21 de septiembre del 2001

Minera suiza amenaza y despide a trabajadores sindicalizados en el Perú


PLADES

Desde que el 20 de mayo del presente año 126 trabajadores de la Empresa Minera Iscaycruz S.A. logran agruparse mediante un sindicato de trabajadores, la empresa bajo control del Grupo Glencore de Suiza inició una sistemática campaña contra la organización de los trabajadores buscando reducir el número de sindicalizados por debajo del mínimo que exige la legislación peruana para el reconocimiento del mismo.

La mina de Izcaycruz es una de las principales productoras de Zinc en el Perú, en el distrito de Pachangara, Provincia de Oyón, Departamento de Lima, a una altura de 4,500 a 4,900 m.s.n.m. Sus accionistas son Glencore Finance y Perubar S.A., esta última también controlada por Glencore AG International (Suiza), al igual que Empresa Minera Yauliyacu S.A. y AYSSA (comercialización de minerales y petróleo). El Presidente del Grupo Glencore en el Perú y de las empresas mencionadas, Ing. Ricardo Briceño, es también Presidente de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía.

Los dirigentes de la Federación Nacional de Trabajadores Mineros Metalúrgicos y Siderúrgicos del Perú (FNTMMSP), principal organización gremial de los trabajadores mineros en el Perú, manifestaron a PLADES que los funcionarios de la empresa han convocado a los afiliados al Sindicato de Trabajadores Mineros y Metalúrgicos de Empresa Minera Iscaycruz y los han presionado para que renuncien a su organización sindical, bajo la amenaza de despido inmediato si no aceptaban la imposición de la empresa. Asimismo, han aparecido volantes que los denunciantes atribuyen a la Empresa, donde se exige a los trabajadores la desactivación del sindicato.

De esta manera, Empresa Minera Iscaycruz S.A.-Glencore ha logrado la presentación de más de 100 cartas de desafiliación al sindicato, entre ellos cuando menos la mitad de integrantes de la dirigencia sindical. Estas renuncias carecerían de validez legal en la medida en que han sido obtenidas en forma compulsiva por la empresa, además que parte de ellas fueron desvirtuadas posteriormente por el envío al sindicato de otras cartas en las que los supuestos renunciantes reiteran su calidad de trabajadores sindicalizados, según se aprecia en la documentación que PLADES ha revisado.

Más aún, Empresa Minera Iscaycruz S.A. -Glencore, habría llevado a cabo sus amenazas al despedir a los trabajadores Tomás Castro Oré y Edwin Espinoza Melendrez, dirigentes sindicales ambos, Secretario de Organización y Secretario de Asuntos Ambientales, respectivamente, atribuyéndoles haber cometido faltas graves que justifican el despido. Estas acusaciones han sido contestadas por los trabajadores, quienes refieren que previamente la empresa los presionó para que renuncien al Sindicato.

Adicionalmente, Iscaycruz - Glencore ha despedido sin expresión de causa, hasta el momento a los trabajadores Nicolás Cano Richard Arturo, Jesús Vásquez Ampuero (reemplazante en el cargo del Secretario de Organización despedido antes), Rafael Prado Velarde y Melgar Trinidad Marcos. En las cartas de despido la Empresa pone a disposición de los trabajadores cesados no sólo sus beneficios sociales sino también la indemnización por despido arbitrario que contempla la legislación peruana, lo que constituye un reconocimiento del carácter injustificado de los despidos.

Estos hechos coinciden además con la presentación el 30 de mayo último del Proyecto de Convención Colectiva a fin de dar inicio a la primera negociación colectiva de los trabajadores de la Empresa representados por el Sindicato. En la carta de presentación del Proyecto a la Empresa y al Ministerio de Trabajo, el Sindicato acreditó como sus representantes en la negociación a los dirigentes Tomás Alfredo Oré, Edwin Espinoza Melendrez, Ernesto Orihuela Barzola y Francisco Meneses Enriquez. Los dos primeros han sido despedidos por Iscaycruz - Glencore, el tercero ha renunciado al sindicato y se teme el despido o renuncia del cuarto quién es Secretario General del Sindicato.

Adicionalmente, además de devolver el Proyecto de Convención Colectiva que le fue presentado por el Sindicato, la Empresa ha bloqueado sistemáticamente la negociación bajo argumentos con débil sustento legal, según se desprende de los documentos que a los que PLADES ha tenido acceso.

Para culminar con la ofensiva antisindical, el 16 de agosto último Iscaycruz - Glencore ha solicitado al Ministerio de Trabajo y Promoción Social la cancelación del registro del Sindicato de Trabajadores Mineros y Metalúrgicos de Empresa Minera Iscaycruz, bajo el argumento que tendría menos afiliados del mínimo que exige la ley, con el fin de privar a la organización sindical de su personería y representación legal. Con esta solicitud la Empresa ha presentado copias legalizadas por notario de 101 cartas de renuncia al sindicato, las que en su mayoría tienen un formato idéntico, lo cual sustenta la sospecha de que han sido redactadas por la empresa. Adicionalmente, en el expediente respectivo aparecen otras catorce (14) cartas cursadas por los supuestos renunciantes, quienes reafirman ante el sindicato su calidad de afiliados.

Todo esto revela que las renuncias presentadas no han sido formuladas libre y voluntariamente por los trabajadores, sino que estas han sido en realidad preparadas por Iscaycruz - Glencore, la que se habría reservado copias para luego pretender fundamentar su pedido de cancelación del registro sindical. Asimismo, ha pretendido liquidar a la Junta Directiva sindical y al sindicato en pleno, además de neutralizar la negociación colectiva en curso.

Al cierre de este reporte, hemos sido informados que el Ministerio de Trabajo ha declarado en primera instancia improcedente el pedido presentado por la Empresa para la cancelación del registro del Sindicato. La gravedad de estos los hechos expuestos, que constituyen graves violaciones a los derechos relativos a la libertad sindical que ingerencias del empleador Las acciones ejecutadas por Iscaycruz (Glencore), que constituyen graves violaciones a las normas nacionales (Decreto Ley 25593) e internacionales (Convenios 87° y 98° de la Organización Internacional del Trabajo - OIT, ambos ratificados por el Perú), han motivado la intervención directa de la Federación Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Siderúrgicos del Perú (FNTMMSP) y, ha pedido de esta, del Ministerio de Trabajo y Promoción Social, así como de la Comisión de Trabajo del Congreso de la República. Esta última, ha formado un Grupo de Trabajo Especial encargado de investigar e informar las denuncias sobre atentados contra la libertad sindical en Empresa Minera Iscaycruz - (Glencore).

PLADES considera que existen evidencias suficientes de graves hostilidades a los afiliados, dirigentes y al Sindicato de Trabajadores Mineros y Metalúrgicos de Empresa Minera Iscaycruz, así como violaciones igualmente intolerables a las norma nacionales e internacionales en materia de libertad sindical, por parte de Empresa Minera Iscaycruz S.A., empresa bajo control de la transnacional suiza Glencore. En razón de ello, les hace un llamado para que cesen estos actos y se respete el derecho de los trabajadores a constituir sus organizaciones sindicales, afiliarse a ellas, administrarlas sin ingerencias o acciones antisindicales del empleador y al ejercicio del derecho de negociación colectiva, así como a respetar el derecho de sus trabajadores a no ser despedidos en forma injustificada. Asimismo, invoca a las autoridades competentes, en particular al Ministerio de Trabajo y Promoción Social y a la Comisión de Trabajo del Congreso de la República a intensificar sus acciones de investigación y control en el presente caso y actuar con la severidad que exigen los hechos denunciados.