15 de junio del 2001

Crisis energética en California

Desregulación estafadora - El dedo en la llaga

Hernán Pérez Zapata
ATTAC

Ahora que la temperatura ha subido a 43 grados centígrados y amenaza con profundizar la crisis energética de California es oportuno analizar nuevos aspectos del debate que se desarrolla entre el Presidente George Bush y el Gobernador del Estado Gray Davis.

Bush, ha reiterado en Los Angeles, su negativa a controlar los precios de la energia al por mayor. Llama a ahorrar energia e incrementar su abastecimiento de acuerdo con su propuesta energética a mediano y largo plazo.

Por su parte, el Gobernador Davis insiste en el control federal de precios a los generadores de energia de Texas que financiaron la campaña del Presidente. "Nos están estafando";. "estamos en manos de fuerzas que no tienen compasión" son algunas de sus expresiones.

Los californianos pagaron US$7.000 millones por electricidad en 1999.

Estos costos ascendieron a US$27.000 millones en el 2000. Este año superará los US$50.000 millones, la mitad del presupuesto del Estado o la mitad del Producto Interno Bruto de Colombia en un año.

Intencionalmente ha estado ausente del debate el problema de la desregulación puesta en práctica desde el 23 de septimbre de 1996. Se privatizaron las generadoras estatales de energia. Tambien se estableció la libertad de precios, como la solución salomónica de los neoliberales demócratas y republicanos.

Los precios al por mayor son fijados en una bolsa dependiente de una corporación privada "sin ánimo de lucro": la California Power Exchange Co. Es el escenario en el que entran en juego los intereses de las grandes compañias generadoras.

En la primera semana de febrero del 2000 el precio del megawatio-hora estaba en US$30. En mayo pasado fué de US$560. Se incrementó 18 veces. La senadora de California Dianne Feinstein estima que en éste verano el precio sobrepasará los US$1.000 megawatio-hora.

El 9 de julio de 1998, según un recuento histórico del periódico "The Sacramento Bee" (mayo 5/2001, p.A17), los tableros de la ISO (Independient System of Operation) en Folsom, California, indicaban un precio de US$1 megawatio-hora para la energia requerida en el Estado.

Un funcionario, Jeffrey Tranen, descubrió como súbitamente el precio se disparó a US$2.500. Instantes despues subió a US$5.000 durante tres horas. Misteriosamente volvió a bajar a US$1. Cuatro dias más tarde se volvió a disparar el precio a US$9.999 por otras cuatro horas.

Despues bajó a US$0.01.

Tranen informó : "Todos vimos esos números";. Dedujimos que no había quien parara éste mecanismo indefinido de subida y bajada de precios".

El Presidente George Bush partidario de extender esa desregulación a todo el país y al mundo entero, no va a controlar los precios a las transnacionales energéticas que representa en el Gobierno.

"Sálvese el que pueda" y que "sobrevivan los más capaces" son los principios liberales globalizadores que encuentran en ésta crisis energética la oportunidad para enriquecer aún más los multimillonarios dueños de las generadoras de energía.

Tambien se observa que ésta crisis en el Estado más desarrrollado del imperio es parte del preámbulo de la crisis de la desregulación y las privatizaciones, que el Gobierno de E.U., el FMI, el BM y la OMC imponen en el mundo, para beneficio de sus principales transnacionales.