28 de junio del 2001

Ante la cumbre del G8

Génova comienza a moverse


Las negociaciones con las autoridades italianas avanzan. El Foro Social de Génova se iniciará el 15 de julio y el recorrido de la manifestación del 21 pareciera haber sido aceptado. Se espera mucha gente y grupos de toda Europa. Se puede consultar en http://attac.org/genes2001/ , también ayudarnos y participar.

Los Jefes de Estado se reunirán en el palacio ducal o en el puerto (Estación Marítima) o en un barco que podría funcionar también como hotel flotante. Sin embargo este barco no ha llegado aún a Génova.

El "European Vision" soltará amarras el sábado 23 por la mañana. Como en otras oportunidades los habitantes de Saint Lazare están orgullosos del trabajo realizado, de su calidad y del impacto de la actividad naviera local en el progreso de la ciudad y de la región.

Dicho paquebote comenzará su carrera alojando a bordo en Génova, la cumbre del G8 (reunión de los gobiernos de los ocho países más ricos del mundo) entre el 19 y el 21 de julio próximos.

Como en oportunidad de las cumbres precedentes y de manera absolutamente poco transparente, este "Gobierno del mundo" continúa organizando, en el nivel mundial, una economía cada vez más liberal, al servicio de los accionistas de las grandes multinacionales, economía destructora de los vínculos sociales y culturales, del medio ambiente (recuerden al Erika), profundizando las diferencias entre los países y en el propio interior de los mismos.

Y como en cumbres similares, numerosos opositores se darán cita para exigir transparencia, cambios de orientación, de modo que las políticas que se pongan en marcha respondan a las aspiraciones democráticas de los pueblos, establezcan relaciones justas y equitativas con los países del Sur y del Este, comenzando por la anulación de la deuda del tercer mundo.

Con este objeto diferentes ONG han organizado una contra-cumbre, acompañada po acciones directas no violentas (la violencia de algunos provoca inmediatamente la violencia policial, divide al movimiento social, desacredita sus ideas, oculta las razones de su oposición y sus propuestas, en nada ayuda a abolir la intolerable violencia de la mundialización liberal).

No se trata de combatir la mundialización sino la mercantilización del mundo y el daño que produce a los pueblos.