5 de septiembre del 2002

Ecuador: Presión petrolera amenaza exportaciones a EEUU

Kintto Lucas
IPS

Estados Unidos amenaza a Ecuador con dejarlo fuera del acuerdo de preferencias arancelarias andinas si el Servicio de Rentas Internas no devuelve el impuesto al valor agregado (IVA) a las empresas petroleras estadounidenses que operan en este país.

El secretario asistente para el Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de Estados Unidos, Bennet Harman, advirtió al encargado de Negocios de Ecuador en Washington, Carlos Játiva, el riesgo de que Quito pierda los beneficios de la ley estadounidense de Promoción Comercial Andina y de Erradicación de Drogas (Atpdea).

Las preferencias arancelarias otorgadas desde hace una década por Estados Unidos a productos de Ecuador, Bolivia, Colombia y Perú, en compensación a su lucha antidrogas, fueron renovadas y ampliadas en la nueva norma denominada Atpdea, promulgada el 6 de agosto luego de ocho meses de negociaciones.

Harman cuestionó al Servicio de Rentas Internas (SRI) de Ecuador por no realizar el reembolso del IVA de todas las compras locales e importaciones realizadas por las empresas petroleras estadounidenses pese a que, según dijo, el propio gobierno de Gustavo Noboa está de acuerdo en que se haga.

Las empresas petroleras estadounidenses reclaman la devolución de un monto cercano a 180 millones de dólares, pero no han podido vencer la resistencia del SRI, pese a que son apoyadas por el ministro de Energía, Pablo Terán.

Las leyes de Hidrocarburos y de Régimen Tributario Interno exoneran a esas empresas del IVA y de aranceles a la importación por la compra de insumos y bienes de capital destinados a la prospección y explotación petrolera. La exoneración rige por 10 años a partir de la firma del contrato entre esas compañías y el Estado ecuatoriano.

Así, las empresas deben abonar el IVA al momento de realizar la adquisición, pero el SRI les devuelve esa cantidad contra la presentación de las facturas correspondientes.

Gran parte de las facturas presentadas, a las que accedió IPS, son consideradas irregulares al no ser de productos utilizados en la prospección o explotación de petróleo.

La directora del SRI, Elsa de Mena, se ha negado a reembolsar el IVA correspondiente a compras que, a su entender, no están contempladas por las leyes de Hidrocarburos y de Régimen Tributario Interno. Las multinacionales han recurrido administrativamente contra la decisión del SRI.

El diputado Henry Llanes, ex sindicalista petrolero y experto en asuntos del sector, apuntó que las compañías extranjeras tienen derecho a pedir que el Estado les reembolse el IVA pagado en las compras de materiales para su labor.

Sin embargo, el legislador de la socialdemócrata Izquierda Democrática adhirió a la posición de De Mena, al aclarar que gran parte de las facturas presentadas por las firmas estadounidenses para pedir esa devolución corresponden a compras de productos que no tienen nada que ver con exploración o explotación petrolera.

Llanes aseguró que entre las facturas "presentadas por Occidental, Vintage Oil y City Oriente hay balones de fútbol, cajas de bebidas alcohólicas importadas, fiestas, cenas en restoranes carísimos, compra de perros de raza, clases de inglés y un sin fin de cosas que no tienen que ver con insumos petróleos".

De Mena aclaró, además, que las leyes determinan que el único tributo que deben pagar las firmas petroleras es el que grava la renta. Pero la mayoría no lo hacen, porque aducen pérdidas o no presentan la declaración de movimientos que permita establecer los valores correspondientes.

Las empresas transnacionales están a cargo de entre 81,5 y 87,5 por ciento de la producción petrolera del país y la estatal Petroecuador del resto.

El Congreso legislativo aprobó el 11 de abril una reforma de la ley de Hidrocarburos, que establecía la división en partes iguales entre Petroecuador y las empresas transnacionales de la producción de crudo y restablecía el pago de algunos impuestos.

Pero siete días después esa norma fue vetada por Noboa, ante lo cual tendrá que transcurrir por lo menos un año antes de que se pueda presentar un proyecto similar.

Noboa justificó su decisión en que las sucesivas reformas realizadas a la Ley de Hidrocarburos desde 1978 ya han dado "inseguridad jurídica" al sector, y una nueva modificación ahuyentaría nuevas inversiones en el sector.

Las presiones internas y externas contra el SRI crecieron desde la aprobación del Atpdea. Los representantes de las firmas petrolera solicitaron al gobierno estadounidense de George W. Bush que suspenda esos beneficios comerciales a Ecuador hasta que se les reintegre el IVA.

En tanto, el canciller Heinz Moeller intimó a De Mena a que defina el reembolso del tributo antes del 16 de este mes, que es el plazo dado por Washington a Quito para que exponga los criterios de elegibilidad para beneficiarse de las preferencias contenidas en el Atpdea.

Por su parte, el gerente de Occidental, Paul MacInnes, también amenazó en mayo al gobierno ecuatoriano con mermar las inversiones en los campos petroleros que exportarán su producción a través del Oleoducto de Crudos Pesados, en un recorrido de 560 kilómetros entre la Amazonia y la costa del océano Pacífico.

La resistencia a devolver el IVA "daña seriamente la inversión de Estados Unidos en Ecuador", apuntó MacInnes, tras informar que junto a representantes de otras empresas petroleras presentaron una demanda contra el SRI en un tribunal fiscal de Ecuador.

De Mena respondió que está a la espera de la resolución que en su momento dicte el tribunal fiscal, luego de defender la postura de que el Estado ecuatoriano no devuelva todo lo que reclaman las compañías petroleras.

"Muchas cosas que están solicitando no estaban previstas (en la ley de) devolución del IVA, y el caso todavía está en la justicia fiscal, por lo tanto primero hay que esperar que decide", afirmó.

Pero el mayor riesgo es que, además, se sumen a las presiones de Estados Unidos las firmas petroleras originarias de España, Italia, Argentina y Canadá, que también piden el reintegro total del IVA ante un tribunal fiscal.

Uno de los sectores más preocupados por la disputa entre Quito y Washington es el de las flores, uno de los más importantes de Ecuador, ya que los atuneros, la otra producción de destaque, quedaron fuera de los 6.000 productos ecuatorianos exentos de aranceles para ingresar a Estados Unidos gracias al Atpdea.

El presidente de la asociación de exportadores de flores, Hernán Chiriboga, opinó que Estados Unidos "mezcla las relaciones internacionales con un problema jurídico", como el de la devolución o no del IVA en Ecuador.

"Los asuntos jurídicos deben resolverse con base en las normas de cada país. Estados Unidos tiene la capacidad de defenderse jurídicamente sobre el tema del IVA. Es injusto que mezcle eso con las relaciones" y convenios "internacionales", afirmó.

Si el acuerdo con Estados Unidos se suspendiera, el sector floricultor tendría que "pagar un arancel de siete por ciento" o más, explicó Chiriboga.