I N J U S T I C I A   I N F I N I T A

14 de octubre del 2001

Información sobre los talibanes en manos de su más importante patrocinador: los servicios de inteligencia pakistaníes


Janes's Defence

Los servicios de inteligencia pakistaníes (ISI) siguen siendo la clave para proveer información segura a la alianza encabezada por Estados Unidos en su guerra contra Osama Bin Laden y sus defensores talibanes en Afghanistan.

Conocidos como "la armada secreta" y "el gobierno invisible", su sombrío pasado esta relacionado con asesinatos políticos y el contrabando de narcóticos así como de componentes nucleares y misilísticos.

El ISI asimismo respalda a los talibanes, y al mismo tiempo mantiene la insurgencia comenzada hace 12 años en el norte de la India por la disputada provincia de Cachemira, apoyando a grupos militantes musulmanes y manteniendo la política de "muerte por mil cortes" que muy efectivamente llevó a los sovieticos fuera de Afghanistan, llevandolos a su deceso politico.

Las acciones que se llevan a cabo en los desconocidos cuarteles del ISI, enclavados detrás de unas altas paredes en la avenida Khayban-e-Suharwady, en el centro de la capital pakistaní Islamabad, y sus adyacentes oficinas en la cercana ciudad de Rawalpindi, han dominado las políticas interiores, nucleares y exteriores de Pakistán, especialmente aquellas relacionadas con Afghanistan, durante las ultimas dos décadas.

El jefe del ISI, el Teniente General Mahmood Ahmed, quien estaba de visita en Washington cuando New York y el pentágono fueron atacados, acepta compartir con la Agencia Central de Inteligencia norteamericana (CIA) y otras agencias de Defensa, información sobre los talibanes necesitada desesperadamente.

La CIA tiene establecidas muy buenas relaciones con el ISI, habiendoles dado entrenamiento en la década de los 80 a los mujahidden afganos (guerreros santos musulmanes) y a otros fundamentalistas islamicos de Pakistán así como voluntarios árabes, proveyendoles con armas y soporte logístico para terminar con la ocupación sovietica de Kabul.

El ISI es en este momento los ojos y los oídos de la acción encubierta de la alianza encabezada por los Estados Unidos para capturar a Bin Laden de los talibanes, debido a que cientos de sus agentes y bienes continúan operando a través de Afghanistan.

Su influencia con los talibanes puede ser juzgada por la inclusión del General Ahmed en la delegación militar y diplomatica pakistaní en la capital de la milicia religiosa, Kandhar, al sur de Afghanistan, en un intento de disminuir la inminente crisis militar.

La delegación pakistaní presentó una petición frente a los talibanes, aunque en vano, para que entregasen a Bin Laden a los Estados Unidos, que lo tiene a este último como el responsable de los ataques del pasado 11 de Septiembre al World Trade Center y a Washington, en el que se teme más de 7000 personas han muerto.

Fundado poco después de la independencia en 1948, para juntar información en la región de Cachemira, controlada por Pakistan, y en Pakistan del Este (más tarde Bangladesh), el ISI fue moldeado teniendo en cuenta a la Savak, la agencia de seguridad iraniana, y como la Savak fue entrenada también por la CIA y el SDECE, los servicios externos de inteligencia franceses. La ocupación soviética de 1979 en afghanistan, llevó a la CIA, herida ya por el retiro de Vietnam, a mejorar las capacidades de las acciones encubiertas del ISI impulsando los grupos de resistencia mujahidden contra los soviéticos en Afghanistan.

El ex-presidente pakistaní, General Mahammad Zia-ul-Haq, que fue asesinado junto con el jefe del ISI, amplió la agencia relacionandola con la recolección de información religiosa y política de grupos de oposición a su régimen militar.

A través de Gen Zia, la división política interna del ISI, asesinó a Shah Nawaz Bhutto, uno de los dos hermanos de la Primer Ministro pakistaní Banazir Bhutto, envenenandolo en la riviera francesa, en 1985. El propósito fue intimidar a Bhutto para que no volviera a Pakistán para dirigir el movimiento multipartidista para la restauración de la democracia, pero Banazir Bhutto no acepto el dejarse acobardar y regreso a Pakistán, solo para ser derrocada por el ISI poco después de convertirse en Primer Ministro en 1988.

Se cree también que el ISI ha formado recientemente una fuerza secreta de tareas dirigida por el General Ahmed, comprometiendo al Ministro del Interior, el Teniente General retirado Moinuddin Haider y al Jefe del Ejército, el General Muzaffar Usmani, para destruir los mayores partidos políticos y el movimiento separatista Mohajir Quami (MQM), en la sureña provincia de Sindh.

Esta fuerza secreta ha repetidas veces alentado no solo organizaciones islamicas religiosas, como el Jamaat-e-Islami (JeI) y el Jamiat-ul-Ulema Islam (JuI), sino también organizaciones sectarias, como la fundamentalista Sipah Sahaba y la Lashkar-e-Jhangvi (relacionadas de cerca a los talibanes y Bin Laden), para extender sus acciones hasta Sindh. Se cree que estas organizaciones fueron más allá de lo deseado por el ISI, y comenzaron a recrutar jovenes desempleados rurales sindhis para los talibanes, afirmando una amenaza a la cooperación con Washington del General Musharraf, fomentando la guerra santa (Jihad) contra occidente.

Luego del vergonzoso retriro sovietico de Kabul en 1989, el ISI se propuso llevar a cabo su propósito de extender la profundidad estratégica de Pakistán creando un califato islámico, controlando Afghanistán y las Repúblicas Asiáticas Centrales, manteniendo a un poco conocido movimento estudiantil en Kandhar que emergería como los talibanes. El ISI utilizó fondos del Gobierno Federal de la Primer Ministro Benazir Bhutto y de ayudas islamicas en el exterior, para enrolar graduados de miles de madrassahs (seminarios musulmanes) a través de todo Pakistán, para reforzar a los talibanes (estudiantes islámicos), que eran dirigidos por el recluído Mullah Muhammad Omar.

A partir de entonces, por medio de una dura combinación entre el soborno de la coalición tribal dirigente de Afghanistán (que fue dividida con rivalidades internas), tácticas de guerrilla y sostén militar, el ISI instaló al régimen Taliban en Kabul en 1996. Ayudo luego a extender su control sobre un 95 por ciento de un país destruído por la guerra y reforzar sus capacidades militares.

Se cree que el ISI ha llevado a cabo operativos adicionales en Afghanistan poco antes de los ataques del 11 de Septiembre pasado en los Estados Unidos.

Junto con el nombre de Osama Bin Laden, fuentes de inteligencia aseguran que otros terribles nombres surgieron de la colaboración durante los años 80 entre el ISI y la CIA en Afghanistan. Estos incluyen Mir Aimal Kansi, quien asesinó a dos oficiales de la CIA fuera de su oficina en Langley, Virginia, en 1993; Ramzi Yousef y sus cómplices, envueltos en el atentado del World Trade Center 5 años después; así como un gran grupo internacional de traficantes de narcóticos.

La producción y el cultivo de heroína y Opio en las tribus del norte de Pakistán, y vecinas de Afghanistán, fue también vital para la relación de cooperación entre el ISI y la CIA. Fue un triunfo no solo por convertir a los sovieticos en adictos, sino también por aumentar las ventas en Europa y los Estados Unidos gracias a una muy bien elaborada red de transportes , correos y pagos. Esto, en su turno, conpensó el costo de la "guerra no-santa" de 10 años en Afghanistan.

"Los dolares de la heroína contribuyeron ampliamente a reforzar la economía pakistaní, y su programa nuclear y permitió al ISI esponsorear sus acciones encubiertas en Afghanistan y la provincia en disputa al norte de la India, Cachemira," informó un oficial de inteligencia indio. En los años 70, el ISI había establecido una división militar para procurar tecnología nuclear y misilística del extranjero, particularmente de China y Corea del Norte.

Asimismo, entraron en el contrabando de componentes nucleares críticos junto con las instrucciones de como proceder aportadas desde Europa, actividades sabidas por los Estados Unidos pero que fueron pasadas por alto pués el objetivo de este último, el "humillar" a los sovieticos, podría quedar incompleto.

Un Director General, siempre un oficial del ejército con el cargo de Teniente General, dirige el ISI, que es controlado por el ministro de defensa pakistaní y responde directamente al jefe de Estado del Ejército. Como actual jefe del ISI, el General Ahmed es asistido por tres altos generales, encabezando las divisiones politica, exterior, y administrativa de la agencia, que están dividivas más ampliamente en ocho secciones:
A) Junta de inteligencia del norte:
Responsable por los talibanes en Afghanistan y la insurgencia de Cachemira.

Esta sección controla el ejército del Islam que comprende el grupo de Osama Bin Laden Al-Qaeda y los grupos militantes de Cachemira, como Harkat-ul-Mujahidden (prohibido por los Estados Unidos la semana pasada), Lashkar-e-Toiba, Al Badr y Jaissh-e-Mohammad. El Teniente General Mohammad Aziz, actualmente comandante de los cuerpos de Lahore y un ex-oficial del ISI, encabeza el Ejército del Islam, que controla también los cultivos de opio y las refinerías de heroína, junto con el contrabando, desde territorio afgano y pakistaní.

B) Oficina de la Junta de inteligencia: responsable de informaciones públicas y recolección de datos locales y extranjeros.

C) Oficina de contra-inteligencia: tareas de contra-inteligencia interna y externa.

D) Oficina de rastreo de signales de inteligencia: a cargo de todas las comunicaciones E) Junta de inteligencia de informaciones variadas: responsable de acciones encubiertas en el extranjero, particularmente aquellas relacionadas a la obtención clandestina de tecnologías misilística y nuclear.

F) Junta de inteligencia X: lleva a cabo la administración y contabilidad.

G) Junta de inteligencia tecnológica: junta toda información técnica más allá de comunicaciones para investigación y desarrollo de equipamientos.

H) Ala especial: mantiene en funcionamiento la Academia de Defensa de los Servicios de Inteligencia, y está ligada a las agencias de inteligencia exterior y de seguridad.

"La preocupación ahora para el General Musharraf es si el ISI va a permanecer fiel a él y proveerá a los Estados Unidos información creíble, o si continuará con su propósito de asegurar la continuación de los talibanes en Kabul," dijo un oficial de la inteligencia pakistaní. Los Estados unidos, agregó, se retirarán de la región cuando sus objetivos hayan sido alcanzados, pero Afghanistan, con su insesante y aparentemente irresoluble agitación, continuará siendo el vecino de Pakistán.

[Source: Rahul Bedi en Nueva Delhi. Janes's Defence, 01oct01 - Traducción al español desde el original en inglés realizado por el Equipo Nizkor 12oct01]