismo lapso el año pasado fueron US$514 millones. En total, estamos hablando de US$189 millones menos. Son recursos millonarios que se esfuman, y que debieran motivar, por lo menos, una política coherente, pensada a largo plazo, para beneficio del país y no de las grandes trasnacionales que hoy controlan prácticamente toda la minería chilena, y particularmente el cobre.

La solución lógica es disminuir la producción para que suba el precio del metal. Para los grandes empresarios, menos producción significa despidos y ganancias a costa de los trabajadores. El propio Luksic, amigo de Lagos, ya entregó luces suficientes: despidos en la mina de Michilla, señalando, además que no paralizará faenas, pero que no descarta "'achicarse' para enfrentar la crisis".