E C O N O M Í A 

15 de enero del 2003

Con una campaña publicitaria que dice combatir el imperialismo

Una nueva bebida pretende hacer frente a Coca Cola


BBC Mundo

Estados Unidos ha recibido últimamente algunos desafíos en el plano internacional, pero ninguno tan burbujeante como el de la Mecca Cola.

Este refresco se ha convertido en una afrenta a la globalizada Coca Cola, uno de los símbolos de la mayor potencia mundial.

Tawfik Mathlouthi es el empresario francés detrás de la nueva bebida, que intenta sacar provecho económico del sentimiento anti-estadounidense en el mundo.

Mathlouthi espera que la Mecca Cola se convierta en la elección de los musulmanes en todo el planeta.

"Se trata de combatir el imperialismo y el sionismo de Estados Unidos ofreciendo un sustituto de sus productos e incrementando el boicot de los países a sus mercaderías", explicó el empresario a la BBC.

No es la primera vez que la Coca Cola es desafiada comercialmente en el mundo musulmán.

Zamzam Cola, una bebida iraní que lleva el nombre de la pila sagrada que se encuentra a pocos metros de la Ka'ba, en La Meca, ha tenido una acogida entusiasta en Arabia Saudita y Bahrein.

Coca Cola restó importancia al producto de Mathouthi, afirmando que el empresario "identificó una oportunidad comercial basada en la explotación, en Europa, de la difícil y compleja situación en el Medio Oriente".

"En último término, será el consumidor el que decida", dijo la compañía en un comunicado.

Boicot

El malestar popular con Washington por lo que se considera su apoyo a Israel en medio de la Intifada palestina ha tenido como respuesta un boicot a los productos estadounidenses en los países árabes.

Las exportaciones de Estados Unidos a Arabia Saudita cayeron más del 40% en los primeros tres meses de 2002.

Coca Cola admitió, al igual que otras empresas, que sintió el impacto del boicot.

Pero al mismo tiempo insistió en que "no tiene afiliación a ninguna religión o grupo étnico, ni está comprometida en política".

La demanda de la Mecca Cola -que lleva el slogan "no más bebida estúpida, beba con compromiso"- está creciendo de forma abrumadora.

Según Mathlouthi, ya se han vendido dos millones de botellas de un litro y medio, y la cantidad de pedidos aumenta rápidamente.

Lanzado en Francia hace sólo dos meses, el refresco se exporta al Reino Unido, Alemania, Bélgica, Italia y España.

La próxima semana se unirán al club Suecia y Dinamarca.

Y dentro de un mes la Mecca Cola saldrá a la venta por primera vez en el Medio Oriente.