http://www.rebelion.org
O P I N I Ó N 

9 de julio del 2003

Olvido de la religión como instrumento de dominación del poder conservador

Ramón Cánovas

Las religiones en general en todas partes, se comportan como instrumentos de dominación de los poderes conservadores. Muy pocas veces algunas ramas han servido de soporte de critica al poder tradicional: los curas rojos de la pre-transición española, La Teologia de la Liberación. Es indiscutible que uno de los pilares más sólidos de la ideología conservadora, tiene su sostén en las religiones. Estas actúan en dos sentidos.

1)- La que se identifica con el poder conservador, siendo un medio de propaganda de sus personajes, programas y engaños.

2)- La que aleja a los ciudadanos de las organizaciones sociales, sobre todo de izquierda. Este rol lo juegan principalmente las iglesias evangelistas minoritarias.

Actualmente en España, por el auge de la mentalidad conservadora después del paréntesis de los gobiernos socialdemócratas y de la mano de los franquistas renovados (PP), la parte más reaccionaria de la iglesia Católica está aumentando peso en la educación y en presencia cotidiana en la sociedad. Los practicantes cada vez son más escasos y menos aún los que son capaces de mantener una conversación razonada sobre creencias, principios y actitudes. Pero si se produce la aceptación y permisividad del folclore conservador basado en el costumbrismo social (bautizos, bodas, comuniones) y en las falsas verdades que les estamos permitiendo que pregonen sin discusión.

Por otro lado, pululan los testigos de Jehová y otras iglesias evangelistas, que con indumentaria clásica conservadora, llaman Biblia en mano a los timbres de nuestros pisos tratando de hacer adeptos. Las personas que les abren las puertas en general no entran al trapo con las consabidas frases de autodefensa: déjeme tranquilo, no me interesa, no entiendo. Pero algunos, dependiendo de circunstancias personales, si son captados. Tanto los captadores como los captados, son personas de clase baja que nos las dejamos arrebatar para la lucha social.

El marxismo y anarquismo tienen en Ediciones JUCAR, publicaciones de calidad que son criticas con el hecho religioso: Doce pruebas de la inexistencia de dios, de Sebastián Faure; Historia Atea de la Religiones, tomo I y II, de A. Kryvelev; o la Formación del Cristianismo como fenómeno ideológico, de Gonzalo Puente Ojea, en Siglo XXI. O Pepe Rodríguez, con varios títulos sobre la jerarquía de la iglesia Católica.

Pero este es un terreno que actualmente la izquierda plural tiene muy abandonado, y por dejadez o costumbrismo social, admitimos como verdaderas cosas que en absoluto están demostradas. Si a un niño se le pregunta ¿dónde nació Jesús? Automáticamente contestará que en Belén. No se le ocurrirá decir que la pregunta está mal hecha. Si queremos hacer la pregunta correcta sería: Según los evangelios, ¿en qué ciudad nació Jesús? Si una persona empezara hacer esa distinción, ello significaría, que socialmente habría calado, que las escrituras no son textos ajustados a hechos históricos. Cualquier persona que objetivamente analice los textos de la infancia de Jesús y sus pormenores, sacará la conclusión de que el personaje histórico tiene un 99% de posibilidades de que no naciese en Belén. Y como sucede con este ejemplo, la iglesia Católica campa a sus anchas pregonando mentiras como si fueran verdades. Hacemos una critica de los intereses económicos conservadores de la jerarquía eclesiástica (curas) pero no atacamos la raíz de sus creencias que es la parte más vulnerable que tienen, pues su historia es de lo más negro que imaginarse pueda. Hay suficiente documentación publicada que con datos demostrables ponen en entredicho la imagen manipulada de los textos de la Biblia y sus personajes (Moisés, Josué, David) que pasan inadvertidos para el grueso de la población cuya única información la reciben de los medios masivos de comunicación (Radio-TV).

La critica a la religión Católica y sus fundamentos no tienen que pararse ahí, sino que también debe ser extensiva al Corán como expresión de una practica religiosa mas fundamentalista e intransigente de las que actualmente se expresan. Que ésta esté llegando a España de manos débiles de inmigrantes, no les quita un ápice su peligrosidad como instrumento de arma fundamentalista y reaccionaria. No vale con decir que tal barbaridad no la manda el libro sagrado, pues tanto la Biblia como el Corán tienen textos para todos los gustos y todo se puede justificar. Estos libros permiten que cada cual encuentre lo que busca. Por ejemplo al lado del no matarás te encuentras con la parábola de las manzanas podridas que hay que separar de las sanas para que estas no se contagien. Debidamente señalizadas las manzanas podridas (comunistas, anarquistas y gentes de mal vivir) el brazo ejecutor del mandato puede ser cualquier mente justiciera. Igual que las religiones se instalan en la mente de las personas por la formula del repetir machaconamente sus falsas verdades, nosotros debemos popularizar con datos sus contrarias: Jesús no nació en Belén; Moisés no es el padre del monoteísmo (Amenofis IV); Las Tribus Hebreas no eran monoteístas; Pablo y no Jesús es el padre de las iglesias cristianas que hay en el mundo. Que aquellos que se pasean con la Biblia en la mano, tengan conciencia de ser portadores de textos llenos de inexactitudes y contradicciones, además de valores machistas, xenófobos, racistas y en general reaccionarios. Para nada es el libro del amor y la verdad.

En los cuatro primeros siglos d.C en la Palestina romana, la secta nacionalista judía cristiana se fue convirtiendo en iglesia universal cuando vieron que la segunda venida del Mesías se dilataba en el tiempo hasta el infinito. La existencia de las iglesias cristianas es la prueba palpable del fracaso del Jesús profeta: "No pasará esta generación antes de que todo se cumpla". Y la propia Biblia dice que los falsos profetas son aquellos cuyas profecías no se cumplen.

Combatir la rama religiosa en la lucha de clases, es tan importante como explicar los ciclos económicos de la economía de mercado.

Una de las cosas que deberíamos tener claras cuando leemos textos bíblicos, es saber que los autores, principalmente, no escriben para informar de hechos pasados, sino sobre todo, para condicionar el presente. Diciendo que tal personaje legendario en el pasado, con relación a un tema, tubo una determinada actuación, se legitima al poder para actuar en el presente en el mismo sentido.

Además de libros publicados de los que podemos ofrecer una extensa lista de títulos y autores, actualmente están operativas paginas web en Internet de asociaciones laicas, ateas y de critica Bíblica, bien documentadas, respetuosas (no insultantes) y con artículos sobre el tema.

www.jrrf.bravepages.com página de critica bíblica
www.move.to/ciberateos
www.europalaica.com

Envia esta noticia