8 de junio del 2001

El nuevo rostro del comercio "off shore"


ATTAC- Irlanda

La UE, la OCDE y el G7 han tomado medidas para encasillar las reglamentaciones relativas a la domiciliación de los "off shore" . Sin embargo, para muchos, el concepto "off shore" (sociedades buzones de cartas) les hace imaginar nebulosamente las soleadas islas del Caribe, de banqueros sin escrúpulos y de importantes depósitos líquidos realizados por infames "dealers2 de la droga.

La verdad es muy diferente, en las plazas off-shore, incluyendo a Dublín y a Luxemburgo en nuestros días, el éxito depende principalmente de las 500 Sociedades de la revista Fortune y de personas recomendables, como artistas y hombres de negocios.

¿Qué es el off-shore? Puede ser un lugar donde hacer negocios que permite el acceso a los mercados extranjeros libres de toda burocracia. Puede ser también un lugar de ofrece ventajas fiscales, una buena infraestructura financiera y profesional y una legislación "benevolente" en relación al comercio. Esto puede ser en cualquier parte, donde usted no tenga su domicilio.

Tan sorprendente como pueda parecer, Toronto, ubicada en uno de los países con mayor carga impositiva del mundo, es uno de los más importantes centros administrativos de las sociedades inversoras (SICAV) del mundo.

Hacer negocios off-shore es atractivo por muchas de las siguientes razones:
Disminuir o evitar los impuestos - protección o inmunidad contable frente a los acreedores -burocracia reducida al mínimo - rentas sobre las inversiones más elevadas proporcionadas por un mercado más amplio - respeto al derecho privado y a la confidencialidad.

Reducir o diferir los impuestos

Para una sociedad internacional localizada en un país con fuerte presión fiscal, es relativamente fácil crear una sociedad gerente (holding) en una jurisdicción off-shore, que le permite las ventajas de una tributación fiscal débil o inexistente y leyes de confiabilidad, y el respaldo de una buena reputación financiera como la de las Bahamas o Bermudas. Una sociedad puede así consolidar sus ganancias en lugar sin tributaciones, evitando el peso fiscal impuesto por otros países.

El comercio electrónico es el instrumento perfecto para las localizaciones off-shore por cuanto las sociedades no tienen necesidad de hallarse domiciliadas donde fuere. Su comercio se extiende globalmente por todas partes y de manera general sus mercancías pueden ser expedidas desde y hacia cualquier parte. Para operar en cualquier jurisdicción lo único necesario es tener acceso a la infraestructura de las comunicaciones. Los lugares off-shore establecen una fuerte competencia por una parte del mercado.

A las sociedades que deben hallarse domiciliadas en su propio país (on-shore) les resulta muy ventajoso establecer una filial off-shore.

Por razones fiscales, las sociedades deben tributar sobre bases no consolidadas y las filiales son por lo tanto excluidas del cálculo de los impuestos. Cuanto más fondos pueda pasar hacia su filial, mejor será su situación fiscal.

Otro método para diferir o evitar impuestos es utilizar una compañía de seguros cautiva, una compañía de seguros destinada a asegurar sus propios riesgos. Para una gran sociedad, que debe pagar millones anuales en primas de seguros, las economías pueden ser sustanciales.

Tan sustanciales que a fines de 19999, solo en Bermudas había más de 1500 compañías de seguros con primas anuales declaradas de 27mil millones de dólares anuales y más de 117 mil millones de dólares de capital.

Los puntos principales que permiten que esto funciones son (a) que las primas pagadas por una sociedad son deducibles de los impuestos, de donde dicha sociedad deduce los fondos que ha girado a su propia filial (b) las ganancias que hubieran ingresado a las compañías de seguros se mantienen en la compañía cautiva y (c) los fondos y las ganancias permanecen off-shore en un lugar sin cargas impositivas.

Además, en las sociedades localizadas en varios países, las primas requeridas pueden ser ajustadas de modo que las filiales ubicadas en los sitios con mayores cargas impositivas paguen las primas más altas y por ende obtengan las mayores deducciones impositivas, reduciendo las ganancias imponibles. El 70% de las sociedades de Fortune son cautivas, el 49% entre las 500 sociedades de Fortune.

Protección o inmunidad de los capitales frente a los acreedores

Asegurando off-shore una parte de sus capitales a través de una estructura de protección crediticia o del capital, como puede ser un fideicomiso, es posible poner los capitales fuera del ataque de potenciales acreedores, ya sean comerciales o personales. Las cuentas conforman una relación fiduciaria entre alguién que se desprende del control de una parte o de todo su capital y un administrador de capitales que beneficia a una o más personas (el o los beneficiarios) Las ventajas de disponer de una cuenta off-shore son (a) los capitales depositados off-shore pueden prosperar sin pagar impuiestos, (b) la existencia de una importante experiencia legal off-shore, (c) el alto grado de confidencialidad Aunque parezca sorprendente Nueva Zelanda constituye una de las mejores localizaciones contables, debido a las exenciones impositivaas y una muy favorecedora regulación contable.

Otra reciente aparición es el de la "sociedad de células aisladas". La legislación originalmente concebida para las sociedades de localización de compañías cautivas (en las cuales una sociedad alquila la utilización de su compañía cautiva a otras sociedades) autoriza la separación de sus diferentes componentes comerciales en el seno de la misma sociedad. Y aunque uno de sus componentes se vuelva insolvente, la sociedad no queda afectada y puede continuar. Los acreedores no pueden perseguir sino a los capitales de un determinado componente individual.

Las ventajas para sociedades como las de transporte marítimo son significativas. Debido a que cada nave constituye una célula, cuando naufraga produciendo daños al medio ambiente los únicos capitales que deben afrontar la limpieza son los de la propia célula y no todos los de la compañía.

Burocracia reducida al mínimo

En la mayor parte de las localizaciones on-shore los requisitos exigidos a una gran sociedad suelen ser onerosos ya que anualmente deben presentar informes de 500 a 1000 páginas, requeridas por las instancias reglamentarias. Los sistemas con qué elaborar esos informes cuestan caros. Por el contrario un regulador off-shore se contentará solo con saber si la sociedad sigue siendo solvente mediante un informe anual que no supera las 20 páginas.

En estas localizaciones se obtienen más beneficios

Mientras que los capitales no obtienen en los mercados domésticos regulados, ganancias superiores del 5 al 8%, las jurisdicciones off-shore, trabajan con reglamentaciones menos restrictivas.

Efectivamente, los 10 fondos monetarios más importantes off-shore (los que generalmente ofrecen la menor relación costo/riesgo) produjeron réditos sobre las inversiones de más del 17% en 1996. En lugar de invertir únicamente en obligaciones del estado los gerentes de los mercados monetarios off-shore invierten en deuda de corto plazo, en monedas o en acciones.

Los organismos de colocaciones colectivas en valores inmobiliarios (OPCVM) off-shore, disponibles para personas individuales o sociedades de inversión no están sujetos a los mismos requerimientos de informes costosos o de restricciones comerciales y los fondos no se hallan sometidos a impuestos. (hasta la repatriación de fondos). Existen más de 6000 cuentas disponibles off-shore la mayoría en Luxemburgo y en Dublín.

El respeto del derecho a la propiedad privada y a la confidencialidad

El mito del secreto total se halla bien fundamentado pero el secreto proporcionado no es nunca absoluto. En los años 60 el Presidente francés De Gaulle, quería hacer pagar impuestos a los ciudadanos franceses residentes en Mónaco. Mónaco no quiso revelar los detalles de modo que De Gaulle decidió cortarle el aprovisionamiento de agua a Mónaco. Tres días después Mónaco capitulaba y aún subsisten entre Mónaco y Francia un acuerdo fiscal.

Más recientemente los Estados Unidos han amenazado a los bancos con sanciones o cierres si rehúsan comunicar informaciones referentes a sus filiales off-shore, citando las leyes que amparan el secreto de las jurisdicciones off-shore. Los bancos han cedido.

Sin embargo es muy fácil registrar una sociedad off-shore sin casi inconvenientes. Por el precio de U$S 2000 se puede establecer una sociedad de comercio internacional. Las condiciones de las presentaciones son tan simples en ciertas jurisdicciones que ni los nombres de los directores ni de los dueños aparecen en los legajos y por lo tanto son confidenciales.

Los negociadores bursátiles en el nivel mundial y los gerentes de inversiones no invertirán sino en aquellos países donde los réditos son proporcionales a los riesgos que ellos estiman. Hoy en día manejan su poder financiero para influir sobre las decisiones políticas, especialmente off-shore. Se estima que hasta la mitad del dinero mundial pasa por jurisdicciones off-shore. No es de extrañar entonces que los más importantes países industrializados deseen controles más estrictos.

Recientes investigaciones de Gran Bretaña, de la OCDE, del G7 y de la UE han puesto en una lista negra a jurisdicciones off-shore, fundándose en la ausencia de reglamentaciones, en su débil legislación frente al blanqueo de dinero sucio y a las indeseables leyes de confidencialidad. Mientras que ciertamente esta lista negra no producirá demasiados efectos entre individuos faltos de ética es probable que las sociedades más serias reconsiderarán sus localizaciones en los países que figuran en dicha lista negra. Es muy posible que tales sociedades deberán sujetarse a mayores vigilancias y limitaciones cuando hagan negocios en jurisdicciones locales on-shore.

Muchas jurisdicciones off-shore han aceptado modificar su legislación y sus reglamentaciones en un esfuerzo por obtener su aprobación. Los países industriales en su conjunto desean acceder ala información ya que ello les permitirá combatir la evasión fiscal y el blanqueo de dinero sucio. La evasión fiscal de quién se halla dentro de los marcos legales puede ser combatida con la ayuda de las propias leyes.