27 de mayo del 2002

Declaración

Celebrado en Madrid el Encuentro Internacional de Vía Campesina


El modelo agrícola neoliberal impuesto a la OMC por la Unión Europea y los Estados Unidos y concretizado por la PAC y el "Farm Bill", conduce a una agricultura familiar de ruina económica y al éxodo rural. Esta política americana y europea de bajada de precios compensada a los productores con ayudas desacopladas profundiza la crisis de los agricultores de los países en desarrollo y también de los países ricos. Esta política es un dumping económico. Sufrimos como consecuencia la desaparición de cuatro mil explotaciones agrícolas por semana en la Unión Europea y quinienta cincuenta a cada semana en los Estados Unidos.

La imposición del Acuerdo de "Libre" Comercio para las Américas, es libre sólo para las multinacionales, que quedan liberadas de todo tipo de reglamentación que regulen las ganancias y los daños ambientales, que no deja ningún tipo de elección a los campesinos que directamente desaparecerán como entidad social. El libre cambismo muestra sus contradicciones: permite la circulación de mercancías y no de mano de obra.

Las multinacionales no satisfechas de controlar el comercio, ahora quieren controlar la vida con la usurpación de los recursos genéticos, los transgénicos y la imposición de las semillas híbridas y genéticas modificadas. Esto hace que se termine con la biodiversidad y que la población rural adquiera una dependencia con las multinacionales, quitándoles el derecho a utilizar sus propias semillas.

Vía Campesina, ante esto exige el reconocimiento del derecho de los pueblos a definir su propia política agrícola y alimentaria, sin dumping hacia otros países, que es la soberanía alimentaria.

Así mismo las mujeres reunidas de Vía Campesina de Europa y América Latina en la Jornada Internacional organizada por COAG, mujeres de distintos países, culturas y organizaciones nos hemos encontrado para debatir propuestas de género avanzando con alternativas a las políticas económicas y sociales que están perjudicando a las mujeres campesinas y rurales de todo el mundo. Constatamos que estas políticas que promueve la globalización económica están afectando especialmente a las mujeres campesinas o rurales puesto que representamos el 70% de la producción de alimentos para el consumo familiar en los países en desarrollo y el 50% en todo el mundo, y sin embargo estamos perdiendo protagonismo frente al auge de la multinacional.

Al igual que los representantes de los gobiernos de los países de la Unión Europea y de America Latina, se han reunido para organizar y defender sus intereses económicos, nosotros y nosotras, representantes de las organizaciones campesinas estamos aquí para organizarnos, unirnos y para encontrar la respuesta a esta ofensiva del neoliberalismo, comprometiéndonos a apoyarnos en nuestras luchas.

Llamamos a la sociedad europea, a través de los movimientos sociales a movilizarse contra los acuerdos del ALCA, y a la sociedad latinoamericana a movilizarse contra la nueva Farm Bill y por el cambio de la PAC. Globalicemos la lucha! Globalicemos la esperanza!

Madrid, 17 de mayo