16 de septiembre del 2002

AT&T Broadband y Comcast

Una peligrosa fusión

Carmelo Ruiz Marrero
MAsiorare

Dentro de la actual tendencia de las compañías de telecomunicaciones a combinarse en superconglomerados, los gigantes de telecomunicaciones AT&T Broadband y Comcast posiblemente se fusionarán. El engendro de la unión tendría un poder sin precedentes, ya que controlaría las conexiones de televisión por cable y banda ancha en aproximadamente la mitad de los hogares en Estados Unidos que tienen televisión por cable. Las organizaciones de defensa del consumidor temen que esta fusión reducirá las opciones del televidente y del usuario de internet.

La fusion de los gigantes de telecomunicaciones AT&T Broadband y Comcast (falta la aprobación de autoridades federales) sería una amenaza para el futuro del internet, para la calidad de la programación televisiva, para la economía estadunidense y para la salud de la democracia, advierte el Center for Digital Democracy (CDD), un grupo activista sin fines de lucro en Estados Unidos.

De ser aprobada, la unión de AT&T Broadband con Comcast será la más grande en la historia de la televisión por cable. Esta posible fusión forma parte de una tendencia de las compañías de telecomunicaciones a combinarse en superconglomerados. Hace sólo tres años, AT&T gastó arriba de 100 mil millones de dólares comprando a sus enormes competidores TCI y Media One.

Tenemos también al gigante AOL–Time Warner, que es dueño de CNN, HBO, Cinemax, Netscape, de las disqueras Warner, Atlantic, EMI y WEA, y de las revistas Time, People, Sports Illustrated y Fortune. Viacom, por otra parte, tiene los canales MTV, VH-1, Showtime y Nickelodeon, la telecadena CBS, los estudios Paramount y la editorial Simon & Schuster.El engendro resultante de una unión de AT&T Broadband con Comcast tendría un poder sin precedentes, ya que controlaría las conexiones de televisión por cable y banda ancha en aproximadamente la mitad de los hogares en Estados Unidos que tienen televisión por cable.

El término banda ancha (en inglés, broadband) se refiere a conexiones de internet de alta velocidad que usan la televisión por cable y la satelital en lugar de un módem telefónico. Organizaciones de defensa del consumidor, como CDD, temen que la consolidación desbocada de compañías de telecomunicaciones reducirá las opciones del televidente y del usuario de internet.

Estos grupos encuentran particularmente preocupante que las compañías de televisión por cable y satelital no están sujetas a los requerimientos de no discriminación que rigen a las compañías telefónicas. Esto significa que en el futuro cercano podríamos ver megacorporaciones como Verizon Wireless, AOL y AT&T Comcast dando a sus usuarios acceso sólo a ciertas páginas de internet. Páginas cibernéticas de entretenimiento, video juegos, compras al estilo de Amazon.com ("clickea y compra") y noticias light, con muchos anuncios comerciales y poco contenido, serían fácilmente accesibles, mientras que páginas con contenido progresista y/o controversial serían difíciles o imposibles de accesar.

El CDD también objeta contra la estructura administrativa que se propone para AT&T Comcast, ya que ésta protegerá a la gerencia de presiones de los inversionistas, y hará extremadamente difícil despedir al director ejecutivo o al presidente de la junta directiva si surgen problemas. En vista del escandaloso fin de la compañía Enron, este arreglo provoca desconfianza.

Además, la nueva compañía comenzará su existencia cargada de deudas. El CDD sostiene que éstas las terminarán pagando los empleados y abonados, quienes serán testigos de despidos, altas tarifas y reducción de servicios al consumidor.

Para más información: http://www.democraticmedia.org/