http://www.rebelion.org
P A N   Y   R O S A S 

24 de mayo del 2003

Recordando a las Heroinas bolivianas del 27 de Mayo de 1812

La masacre de San Sebastián

Wilson García Mérida
Datos & Análisis

Las tropas de Goyeneche ingresaron a la ciudad formando dos columnas por La Tamborada y El Ticti. El general cuzqueño organizó patrullas de avanzada que allanaron casas, tiendas y haciendas en la ciudad y sus entornos, buscando a los jefes del movimiento libertario. Las mujeres salían a las calles gritando: "¡nuestro hogar es sagrado!"

El general cuzqueño José Manuel Goyeneche, estratega del terror, atravesó el Ande para sofocar el estallido libertario que se propalaba en el continente.

Entre Cochabamba y Buenos Aires se habían establecido las republiquetas independentistas que hicieron desmoronar al régimen colonial. La misión de Goyeneche era aplastar los focos subversivos que se expandieron desde el valle de Cochabamba hasta el río de La Plata.

El 25 de mayo de 1810, en Buenos Aires, los patriotas formaron el primer gobierno independiente de América del Sur bajo la presidencia del potosino Cornelio Saavedra. La revolución argentina de mayo abrió el debate en torno al tipo de Estado que se dotarían los americanos libres de entonces. En las filas independentistas habían quienes propugnaban la re-instauración del Imperio incaico, otros que se inclinaban por la creación de una monarquía nativa al estilo europeo, mas se impuso la idea liberal (influencia de la Revolución Francesa) que propugnaba el sistema republicano asentado en el parlamento y el presidencialismo.

En 1810 la Junta de Buenos Aires organizó el famoso y controvertido Ejército Auxiliar que buscaba expandir la revuelta hasta la mismísima Lima de los virreyes. El 14 de septiembre de ese año, Cochabamba está en la onda y se adscribe al gobierno de Buenos Aires formando una Junta de Guerra que encabezan Estéban Arze, Francisco del Rivero y Melchor Guzmán Quitón. Los libertarios del valle salen de la ciudad y dejan el gobierno local en manos de un noble anciano, don Mariano Antezana.

Arze, Rivero y Guzmán Quitón se dirigen al valle comandando tropas guerrilleras autonomistas que organizan las comunidades indígenas de Ayopaya, Ayo Ayo, Sica Sica y Chayanta para abrirle paso al Ejército Auxiliar argentino que avanza desde Salta y Tucumán.

A fines de 1811, el "pacificador" Goyeneche derrota a los cochabambinos en los campos de Kewiñal y Quirquiavi.

El paso arrasador de Goyeneche se sintió en Cochabamba el 27 de mayo de 1812. El matón del Desaguadero halló una ciudad protegida por ancianos, mujeres y niños que restían el ataque realista con piedras y palos. La masacre de San Sebastián fue la obra maestra del llamado Conde de Guaqui.

En defensa del Hogar

Las tropas de Goyeneche ingresaron a la ciudad formando dos columnas por La Tamborada y El Ticti. El general cuzqueño organizó patrullas de avanzada que allanaron casas, tiendas y haciendas en la ciudad y sus entornos, buscando a los jefes del movimiento libertario.

En las proximidades de La Angostura, sobre la ruta a Tarata, en el fundo agrícola La Pajcha, se hallaba el hogar de Estéban Arze cuya captura era el primer objetivo de Goyeneche. Adela Zamudio narró en una bella crónica acerca de cómo la mujer de Arze, doña Manuela Rodríguez, se enfrentó a la brutalidad de los esbirros que irrumpieron en su hogar.

Las mujeres salieron a las calles protestando, junto con sus hijos, contra aquellos allanamientos. "¡¡Nuestro hogar es sagrado!!" gritaban mientras se dirigían a la colina de San Sebastián.

Ante la ausencia de los líderes de la revolución, el tirano pensaba que el pueblo lo recibiría rogándole clemencia. Su sorpresa no tuvo límites --ni su ira-- cuando tropezó con un pequeño ejército armado de machetes, mazos, algunos fusiles y tres cañones. La comandante era una anciana ciega, doña Manuela Gandarillas, cuyo estado mayor integraban las vendedoras del mercado popularmente conocidas como "chifleras".

No fue difícil para Goyeneche ganar semejante batalla aquel 27 de mayo de 1812.

Según coinciden varios cronistas, Goyeneche tendió un cerco mortal alrededor de la colina donde se concentraron las combatientes. La matanza fue despiadada. Allí también murió la esposa de Estéban Arze. Al día siguiente, jueves de Corpus Cristi, Goyeneche encabezó una procesión religiosa con una comparsa de altoperuanos que proclamaban al sojuzgador como a su salvador, mientras decenas de sobrevivientes de la víspera eran fusilados y el retumbar de los disparos se confundía con los petardos de la fiesta sacra.

El 28 de mayo de 1812 quedó grabado en la memoria de los cochabambinos como "el día de Corpus Triste".



Las víctimas del 27 de mayo

Mujeres
Manuela Gandarillas, Manuela Rodríguez de Arze, Manuela Saavedra de Ferrufino, Rosa Soto (nieta de la ciega Gandarillas y quien inspiró al épico personaje de Nataniel Aguirre), Juana Ascui, Lucía Ascui, Lucía Alcócer León de Chinchilla, María Isabel Pardo de Vargas, María Teresa Bustos de Salamanca y Lemoine, María del Rosario Saravia de Lanza, María Pascuala Oropesa, Luisa Saavedra de Claure, Mercedes Tapia y las hermanas Parrilla.

Varones
Joaquín Mariano Antezana, Manuel Ignacio Ferrufino, Agustín Ascui, José Domingo Gandarillas, Bernardo Luján, José Manuel Lozano, Juan Zapata.

Nota: Esta nómina fue elaborada por Gabriela Taborga Villarroel en su libro "La verdadera Adela Zamudio". Es una lista parcial de las más de 200 víctimas de la matanza de San Sebastián.

Envia esta noticia