6 de julio del 2001

Cinco puntos esenciales relativos a las multinacionales

Georges Menahen
ATTAC

¿Qué es una firma multinacional? Como su nombre lo indica es una empresa en que partes de su totalidad se encuentran distribuidas en diferentes países al mismo tiempo. Pero existen diferentes clases de firmas multinacionales. Puede tratarse de la exportación de productos por medio de una filial. O de la producción fuera de las fronteras (por filiales producto de la inversión directa en el extranjero -IDE - o por compra de firmas locales) Por ejemplo Le Monde Diplomatique es una multinacional que tiene filiales en el extranjero que editan periódicos y ediciones extranjeras.

Para que una firma sea multinacional, no es necesario que cotice en la Bolsa o que alcance un mínimo de ventas o de exportaciones. Si nos basamos en la muy general definición de la ONU, el control de una sola filial extranjera equivalente al 10% de su capital ya le confiere el carácter multinacional. La CNUCED una de las filiales de la ONU contabilizaba a comienzos del 2000, 63.000 firmas multinacionales que controlaban 690.000 filiales en todo el mundo. Es decir diez veces más que a fines de los años 60, cuando solo existían 7000 firmas multinacionales en el mundo. Y aún mucho más que en 1995, en que habían censado 44.500 firmas multinacionales con 277.000 filiales (lo que implica un crecimiento de 7% por año y un 20% anual en cuanto a cantidad de filiales - multiplicadas por 2,5 en cinco año debido a la aceleración de las fusiones y adquisiciones) A este ritmo el mundo empresario estará compuesto solo por filiales controladas por una cantidad mucho más reducida de grupos multinacionales.

Un movimiento de esta naturaleza parece irresistible. Muestra no solo la potencialidad de la ola que internacionaliza la economía sino también cómo la misma mundialización es arrastrada por la concentración de empresas en grupos transnacionales.

Una empresa se convierte en multinacional porque obtiene mayores beneficios que permaneciendo nacional. Porque puede escoger a escala mundial y para su mayor interés la localización de sus diferentes establecimientos y lugares de producción, pero también su aprovisionamiento, la financiación, los circuitos comerciales, el reclutamiento y hasta su salida. Decide comparando los costos y las ventajes de las distintas opciones nacionales. La experiencia que le aportan sus operaciones internacionales le proporciona una decisiva superioridad sobre las empresas que se mantienen en espacios nacionales.

Y es allí donde interviene el predominio del capital financiero.

Porque él es quién dirige las actividades de las firmas multinacionales. Primero a través del papel de barómetro sobre la evolución de las cotizaciones bursátiles de los valores de la empresa en las principales plazas financieras. Cuando las cotizaciones suben todo anda bien. Cuando se estanca los dirigentes se inquietan y cuando bajan, arrastran tras de sí la moral de los equipos dirigentes. La nave surca entonces zonas tempestuosas donde todo es posible, una OPA "amistosa" (oferta pública de compra realizada concertadamente con la dirección) o sino una "hostil" o peor aún una OPE (oferta pública de intercambio de acciones por acciones de un eventual comprador). Estos últimos métodos de adquisición del control de una empresa tienen la ventaja de no costarle caro al adquirente. Eso fue lo que permitió a la pequeña AOL lograr el control de la gran TIME WARNER.

El segundo papel del capital financiero deriva del imperativo de su rentabilidad: juega el papel de una brújula que fija las orientaciones estratégicas de la firma. Si un negocio de la Mark & Spencers en Paris, tiene débiles perspectivas de ganancias, la dirección lo cierra, al margen de los servicios que pudiera prestarle a la población local y cualesquiera fuere la integración de su personal al medio en que vive. Asimismo los establecimientos de producción de galletitas LU eran menos rentables que otros. La dirección del grupo multinacional Danone se fundó en un cálculo fríamente económico (como el de Renault en Vilvorde) y decidió cerrarlos sin tener en la más mínima consideración sus éxitos pasados ni los esfuerzos realizados por sus equipos de producción.

En estos casos la brújula de la rentabilidad del capital financiero determina que territorios y qué ciudades desarrollar y cuales los que a lo único que tienen derecho es a la caridad pública. Pero también cumple otras funciones: permite saber cuales son las enfermedades que merecen ser curadas y las que contrariamente en las que no vale la pena que la industria farmacéutica se interese. De modo que sobre 1223 remedios puestos en circulación entre 1975 y 1997, solo 13 están dirigidos a las enfermedades tropicales y cinco a la investigación veterinaria. Es que no es ciertamente "rentable" afectar fondos a la investigación de enfermedades que aunque estén muy difundidas, lo están entre poblaciones con escaso o ningún poder adquisitivo.

Multinacionales y liberalismo, la misma lucha

Para las firmas multinacionales la mundialización es muy simple! Por ejemplo Percy Barnevik, antiguo presidente sueco de ABB, una multinacional de equipamiento eléctrico con sede en Suiza , daba en 1995 la siguiente definición: "Defino la mundialización como la libertad de mi grupo de invertir donde quiere, durante el tiempo que quiera, para producir lo que desee, aprovisionándose y vendiendo donde quiera con las menores limitaciones posibles en materia de derecho laboral y de convenciones sociales" Y esta filosofía pareciera haberle sido exitosa, dado que según la clasificación de firmas transnacionales publicada en 2001 por organismo especializados de la ONU, ABB es actualmente la 15ª mundial, la 6ª europea y la 2ª en Suiza en relación al monto de activos extranjeros que posee.

Esta declaración resume muy bien el mensaje fundamental del liberalismo: libertad total para las empresas y todas las responsabilidades para los estados a los que ellas tienen la bondad de permitirles acogerlas, exigiéndoles reducir al mínimo los impuestos y las reglamentaciones con la amenaza de que de no hacerlo se irán a otro lugar. Son numerosas las firmas multinacionales que adhieren a este concepto y que no admiten otra ley que la defensa de sus "valores accionarios" es decir la cotización bursátil de los valores de su grupo. Y numerosos son los dirigentes políticos tales como Richard Nixon, Ronald Reagan o Margaret Thatcher que han creído en la fecundidad de esta doctrina y que "por el bien de la humanidad" han reemplazado muchas de las leyes y de los reglamentos que enmarcaban la economía por la anónima regulación de los mercados. Estas transformaciones iniciadas en los años 70 impulsaron vigorosamente el desarrollo de las multinacionales, de modo que desde fines de los 60 se crearon 56.000, es decir 10 veces más que en los cinco o seis siglos precedentes.

Detrás de la diversidad de las multinacionales, existe un mismo principio director: la organización de la explotación del trabajo y de las rentas de situación.

Una multinacional existe a partir de un dúo fundamental: un producto o un servicio que le otorga identidad y un capital financiero que se trata de valorizar elaborando y vendiendo el producto o el servicio Coexisten en todo el mundo soluciones múltiples que permiten asociar estos dos términos en los que se trata siempre de organizar la mejor manera de explotar la fuerza de trabajo y optimizar las rentas del capital en un país o en un mercado. Los siguientes cinco ejemplos lo ilustrarán mejor:
Primer ejemplo: TotalFinaElf es una empresa característica, a pesar de su enorme capacidad de investigación, viejas internacionales basadas en primer término en la percepción de una renta a expensas de los países del Sur. Ha logrado generar así un conjunto de rentas basadas en el petróleo comprado a bajo precio en las antiguas colonias africanas (Gabón, el Tchad, etc.) o también explotando situaciones como las que le ofrece Birmania, país en que la dictadura permite el trabajo forzado de millares de jóvenes en la construcción de un enorme oleoducto.

Otros dos grupos internacionales estudiados ponen de manifiesto el carácter de estas multinacionales que quieren capitalizar en su propio beneficio los más recientes descubrimientos científicos y técnicos apropiándoselos seguras de sus resultados. Aventis pretende apropiarse de las áreas biológicas de producción de nuevos medicamentos y de organismos genéticamente modificados gracias a las investigaciones científicas y técnicas relacionadas con la manipulación de genomas.

Pero para lograrlo no siente ningún escrúpulo ético en lo relativo a las consecuencias de sus experimentos ni preocupación por las implicancias sociales de los desplazamientos de sus fuerzas de trabajo científico entre Francia, los Estados Unidos y Alemania. Así mismo en otro terreno Vivendi Universal multiplica dispositivos destinados a crear la necesidad de disponer de imágenes, viajes, comunicaciones o espectáculos cuya distribución se asegura. Esta compañía, ventajosamente especializada en tarifar y en distribuir, intenta instalar contadores tarifados en una gigantesca red electrónica de distribución de esparcimientos que espera extender a todo el mundo, del mismo modo que la CGE, luego Vivendi-agua, empresas que han logrado una considerable fortuna a partir de la distribución de agua en Francia y en otros cincuenta países del planeta.

Por su parte Danone muestra el ejemplo de una estrategia "sin creatividad" basada en la difusión de una marca difundida solo a partir de cesiones o adquisición de actividades de otras empresas competidoras vecinas. Esta empresa transformó la producción de vidrio plano y de envases de vidrio BSN en actividades agro-alimentarias cambiando el continente por el contenido, vendiendo algunas filiales, comprando otras y reorganizando y consolidando todo para constituir Danone. Esta nueva empresa con una red de producción igualmente internacional, es una prolongación de la anterior. Pero ahora, su nueva imagen tiene que ver con las "salud" y actualmente no vende más que productos frescos, agua ( mineral) para bebés en pequeños frascos por un monto de 100 mil millones de francos, es decir 100 veces más que en su momento inicial. Al principio su reconversión tenía en cuenta las necesidades de los asalariados de cada planta, pero hoy en día sus preocupaciones han sido reemplazadas por el inmediato interés de sus accionistas. Danone ha preferido abandonar su imagen social considerada "muy cara". A principios de 2001, con el objeto de aumentar sus expectativas de ganancias y la valorización de su capital en la bolsa, anunció el cierre de ciertas plantas fabriles de producción de bizcochos y el despido de 3000 personas en toda Europa.

Solo 1700 en Francia, aún a despecho de las ganancias record de las empresas involucradas (4,7 mil millones de francos netos, de los cuales 900 millones solo de las galletitas francesas LU).

Ultimo ejemplo: Nike es una firma transnacional que tiene la particularidad de subcontratar todas las etapas de su producción. Sus directivos justifican esta estrategia diciendo: "Somos comerciantes y estilistas. En función del costo de la mano de obra, ayudamos a nuestros socios a adaptarse a los países más atractivos. Pero los riesgos productivos están a cargo de los contratistas." Al realizar en Asia el 99% de su producción, Nike ha desarrollado el "arte de administrar las subcontrataciones" que consiste en lograr que sus proveedores se encuentren siempre en el filo de la navaja: la empresa estadounidense no otorga licencias sino a aquellos que tienen una buena productividad, que respetan la calidad exigida y que no van a la huelga. Tales licencias son mensualmente analizadas y no perdonan el menor error. Esto explica la baja participación de los costos de la mano de obra en el precio final (menos del 1% del precio de un calzado en 1998) y al mismo tiempo la situación de los obreros indonesios o chinos que lo fabrican; ningún salario supera los 300 Fr por mes, sobre 12 horas de trabajo diario (N. de E:un dólar aproximadamente seis francos) Pero el capital financiero es también parte de la debilidad de las multinacionales.

En cuanto a la importancia de los capitales financieros que una firma puede reunir depende del nivel de sus cotizaciones en la Bolsa y de ellas depende su imagen mundial, por lo que también resulta vulnerable. Su "legitimidad" no procede de sus títulos de propiedad sino de la confianza, extremadamente sensible, que le confieren los inversores de todo el mundo. Existen muchos testimonios de mundialización de campañas de denuncias y de influencia de los medios en tal sentido.

La concentración de las cifras de negocios de la Shell sobre una única marca proporcionó en 1995 a Greenpeace un blanco relativamente simple.

Luego de su proyecto de inmersión de una plataforma petrolera en el mar del Norte, la multinacional estuvo mucho más afectada por el movimiento de boicot europeo debido a que su única marca, de gran notoriedad, era fácilmente identificable. Luego de la caída del 20% en sus ventas de combustible en Alemania por espacio de varias semanas, la dirección debió capitular. Lo mismo sucedió con TotalFinaElf: a partir de los movimientos de opinión que se manifestaron a causa de la contaminación producida por el naufragio del Erika (en las costas bretonas) su PDG debió reconocer su "responsabilidad moral" y debió disponer un presupuesto de 50 millones de francos a entregar a una fundación con destino a lograr en cinco años "el restablecimiento del equilibrio ecológico una vez limpias las playas del litoral afectadas" Es significativa la experiencia de empresas como Nike, Reebock, (venta de calzado en los EEUU), Gap ( venta de ropa fabricada en Indonesia), Levi's o Disney acusadas con razón de explotar la mano de obra del Tercer Mundo a través de sus redes de subcontratistas. A partir de las campañas de sensibilización de la opinión pública (especialmente impulsadas por el colectivo "Etica para la etiqueta" que reune a 47 organizaciones) su imagen se ha visto deteriorada y sus ventas han dis minuido. De allí que también se produjera una baja en la cotización de sus acciones. ¿Qué tuvo carácter más persuasivo, las denuncias de las actitudes esclavistas de explotación o su traducción financiera en Wall Street? De todos modos algunos de los más prominentes deslocalizadores de sus unidades de producción parecieran haber comprendido que deben modificar, hacia una orientación más social, las exigencias impuestas a sus contratistas.

En el otoño de 1996, llegó la primera planta transgénica de procedencia estadounidense al mercado europeo: soja fabricada por Monsanto y resistente a un herbicida. Inmediatamente después apareció el maíz Bt de la compañía suiza Novartis, resistente a un insecto predador y también a un herbicida. La reacción de una parte de la opinión pública, impulsada por asociaciones ecológicas, fue de tal magnitud que algunos países europeos prohibieron desde enero de 1997 el uso y la venta de estas nuevas variedades. Como resultado las cotizaciones bursátiles de estas empresas bajaron. Por lo tanto debieron modificar sus estrategias.

Por otra parte numerosas ONG y organizaciones campesinas se comprometieron también con el apoyo de algunos gobiernos del Norte y del Sur en la lucha contra las tentativas de apropiación de la biodiversidad por parte de empresas como Novartis y Aventis. En 1993, en Bangalore, manifestaron también 300.000 campesinos indios en contra del acuerdo de la Ronda Uruguay sobre los derechos de propiedad intelectual, que podía desembocar en la pérdida de control sobre sus semillas. Una red internacional como Via Campesina que agrupa a 65 organizaciones campesinas en más de cuarenta países y que incluye a la Confederación Campesina francesa realizó una serie de acciones concertadas para tratar de impedir la ampliación de los derechos de propiedad intelectual y de patentamiento de los seres vivos.

Estos ejemplos tienen considerables efectos: no solamente sobre las empresas involucradas, sino también indirectamente sobre las estrategias de otras empresas multinacionales que trabajan en análogos sectores de actividad. El Presidente de Aventis Agro ha declarado recientemente : "detener por el momento las investigaciones sobre bioitecnologías vegetales" "desde un punto de vista estratégico" ha cambiado su lenguaje de financista, poniendo de relieve que temía iniciativas imprevistas para sus negocios. Pero el retroceso "estratégico" de Monsanto, Aventis y otras no significa que la lucha ha terminado.

Para mayor información, además del librito de ATTAC, "Enquête au cour des multinationales" (Editions Mille Nuits nº 31) se puede encontrar mucha información en: http://www.transnationales.org/ un excelente sitio de concentración de datos críticos sobre la mundialización autotitulado "sitio de educación popular sobre las multinacionales" ( en francés). El sitio es de muy fácil acceso y provee miles de entradas, por países, por marcas, por empresas, por expedientes (sobre los paraísos fiscales, los medios, los crímenes o la explotación infantil) http://www.corpwatch.org otro excelente lugar de informaciones críticas sobre las multinacionales (en inglés) con acceso a muchos artículos y numerosos vínculos hacia otros sitios http://www.fortune.com/fortune/global500, un lugar (en inglés) de la revista estadounidense Fortune en la que se registran 500 multinacionales con las mayores cifras de negocios (por sector, financieras o no, etc) http://www.ft.com/ft500/ sitio del diario británico Financial Times, con las 500 primeras multinacionales según capitalización bursátil y otras informaciones estratégicas sobre los medios financieros.