17 de enero del 2002

La resistencia ya no es suficiente es necesario impulsar el desarrollo

Prosper Mamimami
ATTAC

Los pueblos están desarrollando una resistencia cada vez más feroz. Es necesario ciertamente que la resistencia se amplíe pero también es necesario que las fuerzas populares pasen a la ofensiva, rechacen la globalización marginalizante y propongan alternativas de desarrollo.

La resistencia de los pueblos tiene por objetivo la puesta en marcha de un mundo en el que la búsqueda del máximo beneficio no sea el ideal perseguido sino la satisfacción de las necesidades básica de la mayor parte de la humanidad. ¿De qué vale un Estado democrático si debe soportar la ley de las fuerzas del mercado antes que orientarlas a favor de sus habitantes'. Otro mundo es posible.

La crisis de la deuda

Los bancos, los gobiernos del Norte han prestado centenares de miles de dólares a los países del Sur a bajas tasas de interés. Tenían asegurado sus reembolsos debido a que las cotizaciones de las materias primas los favorecían. Pero a comienzos de la década de los 80 los países industrializados pusieron en práctica las políticas neoliberales y aumentaron las tasas de interés. La deuda de los países del Sur se multiplicó así de golpe por 2,3 y hasta por 6 veces. El reembolso se volvió no solamente difícil para los países pobres sino que se convirtió en un trasvasamiento de las riquezas producidas en el Sur hacia los países del Norte. Acorralados los países del Sur redujeron drásticamente las inversiones sociales y contrajeron nuevos préstamos para poder equilibrar sus cuentas. Dicho de otro modo ¡el Estado despojó a los pobres en beneficio de los ricos! Los PAS (Programas de Ajuste Estructural) les fueron impuestos a los países del Sur por varias razones:
Mantener el control estratégico sobre ciertos países: entre los años 1940 y 1960 se produjeron las independencias asiáticas y africanas, revoluciones populistas triunfaron en China, Cuba, Argelia. Estas situaciones fueron percibidas como un peligro que había que neutralizar. Algunos de los préstamos concedidos tenían por objeto reinsertar a algunos países en el redil capitalista o mantenerlos (tales fueron los casos de Mobutu en el Zaire, de Suharto en Indonesia) Asegurarse fuentes de aprovisionamiento de materias primas y un mercado para los productos elaborados.. Lamentablemente las materias primas exportadas por el Sur entraron en competencia en el mercado internacional lo que derivó en la baja de precios (deterioro de los términos del intercambio) La conjunción de este deterioro y la suba de las tasas de interés desembocó en la crisis de la deuda dado que de golpe, resulta necesario es necesario reembolsar sumas cada vez más elevadas con recursos en disminución. Los países endeudados, comenzando por México anunciaron que ya no podían asegurar ell reembolso de su deuda. En consecuencia los bancos privados se preocupan por la posibilidad de no poder cobrar sus deudas y se niegan a otorgar nuevos préstamos hasta que no sean pagados los anteriores.

Es entonces que el FMI y los países industrializados del Norte deciden prestar nuevamente pero imponiendo como contrapartida los PAS.

Todos los países endeudados que se niegan a aceptar los PAS quedan condenados a no recibir nuevos préstamos del FMI y de los países del Norte. Los PAS han generado una "recolonización económica de los países endeudados" porque deben abandonar ciertos aspectos esenciales de su soberanía. Los mismos PAS incrementaron las desigualdades en los Estados "ajustados" .

¿Qué es el ajuste?

Los remedios propuestos por el FMI son de dos tipos: la terapéutica de choque que consiste en devaluar la moneda nacional, el alza de las tasas de interés locales, la supresión de las subvenciones, la reducción de empleados de la función pública y las reformas estructurales: privatizaciones, reforma fiscal.

La terapéutica de choque

La devaluación de la moneda nacional tiende a generar la competitividad de los productos exportados por los países ajustados con el objeto de que aumente la entrada de las divisas necesarias para pagar la deuda. Pero esto significa asimismo que los países industrializados del Norte adquieren sus provisiones en el Sur a bajo precio mientras que deben importar del Norte a costos elevados. Esto significa también que se desalienta a los productores de los países ajustados ya que sus costos de producción aumentan mientras que su poder de compra disminuye o se estanca.

La devaluación tiende igualmente a umentar las desigualdades debido a que los capitalistas que disponen de liquidez anticipan la devaluación comprando divisas fuertes y cuando se produce la devaluación su capital atesorado puede llegar a duplicarse si la devaluación llega al 100% por ejemplo.

La explosión de las tasas de interés

El aumento de las tasas de interés produce una recesión interna. El operador económico que debe recurrir a los préstamos para poder evolucionar duda en hacerlo porque deberá pagarlos muy caros o reducir el volumen de sus actividades por falta de medios.

La supresión de las subvenciones

Generalmente el estado subvenciona ciertos bienes de consumo masivo con el objeto de impedir fuertes aumentos de precios que podrían causar tensiones sociales. Tales por ejemplo, los combustibles, el transporte colectivo, el agua, la electricidad. La supresión de estas subvenciones deteriora la situación de los más desprotegidos y desemboca a veces en amotinamientos de los hambrientos.

La reducción de los empleados estatales deja sin trabajo a miles de personas y evidencia la falta de seguridad en los empleos. Y sin embargo los asalariados de la función pública no están bien pagos. En estas condiciones una gran parte de la población se repliega hacia el sector informal, refugio de la precariedad. Y mientras tanto se pide confianza a los ingenuos prometiéndoles un porvenir mejor gracias al milagro del libre comercio, olvidando que en el largo plazo la tierra dejará de existir. El diagnóstico del FMI plantea que el exceso de demanda global sobre la oferta global produce una apertura inflacionaria en los países pobres. Por lo tanto es necesario reducir la demanda, nivelarla hacia abajo hasta que se empareje con la oferta.

Pero este enfoque finge ignorar que la demanda excede a la oferta porque esta es insuficiente y que se trata más bien de estimular la oferta y de llevarla al nivel de la demanda y no lo contrario. Por otra parte incrementar la producción, crear riqueza constituye la base del desarrollo y de toda entidad económica.

La privatización

Se pretende reducir el papel del sector público en la economía y dejar al mercado en libertad de acción. Pero como el mercado no es perfecto es necesario impulsarlo. Es cierto que el estado no debe ocuparse de vender maníes (cacahuetes) ni bombones pero hay sectores en que su intervención es indispensable. Cuando se trata de las privatizaciones la intención es obtener dinero fresco para el país. Desgraciadamente se parecen a menudo a una liquidaciónde empresas públicas a benéficio de los capitalistas. Es mejor liberalizar los sectores de actividad y no las unidades existentes. Si no hubiera presunción de liquidación ¿cómo uno puede explicarse el encarnizamiento de algunos en pos de la compra de GECAMINES en su estado actual? (NdeT. No está aclarado qué es Gecamines) Dado que cuentan con los medios necesarios, sería mejor que instalaran otra unidad competitiva incitando a la antigua empresa a ser más competente.

La reforma fiscal

Es necesaria en todo estado moderno siempre que no se transforme en un terrorista fiscal, ya que muchos impuestos matan al impuesto. Habría que encarar la posibilidad de ampliar la base impositiva fiscal mediante impuestos reducidos. La eficacia terapéutica propuestas por los PAS resulta discutible sobre todo porque está probado que su único objetivo es alcanzar una reducción de los retrasos y en consecuencia el reembolso de la deuda externa a cualquier precio. Se trata esencialmente de un mecanismo de transferencia de riquezas, cualesquiera fuere el costo humano o ambiental, desde las capas sociales más pobres del Sur hacia el Norte. Es preciso desmantelar este mecanismo mediante la anulación y porqué no el repudio(¡) de la deuda externa. Es necesario abandonar los PAS y otorgar prioridad a la humanidad y al desarrollo Y por lo tanto todas las fuerzas populares y progresistas deben movilizarse para resistir cara a cara la mundialización neoliberal .