23 de mayo del 2001

Primeros pasos hacia el lanzamiento de ATTAC-Hungría


ATTAC

Aunque el debate sobre la globalización ha comenzado en Hungría hace algunos meses, solo se viene haciendo dentro de ciertas generalidades lo que muestra que muchos intelectuales se hallan bastante desinformados y que se hallan atrapados por las redes tendidas por las dos últimas legislaturas. La del Sr. Orban (recibido por Bush en Washington a fines de abril), gobierno de derecha vinculado a la extrema derecha de inspiración fascista, que controla una considerable fracción de los medios, que difunde un discurso antiglobalización tradicionalista, aunque en la práctica le hace el juego a las multinacionales. Frente a este discurso los liberales defienden un discurso pro-globalización. La izquierda se halla fragmentada aunque es cada vez más consciente de los desafíos políticos en proximidad de los cronogramas electorales - las elecciones legislativas tendrán lugar dentro de un año - y tiende a orientarse hacia una alianza, aun cuando esto parezca hasta ahora bastante dudoso. En el mayor de los sindicatos (MszoSZ) hasta ahora inactivo en la defensa de los trabajadores, comienza a despertar luego de la modificación del código de trabajo sancionado el marzo último y frente al peligro de verse totalmente eliminado de la escena si Orbàn gana nuevamente las elecciones. Por primera vez después de diez años preconiza una renovación del movimiento sindical y el establecimiento de una alianza entre las seis confederaciones existentes. En cuanto a las perspectivas de concretar una alianza en el término de un año, parece haber aún bastante incertidumbre.

En cuanto a la integración del país en la Comunidad europea, la situación pareciera ser todavía más flagrante: por su parte el gobierno mantiene un doble discurso, por un lado acepta todos los condicionamientos europeos mientras que por otro crea regularmente fricciones con los países vecinos donde viven importantes comunidades húngaras e insiste en que Hungría "dispone de otros espacios fuera de la CE". Este discurso siembra inquietud entre los liberales y la izquierda que ven deslizarse a su país hacia un proceso de balcanización y hacia una "heiderización" de Hungría. Esto los lleva a mantener un discurso que G.M. Tamàs un filósofo muy citado llama el "euroblabla", es decir aceptación y aprobación sin condiciones de todas las exigencias europeas.

Por lo general no existen debates públicos. La conocida corrupción de los círculos gubernamentales, los limitados poderes del parlamento y de los sindicatos, el control cada vez más desvergonzado de los medios sin olvidar las precarias condiciones materiales de un amplio sector de la población generan temor ( exactamente como en 1989) entre los intelectuales antes que una actitud valiente y coordinada.

Las cuatro conferencias que dicté en Pecs (suroeste), Budapest, Szeged (sureste) y Szekesfehervar (centro-oeste) fueron escuchadas con mucho interés. El público se hallaba integrado principalmente por estudiantes de economía, de politología y de sociología en general poco o nada informados sobre la Tasa Tobin y sobre ATTAC. Mis conferencias como el film de ATTAC desataron discusiones sobre los mecanismos de la globalización financiera, sobre sus efectos sobre el funcionamiento de las instituciones democráticas, sobre la Union europea y sobre las posibles formas de integración de Hungría.

Mientras que en Pécs, Budapest y Szekesfehervar las conferencias solo tenían un interés educativo popular en Szeged encontré un grupo más activo de estudiantes que podrían convertirse en iniciadores de un primer grupo ATTAC local. Por otra parte encontré a la animadora de un festival de cine ambulante contra la mundialización, surgido en el Foro de Praga, a la que le hice entrega del film " Dólar, Tobin, Nasdaq, etc" con el objeto de que lo subtitule en húngaro y lo incorpore al programa ( si no hubiere objeción por parte de ATTAC o de su autor).

Se realizaron varios contactos entre ellos con G. Tamas, un exliberal que rompió con su partido (Alianza de los Demócratas Libres) que se ha convertido en un referente y en una esperanza para la izquierda húngara. Muy conocido en los medios universitarios. Con E. Szalai, un economista independiente de izquierda, observador desde la caída del régimen comunista de los efectos de las multinacionales sobre la sociedad y la economía húngaras, sobre los que ha realizado análisis críticos. Ambos se mostraron muy interesados en las experiencias de ATTAC y con quienes se programó un coloquio franco-hungaro en fecha a definir.

En cuanto a la izquierda mantuve contacto con Gy. Sebestyen, quién se mostró interesado en estructurar una plataforma ATTAC con otros movimientos tales como: el Consejo de Cooperación de la Izquierda, el Consejo de Acuerdos Sociales, el Parlamento cívico, el Movimiento humanista, el Club de la Energía, la Alianza de Asociaciones para la protección del Medio Ambiente y la probabilidad de contactar al Sindicato de los Metalúrgicos y al Sindicato de Educación Popular y los de las Casas de la Cultura.

La toma de conciencia de la necesidad de unir a la izquierda, provocada por el reciente desplazamiento político del centro hacia la derecha, por el ataque del gobierno a los derechos sindicales y más recientemente por el asunto Danone (en la que juega un preponderante papel la globalización de la resistencia) despierta esperanzas de poder crear ATTAC en Hungría, aunque las actuales condiciones podrían dilatar su concreción.