30 de enero del 2002

La crisis industrial se instala en Eurolandia

Joaquín Arriola

Las estadísticas más recientes difundidas por la comunidad europea indican que la crisis industrial está golpeando de lleno en las economías de Eurolandia. Para averiguar si la economía está en una situación de crisis, la variable más significativa es la tasa de rentabilidad del capital. Si esta está disminuyendo, se traducirá en una reducción de la inversión (formación bruta de capital fijo), una reducción de la producción industrial y de la tasa de crecimiento de la economía.

A falta del indicador básico, que no se encuentra con facilidad en las estadísticas de coyuntura, nos podemos referir a la producción industrial como dato de referencia. Pues bien: después del verano pasado, la economía europea ha entrado en una profunda recesión, que se traduce en una caída de la producción industrial y del producto total, que supone una reducción en 2001 de más de un 4% desde el año 2000. De hecho, la producción industrial se estancó desde principios del 2001, y comenzó a descender a partir de mayo. El ajuste de las expectativas después del verano provocó una importante caída del índice en el otoño y en lo que llevamos del invierno. De continuar dicha tendencia, será en el próximo otoño cuando se traducirá la tendencia en una reducción del empleo, en particular en España, pues nuestro país siempre experimenta con un cierto retraso en los cambios de tendencia económica europeos, lo cual explica que hasta finales de año aquí casi nadie hablara de la crisis económica local.

Comparando con noviembre de 2000, Luxemburgo (4.6%), Portugal (2.8%) y Dinamarca (2.4%) registraron cierto incremento de la producción industrial. Pero . Bélgica (-9.9%), Irlanda (-7.9%), Italia (-5.7%), Holanda España y Finlandia (-4.7% cada uno), Alemania  y Gran Bretaña (ambos -4.5%), y Francia (-1.9%) registran caídas notables en la producción. La comparación con lo que ocurría hace un año muestra que el crecimiento económico es más lento ahora, mientras que los datos mensuales indican que todavía sigue frenándose.

Índices de producción para la industria manufacturera, ajustada estacionalmente

(1995 = 100)

Mes

11/00

12/00

01/01

02/01

03/01

04/01

05/01

06/01

07/01

08/01

09/01

10/01

11/01

Eurolandia

120.1

121.1

119.1

119.9

119.5

118.3

117.7

118.8

116.8

118.3

117.6

115.9

115.0

EU15

118.3

119.4

117.4

118.0

117.8

116.4

115.8

116.7

114.9

116.3

115.5

113.8

113.2

B

119.7

128.2

124.7

122.5

120.7

117.0

116.5

116.8

114.6

114.4

113.9

111.8

109.5

DK

119.1

125.6

119.9

120.0

121.7

120.6

118.4

119.8

123.8

122.2

119.8

120.3

122.0

D

118.8

119.5

120.8

120.9

119.1

118.1

118.1

118.3

116.8

119.1

117.4

115.4

113.5

EL

120.5

124.4

123.8

117.7

121.7

121.9

118.0

121.8

122.4

121.2

120.6

:

:

E

121.6

119.5

119.1

118.5

118.5

117.8

119.1

118.7

117.3

121.4

118.1

118.9

116.5

F

117.7

117.4

117.6

117.6

117.8

117.2

117.7

117.8

118.6

118.6

117.5

116.6

116.6

IRL

224.9

236.5

211.4

251.1

229.0

243.7

206.1

234.2

194.0

223.5

216.9

202.5

207.1

I

109.9

111.5

109.2

108.9

109.4

107.1

107.5

107.6

106.8

107.4

106.4

106.2

103.4

L

122.6

126.7

126.2

127.3

131.5

121.5

125.2

129.1

125.3

124.3

127.2

128.4

128.3

NL

111.3

117.1

108.8

111.5

111.8

113.1

108.8

112.6

109.2

110.8

112.2

103.5

105.8

A

138.4

136.0

138.2

137.4

135.3

134.2

133.3

133.4

136.1

134.7

133.2

136.7

:

P

118.9

122.5

117.1

119.9

121.9

121.7

120.9

122.4

119.5

122.2

124.4

120.3

123.0

FIN

152.6

148.0

145.9

146.0

146.4

138.0

140.8

140.4

138.8

143.1

142.3

141.4

142.4

S

127.9

127.6

125.2

125.6

127.1

121.3

122.3

122.3

121.5

121.1

123.2

120.3

:

UK

106.3

105.8

105.9

105.4

105.3

105.0

104.0

104.2

103.6

104.2

103.0

101.5

101.2

Fuente: Eurostat

Como los datos del invierno sigan la misma tendencia, podremos considerar que nos encontramos en una situación económica similar a la de las recesiones de 1981-1984 o de 1992-1994.  En la primera de ellas, la economía europea perdió 3 millones de empleos, y en la segunda, 5 millones. Teniendo en cuenta que ahora el porcentaje de empleo precario es más elevado, es fácil que una recesión de 3 años (2001-2003) provoque una pérdida de empleos aun mayor, más que por la vía del despido, por la de la no renovación de contratos temporales.

Algunos responsables económicos, como el comisario europeo de economía Pedro Solbes, o el ministro español de economía Rodrigo Rato, decían hace un par de meses que la recesión se comenzaría a superar en la primavera del 2002… sin dar ningún argumento par avalar tal opinión o deseo. Según ellos, los norteamericanos aplicarán las medidas necesarias para superar la crisis, y de esta forma sacarán a Europa del atolladero.

Pero Europa no puede salir del calambre económico porque no es un problema externo a la propia realidad de sus estructuras económicas y sociales. De hecho, las exportaciones cayeron un 5,4% en noviembre pasado (último dato mensual disponible), pero las exportaciones europeas absorben menos de la quinta parte de la producción, con lo cual no resuelven el problema de las otras cuatro quintas partes.

Por lo tanto, Eurolandia debe aplicar sus propias políticas para superar la crisis. Dentro del capitalismo, las únicas políticas que pueden ayudar son aquellas que mejoren la rentabilidad del capital y las expectativas de ganancia a corto plazo. La rentabilidad depende tanto de la tasa de rentabilidad (es decir, del grado de explotación de la fuerza de trabajo, que la podemos medir aproximadamente  por medio de los costes laborales unitarios) como de la masa de beneficios obtenidos (es decir del volumen de las ventas realizadas). Por lo tanto, las únicas políticas adecuadas son aquellas que aumenten el grado de explotación pero sin poner el peligro las ventas. Evidentemente, si aumentan las exportaciones, es posible apretarle los tornillos un poco más a los trabajadores, y lo que estos dejen de comprar, venderlo en el extranjero. Pero cuando el comercio internacional se contrae porque la crisis es mundial, es decir, afecta a todos los países ricos, no se puede contraer excesivamente la masa de los salarios porque se contraen las ventas, y lo que se gana por un lado (tasa de ganancia, o ganancia unitaria) se pierde por el otro (volumen de ventas).

Siempre queda un recurso, que es el gasto público: si el Estado eleva suficientemente el nivel de gasto por encima de lo que recauda, puede compensar en parte la contracción de las ventas al público. Pero esto no evita un reacomodo sectorial, porque no todos los sectores que venden a los trabajadores pueden venderle al Estado, luego la crisis siempre se traducirá en una pérdida de empleos, incluso con la intervención del gasto público. Y por otro lado, con los actuales criterios de convergencia, es casi imposible que el Estado pueda ejercer este papel compensador, pues para ello tendría que franquear el límite permitido en materia de endeudamiento.

Este es el contexto en el cual se va a poner en marcha la presidencia española de la UE. La ausencia de referencias a la situación, que se repite en el Congreso del PP con el anuncio fuera de contexto de rebajas en los impuestos a las familias, obedece a la demagogia o  la irresponsabilidad.  Que en un memorándum del mes de noviembre a la presidencia española de Confederación Europea de Sindicatos y sus afiliados españoles (CCOO, UGT y ELA-STV), o en otro posterior de finales de diciembre de CCOO, tan solo hagan referencia a la crisis económica… en Estados Unidos, obedece a una ignorancia lamentable.