23 de diciembre del 2002

América Latina: nueva recesión económica ¿hasta cuándo?

Rafael Contreras
Agencia Prensa Latina

Veinte años después de la crisis de la deuda, que obligó a América Latina a emprender cambios estructurales en búsqueda de la fórmula del crecimiento económico, la región está sumida en una nueva recesión, ratificada en las últimas horas por la CEPAL.

Tras las cifras dadas a conocer la víspera por la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL), muchos se preguntan hoy que pasó ahora, cuando los primeros pronósticos de hace tres meses pintaban algo mejor para la región.

Según la CEPAL, organismo especializado de Naciones Unidas, el crecimiento regional será negativo en 0,5 por ciento al cerrar este año, mientras el Producto Interno Bruto (PIB) por habitante caerá en 1,9 por ciento.

Los datos de la CEPAL hacen prever que el fantasma de un endeudamiento excesivo asoma de nuevo su guadaña, la que caerá con fuerza en los años inmediatos sobre las débiles economías del área.

Del análisis sobre la materia sobresale Ecuador como el primero en suspender pagos sobre sus bonos Brady en 1999, y Argentina y Paraguay que la siguieron este año. Ante la incertidumbre otros corren el riesgo de caer en el mismo pozo, ya que el crédito está virtualmente cerrado, salvo algunas excepciones.

"Estamos viviendo un período enormemente decepcionante, que se parece mucho a la crisis de la deuda" de los años 80, admitió Ricardo Haussman, profesor de desarrollo económico en la Universidad de Harvard y ex economista jefe (1994- 2000) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Este es el sexto año de recesión para América Latina, y 2003 se ve como un año particularmente mejor, indicó.

Los mercados financieros han estado cerrados para la mayoría, Argentina cayó en una moratoria y Brasil y Uruguay están en una situación de gran incertidumbre sin dinero fresco para enfrentar el venidero año.

El experto del BID acotó que "esto se parece mas al año 1982 que a la década de los noventa".

Los especialistas que siguen de cerca siempre las bajas y alzas de la economía mundial, se preguntan hoy, ¿Pero cómo y por qué ocurrió esto?.

Argentina, el alumno modelo del Fondo Monetario Internacional (FMI), Brasil, el niño mimado de los inversionistas y Uruguay, el modelo de buen gobierno aplaudido por Estados Unidos, mostraron este año la cara trágica del neoliberalismo en persona.

"Creo que, inevitablemente, tiene que venir una cierta reflexión sobre que fue lo que falló y cuáles son las lecciones. Hay un fracaso que necesita explicación", reconoció Hausmman.

Para el economista de la Universidad Central de Perú, Ruben Ankermann, las vertientes donde habría que buscar las explicaciones al fracaso de América Latina están en seguir al pie de la letra las recetas del neoliberalismo económico.

Bajo esa orientación, Latinoamérica no podrá encontrar jamás una estrategia que asegure el crecimiento sostenible a largo plazo con estabilidad.

En ese contexto, dijo, la actual salida de capitales o disminución de inversiones en América Latina es un reflejo de la falta de perspectivas de crecimiento.

Claudio Loser, director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, reconoció que "la situación es muy difícil" pero dijo no creer que ocurra una nueva crisis generalizada.

Loser consideró que es posible encontrar una solución, siempre y cuando disminuyan las tendencias proteccionistas de los países avanzados (industrializados).

Joseph Stiglitz, Premio Nóbel de Economía en 2001 y ex economista jefe del Banco Mundial (1997-2000), en su libro "la globalización y sus descontentos" destacó recientemente que entre 1992 y 2002 (después de la década de reformas de 1982-92), la tasa promedio de crecimiento económico de América Latina fue la mitad que la de los años 50, 60 y 70.

Según Stiglitz, la salida al crecimiento económico de la región latinoamericana hay que buscarla al margen del FMI y El Banco Mundial, y rehuir de los programas del neoliberalismo.

Jesús Silva Herzog, quien era secretario de Hacienda de México cuando estalló la crisis de la deuda en agosto de 1982, resaltó el mismo hecho y opinó que los gobiernos de América Latina quisieron ser "mas papistas que el papa", al seguir las recetas del Fondo.

Indicó que los países que han tenido un mejor desarrollo ante la crisis son aquéllos que no han seguido al pie de la letra el llamado "consenso de Washington" y han dado apoyo gubernamental a sectores estratégicos de la economía, como China, India, Malasia y otros. La pregunta de los expertos queda abierta. ¿quien dará la explicación Al mundo de la crisis?, ¿Cómo salir de ella?, y ¿hasta cuando?.