31 de julio del 2002

Feriado bancario en Uruguay

Andrés Capelán
Servicio Informativo "alai-amlatina"

El feriado bancario decretado por el gobierno al mediodía de hoy, se debe al pedido expreso del Fondo Monetario Internacional (FMI) de que proceda a la liquidación de los bancos del grupo Peirano (Montevideo y Caja Obrera), como condición previa para el desembolso de los préstamos que dicha organización tiene destinados a la estabilización de la plaza financiera uruguaya. En Washington estiman que estos bancos constituyen un verdadero "agujero negro," y que no hay manera de estabilizar la plaza si mantienen su operativa.

La decisión intenta detener la fuga de depósitos que venía experimentando la plaza financiera en los últimos días, comprometiendo seriamente las reservas del Banco Central del Uruguay (BCU). El último dato disponible indica que las mismas se ubicaban en 725 millones de dólares, ya que en lo que va del año la pérdida de sus activos de reservas totalizaba el viernes pasado 2.375 millones de dólares, un 76,61% menos de los 3.100 millones con que se contaban el 31 de diciembre de 2001.

Mientras en los cajeros automáticos se ha terminado el dinero, las casas cambiarias de Montevideo cotizan el dólar hasta a 38 pesos a la venta y a 24 a la compra, una brecha que indica que los operadores no quieren vender sus dólares, sino conservarlos hasta que el panorama esté un poco más claro. El decreto gubernamental ha dispuesto un feriado por sólo 24 horas, pero en la plaza financiera se especula con que duraría un mínimo de 48, y los más pesimistas piensan que a pesar de las iracundas negativas previas del presidente Batlle, aquí también ha llegado el "corralito." Según versiones circulantes este mediodía en Montevideo, el feriado se podría extender incluso hasta el próximo lunes, y dado que en estos días el Estado debía abonar sueldos y jubilaciones, se le vé también como una maniobra para ocultar el default interno, ya que no se dispondría del dinero necesario para hacer frente a esos compromisos. También ha trascendido que los principales bancos extranjeros que operan en nuestro país se habrían comprometido a respaldar los depósitos, y que el Estado haría lo propio con sus bancos. Se afirma que de ahora en adelante, no se asistirá más a los bancos que no puedan hacerse cargo de sus deudas, y en cambio se los liquidará, como parece ser el caso del Banco Montevideo- Caja Obrera, y tal vez el del Banco Comercial, vaciados ambos por sus principales accionistas, los hermanos Peirano y los hermanos Rohm en uno y otro caso.

Al cierre de esta edición (15:00 hs), el flamante ministro de Economía, Alejandro Atchugarry, está reunido en la sede del Banco Central con los gerentes de todos los bancos privados. La información disponible es muy escueta, y para esta tarde se espera una conferencia de prensa del equipo económico donde se explique más detalladamente qué está sucediendo en realidad.